[ NR: Este es el primer gran paso hacia la integración efectiva de la Gran Eurasia. Dossier Geopolitico Noviembre 2020]

Por Asia Times Pepe Escobar Lunes 16 de noviembre 2020

El mayor pacto de libre comercio del mundo no se trata de excluir las ambiciones geopolíticas de Estados Unidos o China, sino de la evolución natural de la integración asiática.

Ho Chi Minh, en su morada eterna, lo saboreará con una sonrisa celestial. Vietnam fue el anfitrión virtual cuando las 10 naciones de la ASEAN, además de China, Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda, firmaron la Asociación Económica Integral Regional, o RCEP, el último día de la Cumbre 37° de la ASEAN.

RCEP, que lleva ocho años en desarrollo, une al 30% de la economía mundial y a 2.200 millones de personas. Es el primer hito auspicioso de los furiosos años veinte, que comenzó con el asesinato por parte de Estados Unidos del general Qasem Soleimani de Irán seguido de una pandemia global y ahora indicios ominosos de un gran reinicio dudoso.

RCEP sella Asia Oriental como el principal centro indiscutible de la geoeconomía. De hecho, el siglo asiático ya estaba en camino en la década de 1990. Entre los asiáticos y los expatriados occidentales que lo identificaron, publiqué mi libro 21st: The Asian Century en 1997.

RCEP puede obligar a Occidente a hacer algunos deberes y comprender que la historia principal aquí no es que RCEP “excluya a los EE. UU.” O que esté “diseñado por China”. RCEP es un acuerdo para todo el este de Asia, iniciado por la ASEAN y debatido desde 2012 entre iguales, incluido Japón, que a todos los efectos prácticos se posiciona como parte del Norte global industrializado. Es el primer acuerdo comercial que une a las potencias asiáticas China, Japón y Corea del Sur.

A estas alturas está claro, por fin en vastas zonas del este de Asia, que los 20 capítulos de RCEP reducirán los aranceles en todos los ámbitos; simplificar las aduanas, con al menos el 65% de los sectores de servicios completamente abiertos, con mayores límites de participación extranjera; solidificar las cadenas de suministro al privilegiar las reglas de origen comunes; y codificar nuevas regulaciones de comercio electrónico.

En lo que respecta al meollo de la cuestión, las empresas ahorrarán y podrán exportar a cualquier lugar dentro del espectro de 15 países sin molestarse con requisitos adicionales separados de cada país. De eso se trata un mercado integrado.

Cuando RCEP se encuentra con BRI

El mismo CD rayado se reproducirá sin parar sobre cómo RCEP facilita las “ambiciones geopolíticas” de China. Ese no es el punto. El punto es que RCEP evolucionó como un compañero natural del papel de China como principal socio comercial de prácticamente todos los actores de Asia oriental.

Lo que nos lleva al ángulo geopolítico y geoeconómico clave: RCEP es un compañero natural de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), que como estrategia comercial / de desarrollo sostenible abarca no solo el este de Asia, sino que profundiza en el centro y oeste de Asia.

El análisis del Global Times  es correcto: Occidente no ha dejado de distorsionar el BRI, sin reconocer cómo “la iniciativa que han estado calumniando es realmente tan popular en la gran mayoría de los países a lo largo de la ruta del BRI”.

RCEP reorientará BRI, cuya etapa de “implementación”, según el cronograma oficial, comienza solo en 2021. El financiamiento de bajo costo y los préstamos especiales en divisas ofrecidos por el Banco de Desarrollo de China se volverán mucho más selectivos.

Habrá mucho énfasis en la Ruta de la Seda de la Salud, especialmente en el sudeste asiático. Los proyectos estratégicos serán la prioridad: giran en torno al desarrollo de una red de corredores económicos, zonas logísticas, centros financieros, redes 5G, puertos marítimos clave y, especialmente a corto y medio plazo, alta tecnología relacionada con la salud pública.

Las discusiones que llevaron al borrador final de la RCEP se enfocaron en un mecanismo de integración que fácilmente puede eludir a la OMC en caso de que Washington persista en sabotearla, como fue el caso durante la administración Trump.

