[NR. de Dossier Geopolitico: En un lejano mayo de 2003, un pensador inglés John Gray ya adelantaba la decadencia de EEUU y sus socios europeos, este y muchos otros analistas de renombre anglosajones ya conjeturaban lo que está pasando 17 años después, estos pensadores y otros suramericanos y nuestras propias investigaciones y conclusiones nos permitieron en pleno auge del “Pensamiento políticamente correcto” y del “mundo uno” que lo que se avecinaba era un modelo multipolar de varios ejes de Poder y que hoy los mismos publicistas de esas ideas viejas que sostenian el Fin de la Historia y otras posturas de subordinación automática al Imperio Americano. Se sorprenden y tratan de aclarar para no quedar fuera de la realidad y la historia que los deja mal parados. La Pandemia solo hizo unificar todos las contradicciones y debilidades del “occidente” anglosajón; pero NO es el responsable de los cambios que hace mucho tiempo que vienen produciéndose frente a sus ojos y no lo veían.  Gray dice: “La división transatlántica tiene peligros, entre ellos la guerra comercial. Aun así, es una tontería intentar renovar la Alianza Atlántica. Las fuerzas que trabajan en la dirección de un mundo multipolar son demasiado fuertes para resistir por mucho tiempo. Los europeos no apoyarán las políticas estadounidenses que consideran mal concebidas y arrogantes, y con razón. A los Estados Unidos les resultará cada vez más difícil mantener la carga antinatural del imperio. Tal vez sea hora de que los estadounidenses y los europeos abracen el mundo multipolar que se acerca de todos modos, y aprendieron a enfrentar sus riesgos.”(2003). Pidio el BREXIT porque inglaterra es un peligro para una Europa independiente. Veremos si los europeos aprendieron algo de este pensador. Carlos Pereyra Mele]

Por John N. Gray(*)

Es improbable un referéndum sobre el euro antes de las próximas elecciones, principalmente porque Tony Blair, después de haber sobrevivido a un riesgo real para su cargo de primer ministro sobre la guerra de Irak, no querrá llevar su suerte demasiado lejos. Pero si el Primer Ministro vuelve a jugar su futuro, los verdaderos europeos deben esperar que falle.

Esta es una de las paradojas del debate europeo en Gran Bretaña. Entre los que se oponen a la integración británica en la UE, pocos entienden que el efecto más probable de que Gran Bretaña permanezca adosada será acelerar la evolución de algo parecido a un estado europeo. Del mismo modo, aquellos que anhelan fervientemente que Gran Bretaña ingrese más de cerca a las instituciones europeas rara vez comprenden que, al hacerlo, las deformaría y bloquearía el desarrollo de una alternativa europea al modelo angloamericano. Por lo tanto, los fanáticos del Partido Conservador que resisten cada movimiento de Gran Bretaña hacia vínculos más estrechos con Europa continental están ayudando al euro-federalismo, mientras que los idealistas que anhelan que Gran Bretaña se convierta en un país completamente europeo están debilitando cualquier posibilidad de que Europa siga su propio camino. .

Es importante que Europa siga ese camino. Un coro de voces transatlánticas sinceras nos dice que es peligroso para Europa y Estados Unidos separarse y que la tendencia debería resistirse. Están equivocados. El orden mundial actual, con su único poder dominante, es insostenible. Cualesquiera que sean las ambiciones de la administración Bush, Estados Unidos no está en condiciones, militar, económica y culturalmente, para un papel imperial global. Un nuevo mundo multipolar necesita una Europa más asertiva. Los europeos y los estadounidenses estarán mejor cuando acepten que la era de la hegemonía estadounidense ha terminado.

Hablar del fin de la hegemonía estadounidense después de la guerra de Irak puede parecer paradójico, pero esa guerra demostró los límites del poder estadounidense. La campaña militar en Irak fue un éxito notable, pero se llevó a cabo porque Turquía negó el acceso a las fuerzas estadounidenses. El gobierno turco hizo esto a pesar de los enormes incentivos económicos ofrecidos por los estadounidenses. Tenía pocas opciones. La guerra fue tan extensa y profundamente impopular en Turquía que cualquier otra política planteó riesgos para el régimen. Hay una presunción en Washington de que Estados Unidos puede permitirse ignorar la voz de la calle en los países musulmanes. La postura de Turquía muestra que esto es un engaño.

Las limitaciones del poderío militar de Estados Unidos son igualmente claras en el contexto del Iraq de la posguerra. La política estadounidense se basó en la convicción de que la mayoría iraquí quiere algo como la democracia occidental. Aparte de la especulación fuertemente partidista de algunos exiliados iraquíes, nunca hubo mucha evidencia de esta creencia y los acontecimientos desde que terminó la guerra han demostrado que carece de fundamento. Si la mayoría chiíta de Iraq quiere democracia, es de tipo teocrático al estilo iraní, no de ninguna variedad liberal occidental. Al destruir el estado baazista, los estadounidenses no sólo derribaron una brutal tiranía, sino que también demolieron uno de los regímenes seculares más antiguos de Oriente Medio. Parece que no se les ocurrió que, en estas circunstancias, el poder pasaría a los mulás.

En Irak, el resultado es dejar a los Estados Unidos en un dilema. Las fuerzas estadounidenses no están entrenadas para actuar como un ejército de ocupación. La preocupación primordial del Pentágono con la “protección de la fuerza” impide a los soldados cualquier contacto cercano con las personas que dicen haber liberado. En este contexto, no es sorprendente que las fuerzas estadounidenses hayan recurrido a la fuerza letal contra las manifestaciones pacíficas. Es probable que tales incidentes aumenten a medida que surjan estructuras de poder indígenas alrededor de los mulás para lidiar con la anarquía que siguió al colapso del régimen baazista.

Manifiestamente, el ejército estadounidense no posee las habilidades que se necesitan en circunstancias como estas. Incluso si lo hiciera, no tendría los recursos. La doctrina de Rumsfeld, supuestamente reivindicada por el éxito de la guerra, exige fuerzas pequeñas y altamente móviles equipadas con la última tecnología. Esto solo puede significar una reducción en el tamaño del ejército estadounidense. Simplemente no habrá suficientes botas en el suelo para sostener la desordenada ocupación de tipo colonial que se requerirá.

Sobre todo, no está claro que el público estadounidense pagará el precio de la sangre del imperio. Un pequeño pero constante flujo de bolsas para cadáveres seguramente será el precio de una ocupación estadounidense de Irak de larga duración. Los ataques del 11 de septiembre pueden haber hecho que los estadounidenses estén más preparados para tolerar las cargas de la guerra, incluida una reducción de sus libertades de gran alcance. Pero esto no significa que aceptarán una corriente interminable de bajas. Hoy, como en períodos anteriores, la cultura estadounidense alberga una fuerte tensión de aislacionismo. Estados Unidos puede volverse en contra de las políticas de Bush en el Medio Oriente si involucran compromisos onerosos de dinero y personal, por no mencionar el tipo de ataques contra estadounidenses que acabamos de ver en Riad. Sin embargo, parece necesaria una presencia militar considerable a largo plazo para que Estados Unidos conserve el control del país.

La confusión de la administración Bush en Iraq ejemplifica una incoherencia mayor en el pensamiento estadounidense. Bajo la influencia de los ideólogos neoconservadores, Estados Unidos se ha embarcado en una misión imperial que no tiene los medios ni la voluntad para sostener. No hay nada nuevo en el imperialismo estadounidense. A pesar de su autoimagen anticolonial, Estados Unidos ha disfrutado durante mucho tiempo de los privilegios del imperio en América Latina, y ha utilizado su control de las instituciones transnacionales como el FMI para explotar a los países en desarrollo en la moda imperialista clásica.

Lo nuevo es la escala de las ambiciones estadounidenses. Estados Unidos busca afianzar un régimen global unipolar en un momento en que su dependencia del resto del mundo nunca ha sido mayor. La teoría de la sobre extensión imperial estadounidense desarrollada por Paul Kennedy de la Universidad de Yale en The Rise and Fall of the Great Powers , publicada en 1987, puede haber sido prematura, pero fue profética al capturar el desajuste entre las ambiciones imperiales estadounidenses y la creciente debilidad económica estadounidense.

La debilidad actual del dólar muestra cuán vulnerable se ha vuelto Estados Unidos. En parte, refleja una comprensión tardía de que las afirmaciones hechas para la productividad única del modelo estadounidense fueron en gran parte fraudulentas. Los escándalos revelados en Enron y otras compañías estadounidenses no fueron solo ejemplos de excesos corporativos. Sugieren que las extravagantes afirmaciones que se hicieron para el modelo estadounidense de capitalismo en la década de 1990 bien podrían haberse basado en cocinar los libros. Si los inversores internacionales están huyendo del dólar por el euro, una razón es que sospechan que cuando compraron activos estadounidenses en la década de 1990, fueron robados.

Además de mostrar cuán ampliamente está desacreditado el modelo económico de Estados Unidos, la debilidad del dólar es una señal de que un mundo multipolar ya es una realidad. La hostilidad hacia las políticas de Medio Oriente de Estados Unidos puede ser una de las razones por las cuales los sauditas están desviando algunos de sus recursos hacia Europa. Del mismo modo, la resistencia al régimen monetario global liderado por Estados Unidos es claramente un factor en el reciente llamado del primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamed, para que la compañía petrolera estatal de Malasia abandone el dólar por el euro. Vale la pena recordar que Irak convirtió sus reservas de divisas de dólares a euros en octubre de 2000. En ese momento, la opinión económica experta era prácticamente unánime de que esto resultaría un error costoso. De hecho, debido a que el euro se apreció enormemente, el régimen iraquí obtuvo una buena ganancia del intercambio.

El efecto de la arrogancia estadounidense es aumentar la resistencia al poder estadounidense, y Europa es fundamental en esta reacción global. Estados Unidos puede intimidar a los pequeños estados recordándoles el destino de Yemen, un país desesperadamente pobre cuya economía casi fue destruida cuando Estados Unidos cortó la ayuda en represalia por su oposición a la primera guerra del Golfo. No puede intimidar a la UE de la misma manera. Además de la creciente fortaleza del euro, las actitudes europeas sobre cuestiones de guerra y paz reflejan las de la comunidad internacional, no la entidad ficticia invocada por los EE. UU. Para sellar sus decisiones unilaterales, sino la comunidad real que forma la mayoría en todas las instituciones transnacionales. .

Estados Unidos está solo al ver la guerra preventiva como un instrumento legítimo de política exterior. No es solo Europa la que encuentra la mezcla peculiar de oscuridad oscura maniquea y optimismo salvaje de Pelagio que da forma a las políticas estadounidenses hoy en día extrañas, repugnantes y peligrosas. También lo hacen Rusia, China, India, Japón, gran parte de África y América Latina y todo el mundo islámico. Al hablar en favor de una diplomacia sobria contra los despotricados y el acoso estadounidense, Europa habla por prácticamente todo el mundo.

Lo que el mundo necesita no es la curación de las tensiones euroamericanas, tal como lo predican los piadosos atlantistas, sino un contrapeso europeo al poder estadounidense. La Alianza Atlántica fue un subproducto de los conflictos europeos internos del siglo XX: dos guerras civiles y la consiguiente guerra fría. Ahora que esos conflictos han pasado, Europa y América están volviendo a ser lo que eran en el siglo XIX: civilizaciones que, a pesar de sus raíces comunes, crecen en direcciones muy diferentes. Europa y América están divididas no solo por sus intereses económicos y políticas exteriores divergentes, sino también por sus valores y visiones del mundo. Estoy seguro de que las perspectivas europeas están más cerca de la realidad, pero ningún argumento disipará las ilusiones que animan la política exterior estadounidense. Solo la historia puede hacer eso.

Hay dos grandes obstáculos para que Europa actúe como un freno para el poder estadounidense. El primero es la propia Europa. Cargada con una moneda cuya fuerza actual simplemente agrava sus problemas económicos, profundamente dividida y aun así unida a ideas obsoletas de armonización vertical, la UE está tan lejos de ser capaz de actuar como una fuerza coherente y efectiva en el mundo como lo ha hecho. alguna vez fue. Internamente, no es exactamente un semillero de fuerzas progresivas. En varios países, la extrema derecha ha regresado, explotando los efectos secundarios sociales de la globalización para lanzar un ataque contra inmigrantes y minorías. Militarmente, todavía está lejos de desarrollar cualquier fuerza operativa de reacción rápida, y los gobiernos europeos muestran pocas señales de aceptar los grandes aumentos en el gasto de defensa que serán necesarios para que la UE tenga la capacidad de actuar independientemente de los Estados Unidos. Europa se ha convertido en la voz de la comunidad internacional y el euro es una alternativa viable al dólar. Sin embargo, en términos de proyectar su poder en el mundo, la UE aún no está cerca de enfrentar un desafío efectivo para los Estados Unidos.

El segundo obstáculo es Gran Bretaña, y más particularmente Tony Blair. Aquí la dificultad no es, como sostienen los proeuropeos, el hecho de que el Primer Ministro no haya reunido el coraje para convocar un referéndum sobre el euro y, por lo tanto, cumplir su ambición de poner a Gran Bretaña en el corazón de Europa. El verdadero problema es que si Blair llevara a Gran Bretaña más profundamente en Europa, las perspectivas de que la UE se convierta en un freno para el poder estadounidense, que en la actualidad son leves, se reducirían a cero. Cuando llegó al poder por primera vez, varios comentaristas identificaron a Blair como un demócrata cristiano europeo. Si eso fue cierto, ya no lo es. En su visión del mundo, el Primer Ministro es ahora un neoconservador de pleno derecho. Él ve el poder estadounidense como la encarnación del progreso y ve a Europa principalmente como un impedimento para las políticas estadounidenses. Si Blair logra su sueño de llevar a Gran Bretaña al corazón de Europa, el resultado será dividir irrevocablemente a la UE. En cada tema de importancia, Gran Bretaña se pondrá del lado de los “nuevos” países europeos que están forjando lazos bilaterales con los Estados Unidos. Siempre que pueda, Gran Bretaña frustrará los intentos de la “vieja” Europa de convertir a la UE en una fuerza distinta y capaz, si es necesario, de oponerse a los Estados Unidos.

Mientras sirva para una agenda blairita, la integración más profunda de Gran Bretaña en la UE significa el final de cualquier proyecto europeo digno de ese nombre. No solo en asuntos exteriores y de defensa sino también en política económica y social, el objetivo de Gran Bretaña será “modernizar” Europa en un modelo angloamericano. Se instará a Europa continental a emular los servicios públicos de Gran Bretaña, un proceso difícil que puede llevar algo de tiempo, dado que significaría destruir los servicios incomparablemente más fáciles de usar que disfrutan ahora. Se les impartirán conferencias sobre las virtudes del sistema de pensiones británico, ahora en gran medida privatizado, un sistema que ha dejado a un gran número de personas en la penuria en la vejez. Se les pedirá que desregulen sus industrias de comunicaciones, lo que facilitará que una visión estadounidense del mundo domine los medios. En breve,

La muy difamada “vieja Europa” se ajustará mucho mejor al mundo multipolar emergente que a las visiones retrospectivas de atlantistas como Blair. Si Europa tiene futuro, es una alternativa a los Estados Unidos. Si el presidente Chirac realmente entiende esto, entonces, en el espíritu de Charles de Gaulle, vetará la apuesta de Gran Bretaña por ser miembro del euro.

Ya sea que Europa logre o no enfrentar un desafío al poder de Estados Unidos, es probable que Europa y América sigan separándose. Esta es una tendencia que debería ser bienvenida, no opuesta. Los europeos y los estadounidenses no necesitan convertirse en enemigos una vez que dejan de ser socios. Pueden hacer negocios sin pretender que sus valores y puntos de vista sobre el mundo son los mismos. No necesitan afectar una armonía forzada para cooperar en beneficio mutuo.

La división transatlántica tiene peligros, entre ellos la guerra comercial. Aun así, es una tontería intentar renovar la Alianza Atlántica. Las fuerzas que trabajan en la dirección de un mundo multipolar son demasiado fuertes para resistir por mucho tiempo. Los europeos no apoyarán las políticas estadounidenses que consideran mal concebidas y arrogantes, y con razón. A los Estados Unidos les resultará cada vez más difícil mantener la carga antinatural del imperio. Tal vez sea hora de que los estadounidenses y los europeos abracen el mundo multipolar que se acerca de todos modos, y aprendieron a enfrentar sus riesgos.

(*) John N. Gray (South Shields, County Durham, Reino Unido, 17 de abril de 1948) es un teórico y filósofo de la ciencia política británico. Es profesor en cursos sobre pensamiento europeo, en la London School of Economics. Algunas de sus obras más destacadas son: Falso amanecer. Los engaños del capitalismo global (1998), Perros de paja (2002) y Misa negra. La religión apocalíptica y la muerte de la utopía (2007), que han tenido gran relevancia e influencia en el campo de la teoría política.

TRADUCCION y ADAPTACION: Lic. Juan Martin Gonzalez Cabañas

FUENTE: https://www.newstatesman.com/node/157664

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *