Estamos viviendo en un estado fallido. El coronavirus no rompió a los EEUU. Reveló lo que ya estaba roto.

George Packer

Cuando el virus llegó aquí, encontró un país con graves condiciones subyacentes y las explotó sin piedad. Las enfermedades crónicas (una clase política corrupta, una burocracia esclerótica, una economía despiadada, un público dividido y distraído) no habían recibido tratamiento durante años. Habíamos aprendido a vivir, incómodos, con los síntomas. Se necesitó la escala y la intimidad de una pandemia para exponer su gravedad, para sorprender a los estadounidenses con el reconocimiento de que estamos en la categoría de alto riesgo.

La crisis exigió una respuesta rápida, racional y colectiva. En cambio, los Estados Unidos reaccionó como Pakistán o Bielorrusia, como un país con una infraestructura de mala calidad y un gobierno disfuncional cuyos líderes eran demasiado corruptos o estúpidos para evitar el sufrimiento masivo. La administración desperdició dos meses irrecuperables para prepararse. Del presidente vino la ceguera voluntaria, el chivo expiatorio, las alardes y las mentiras. De sus bocas salieron teorías conspirativas y curas milagrosas. Algunos senadores y ejecutivos corporativos actuaron, rápidamente, no para evitar el desastre que se avecinaba, sino para aprovecharlo. Cuando un médico del gobierno intentó advertir al público sobre el peligro, la Casa Blanca tomó el micrófono y politizó el mensaje.

Todas las mañanas en el, interminable, mes de marzo, los estadounidenses se despertaban para encontrarse como ciudadanos de un estado fallido. Sin un plan nacional, sin instrucciones coherentes en absoluto, las familias, las escuelas y las oficinas tenían que decidir, por sí mismas, si cerrar y refugiarse. Cuando se descubrió que los kits de prueba, las máscaras, las batas y los ventiladores escaseaban los gobernadores, desesperadamente,  los pidieron. Desde la Casa Blanca, que se estancó y que luego llamó a la empresa privada, la que no pudo cumplir. Los estados y las ciudades se vieron obligados a participar en guerras que los dejaron presa del aumento de los precios y de la especulación empresarial. Los civiles sacaron sus máquinas de coser para tratar de mantener sanos a los trabajadores del hospital mal equipados y a sus pacientes vivos. Rusia, Taiwán y las Naciones Unidas enviaron ayuda humanitaria al poder más rico del mundo: una nación mendiga en un caos total.

Donald Trump vio la crisis casi por completo en términos personales y políticos. Temiendo por su reelección, declaró que la pandemia de coronavirus era una guerra y que él mismo era un presidente en tiempos de guerra. Pero, el líder que nos recuerda es al mariscal Philippe Pétain, el general francés que, en 1940, firmó un armisticio con Alemania, después de la derrota de las defensas francesas y que, luego, formó el régimen pronazi de Vichy. Al igual que Pétain, Trump colaboró ​​con el invasor y abandonó su país en un desastre prolongado. Y, como Francia, en 1940, los Estados Unidos en 2020 se han sorprendido con un colapso que es más grande y más profundo que un líder miserable. Algunas futuras autopsias de la pandemia podrían llamarse “Strange Defeat”, según el estudio contemporáneo del historiador y luchador de la Resistencia Marc Bloch sobre la caída de Francia. A pesar de innumerables ejemplos en todo los Estados Unidos de coraje y de sacrificio individual, el fracaso es nacional. Y debería forzar una pregunta que la mayoría de los estadounidenses nunca han tenido que hacer: ¿Confiamos en nuestros líderes y entre nosotros lo suficiente como para convocar una respuesta colectiva a una amenaza mortal? ¿Somos todavía capaces de autogobernarnos?

Esta es la tercera gran crisis del corto siglo XXI. La primera, el 11 de septiembre de 2001, se produjo cuando los estadounidenses todavía vivían mentalmente en el siglo anterior y el recuerdo de la depresión, la guerra mundial y la guerra fría se mantuvo fuerte. Ese día, la gente en el corazón rural no veía a Nueva York como un aglomerado alienígena de inmigrantes y liberales que merecían su destino; sino como una gran ciudad estadounidense que había sido un éxito para todo el país. Los bomberos de Indiana condujeron 1.200 Km para ayudar al esfuerzo de rescate en la Zona Cero. Nuestro reflejo cívico fue llorar y movilizarnos juntos.

La política partidista y las políticas terribles, especialmente la Guerra de Irak, borraron el sentido de unidad nacional y alimentaron una amargura hacia la clase política que nunca se desvaneció realmente. La segunda crisis, en 2008, la intensificó. En la parte superior, el colapso financiero casi podría considerarse un éxito. El Congreso aprobó un proyecto de ley de rescate bipartidista que salvó al sistema financiero. Los funcionarios salientes de la administración Bush cooperaron con los funcionarios entrantes de la administración Obama. Los expertos de la Reserva Federal y del Departamento del Tesoro utilizaron la política monetaria y fiscal para evitar una segunda Gran Depresión. Los principales banqueros fueron avergonzado, pero no procesados; la mayoría de ellos mantuvo su fortuna y algunos sus trabajos. En poco tiempo estaban de vuelta en el negocio. Un comerciante de Wall Street me dijo que la crisis financiera había sido un “reductor de velocidad”.

Todo el dolor duradero se sintió en el medio y en la parte inferior, por los estadounidenses que se endeudaron y que perdieron sus empleos, sus hogares y sus ahorros para la jubilación. Muchos de ellos nunca se recuperaron y los jóvenes que llegaron a la mayoría de edad en la Gran Recesión están condenados a ser más pobres que sus padres. La desigualdad, la fuerza fundamental e implacable en la vida estadounidense desde finales de la década de 1970, empeoró.

Esta segunda crisis generó una profunda brecha entre los estadounidenses: entre las clases altas y bajas, entre los republicanos y los demócratas, entre las personas metropolitanas y las rurales, entre los nativos y los inmigrantes, entre los estadounidenses comunes y sus líderes. Los lazos sociales habían estado bajo una tensión creciente durante varias décadas, y ahora comenzaron a romperse. Las reformas de los años de Obama, por importantes que fueran, en atención médica, regulación financiera, energía verde, solo tuvieron efectos paliativos. La larga recuperación en la última década enriqueció a las corporaciones y a los inversores, arrulló a los profesionales y dejó a la clase trabajadora más atrás. El efecto duradero de la depresión fue aumentar la polarización y desacreditar a la autoridad, especialmente la del gobierno.

Ambas partes tardaron en comprender cuánta credibilidad habían perdido. La política que se avecinaba era populista. Su presagio no era Barack Obama, sino Sarah Palin, la candidata a la vicepresidencia, absurdamente, poco preparada que despreciaba la experiencia y se deleitaba con la celebridad. Ella era la Juan el Bautista de Donald Trump.

Trump llegó al poder como repudio al establecimiento republicano. Pero la clase política conservadora y el nuevo líder pronto llegaron a un acuerdo. Cualesquiera que sean sus diferencias en asuntos como el comercio y la inmigración, compartieron un objetivo básico: despojar los activos públicos en beneficio de los intereses privados. Los políticos y donantes republicanos que querían que el gobierno hiciera lo menos posible por el bien común podrían vivir felices con un régimen que apenas sabía gobernar y se convirtieron en los lacayos de Trump.

Como un niño sin sentido lanzando fósforos en un campo seco, Trump comenzó a inmolar lo que quedaba de la vida cívica nacional. Nunca fingió ser presidente de todo el país, sino que nos enfrentó entre nosotros en términos de raza, sexo, religión, ciudadanía, educación, región y, todos los días de su presidencia, de su partido político. Su principal herramienta de gobierno era mentir. Un tercio del país se encerró en una sala de espejos que creía que era realidad; un tercero se volvió loco con el esfuerzo de aferrarse a la idea de la verdad conocida y un tercero dejó de intentarlo.

Trump adquirió un gobierno federal paralizado por años de asalto ideológico por parte de la Derecha, politización por parte de ambos partidos y desfinanciamiento constante. Se dedicó a terminar el trabajo y destruir el servicio civil profesional. Expulsó a algunos de los funcionarios de carrera más talentosos y experimentados, dejó vacantes los puestos esenciales e instaló leales como comisarios sobre los sobrevivientes cobardes, con un solo propósito: servir a sus propios intereses. Su mayor logro legislativo, uno de los mayores recortes de impuestos de la historia, envió cientos de miles de millones de dólares a las corporaciones y a los ricos. Los beneficiarios acudieron en masa a patrocinar sus resorts y llenar sus bolsillos para la reelección. Si mentir era su medio para usar el poder, la corrupción era su fin.

Este era el panorama estadounidense que estaba abierto al virus: en ciudades prósperas, una clase de trabajadores de escritorio conectados globalmente que dependían de una clase de trabajadores de servicios precarios e invisibles; en el campo, comunidades en descomposición en revuelta contra el mundo moderno; en redes sociales, odio mutuo y vituperación interminable entre los diferentes campos; en la economía, incluso con pleno empleo, una brecha grande y creciente entre el capital triunfante y la mano de obra asediada; en Washington, un gobierno vacío dirigido por un estafador y su partido en bancarrota intelectual; en todo el país, un estado de ánimo de agotamiento cínico, sin visión de una identidad o futuro compartido.

Si la pandemia es realmente una especie de guerra, es la primera que se librará en este suelo en un siglo y medio. La invasión y la ocupación exponen las fallas de una sociedad, exagerando lo que pasa desapercibido o es aceptado en tiempos de paz, aclarando verdades esenciales, elevando el olor a la podredumbre enterrada.

El virus debería haber unido a los estadounidenses contra una amenaza común. Con un liderazgo diferente, podría haberse hecho. En cambio, incluso cuando se extendió de las áreas azules a las rojas, las actitudes se rompieron en líneas partidistas familiares. El virus también debería haber sido un gran nivelador. No tienes que estar en el ejército ni endeudarte para ser un objetivo, solo tienes que ser humano. Pero desde el principio, sus efectos han sido sesgados por la desigualdad que hemos tolerado durante tanto tiempo. Cuando las pruebas para el virus eran casi imposibles de encontrar, los ricos y conectados —la modelo y presentadora de televisión de realidad Heidi Klum, la lista completa de los Brooklyn Nets, los aliados conservadores del presidente— pudieron de alguna manera, hacerse la prueba, a pesar de que muchos no mostraron síntomas La combinación de resultados individuales no hizo nada para proteger a la salud pública. Mientras tanto, las personas comunes con fiebre y escalofríos tuvieron que esperar en largas colas, posiblemente, infecciosas, solo para ser rechazados porque, en realidad, no se estaban sofocando. Una broma en Internet propuso que la única forma de averiguar si tenía el virus era estornudar en la cara de una persona rica.

Cuando se le preguntó a Trump sobre esta injusticia flagrante, expresó su desaprobación, pero agregó: “Tal vez esa ha sido la historia de la vida”. La mayoría de los estadounidenses apenas registran este tipo de privilegio especial en tiempos normales. Pero en las primeras semanas de la pandemia provocó indignación, como si, durante una movilización general, se permitiera a los ricos comprar su salida del servicio militar y acumular máscaras antigás. A medida que el contagio se ha extendido, es probable que sus víctimas sean personas pobres, negras y marrones. La gran desigualdad de nuestro sistema de atención médica es evidente a la vista de los camiones refrigerados alineados fuera de los hospitales públicos.