El próximo paso podría ser la constitución de un bloque económico incluso más fuerte que la UE, lo que no es una posibilidad descabellada cuando tenemos a China, Japón, Corea del Sur y los 10 de la ASEAN trabajando juntos. Geopolíticamente, el principal incentivo, más allá de una serie de compromisos financieros imperativos, sería solidificar algo como Make Trade, Not War.

RCEP marca el fracaso irremediable del TPP de la era Obama, que fue el brazo de la “OTAN en el comercio” del “pivote hacia Asia” soñado en el Departamento de Estado. Trump aplastó el TPP en 2017. El TPP no se trataba de un “contrapeso” a la primacía comercial de China en Asia: se trataba de un libre para todos que abarca las 600 empresas multinacionales que participaron en su borrador. Japón y Malasia, especialmente, lo vieron desde el principio.

La RCEP también marca inevitablemente el fracaso irremediable de la falacia del desacoplamiento, así como todos los intentos de abrir una brecha entre China y sus socios comerciales de Asia oriental. Todos estos jugadores asiáticos ahora privilegiarán el comercio entre ellos. El comercio con naciones no asiáticas será una ocurrencia tardía. Y todas las economías de la Asean darán plena prioridad a China.

Aun así, las multinacionales estadounidenses no estarán aisladas, ya que podrán beneficiarse de RCEP a través de sus subsidiarias dentro de los 15 países miembros.

¿Qué pasa con la Gran Eurasia?

Y luego está el proverbial lío indio. El giro oficial de Nueva Delhi es que RCEP “afectaría los medios de vida” de los indios vulnerables. Ese es el código para una invasión adicional de productos chinos baratos y eficientes.

India fue parte de las negociaciones de la RCEP desde el principio. Salirse, con un condicional de “podemos unirnos más tarde”, es una vez más un caso espectacular de apuñalarse por la espalda. El hecho es que los fanáticos del “hindutva” detrás del modismo apostaron por el caballo equivocado: la asociación Quad fomentada por Estados Unidos con la estrategia Indo-Pacífico, que se anuncia como una contención de China y, por lo tanto, excluye lazos comerciales más estrechos.

Ningún “Make in India” compensará el error geoeconómico y diplomático, lo que implica fundamentalmente que India se distancie de la Asean 10. RCEP solidifica a China, no a India, como el motor indiscutible del crecimiento de Asia oriental en medio del reposicionamiento de la oferta cadenas post-Covid.

Un seguimiento geoeconómico muy interesante es lo que hará Rusia. Por el momento, la prioridad de Moscú pasa por una lucha de Sísifo: gestionar la turbulenta relación con Alemania, el mayor socio importador de Rusia.

Pero luego está la asociación estratégica Rusia-China, que debería mejorarse económicamente. El concepto de Moscú de Gran Eurasia implica una participación más profunda tanto en el Este como en el Oeste, incluida la expansión de la Unión Económica de Eurasia (EAEU), que, por ejemplo, tiene acuerdos de libre comercio con naciones de la ASEAN como Vietnam.

La Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) no es un mecanismo geoeconómico. Pero es intrigante ver lo que dijo el presidente Xi Jinping en su discurso de apertura en el Consejo de Jefes de Estado de la OCS la semana pasada.

Esta es la cita clave de Xi: “Debemos apoyar firmemente a los países relevantes para que avancen sin problemas las principales agendas políticas nacionales de acuerdo con la ley; mantener la seguridad política y la estabilidad social, y oponerse resueltamente a las fuerzas externas que interfieren en los asuntos internos de los estados miembros bajo cualquier pretexto”.

Aparentemente, esto no tiene nada que ver con RCEP. Pero hay bastantes intersecciones. Sin interferencia de “fuerzas externas”. Beijing teniendo en cuenta las necesidades de la vacuna Covid-19 de los miembros de la OCS, y esto podría extenderse a la RCEP. La OCS, así como la RCEP, como plataforma multilateral para que los Estados miembros medien en las disputas.

Todo lo anterior apunta a la interseccionalidad de BRI, EAEU, SCO, RCEP, BRICS + y AIIB, lo que se traduce en una integración más cercana de Asia – y Eurasia – geoeconómica y geopolíticamente. Mientras los perros de la distopía ladran, la caravana asiática y euroasiática sigue avanzando.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *