Andrew Korybko 15 de diciembre Global Research

Las sanciones selectivas impuestas recientemente contra Turquía y la inminente Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA) 2021 que imponen medidas similares en su contra por la adquisición de los sistemas de defensa aérea S-400 de Rusia, aunque son ilegales en términos de derecho internacional y un ejemplo flagrante de intromisión hostil. en los asuntos de su aliado nominal de la OTAN, en realidad fortalecerá la soberanía de su objetivo inspirándolo a redoblar sus políticas independientes.

Sanciones subversivas

Los observadores de Oriente Medio se alarmaron, pero no necesariamente se sorprendieron al escuchar que Estados Unidos impuso recientemente sanciones selectivas contra Turquía y que su Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA) 2021 exige otras similares, para  la adquisición de los sistemas de defensa aérea S-400 de Rusia. Estados Unidos ha amenazado durante mucho tiempo con castigar a su aliado nominal de la OTAN en virtud de la Ley de lucha contra los adversarios estadounidenses mediante sanciones (CAATSA), pero ahora finalmente se cumplió y se convertirá en ley a través de la NDAA. Aunque Trump amenazó con vetarlo por no apelar la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, el Senado tiene una mayoría a prueba de veto, por lo que, en última instancia, podrán anular sus esfuerzos. Además, las sanciones selectivas del lunes muestran que el presidente ciertamente apoya esta política en principio. Aunque ilegal en términos de derecho internacional y un ejemplo flagrante de intromisión hostil en los asuntos de su socio putativo, este desarrollo en realidad fortalece la soberanía de su objetivo al inspirarlo a redoblar sus políticas independientes.

La “diplomacia militar” de Turquía con Rusia

La intención de Estados Unidos es presionar a Turquía para que revierta su rápido acercamiento con Rusia durante los últimos años, que fue sobrealimentado después del fallido intento de golpe militar pro estadounidense contra el presidente Erdogan en el verano de 2016. Ese evento decisivo mostró a Turquía la importancia de diversificar sus alianzas estratégicas, particularmente en el ámbito militar, derivan de su decisión de adquirir los S-400. Estados Unidos argumenta que estos sistemas son redundantes ya que Turquía tiene acceso a las opciones estadounidenses, pero es particularmente debido a la desconfianza sin precedentes entre esos dos países que Ankara no se siente cómodamente confiando en sus llamados equipos “aliados”, especialmente después del fallido golpe militar. Desde entonces, la “diplomacia militar” – el uso de medios militares para promover fines políticos – ha sido el núcleo de la Asociación Estratégica Ruso-Turca emergente. Esto ha permitido a ambos países mejorar rápidamente la confianza entre ellos, así como gestionar de manera más responsable conflictos regionales como los de Siria, Libia y Azerbaiyán.

Errores estadounidenses

Los políticos estadounidenses subestimaron la determinación del presidente Erdogan de diversificar las asociaciones estratégicas de Turquía, pensando erróneamente que la amenaza de sanciones lograría que se alejara del acercamiento en curso de su país con Rusia y posiblemente incluso fabricara una ruptura inesperada entre ellos si Ankara abandonaba el S-400. acuerdo. Tampoco entendieron cuánto desconfía de Estados Unidos después del fallido golpe militar. Al sancionar arrogantemente a su país, están confirmando de manera contraproducente sus sospechas de que Estados Unidos trata a Turquía como un “socio menor” y todavía está comprometido a socavarlo personalmente después de que invirtió gran parte de su reputación política en casa para ver el histórico S-400. trato exitoso. Incluso un simple análisis de liderazgo realizado por un observador casual sugeriría que las amenazas son la forma incorrecta de tratar con alguien como el presidente Erdogan, ya que él no retrocede y, de hecho, se envalentona para mantener su posición cuando se le presiona por principios. Estados Unidos obviamente lo sabe, pero aun así sancionó a Turquía.

Tres explicaciones

Hay tres explicaciones principales de por qué decidieron seguir adelante con esta política a pesar de eso. La primera es que las burocracias militares, de inteligencia y diplomáticas permanentes de Estados Unidos (“estado profundo”) están profundamente divididas sobre el tema y que los pragmáticos que comprenden lo contraproducente que es esta política han sido golpeados por los ideólogos que quieren enviar un fuerte mensaje de disgusto al sancionar a Turquía. La segunda es que el “estado profundo” está unido en este tema, tal vez creyendo que la sustancia de las próximas sanciones eventualmente será tan significativa como su óptica y, por lo tanto, tendrá la oportunidad de tener éxito con su objetivo declarado. Y tercero muy bien podría ser que Estados Unidos se haya resignado al hecho de que la Asociación Estratégica Ruso-Turca es una realidad geopolítica que no irá a ninguna parte pronto y que lo mejor que pueden hacer es mostrar al mundo que los estadounidenses, como resultado, la Asociación Estratégica de Turquía se verá irreparablemente dañada.

La estrategia de contención dual de EE. UU.

El autor predijo el mes pasado que “Rusia y Turquia van a perder mas con la presidencia de Biden”, argumentando que la promesa demócrata de unas relaciones más pragmáticas con China y un posible regreso al acuerdo nuclear iraní se combinarían para ejercer una inmensa presión sobre esas dos grandes potencias, aunque con el resultado no deseado de acercarlos aún más a una relación más profunda, de compleja interdependencia estratégica. Probablemente ese sea el caso en tal escenario, los EE. UU. podrían querer adelantarse en su doble contención de esos dos, imponiendo finalmente sanciones a Turquía por su compra de S-400 con el fin de preparar el escenario para los próximos cuatro años. , tiempo durante el cual su objetivo redoblará sus políticas independientes o cederá bajo presión. Sin embargo, este último escenario es poco probable, ya que equivaldría a que Turquía se sometiera estratégicamente a la desvanecida hegemonía unipolar de EE. UU. lo que tendría consecuencias drásticas para la soberanía del país, quizás incluso acelerando los planes de Estados Unidos para llevar a cabo un cambio de régimen allí.

Pensamientos concluyentes

Es por eso que la última de las tres explicaciones detrás de este movimiento, que Estados Unidos acepta la existencia continuada de la Asociación Estratégica Ruso-Turca pero quiere disparar un tiro de advertencia que indica su severo disgusto, es la más creíble. Esta observación también refuerza los sentimientos del autor de que Rusia y Turquía serán los dos principales objetivos geopolíticos de Biden, lo que a su vez los llevará a moverse mucho más cerca en respuesta. Por supuesto, quedará por ver si más sanciones de este tipo serán simbólicas o sustantivas, pero este desarrollo sigue siendo incuestionablemente negativo para las relaciones entre Estados Unidos y Turquía. La posición interna del presidente Erdogan tampoco se debilitará, pero en realidad mejorará ya que Estados Unidos le está mostrando al pueblo turco cuán responsable fue la “diplomacia militar” de su líder en la diversificación de las alianzas estratégicas del país debido a la preocupación de que no se pudiera confiar en Estados Unidos. Si bien el futuro siempre es difícil de predecir, una cosa está clara y es que las relaciones entre Estados Unidos y Turquía nunca volveran a ser las mismas después de la imposición de estas sanciones.

Andrew Korybko es un analista político estadounidense con sede en Moscú que se especializa en la relación entre la estrategia estadounidense en Afro-Eurasia, la visión global One Belt One Road de China de la conectividad de la Nueva Ruta de la Seda y la Guerra Híbrida. Es un colaborador frecuente de Global Research.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *