por Denis Korkodinov

La ofensiva contra la posición de las fuerzas de Khalifa Haftar, organizada por el Gobierno del Acuerdo Nacional de Libia, no parece haber logrado su objetivo. Las Fuerzas Armadas Árabes de Libia permanecen alertas y un jugador clave en el proceso de negociación. Mientras tanto, en Libia, aparentemente, comenzaron los cambios estructurales, como resultado de lo cual el escenario de la división del país se volvió casi inevitable. La situación se debe en gran parte a la actitud de las tribus beduinas hacia el gobierno de Al-Vefak. Los beduinos libios, que viven principalmente en la parte occidental del país, en su mayor parte, rechazan firmemente el islam político y son extremadamente negativos hacia los militantes de al-Qaeda e ISIS, que forman el pilar principal de la política de Fayez al-Sarraj.

La creencia convencional de que las fuerzas armadas árabes libias bajo el liderazgo de Khalifa Haftar están tratando de implementar un ataque de este a oeste del país es errónea. De hecho, el Trípoli oficial, utilizando las herramientas del Islam político y el terrorismo internacional, contribuye a la decadencia del estado y, sobre todo, en su parte occidental, que el mariscal de campo libio está tratando de prevenir, ya que la principal prioridad de Khalifa Haftar es preservar la unidad y la libertad de Libia. Al mismo tiempo, Fayez al-Sarraj busca capitalizar los disturbios involucrando a nuevos participantes en el conflicto y prometiéndoles parte del territorio libio. Por lo tanto, el gobierno de Al-Vefak promueve activamente la escalada de contradicciones regionales y étnicas en Libia, busca una alianza con organizaciones terroristas, creando condiciones privilegiadas para ellos que contribuyan al desarrollo del caos estatal.

Mientras tanto, Fayez al-Sarraj no logró el objetivo de su campaña ofensiva. Entonces, la mayoría de las tribus locales, incluidas las que viven en el territorio controlado por Trípoli oficial, son opositores irreconciliables del Islam político, desde el derrocamiento del líder de la Jamahiriya. La razón principal de esto es que durante la revolución libia de 2011, muchos representantes de las tribus fueron asesinados sin sentido, que es el principal reclamo que la gente hace contra el gobierno de Al-Vefak. Como resultado, los beduinos son generalmente leales o neutrales hacia el Ejército Nacional de Libia y sus organizaciones afiliadas. La participación de Turquía del lado de Trípoli ciertamente representa una fuente adicional de irritación para las uniones tribales que se niegan a participar en intervenciones externas.

Además, los líderes de la opinión pública en Libia, por regla general, no están afiliados a la organización de la Hermandad Musulmana, por lo que son ajenos a la ideología del Islam político. Es por eso que muchos representantes tribales niegan cualquier cambio en el estado libio que ocurrió después de 2011. Y Trípoli no puede rectificar la situación, porque no goza de una autoridad significativa entre los líderes de opinión. Un ejemplo particularmente llamativo de esto es la situación en la aldea de Bani Walid, donde el Gobierno del Acuerdo Nacional intenta sin éxito persuadir a las tribus a su lado.

Vale la pena señalar que la mayor parte de la población libia son representantes de sindicatos tribales que no son partidarios de la guerra. Al mismo tiempo, la lucha principal entre las fuerzas de Fayez al-Sarraj y Khalifa Haftar se lleva a cabo exclusivamente para 1/3 de la población, que está involucrada en operaciones militares en un grado u otro. Sin embargo, una población tan pequeña es muy pequeña para cambiar significativamente el curso de las hostilidades en uno u otro favor. Mientras tanto, es obvio que como resultado de la presión del gobierno de Al-Vefak en Trípoli, una guerra civil puede comenzar pronto, ya que los militantes, apoyados por Fayez al-Sarraj, ya están cansados ​​de la población local, y esta es la razón principal de los posibles disturbios. Entonces, Bani-Walid, Zintan y Fasan, muy probablemente, se convertirán en los epicentros de la rebelión popular, donde las tribus locales son especialmente sensibles a la presión de las fuerzas de Trípoli.

La sociedad libia está extremadamente irritada por el hecho de que Ankara siente la red en el cielo de Libia, como en casa.

Hasta hace poco, la posición de Turquía con respecto al expediente de Libia era incierta, ya que las opiniones de los políticos turcos estaban divididas en la evaluación de la situación, lo que los obligó a implementar la opción oportunista, por ejemplo, para apoyar a Fayez al-Sarraj, ya que esta limitada intervención rusa. Tal apoyo se debió al hecho de que Libia es una fuente de importantes reservas de hidrocarburos, así como un escenario de clara competencia entre Moscú y Ankara por la influencia. Además, el papel de la organización de la Hermandad Musulmana era llevar a los turcos a una alianza con el oficial Trípoli. Sin embargo, los líderes tribales, por regla general, estaban en contra de esta unión, que declararon repetidamente a nivel nacional. Mientras tanto, el gobierno de Al-Vefak continúa ignorando la opinión de los grupos tribales que están listos para organizar un golpe de estado en el país y en realidad divide a Libia en pequeñas partes en caso de que Fayez al-Sarraj continúe su campaña militar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.