Entradas

Análisis semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el equipo del Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

Club de la Pluma: Arte, Ciencia, Cultura, Derechos Humanos, Geopolítica, Deuda Externa, Relatos, Cuentos, Educación, Opinión, Editorial, Efemérides, Comunidades Originarias, Filosofía Y Mucho Más…

Temas:

Vamos a hablar de la Nueva Guerra en el Siglo XXI intercapitalista entre Atlantistas y los Continentalistas

 La lucha planetaria entre dos Potencia EEUU y China y sus aliados se desarrolla en todos los ámbitos: Económicos-Tecnológicos, Cultural, Social-Político (usando “rebeldes” moderados? y varias aristas más como la guerra cibernética y por supuesto de la ampliación de la carreras armamentística.

Actitudes que esta guerra se desarrolla utilizando hasta el secuestro como ocurrió con la Gerente de Huawei en Canadá por orden de la “Justicia” Norteamericana

La Guerra Final es el control de la Propiedad Intelectual y llegar al Control mental del subconsciente humano. se quiere llegar a dominar la Mente Colmena. con el dominio de la INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Recordemos que en está guerra NO hay socios la NSA de EEUU espió no solo a sus “enemigos” sino a sus socios “pinchó“ los teléfonos de la Merkel, de sus aliados de Francia para que las multinacionales yanquis tuvieron información privilegiada en temas de espionaje industrial y saber que están haciendo comercialmente para actuar más rápido. Todas las Potencias Global hoy gastan en Ciencia y Tecnología para controlar la Inteligencia Artificial y el control de la internet con el 5G. Snowden demostró con sus filtraciones est accionar de espionaje de la NSA

De paso hablamos de los 20 años de Vladimir Putin en el Poder en la Federación Rusa

Y qué hacemos los latinoamericanos y los suramericanos en especial si no trabajamos estas áreas de la Ciencia y la Tecnología, queremos ser basura de la Historia……

Audio: 


A lo largo de la última década la Nanociencia y la Nanotecnología han pasado de ser unas ramas científico-tecnológicas emergentes, restringidas al ámbito de la investigación y cargadas de espectaculares promesas, a convertirse en unas de las principales líneas temáticas de la investigación que se desarrolla en los países más avanzados. Además, la Nanotecnología se ha convertido en un tema de impacto social, con grandes repercusiones mediáticas, a pesar de que muchos de los frutos prometidos se esperan a medio o largo plazo. Como ejemplo basta mencionar que el término “nanotechnology” aparece citado en el buscador “Google” más de cuarenta y cinco millones de veces, o la gran cantidad de referencias a este tema que aparecen en periódicos o revistas generalistas (ver, por ejemplo, el excelente servicio de noticias y recortes de prensa accesible en www.madrimasd.org). Esta transición se debe al impulso que desde los gobiernos de los EE.UU., Japón, Reino Unido, Alemania, Francia, etc., y de la Comisión Europea, se ha dado a las Nanotecnologías como elemento clave que permitirá mantener a medio y largo plazo la competitividad de las empresas e industrias del denominado primer mundo. Esa competitividad se basará en la generación de una verdadera oleada de nuevos conocimientos, que se transformarán en dispositivos, materiales, productos, e incidirán de forma significativa en nuestra calidad de vida. Esta oleada de conocimientos estará fundamentada en los avances en las Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones, la Biotecnología, la Nanotecnología, las Neurociencias, las Ciencias Medioambientales, etc.

La nanotecnología engloba los campos de la ciencia y la técnica que estudian, obtienen y manipulan de manera controlada materiales, sustancias y dispositivos de muy reducidas dimensiones. Entre sus numerosas aplicaciones se pueden citar el desarrollo de energías, materiales y procesos no contaminantes, y la construcción de diminutos robots que navegan por nuestras arterias, de ordenadores del tamaño de una mota de polvo y de tejidos inteligentes autorreparables. La ciencia de la miniaturización extrema está calando en todos los sectores del desarrollo científico, económico e industrial.

La nanotecnología es la manipulación de la materia a escala nanométrica. La más temprana y difundida descripción de la nanotecnología se refiere a la meta tecnológica particular de manipular en forma precisa los átomos y moléculas para la fabricación de productos a microescala, ahora también referida como nanotecnología molecular. Subsecuentemente una descripción más generalizada de la nanotecnología fue establecida por la Iniciativa Nanotecnológica Nacional, la que define la nanotecnología como la manipulación de la materia con al menos una dimensión del tamaño de entre 1 a 100 nanómetros.

En esta definición refleja el hecho de que los efectos de la mecánica cuántica son importantes a esta escala del dominio cuántico y, así, la definición cambió desde una meta tecnológica particular a una categoría de investigación incluyendo todos los tipos de investigación y tecnologías que tienen que ver con las propiedades especiales de la materia que ocurren bajo cierto umbral de tamaño. Es común el uso de la forma plural de nanotecnologías así como tecnologías de nanoescala para referirse al amplio rango de investigaciones y aplicaciones cuyo tema en común es su tamaño. Debido a la variedad de potenciales aplicaciones (incluyendo aplicaciones industriales y militares), los gobiernos han invertido miles de millones de dólares en investigación de la nanotecnología.

La nanotecnología definida por el tamaño es naturalmente un campo muy amplio, que incluye diferentes disciplinas de la ciencia tan diversas como la ciencia de superficiesquímica orgánicabiología molecularfísica de los semiconductoresmicrofabricación, etc. Las investigaciones y aplicaciones asociadas son igualmente diversas, yendo desde extensiones de la física de los dispositivos a nuevas aproximaciones completamente nuevas basadas en el autoensamblaje molecular, desde el desarrollo de nuevos materialescon dimensiones en la nanoescalas al control directo de la materia a escala atómica.

Actualmente los científicos están debatiendo el futuro de las implicaciones de la nanotecnología. La nanotecnología puede ser capaz de crear nuevos materiales y dispositivos con un vasto alcance de aplicaciones, tales como en la medicinaelectrónicabiomateriales y la producción de energía. Por otra parte, la nanotecnología hace surgir las mismas preocupaciones que cualquier nueva tecnología, incluyendo preocupaciones acerca de la toxicidad y el impacto ambiental de los nanomateriales, y sus potenciales efectos en la economía global, así como especulaciones acerca de varios escenarios apocalípticos.

En otras palabras su definición se sintetiza para su mayor comprensión en aquella que comprende el estudio, diseño, creación, síntesis, manipulación y aplicación de materiales, aparatos y sistemas funcionales a través del control de la materia a nanoescala, y la explotación de fenómenos y propiedades de la materia a nanoescala. Cuando se manipula la materia a escala tan minúscula, presenta fenómenos y propiedades totalmente nuevas. Por lo tanto, los científicos utilizan la nanotecnología para crear materiales, aparatos y sistemas novedosos y poco costosos con propiedades únicas.

En nuestra región se ha avanzado mucho respecto a esta nueva tecnología y son varios los países en Latinoamérica, así como el nuestro (Argentina), donde se ha trabajado a destajo a los efectos de afectar dicha tecnología en pro del bienestar de nuestros habitantes. Por ejemplo Brasil ha incrementado los fondos federales para su programa de nanotecnología; en México, la comisión de Ciencia y Tecnología del Senado se ha declarado a favor del desarrollo de un Programa Nacional de Emergencia para incrementar la inversión en investigación y la formación en nanotecnología; y en Colombia se ha creado el Consejo Nacional de Nanociencia y Nanotecnología.

Pero no se ha logrado todo esto sin controversia y ha sido en Argentina donde se ha concentrado los conflictos en las esferas política y científica, con repercusiones en los medios de comunicación. En Argentina, muchas de las cosas que se suceden en un corto espacio de tiempo pueden precisar mucho más tiempo que en otro países latinoamericanos.

A lo largo de toda la región, se ha reconocido la nanotecnología como uno de los principales campos de desarrollo tecnológico estratégico. Casi todos los países latinoamericanos esperan mejorar la competitividad del país, acelerando los pasos de la nanociencia y la nanotecnología. El argumento es que la nanotecnología puede mejorar competitividad y superar los problemas de una economía más lenta y los asociados a la pobreza.

También es dable destacar que muchos países de América Latina han incorporado a las nanotecnologías como área prioritaria de desarrollo en sus políticas públicas. La principal característica de estas políticas es el apoyo a la Investigación y Desarrollo de las nanotecnologías buscando integrar los centros y las universidades públicas con la empresa privada, para potenciar la innovación y la competitividad. Estas políticas públicas no toman en cuenta el contexto mundial de fuerte concentración del capital en que nacen las nanotecnologías, y que hacen difícil la competitividad bajo la forma en que pretenden que se desarrollen tales tecnologías.

En el caso de los países andinos la situación de la nanotecnología es totalmente heterogénea. En Bolivia no existe ninguna actividad de investigación, enseñanza o monitoreo y en Ecuador, existen iniciativas individuales y experiencias de síntesis y caracterización de nanomateriales por medios químicos y el Plan de Ciencia y Tecnología señala que se promoverá su desarrollo sin explicitar como operaría. En Perú, el Plan de Largo plazo incluye la creación de una estructura institucional básica para la nanotecnología; en Venezuela varios grupos reciben apoyo, aunque limitado, de recursos nacionales y fuentes institucionales e internacionales.

Algunos países en vías de desarrollo ya destinan importantes recursos a la investigación en nanotecnología. La nanomedicina es una de las áreas que más puede contribuir al avance sostenible del Tercer Mundo, proporcionando nuevos métodos de diagnóstico y cribaje de enfermedades, mejores sistemas para la administración de fármacos y herramientas para la monitorización de algunos parámetros biológicos.

La nanotecnología mantiene su imagen de tecnología innovadora que reestructurará los mercados mundiales de las materias primas. Su valor se sigue calculando en billones de dólares (la historia demuestra claramente que las nuevas tecnologías no tienen por qué funcionar especialmente bien para ser lucrativas y transformadoras). Se calcula que el mercado de las tecnologías y productos de nanoescala vale entre 12 mil y 224 mil millones de dólares. La cifra más baja está más cerca de la realidad.

Por otro lado, a falta de normas de etiquetado, nadie sabe cuántos productos contienen qué tipos de partículas nanométricas. Un estudio ha identificado por lo menos 1 600 productos derivados de nanotecnologías, pero el Grupo ETC considera que el número de productos –que incluye alimentos para humanos y animales, plaguicidas y cosméticos– es sustancialmente mayor. En los últimos años, la inversión privada en nanotecnología ha superado el financiamiento público, de manera que en 2010 la inversión mundial total probablemente exceda los 20 mil millones de dólares. Lo que está en juego es nuestro ambiente y la salud de nuestras economías y nuestras sociedades.

Las nanotecnologías mejorarán muchos aspectos de la vida cotidiana y ayudarán a resolver otros que no lo son tanto, como algunas enfermedades; pero ello está condicionado por el financiamiento y aceptación del gobierno y población de cada país. Esta aceptación depende de varios factores sociales: las especificaciones técnicas, las opciones que el público tenga, la política y las decisiones macroeconómicas que contribuyan al desarrollo de mayores tecnologías y resultados deseables, así como de las estructuras legales y regulatorias.

Otro punto a tomar en cuenta es que, como lo dice la experiencia, el surgimiento de una nueva tecnología se acompaña de promesas de bienestar social, reducción de la pobreza y erradicación de enfermedades, por ejemplo, la energía nuclear prometía energía abundante y barata; la revolución verde en la agricultura prometía acabar con las hambrunas: la biomedicina y la ingeniería genética prometieron la cura de muchas enfermedades, pero en la práctica se ha visto que en los últimos 50 años han aumentado la pobreza y la desigualdad en el mundo, demostrando que los avances científicos y tecnológicos se han llevado a cabo de manera desigual por lo que son ineludibles las regulaciones y convenios entre países para que aseguren que beneficios y riesgos de las nanotecnologías sean compartidos por todos.

Las nanotecnologías presentan grandes oportunidades científicas, tecnológicas y económicas para cualquier país, y para que todo esto se aproveche se debe contar con apoyos para la investigación y desarrollo de esa disciplina, un aspecto que requiere de la fuerte participación de un gobierno.

Nuestra Latinoamérica cuenta con los recursos humanos y la infraestructura necesaria para empezar a hacer frente a esta nueva revolución tecnológica, pero, estrictamente, falta más apoyo por parte de los gobiernos y sus instituciones para que se alcance a plenitud la formación de más grupos interdisciplinarios y con interacción internacional, además de que se deben crear planes didácticos y posgrados que incentiven vocaciones universitarias en nanociencia, sobre todo experimentales, tanto en las instituciones de investigación como en las facultades de ciencias duras (física, biología, química, medicina, etc.), lo mismo que fomentar convenios entre instituciones educativas nacionales, del extranjero y con empresas privadas para el financiamiento de estas investigaciones.

– Dr. Mario Ramón Duarte es abogado, Juez Adm. Mun. Faltas (Corrientes-ARG). Especialista Der. Cont. Mun. y Faltas (UCSF). Miembro Dossier Geopolítico (Cordoba-ARG). Experto en Ciberseguridad y Ciberdefensa.

NANOCIENCIA Y NANOTECNOLOGIA: La Construcción de un nuevo mundo átomo por átomo. NOBORU TAKEUCHI. Ed. Fondo de Cultura Económica – México – (2010).-

QUE ES LA NANOTECNOLOGIA. GALO SOLER LLLIA. Ed. Paidos – Buenos Aires, Argentina – (2015).-

LOS RIESGOS DE LA NANOTECNOLOGIA. MARTA BERMEJO BERMEJO Y PEDRO A. SERENA DOMINGO. Ed. Catarata –Madrid, España – (2017).-

NANOTECNOLOGIAS – Los desafíos del futuro. MARCO CASELLA. Ed. Marcissus. – España – (2015).-

La Realidad Aumentada (RA) es la unión del mundo real y el virtual para crear nuevas condiciones para la imagen, donde los objetos físicos y digitales coexisten e interactúan en tiempo real. Esto significa la proyección de una capa de información digital sobre la realidad la cual puede incluir tanto audio, imágenes y gráficos, así como información basada en texto. Por lo que se deduce, que la combinación de estas realidades, abre un nuevo camino en el área de la educación a distancia con el uso de ésta tecnología.

Por ello y antes lo mencionado ut-supra es menester una descripción lo más cercana posible a ésta, y por eso decimos que es un término que se usa para definir la visión de un entorno físico del mundo real, a través de un dispositivo tecnológico. Este dispositivo o conjunto de dispositivos, añaden información virtual a la información física ya existente; es decir, una parte sintética virtual a la real, también es importante dejar sentado que éste término al que se hace alusión, ha sido acuñado por primera vez en el año 1990 por el investigador Boeing Tom Caudell, a su vez la otra investigación que dio pie a esta nueva tecnología, procedía de la Universidad de Columbia donde científicos inventaron un HMD que interactuaba con una impresora, éste dispositivo denominado KARMA, proyectaba una imagen en 3D.

La realidad aumentada es totalmente diferente a la realidad virtual. Sobre la realidad material del mundo físico monta una realidad visual generada por la tecnología, en la que el usuario percibe una mezcla de las dos realidades; en cambio en la realidad virtual, el usuario se aísla de la de realidad material del mundo físico, para sumergirse en un escenario o entorno totalmente virtual. Con la ayuda de la tecnología; por ejemplo, añadiendo la visión por un computador y reconocimiento de objetos, la información sobre el mundo real alrededor del usuario, se convierte en interactiva y digital.

La realidad aumentada permite crear un mundo virtual mediante el diseño gráfico en 3D, es un mundo en el que no existen límites y en el cual se puede ver, crear y hacer múltiples cosas. Si bien es cierto que la experiencia es cada vez más realista, la base en donde se asienta éste mundo es la fantasía, siendo la principal diferencia con la virtual.

La Realidad Aumentada (RA) está consolidándose como la tecnología más prometedora del momento. Desde la revolución de los smartphones, prácticamente todo el mundo usa uno continuamente en su día a día. Estos dispositivos poseen un procesador, GPS, pantalla, cámara, micrófono, etc, lo único necesario para poder tener experiencias de RA. Los desarrolladores de RA han estado aprovechando esto durante los últimos años, centrándose principalmente en la creación y el desarrollo de apps. Debido a esto, entre otras cosas, la tecnología RA está en continuo crecimiento y captando la atención de multitud de usuarios en todo el mundo. De hecho, posiblemente tú mismo hayas estado experimentando con RA en los últimos días sin haberte dado cuenta. Redes sociales como Snapchat e Instagram, poseen filtros y efectos que pueden ser usados en tus historias, y que son en realidad tecnología RA que usamos en nuestro día a día.

Son varios los expertos en dicha temática que afirman y sostienen, que otra de las grandes diferencias entre la realidad aumentada y la virtual es que ésta última tiende a aislar a un individuo en un mundo artificial, mientras que la realidad aumentada permite interactuar en el mundo real de forma directa. No cabe dudas que la realidad aumentada a traído un avance significativo a diversas, áreas como ser: la comunicación, la salud, distancias móviles, en la creación artística e innovación en diversas áreas entre otras, principalmente a través de las Apps.

Debido al gran avance y bondades que provee ésta nueva tecnología, podemos afirmar también que es la favorita dentro del ámbito de los ejércitos miliares. El ejército de los EEUU quiere “mejorar la letalidad” de sus soldados “al mejorar su habilidad de detectar, decidir y afrontar al enemigo”. ¿Cómo, exactamente? Con la ayuda de la realidad aumentada y de los cascos desarrolladores por empresas como Magic Leap o Microsoft, capaces de crear simulaciones sobre lo que ven los ojos e introducir a quien los lleva en mundos como de videojuego.

El objetivo final que persigue con ésta nueva tecnología es que durante el entrenamiento, los soldados lléven los dispositivos de realidad aumentada y simulen ataques con armas químicas o emboscadas. Las prácticas serían grabadas desde todos los ángulos y se analizarían posteriormente para la repetición del ejercicio y la mejora de la respuesta dada. En su versión definitiva, quieren que el dispositivo que utilicen estos soldados tenga comunicaciones integradas, visión termal y nocturna y un sistema de monitorización de constantes vitales y respiración.

Las empresas están en camino de invertir más de $ 8B este año en tecnología de realidad aumentada. Para los ejecutivos que evalúan posibles soluciones de AR, la pregunta más apremiante es: ¿cómo ofrecerá nuestra inversión rendimientos significativos?

Con respecto a nuestra región (Latinoamérica), la realidad virtual emerge como un recurso cada vez más utilizado en diversos sectores, desde el entretenimiento a la educación y de la industria automotriz al agronegocio. Consultoras estiman que el mercado latinoamericano crecerá a una tasa anual del 49,6%, mientras que en escala global rendirá ingresos de 120.000 millones de euros hacia 2020.

La realidad aumentada sin dudas despega en  América Latina y por ende viene creciendo a ritmo sostenido y podría ser un jugador global competitivo al reducir el tradicional “delay” de hasta 18 meses respecto de los primeros países para adoptar nuevas tecnologías. 

Especialistas respecto a lo antes enunciado citan experiencias de Argentina, Brasil, Uruguay, Chile y México que van desde un museo de dinosaurios (Inamika, de Mendoza) a un parque de diversiones sobre Mafalda (el personaje de Quino), además de aplicaciones para la capacitación profesional mediante VR/AR (Eon, en México), proyectos de arquitectura (Cuatroochenta, en Panamá) y hasta el tratamiento de fobias (casco PSIOUS, Argentina). 

Sin dudas y aunque la dinámica de éstas nuevas tecnologías no tienen preparados grades novedades cotidianamente, no se puede desconocer que la realidad aumentada ha incursionado en un sin número de ámbitos que hacen a nuestro quehacer diario y lo seguirá haciendo, constituyéndose de ésta forma en parte de nuestro mundo real y su entorno.-

Dr. Mario Ramón Duarte

Abogado

Juez Adm. Mun. Faltas (Corrientes-ARG).

Especialista Der. Cont. Mun. Y Faltas (UCSF).

Miembro Dossier Geopolítico (Cordoba-ARG).

Experto en Ciberseguridad y Ciberdefensa.

https://es.wikipedia.org/wiki/Realidad_aumentada

https://www.bbc.com/mundo/noticias-37678017

https://www.xatakamovil.com/aplicaciones/nueve-formas-y-20-apps-en-las-que-la-realidad-aumentada-te-puede-ser-de-ayuda

http://www.elmundo.es/tecnologia/2018/09/25/5ba8c9c3ca4741da108b45ff.html

https://es.linkedin.com/pulse/la-realidad-virtual-despega-en-latinoam%C3%A9rica-carlos-turdera

Es la innovación de modelo de negocio o propuesta de valor apalancando nuevas herramientas digitales. El concepto principal es que dentro de esta actividad de innovación digital, lo digital es táctico (una herramienta) y el enfoque estratégico está en el área de negocios (modelo de negocio y/o propuesta de valor).   Lo importante es que no sea una cuestión de innovar solo por innovar sino por razones de negocio o por razones de responder a necesidades de unos usuarios que luego, repercute directamente en una transformación de algún negocio.

Para organizaciones, el reto tiene más que ver con cultura organizacional é innovación en términos de nuevo modelos de negocio habilitados por herramientas digitales.  En otras palabras, es más un tema de gente y un cambio de paradigma (mental) que un reto tecnológico.

La innovación digital también es entendida como un proceso que tiene que ver con ideas disruptivas, como el manejo acertado y eficaz de las tecnologías de las que disponemos en la actualidad y dentro del plano empresarial, esta cuenta con tres procesos complementarios a saber: a) la estrategia innovadora interna, b) la propuesta de valor y c) el dominio técnico de las herramientas digitales.

También es menester tener en cuenta que la innovación digital y las nuevas tecnologías guardan una estrecha relación, debido a que en la actualidad la innovación ocurre casi todo el tiempo en las redes y el mundo digital, por ello es que se hace prácticamente imposible separarlos. Por ello es preciso mencionar los principios en que la innovación digital se basamenta: a) la agilidad en la planificación, b) la apertura a nuevos agentes y conocimientos, c) la colaboración, d) la competitividad en el mercado y e) la interacción con el cliente.

Sin dudas que en esta nueva era tecnológica por la que estamos atravesando, tiempos de la cuarta revolución industrial, nuestra máquina de vapor en la actualidad es la innovación digital, es por ellos que especialistas del Forum Economic World se pronunciaron al respecto, como un momento de convergencia  de distintos tipos de tecnologías que transforman todo nuestro entorno y lo que pensábamos sobre él.

De acuerdo a un dato de la consultora IDC, el gasto global en productos y servicios de IT tendrá un crecimiento anual del 3,3% hasta el año 2.020, siendo este porcentaje mucho más alto que el índice del PBI de muchos países de Latinoamérica. Si bien muchos países de la región entraron en una profunda recesión económica, y uno de los principales factores de esto fueron debido a la caída del valor de los commodities y es por ello que teniendo en cuenta que los avances tecnológicos están cambiando incluso los modos de producción y los procesos de trabajo, es preciso aprovecharlos inteligentemente como recursos que sumen valor, esto permitirá mejorar el índice de competitividad internación entre nuestros países.

Según otro informe de la FEW, el Caribe tiene una tendencia creciente que viene desde el año 2.012 por inversiones en tecnologías de la información y la comunicación. Otro dato importante de la consultora antes mencionada es que la inversión que se hará en la región llegara a los 57 mil millones de dólares en la región. También se hace más que necesario mencionar otros datos importantes a tener en cuenta en este periodo de inversión tecnológica a raíz de la innovación digital, entre ellos: a) al menos el 40% del PBI se digitalizara, b) el 40% de las empresas grandes tendrá al menos una plataforma tecnológica cross-company, c) el 40% de las 3.000 empresas más importantes dependerán de su capacidad para crear productos, servicios y experiencias digitales, d) el gasto en servicios de nube, harware y software se duplicara, hasta los 11 mil millones de dólares, e) las tasas de crecimiento de soluciones cloud  estarán por encima del 20% hasta 2.021 y f) el 50% de las aplicaciones empresariales comerciales usaran inteligencia artificial.

Hubo un tiempo en que las carreteras, aeropuertos, puertos y ferrocarriles eran las grandes palancas del crecimiento de la riqueza de un país. En 2019, sin embargo, lo que definirá qué países latinoamericanos estarán por delante en la recuperación de la economía es la infraestructura digital – centros de datos y redes de telecomunicación operando en un ambiente que acelere la innovación.

También es fundamental perseverar en el fortalecimiento del nivel educativo de la población, colaborando para que cada ciudadano sea capaz de diseñar un nuevo futuro para él mismo, su familia, su empresa y su país. El mundo ya está organizado a partir de esta lógica. Según el FEW, Singapur, Finlandia y Suecia son los países más digitalizados del mundo y eso se refleja en la pujanza de sus economías. Hay una fuerte relación entre economía digital, productividad y competitividad. Donde hay digitalización, hay riqueza.

En este momento de transición, es hora de dar las medidas necesarias para que América Latina abrace la transformación digital y salte hacia el futuro. El contexto es favorable para esto. Según un informe del World Bank, el 43% de la población de nuestra región tiene menos de 25 años y el 80% vive en grandes ciudades. Los millennials ya nacieron conectados y pueden aprender a vivir sin algunos servicios básicos, pero no sin smartphones.

Una encuesta de la Fundación Getúlio Vargas (FGV) indica que en Brasil pasó a contar con 208 millones de teléfonos celulares, una cifra mayor que su población. En Chile, el 65% de sus 18 millones de habitantes tienen un smartphone. Una encuesta hecha por el portal Statist indica que en 2018, en toda América Latina, el 43% de la población tiene al menos un smartphone.

Vale recordar lo que está ocurriendo en Colombia. El gobierno del presidente Iván Duque propuso cinco años de exención fiscal a las empresas digitales que operan en el país y crean una cierta cantidad de empleos.

Otra evidencia del deseo de avance de nuestra región es la existencia de varias Smart Cities en América Latina. Esta lista incluye a Santiago (Chile), Ciudad de México (México), Bogotá y Medellín (Colombia), Buenos Aires (Argentina), Río de Janeiro (Brasil) y Montevideo (Uruguay). Todas estas conquistas han sido fuertemente basadas en un determinado modelo de servicios digitales: la nube.

En los últimos siete años, América Latina ha aprendido lo que es Cloud Computing. Hoy las empresas y los países viven la realidad en la que la nube recibe aplicaciones y servicios, y se accede a través de dispositivos de todo tipo, en todo momento, desde cualquier lugar.

No podemos tardar en unirnos a la transformación digital: en esta cuarta etapa industrial es la rapidez con la que suceden las cosas es “la” característica principal; el cambio como constante. ¿Celular o Smartphone? ¿Diario digital o impreso? ¿Televisión por cable o por internet? Hasta hace apenas 5 años atrás, esas preguntas no existían pues había una única opción pero en la actualidad, los límites se van corriendo hasta lugares inimaginables y nos van moviendo a decisiones antes no existentes. Para sobrevivir a la vorágine se nos exige tener una visión clara, estar informados, y repensar los objetivos.

Una mayor y mejor inversión de los países en ciencia, tecnología e innovación, contemplando apropiación social y comunicación efectiva de sus resultados, podría mejorar la percepción pública. Y al mismo tiempo, una mejor percepción pública puede contribuir promover una cultura de innovación y a generar un consenso para una sostenida y efectiva inversión en esta área. Sigamos construyendo la hoja de ruta del futuro en América Latina y el Caribe, una en la que la innovación pase a una etapa de mayor sofisticación e impacto sobre el desarrollo para mejorar vidas de las personas en la región.

Por ello es menester tener presente que la transformación digital, no es adquirir tecnologías, sino cambiar el modelo de negocios con tecnologías, es decir transformarse sin perder la identidad.

Dr. Mario Ramón DuarteAbogado

Juez Adm. Mun. Faltas (Corrientes-ARG).

Especialista Der. Cont. Mun. Y Faltas (UCSF).

Miembro Dossier Geopolítico (Argentina).

Experto en Ciberseguridad y Ciberdefensa.

https://www.obs-edu.com/int/blog-project-management/proyectos-de-cambio-e-innovacion/principios-basicos-de-la-innovacion-digital

https://blogs.iadb.org/puntossobrelai/2018/06/12/innovacion-en-la-agenda-para-el-desarrollo/

https://digitalworkspace.dws.company/blog/innovacion-digital-en-latinoamerica-2018

https://blogs.iadb.org/puntossobrelai/2018/06/12/innovacion-en-la-agenda-para-el-desarrollo/

https://www.larepublica.co/internet-economy/latinoamerica-2019-transformacion-digital-o-nada-2820424