GEOPOLÍTICA COMPARADA – Prognosis histórica y prospectiva geopolítica.

Por el Licenciado Jorge Nelson Poma.

Introducción:

Toda asignatura debe pensarse en términos futuribles, sus consecuencias e influencias en la movilidad social del grupo que se trate, desde las pruebas en un laboratorio bioquímico hasta la ciencia y tecnología; los efectos en la humanidad a cualquier nivel, desde las transformaciones en los ecosistemas, los cuidados de las capas freáticas, hasta las posibles extinciones de las especies.

Se dijo que la inexistencia de abejas a nivel planetario, sólo permitiría la vida humana por tan sólo cuatro años, sin desconocer que nacieron pestes y pandemias a nivel regional o global en diversas épocas de la historia, por lo que creemos que todo tiene que ver con todo.

Tanto la geopolítica como la historia, no escapan a este marco teórico, es por ello que deseamos aplicarlas, como técnica innovadora de apreciación geopolítica, someterlas a la comprensión a través de la geopolítica comparada.

Desarrollo:

Prospectiva Geopolítica:

“La palabra Prospectiva es un adjetivo que menciona aquello vinculado con el futuro. Como sustantivo, este término que tiene su origen en el latín Prospicere se refiere a las investigaciones y exploraciones que se llevan a cabo con la intención de anticipar lo que está por venir en una cierta materia. Como sustantivo, el concepto de prospectiva también se emplea asociado a la futurología, que es la disciplina encargada de analizar el futuro para lograr su comprensión y así, ejercer una influencia sobre él en la medida de lo posible. 

La prospectiva, en este sentido, anticipa potenciales escenarios que se desarrollarán en el porvenir. A partir de dicha anticipación, permite realizar una planificación que posibilita actuar en sintonía con aquello que, en teoría, va a ocurrir. Es importante tener en cuenta que, dentro de lo que se entiende como prospectiva o futurología, aparecen ciencias, pseudociencias y disciplinas muy diversas. Algunas se basan en el método científico y apelan a las estadísticas, mientras otras utilizan recursos alejados de la ciencia y las comprobaciones empíricas.

A nivel general puede decirse que la prospectiva no puede ofrecer certezas ya que el futuro, al fin y al cabo, es aquello que aún no ha ocurrido y que está sometido a infinitas variables, muchas de ellas inaccesible al conocimiento humano. . . .” 

Lo señalado es apenas una síntesis de lo expresado en un concepto completo de aquello que se refiere a la prospectiva; en esta propuesta deseamos brindar una conceptualización mucho más sencilla que la que señalamos y que consta en el Glosario de Términos elaborados para la geopolítica general producto de otra investigación y otros medios de consulta.

En nuestra escuela de pensamiento creemos necesarias las ejemplificaciones con la finalidad de llegar a todo el público en general, especialmente en consideración a que es bibliografía consultada por alumnos y docentes de los niveles medio y superior.

El concierto de las tendencias puede ser comparada con una gran orquesta con diversos instrumentos que pueden tocar en total armonía, es un mundo ideal pero inexistente en la actualidad; podemos expresar que nos sirve este paradigma de instrumentación variada, en donde cada instrumento es una nación o región, para demostrar que las tendencias en el mundo, de hecho tienen objetivos similares o distintos, según el país o región, unos concuerdan y otros desafinan, en tanto que los timbales en su fortaleza eliminan el resto de los sonidos, y el mundo funciona así, los poderosos prevalecen sobre los débiles.

Podemos mencionar entonces las tendencias para la obtención de grandes beneficios económicos por medio de la paz, tal vez, pueden transformarse esas mismas tendencias en ser obtenidas por la fuerza. Lo mismo sucede con los recursos naturales, con la explosión demográfica, con la obtención de sitios geoestratégicos fundamentales, la carrera armamentista, aeroespacial, de la ciencia y tecnología y mil etcéteras más.

Estas tendencias van formando lo que solemos denominar el escenario del futuro, del cual surgirán cientos de interrogantes como: ¿Para cuánto tiempo más queda el petróleo, qué tipo de producto consistirá su reemplazo? ¿El multilateralismo actual produce un equilibrio estratégico mundial, con cuales posibles conflictos en ciernes? ¿La alimentación será posible dentro de los próximos 150 años, cómo se resolverá si se aumenta la población mundial o, tal vez, las tendencias son de disminuirla? ¿Los combustibles y otros energéticos serán reemplazados, por el litio, por la energía nuclear o que alternativas existen o existirán?

Lo señalado es sólo un salpicado al azar de un cuestionario que según el interés del escenario del futuro que deseamos construir, será nuestra guía; pero sí, sabemos que el concierto de las tendencias las debemos implementar apelando a las estadísticas, los objetivos nacionales, regionales o del grupo social que se trate.

En síntesis la prospectiva es como una película que estamos viendo atentamente, se plantea una situación, los actores van actuando según sus convicciones y los espectadores deberán elaborarse las hipótesis de cómo será el final, ese final imaginado constituye el escenario del futuro.

Ya estamos observando ciudades como algunos analistas imaginaron hace más de cuarenta años, como por ejemplo, seguridad controlada robóticamente, tanto el tránsito, los drones de uso militar adaptados al empleo civil, telefonía celular que antes tenía exclusividad de uso militar, remises automáticos, trenes de alta velocidad, reducción de horas de viajes en distancias intercontinentales, robots de atención al público aparte de las aplicaciones militares y mil etcéteras más.

Si queremos hacerlo más sencillo aún, recordemos a las viejas aventuras del famoso escritor Julio Verne cuyos delirios o imaginaciones tan aventuradas, hoy son una realidad cotidiana, del mismo modo la prospectiva geopolítica, sobre la base de datos ciertos, cuestión que es lo más difícil de obtener, puede ir formando ese escenario adelantándose al desarrollo, ciencia y tecnología en relación a otros países o regiones.

Sería de nuestro agrado ofrecerles la Argentina que deseamos transformando la actualidad que vivimos en ese escenario de futuro que deseamos, pero es un tema tan extenso y profundo que puede ser todo un compendio de pequeños artículos para que paso a paso se constituyan en un verdadero Proyecto Nacional Argentino.

Prognosis histórica:

Todos sabemos que la geopolítica es una asignatura que se nutre de la masa de las otras asignaturas, desde la filosofía política, geografía general y política, paseando por todas las otras especialidades hasta la ciencia y la tecnología; tiene una relación muy cercana y unida con la historia, prácticamente siempre trabajan juntas y más que en ninguna otra especialidad, en geopolítica comparada la historia es imposible dejarla de lado.

Todos sabemos que la historia indaga el pasado en la búsqueda desde dónde venimos, de modo tal de saber cómo estamos, que es conocer y entender el presente, e imaginamos como continuará o será el futuro que nos espera.

Pero en esto se presenta un conflicto muy grave, cuando se escribe una historia manipulada con finalidades secretas, estos acontecimientos con graves faltas a la verdad, conduce a confundir el presente y transitar un camino sin rumbo, una vía inexplicable e infundada, lo cual lleva a los pueblos sometidos al fracaso.

Desde lo señalado y desde no hace mucho, nacen las investigaciones científicas, desde la historia pero también desde la filosofía política, en la cual comienzan a plantearse los porqués de cada situación, de esta duda o relación histórico – filosófica, nace el revisionismo histórico que hoy vivimos con gran intensidad.

Claro que estas dudas, generan nuevos pensamientos, e involucran nuevas investigaciones que nos llevan a otra realidad pasada, entendiendo el presente de otro modo, y sí observamos otro futuro, de este modo en nuestro humilde entender creemos que nace la prognosis histórica, que desde otra visión del pasado, se forma otro futuro posible y deseable.

En un intento de conceptualización de este término de escaso uso en el común de la gente y que se atribuye sólo a especialistas y científicos, podemos comenzar expresando que la historia debe ser vista como anticipándose al futuro en el conocimiento de la historia.

Podemos definir también otros conceptos como pronóstico o predicción; pronóstico de uso común en relación a las variaciones climáticas de uso cotidiano, en tanto que predicción es de uso habitual en grandes corporaciones o instituciones comerciales y militares, se entiende como conocimiento anticipado lo que pueda suceder en los mercados para el primer ejemplo o en posibles conflictos en el segundo ejemplo; con estos paradigmas podemos observar la importancia fundamental de comprender la importancia sine qua non de la prognosis histórica.

Si acudimos a su etimología en cualquier diccionario advertimos que proviene del griego, que puede traducirse como “conocimiento anticipado de algún hecho”; si conjugamos la suma de las dos palabras en una sola, vemos que pro es el prefijo de “hacia adelante” y gnosis que es el conocimiento, ciencia y sabiduría suprema.

El Profesor Julio Carlos Gonzalez, en su obra maestra citada al pie, nos advierte: “La historia, además de ser saber lo acontecido, es prognosis – o conocimiento anticipado – del futuro, y su falsificación el camino que conduce al fracaso y la destrucción de las naciones. Por eso los actos de los hombres y los actos de los gobiernos del pasado deben tener una veracidad exacta al ser descripta. Si ese diagnóstico es equivocado jamás las futuras naciones americanas podrán transitar una nueva huella. Nueva huella que saque a la hispanidad, esto es, a las Españas de América, desde México a la Argentina, y a la España Ibérica, del trágico proceso en que se deshacen y se desagregan hace 200 años, 1810 – 2010.”

¿Quiénes escribieron nuestra historia, británicos, franceses, norteamericanos, algunos españoles y unos pocos argentinos?, con sólo responder a este interrogante nos damos cuenta de la grave manipulación a la que hemos sido sometidos desde 1763 hasta el día de la fecha y continúa, la batalla es cultural y la prognosis histórica debe cumplir un papel preponderante para lograr la verdadera libertad y segunda o definitiva independencia.

A modo de síntesis:

De la simbiosis de estas dos importantísimas asignaturas, que constituyen un verdadero instrumento científico en las que debería apoyarse todo proyecto nacional, surge un salpicado de conclusiones futuribles al azar:

Preponderancia bélica de EEUU con el 52% del poder militar del mundo en conjunto, enorme peligro de crisis QBN o química – biológica – nuclear, con otros Estados Continentales Industriales, en razón a que las intervenciones militares clásicas tendrían un costo inaceptable. 

Consolidar los estados continentales industriales como medio de supervivencia futura para países subdesarrollados y en desarrollo, típica necesidad iberoamericana, evitando la dependencia de las dinastías del poder económico mundial.

Se incrementa el hambre y la pobreza que deriva en un control demográfico o disminución de la población mundial por medios criminales y diabólicos, creando dependencia alimentaria como un claro objetivo en el mundo globalizado, que derivará en un serio conflicto por la gran demanda alimentaria por parte de potencias en crecimiento como China, India y musulmanes. Los grandes factores de poder impusieron ya la lucha por los recursos naturales esenciales como un claro objetivo estratégico y los blancos elegidos serán los Estados no continentales como los de Sudamérica, especialmente en el Mar Austral y su proyección antártica, en menor medida Brasil. 

Búsquedas aleatorias dominantes como puede ser el BRIC o Brasil, Rusia, India, China y de ser posible agregar Argentina; en tanto que en la alianza mencionada las energías supletorias del petróleo como la hidroeléctrica, nuclear y biocombustibles, serán fundamentales. 

Explosión demográfica con 9.000 millones de habitantes o más en el año 2050 y lógica búsqueda de asentamientos en espacios vacíos o sin seguridad y presencia efectiva de los actores; por ello la mejor defensa en la región  será la comprensión de la concreción de la Patria Grande a través del MERCOSUR, UNASUR Y CELAC, cuestión que los poderes anglosajones combatirán con la mal llamada Doctrina Monroe. 

Mientras Brasil desarrolla su industria pesada, manteniendo el liderazgo en la Región, el protagonismo argentino en materia alimentaria con el liderazgo en la Región y competitividad mundial no debe ceder, como así también el liderazgo argentino en tecnología nuclear y otras tecnologías sensibles, como la satelital y otras, sin perjuicio de deber recomponerse la estructura industrial argentina de la Región, buscándose un elevado grado de competitividad en el mundo. 

El Siglo XX terminó con el colapso del comunismo, y un principio de hegemonía del binomio EEUU/GB, que de inmediato obligó a fortalecerse a otras potencias y concretar alianzas, con la finalidad de lograr el multilateralismo; pero continúan en la actualidad prevaleciendo los primeros como potencia militar, mayor ejercicio de la fuerza, pero con menos habilidad estratégica, tal como demostró su fracaso en Medio Oriente y la subestimación de las capacidades argentinas en Malvinas.

Protagonismo en un mundo caracterizado por una hexa polaridad continental industrial como EEUU, China, Unión Europea, India, Rusia, más una isla como Japón y Sudamérica unida o Brasil solo; serán los que consolidarán mayor competitividad global en todos los factores de poder como el tecnológico, alimentario, industrial, militar, etc. 

Por otra parte se incrementó el antagonismo anti imperialista y anti judaico, por parte del mundo musulmán, con la conocida estrategia sin tiempo de la invasión musulmana al mundo occidental o Plan Kalergi. 

La escasez de agua potable, incrementándose su valor como recurso estratégico, aglutinará poblaciones en sus proximidades y el mercado del agua se acelerará; quien no integre e interprete el mundo globalizado o interdependiente va camino a la extinción. 

El imperio de turno incrementó su presencia en la región, creemos que impulsado por su fracaso en Medio Oriente. El binomio anglosajón nos considera su patio trasero y la granja británica; por ello la necesidad impostergable del MERCOSUR – UNASUR – CELAC; o como nefasta alternativa sucumbir ante la balcanización sudamericana, especialmente la disolución nacional de Argentina en ocho paisitos sin pena ni gloria, proceso de balcanización del cual tal vez se exceptúe Brasil; esto nos lleva a pensar en términos de una sola fuerza armada iberoamericana, porque el robo de recursos naturales que ya es atroz se incrementará severamente.. 

Los vergonzosos, denigrantes, traicioneros e ilegales Acuerdos de Madrid I y II, constituyen la peor sumisión de Argentina que arrastra a la región a una devastación de los recursos naturales, siempre apoyados por los traidores a la Patria o perduellis de turno. 

Urge la erradicación completa de la corrupción, comenzando por el cambio en nuestra Constitución Nacional respecto a la figura de traición a la Patria, los países exitosos ya lo han hecho; es un cambio cultural muy difícil de lograr sin el apoyo jurídico y la fuerza de gobiernos apoyados en fuerzas armadas dotadas de capacidad de disuasión creíble.

La prevalencia del poder y el dinero de los consorcios económicos, en especial las petroleras y químicas, con el apoyo de nuestros cipayos, es una tendencia que se encuentra detectada e identificada, sin embargo, posee una capacidad e intensidad de enorme fortaleza, entonces apreciamos que continuará sosteniéndose con sus trampas, camuflajes y subterfugios por muchos años más, dependiendo solamente del agotamiento de este recurso natural no renovable o del descubrimiento de energías alternativas superadoras; en una palabra, en ese contexto, ahora no se gobierna, se hacen negocios. 

Crear dependencia alimentaria, incluyendo el agua dulce, de gran parte de la población mundial podría constituir una herramienta fundamental de la Región, en particular Argentina que podría utilizar como herramienta de poder para negociar; pero el riesgo de controversias geopolíticas en la región continuará, reiterando que sólo la unión de Argentina y Brasil consolidará el plan de la Patria Grande de Ugarte, Perón, el ejemplar estadista peruano Belaunde Terry, etc., en cuyo contexto algunos luchadores desean retomar las fuentes de la unión, desarrollo y defensa de la soberanía en la región. 

La concreción de la autopista hídrica Paraná Paraguay y sus conexiones con las otras cuencas de la Patria Grande Sudamericana es una aspiración obstaculizada y severamente combatida por los poderes hegemónicos en razón a la competitividad que adquirirían nuestros productos manufacturados y las facilidades de transformar la región en un bloque continental industrial sin intervención de las dinastías del poder económico mundial.

El imperio de turno incrementará su presencia en la región con bases militares. En ese contexto, el cerco en Sudamérica, amenaza en particular a Argentina, por la proyección antártica y los recursos naturales oceánicos, orgánicos e inorgánicos, del sur complementado ese hinterland amenazado, por el gigantesco freezer antártico natural, que constituye un elemento dominante a nivel planetario, el que creemos, tal vez será devuelto a la soberanía argentina cuando no quede nada para obtener riquezas, modus operandi común e histórico de las sucursales piratas.

El incremento del valor estratégico que posee el agua dulce en la Región constituyéndose en un bien comercial o de intercambio por otro bien, por ejemplo el trueque con la energía en sus distintas formas como el gas, petróleo, combustibles destilados, energías alternativas, etc., constituye potencialmente un arma comercial de gran valor, hoy por hoy un litro de agua pura envasada equivale a un litro de combustible destilado en países como Medio Oriente, en donde casualmente no poseen agua dulce de fácil obtención ¿maravilloso trueque, verdad? 

La explosión demográfica afectará más a los países en desarrollo como lo es la despoblada Argentina, por las grandes migraciones de países con exceso de población y como consecuencia de las extremas exigencias de inmigraciones normatizadas en los países desarrollados. 

Conclusiones:

Ningún estado de nuestra región en forma autónoma podrá ser verdaderamente protagonista ni puede integrar el umbral superador de Estado Continental Industrial. Sólo la región a través de un continentalismo supranacional iberoamericano podrá ser protagónico en el mundo globalizado y globalizador; el nuevo orden mundial es una cuestión que debemos evitar con uniones y alianzas estratégicas ya mencionadas; hasta el libro más leído del mundo expresa el rechazo a un nuevo orden mundial, con tan sólo recordar la parábola de la Torre de Babel, el universo humano en una sola dirección ante la que Dios, dispone distintos idiomas, los confunde y los vuelve a distribuir con la finalidad de sostener el libre albedrío de las tribus y pueblos. 

Un espíritu integrador concretará ese tan esperado Continentalismo Sudamericano anunciado por diversos visionarios del siglo pasado y el actual que deberá ser impulsado y e implementado por la actual generación para integrar el protagonismo mundial o ser dominado por el poder financiero mundial. 

El cambio climático colapsará la producción alimentaria en países con climas extremos como Rusia, China, incluyendo EEUU, Canadá, etc.; la inversión en tecnologías para superar ello será uno de los desafíos más grandes de los países desarrollados para la producción alimentaria y la disputa por el gran freezer del mundo se incrementará severamente. 

La explosión demográfica afectará más a los países en desarrollo por las grandes migraciones de países con exceso de población y como consecuencia de las extremas exigencias de inmigrantes en los países desarrollados; los que conocen que esta limitación puede ser similar a la invasión de los bárbaros al Imperio Romano, saben que ningún imperio fue eterno y si se equivocan sucumbirán como fueron disueltos todos los anteriores. 

Erradicar la corrupción a través de la educación de los niños desde su inicio, conlleva a una mejor posición en el escenario de futuro; solemos mencionar como paradigmas de honestidad, grandes personalidades como Elpidio Gonzalez, Raúl Scalabrini Ortiz, Los Grales. Savio, Mosconi, Riccheri, Pujato, los históricos estadistas como San Martín, Belgrano, Rosas, Yrigoyen, Perón, pensadores inigualables como Arturo Jauretche y mil etcéteras más; cabe agregar que además de paradigmas de honestidad, operatividad y verdadero amor a la Patria, eran valientes en su total integridad. ¡Argentina despierta! 

Con la fina sensibilidad de la percepción estratégica de los analistas, observamos en el mundo que los países desarrollados poseen un alto valor ético dentro de sus fronteras, los países en desarrollo son éticamente mediocres y los subdesarrollados o en vía de extinción son altamente corruptos; abundan otras conclusiones que otros investigadores derivarán de la presente propuesta de geopolítica comparada que nos prepara en la construcción del escenario del futuro mundial, regional y nacional en el marco del NOM, pero la finalidad más importante es que esta propuesta, sea un instrumento científico para las ejercitaciones de docentes y alumnos para gobernar el futuro, con fundamentos sólidos y valederos.

FUENTES DE CONSULTA:

  • FERRATER MORA, José Dr. (1971) – Diccionario de Filosofía – Editorial Ariel, S. A.  de la 1ra Edición revisada – Barcelona – 1994 – Crisis.
  • Apuntes de la Cátedra de Geopolítica de la Universidad Maimónides.
  • Julio C. Gonzales – La Involución Hispanoamericana – El caso argentino 1711 – 2010 – Ed. Agüero 2260 – Buenos Aires – (2010).
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.