Ahora tenemos dos categorías de trabajo: el esencial y el no esencial. ¿Quiénes han resultado ser los trabajadores esenciales? En su mayoría personas en trabajos mal remunerados que requieren su presencia física y ponen en riesgo su salud directamente: trabajadores de almacenes, repositores, deliveries, conductores de reparto, empleados municipales, empleados de hospitales, asistentes de salud, camioneros de larga distancia. Los médicos y las enfermeras son los héroes de combate de la pandemia, pero el cajero del supermercado con su botella de desinfectante y el conductor del correo con sus guantes de látex son las tropas de suministros y la logística que mantienen intactas las fuerzas de la primera línea. En una economía de teléfonos inteligentes que oculta clases enteras de seres humanos, estamos aprendiendo de dónde provienen nuestros alimentos y bienes, quién nos mantiene vivos. Una orden de rúcula orgánica para bebés en “AmazonFresh” es barata y llega de la noche a la mañana, en parte, porque las personas que la cultivan, clasifican, empacan y entregan tienen que seguir trabajando mientras están enfermos. Para la mayoría de los trabajadores de servicios, la baja por enfermedad resulta ser un lujo imposible. Vale la pena preguntar si aceptamos un precio más alto y una entrega más lenta para que puedan quedarse en casa.

La pandemia también ha aclarado el significado de los trabajadores no esenciales. Un ejemplo es Kelly Loeffler, la senadora republicana junior de Georgia, cuya única calificación para el asiento vacío que le dieron en enero es su inmensa riqueza. Menos de tres semanas en el trabajo, después de una terrible sesión privada sobre el virus, se enriqueció, aún más, con la venta de acciones, luego acusó a los demócratas de exagerar el peligro y les dio a sus electores falsas garantías que bien podrían haberlos matado.  Los impulsos de Loeffler en el servicio público son los de un parásito peligroso. Un cuerpo político que colocaría a alguien así en un alto cargo está muy avanzado en decadencia.

La encarnación más pura del nihilismo político no es el propio Trump sino su yerno y asesor principal, Jared Kushner. En su corta vida, Kushner ha sido promovido, fraudulentamente, como meritocrático y populista. Nació en una familia de bienes raíces adinerada el mes en el que Ronald Reagan ingresó a la Oficina Oval, en 1981, un príncipe de la segunda Edad Dorada. A pesar del mediocre historial académico de Jared, fue admitido en Harvard después de que su padre, Charles, prometió una donación de U$ 2,5 millones a la universidad. El padre ayudó a su hijo con U$ 10 millones en préstamos para comenzar en el negocio familiar, luego Jared continuó su educación de élite en las escuelas de derecho y de negocios de la Universidad de Nueva York, donde su padre había contribuido con U$ 3 millones. Jared pagó el apoyo de su padre con una lealtad feroz, cuando Charles fue sentenciado a dos años en una prisión federal en 2005 por tratar de resolver una disputa legal familiar atrapando al esposo de su hermana con una prostituta y grabando en video el encuentro.

Jared Kushner fracasó como propietario de un rascacielos y como editor de un periódico, pero siempre encontró a alguien que lo rescatara, y su confianza en sí mismo sólo creció. En “American Oligarchs”, Andrea Bernstein describe cómo adoptó la perspectiva de un emprendedor que toma riesgos, un “disruptor” de la nueva economía. Bajo la influencia de su mentor Rupert Murdoch, encontró formas de fusionar sus actividades financieras, políticas y periodísticas. Hizo de los conflictos de intereses su modelo de negocio.

Entonces, cuando su suegro se convirtió en presidente, Kushner rápidamente ganó el poder en una administración que elevó el amateurismo, el nepotismo y la corrupción como sus principios rectores. Mientras se ocupó de la paz en el Medio Oriente, su intromisión sin importancia, no era importante para la mayoría de los estadounidenses. Pero desde que se convirtió en un asesor influyente de Trump sobre la pandemia de coronavirus, el resultado ha sido la muerte en masa.

En su primera semana en el trabajo, a mediados de marzo, Kushner fue coautor del peor discurso de la Oficina Oval, del que se tenga memoria;  interrumpió el trabajo vital de otros funcionarios, pudo haber comprometido los protocolos de seguridad, coqueteado con conflictos de intereses y violado leyes federales, e hizo promesas fatuas que, rápidamente, se convirtieron en polvo. “El gobierno federal no está diseñado para resolver todos nuestros problemas”, dijo y explicó cómo aprovecharía sus conexiones corporativas para crear sitios de test del virus al paso. Nunca se materializaron. Los líderes corporativos lo convencieron de que Trump no debería usar la autoridad presidencial para obligar a las industrias a fabricar respiradores; entonces el propio intento de Kushner de negociar un acuerdo con la General Motors fracasó. Sin perder la fe en sí mismo, culpó a los gobernadores estatales de incompetentes y de la falta de los equipos necesarios.

Presenciar a esta brisa trémula, pálida y delgada en medio de una crisis mortal, usnado la jerga de las escuelas de negocios para tapar el fracaso masivo de la administración de su suegro, es comprobar el colapso de todo un enfoque de gobierno. Decir que los expertos científicos y otros funcionarios públicos son los miembros traidores de un “estado profundo”,  que no son trabajadores esenciales y que son marginarlos en favor de los ideólogos y de los aduladores es una amenaza para la salud de la nación. Resulta que las compañías “ágiles” no pueden prepararse para una catástrofe o distribuir productos que salven vidas; solo un gobierno federal competente puede hacerlo. Resulta que todo tiene un costo y años de atacar al gobierno, exprimirlo y agotar su moral, infligen un alto costo que el público tiene que pagar con sus vidas. Todos los programas se cancelaron, las existencias se agotaron y los planes desechados significaron que nos habíamos convertido en una nación de segunda categoría. Luego vino el virus y esta extraña derrota.

La lucha para superar la pandemia también debe ser una lucha para recuperar la salud de nuestro país y construirla de nuevo  o las dificultades y el dolor que estamos soportando nunca serán redimidos. Bajo nuestro liderazgo actual, nada cambiará. Si el 11 de septiembre y el 2008 agotaron la confianza en el antiguo establishment político, 2020 debería acabar con la idea de que la antipolítica es nuestra salvación. Pero poner fin a este régimen, tan necesario y merecido, es solo el comienzo.

Nos enfrentamos a una elección que la crisis deja inevitablemente clara. Podemos permanecer acurrucados en el autoaislamiento, temiendo y evitandonos los unos con los otros, dejando que nuestro vínculo común se desvanezca en la nada. O podemos usar esta pausa en nuestra vida normal para prestar atención a los trabajadores del hospital que sostienen los teléfonos celulares para que sus pacientes puedan despedirse de sus seres queridos; el avión cargado de trabajadores médicos que volaban desde Atlanta para ayudar en Nueva York; los trabajadores aeroespaciales en Massachusetts que exigen que su fábrica se convierta en productora de respiradores; los residentes de La Florida haciendo largas colas porque no podían comunicarse por teléfono con la distante oficina de desempleo; los residentes de Milwaukee que se enfrentaron a interminables esperas, al granizo y al contagio para votar en una elección forzada por jueces partidistas. Podemos aprender de estos días terribles que la estupidez y la injusticia son letales; que, en una democracia, ser ciudadano es un trabajo esencial; que la alternativa a la solidaridad es la muerte. Después de salir de nuestro escondite y quitarnos las máscaras, no debemos olvidar lo que era estar solo.

Traducción: Coronel ® Carlos Pissolito

Fuente: https://www.theatlantic.com/magazine/archive/2020/06/underlying-conditions/610261/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *