Por Prof. Dr. Miguel Ángel BarriosDr. Héctor Daniel González

Introducción

A lo largo de estos días en donde el tiempo apremia ante el avance de la pandemia y de las víctimas que ocasiona el coronavirus aparece intempestivamente poniendo en jaque no solo a la supervivencia de los Estados, la economía o a la propia tierra, sino que también pone contra la pared al ser humano frente a sí mismo. 

A pesar del fragor cotidiano debemos ir extrayendo enseñanzas sin ningún tipo de prejuicios, ya que la vida no se detiene desde una perspectiva por supuesto de la Argentina. 

Entendemos que resulta imposible realizar prospectiva de escenarios futuros o siquiera extraer conclusiones grandilocuentes frente a semejante devenir del día a día. No obstante, creemos que aun así en la dinámica del acontecer de los hechos, podemos rescatar algunas ideas fuerzas como núcleos o tópicos estratégicos todavía provisorios pero significativos en los cuales ir trabajando. A saber: 

  • La globalización en su fase neoliberal ha consolidado en los últimos años una élite tecnocrática financiera – global que no tiene identidad con sus Estados sino con la alta rentabilidad que le brindan un capitalismo rentístico parasitario, ligado a los grandes intereses financieros de los paraísos fiscales o de espacios territoriales que le permiten circular libremente sin ningún tipo de regulaciones. El complejo entramado de las grandes empresas mundiales posee más vínculos de lealtad con los accionistas o filántropos que las que sostienen que con sus Estados de origen. 

Sin embargo, no adherimos en forma acrítica a las doctrinas del globalismo, porque en última instancia y desde la Argentina debemos tener en claro, esta oligarquía tecnocrática – financiera – global termina utilizando si es necesario a sus Estados de origen en función de sus propios intereses, como ocurrió con la crisis financiera del 2008 cuando los Estados terminaron socorriendo a los bancos. Es decir, esta oligarquía posee un fuerte entramado con los intereses de sus propios Estados centrales más allá de su red global. 

La erosión ambiental o agenda climática no puede ser analizada desde un punto de vista ecologista del tipo fundamentalista sino más bien desde un desarrollo sustentable y sostenible en la cual el hombre sujeto de la creación de Dios tiene como finalidad la responsabilidad de preservar el espacio común para vivir. Toda mirada ecológica debe incluir una mirada social y dentro de ella a los pueblos más postergados de la Tierra, en este Siglo XXI que se presenta con recursos más finitos. 

  • A principios de los 70 el presidente Juan Domingo Perón alertaba de que el mundo del futuro necesitaba alcanzar un reordenamiento que lograse un equilibrio entre los recursos naturales y la población, de lo contrario, la supresión biológica, las epidemias, las guerras, el control de la natalidad y otros problemas no tardarían en llegar. En síntesis, una selección entre pueblos superiores e inferiores que tendiesen a desaparecer en la línea de un Darwinismo social racista. La advertencia de Perón se podría encontrar en la misma línea doctrinaria que fundamentaría años después el Papa Francisco. 

Cuando parecía que la historia entraba en cierta meseta, la pandemia del Coronavirus deja en evidencia la fragilidad de las políticas promovidas por el globalismo, en la cual los Estados no tienen como centro a la persona sino al mercado.

Texto completo en el PDF adjunto

Prof. Dr. Miguel Ángel Barrios: Dr. En Educación (Universidad Tecnológica Intercontinental – UTIC. Asunción Paraguay). Dr. En Ciencia Política (Universidad del Salvador. Buenos Aires. Argentina). Diploma en Relaciones Internacionales. (Universidad Complutense de Madrid. España). Profesor. Investigador. Consultor. Autor de más de 15 obras de política latinoamericana. 

Dr. Héctor Daniel González: Médico (Universidad Nacional del Nordeste. UNNE. Argentina). Consultant Emergency, Upper GI and Laparoscopic Surgery at Chealse and Westminster Hospital, London, United Kingdom. Especialista en Cirugía General y del Aparato Digestivo. Universidad de Barcelona España. Especialista en Cardiología y Electrofisiología Cardíaca Intervencionista. Universidad de Barcelona, España.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.