[En este artículo Escobar da su visión de la profundidad de la “asociación estratégica integral de coordinación para la nueva era” entre Rusia y China, como la describen oficialmente Moscú y Beijing. Y de la diferencia conceptual de lo que entienden los anglosajones de “Ley” y “Regla” de las que hablan en estos tiempos en todos sus Congresos G7 UE OTAN. Y de lo peligrosos que se volvieron en estos tiempos en que no quieren asumir que se acabó su Hegemonía absoluta…Antonio Mitre colaborador de Dossier Geopolitico]

Pepe Escobar, Asia Times 2 de julio

Vivimos en tiempos extraordinarios.

En el día del 100 ° aniversario del Partido Comunista Chino (PCCh), Xi Jinping, en la plaza de Tiananmen, en medio de toda la pompa y circunstancia, entregado un mensaje geopolítico marcado:

“El pueblo chino nunca permitió que fuerzas extranjeras lo intimiden, opriman o subyuguen. Cualquiera que intente hacer esto se encontrará en curso de colisión con un gran muro de acero forjado por más de 1.400 millones de chinos”. 

He ofrecido una versión concisa  del milagro chino moderno, que no tiene nada que ver con la intervención divina, sino “buscar la verdad a partir de los hechos” (copyright Deng Xiaoping), inspirado en una sólida tradición cultural e histórica.

El “gran muro de acero” evocado por Xi ahora impregna una dinámica “sociedad moderadamente próspera”, un objetivo logrado por el PCCh en vísperas del centenario. Sacar a más de 800 millones de personas de la pobreza es una novedad histórica, en todos los aspectos.

Como en todo lo relacionado con China, el pasado informa el futuro. Se trata de xiaokang , que se puede traducir libremente como “sociedad moderadamente próspera”.

El concepto apareció por primera vez hace no menos de 2.500 años, en el clásico Shijing (“El libro de la poesía”). El pequeño timonel Deng, con su histórico ojo de águila, lo revivió en 1979, justo al comienzo de las reformas económicas de “apertura”.

Ahora compare el avance celebrado en Tiananmen, que se interpretará en todo el Sur Global como evidencia del éxito de un modelo chino para el desarrollo económico, con imágenes que circulan de los talibanes montando tanques T-55 capturados a través de pueblos empobrecidos en el norte de Afganistán.

Repetición de la historia: esto es algo que vi con mis propios ojos hace más de veinte años.

Los talibanes controlan ahora casi la misma cantidad de territorio afgano que controlaban inmediatamente antes del 11 de septiembre. Controlan la frontera con Tayikistán y se están acercando a la frontera con Uzbekistán.

Hace exactamente veinte años estaba inmerso en otro viaje épico a través de Karachi, Peshawar, las áreas tribales de Pakistán, Tayikistán y finalmente el valle de Panjshir, donde entrevisté al comandante Masoud, quien me dijo que los talibanes en ese momento controlaban el 85% de Afganistán.

Tres semanas después, Masoud fue asesinado por un comando vinculado a Al Qaeda disfrazado de “periodistas”, dos días antes del 11 de septiembre. El imperio, en el apogeo del momento unipolar, entró en Forever Wars a toda marcha, mientras que China y Rusia profundizan en la consolidación de su surgimiento, geopolítica y geoeconómicamente.

Ahora vivimos las consecuencias de estas estrategias opuestas.

Esa alianza estratégica

El presidente Putin acaba de pasar tres horas y cincuenta minutos respondiendo preguntas no preseleccionadas, en vivo, de ciudadanos rusos durante su sesión anual de ‘Línea Directa’ . La idea de que los “líderes” occidentales del tipo Biden, Boris Johnson, Merkel y Macron podrían manejar algo incluso remotamente similar, sin guión, es ridícula.

La conclusión clave: Putin enfatizó que las élites estadounidenses comprenden que el mundo está cambiando, pero aún quieren preservar su posición dominante. Lo ilustró con la reciente travesura británica en Crimea sacada directamente de un fallo de Monty Python, una “provocación compleja” que de hecho era angloamericana: un avión de la OTAN había realizado previamente un vuelo de reconocimiento. Putin: “Era obvio que el destructor entró [en aguas de Crimea] persiguiendo objetivos militares”.

A principios de esta semana, Putin y Xi celebraron una videoconferencia. Uno de los puntos clave fue bastante significativo: la extensión  del Tratado de Buena Vecindad y Cooperación Amistosa China-Rusia, firmado inicialmente hace 20 años.

Una disposición clave: “Cuando surja una situación en la que una de las partes contratantes considere que … se enfrenta a la amenaza de agresión, las partes contratantes mantendrán contactos y consultas de inmediato para eliminar tales amenazas”.

Este tratado está en el corazón de lo que ahora se describe oficialmente – por Moscú y Pekín – como una “asociación estratégica integral de coordinación para una nueva era”. Se justifica una definición tan amplia porque se trata de una asociación compleja de varios niveles, no una “alianza”, diseñada como un contrapeso y una alternativa viable a la hegemonía y el unilateralismo.

Un ejemplo gráfico lo proporciona la interpolación progresiva de dos estrategias de comercio / desarrollo, la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) y la Unión Económica de Eurasia (EAEU), que Putin y Xi discutieron nuevamente, en relación con la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS). , que se fundó solo tres meses antes del 11 de septiembre.

No es de extrañar que uno de los aspectos más destacados en Beijing esta semana fueron las conversaciones comerciales entre los chinos y cuatro “stands” de Asia Central , todos ellos miembros de la OCS.

“Ley” y “regla”

La hoja de ruta que define la multipolaridad ha sido esbozada en un  ensayo del ministro de Relaciones Exteriores, Sergey Lavrov, que merece un examen detenido.

Lavrov analiza los resultados de las recientes cumbres del G7, la OTAN y la UE antes de Putin-Biden en Ginebra:

Estas reuniones se prepararon de una manera que no deja ninguna duda de que se quería enviar un mensaje claro a Occidente: que se mantienen unidos como nunca antes y harán lo que crean correcto en los asuntos internacionales, mientras obliga a otros, principalmente a Rusia y China, para seguir su ejemplo. Los documentos adoptados en las cumbres de Cornualles y Bruselas cimentaron el concepto de orden mundial basado en reglas como un contrapeso a los principios universales del derecho internacional con la Carta de la ONU como su fuente principal. Al hacerlo, Occidente deliberadamente evita deletrear las reglas que pretenden seguir, al igual que se abstiene de explicar por qué son necesarias.

Mientras descarta cómo Rusia y China han sido etiquetadas como “potencias autoritarias” (o “iliberales”, según el mantra favorito de Nueva York-París-Londres), Lavrov aplasta la hipocresía occidental:

Mientras proclama el ‘derecho’ a interferir en los asuntos internos de otros países en aras de promover la democracia tal como la entiende, Occidente pierde instantáneamente todo interés cuando planteamos la posibilidad de hacer que las relaciones internacionales sean más democráticas, incluida la renuncia al comportamiento arrogante y el compromiso acatar los principios universalmente reconocidos del derecho internacional en el lugar de las “reglas”.

Eso le da a Lavrov una oportunidad para un análisis lingüístico de la “ley” y la “regla”:

En ruso, las palabras “ley” y “regla” comparten una sola raíz. Para nosotros, una regla que es genuina y justa es inseparable de la ley. Este no es el caso de las lenguas occidentales. Por ejemplo, en inglés, las palabras “ley” y “regla” no comparten ninguna semejanza. ¿Ver la diferencia? “Gobernar” no se trata tanto de la ley, en el sentido de las leyes generalmente aceptadas, como de las decisiones que toma quien gobierna o gobierna. También vale la pena señalar que “regla” una sola raíz con “regla”, y los significados de esta última incluyen el dispositivo común para medir y dibujar líneas rectas. Se puede inferir que a través de su concepto de “reglas”, Occidente busca alinear a todos en torno a su visión o aplicar el mismo criterio a todos, de modo que todos caigan en un solo archivo.

En pocas palabras: el camino hacia la multipolaridad no seguirá los “ultimatums”. El G20, donde están representados los BRICS, es una “plataforma natural” para “acuerdos mutuamente aceptados”. Rusia, por su parte, está impulsando una Asociación de la Gran Eurasia. Y un “orden mundial policéntrico” implica la necesaria reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, “fortaleciéndose con los países asiáticos, africanos y latinoamericanos”.

¿Los Maestros Unilaterales recorrerán este camino? Sobre sus cadáveres: después de todo, Rusia y China son “amenazas existenciales”. De ahí nuestra angustia colectiva, espectadores bajo el volcán.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *