POR MK BHADRAKUMAR en su sitio Indianpunchline

Cien años después de la revuelta árabe (1916-1918) contra los gobernantes turcos otomanos en medio de la inminente derrota de Alemania y la Triple Alianza en la Primera Guerra Mundial, ha estallado otro levantamiento armado de los árabes, esta vez contra la ocupación israelí, en el telón de fondo de la inminente derrota de Estados Unidos y la OTAN en la guerra de Ucrania, presentando un espectáculo emocionante de la historia que se repite íntegramente. 

El Imperio Otomano se desintegró como resultado de la Revuelta Árabe. Israel también tendrá que abandonar sus territorios ocupados y dejar espacio para un Estado de Palestina, lo que, por supuesto, será una derrota aplastante para Estados Unidos y marcará el fin de su dominio global, que recuerda a la Batalla de Cambrai en el norte de Francia (1918). ) donde los alemanes, rodeados, exhaustos y con la moral desintegrándose en medio de una situación interna en deterioro, enfrentaron la certeza de que la guerra estaba perdida y se rindieron. 

El torrente de acontecimientos a lo largo de la semana pasada es impresionante, comenzando con una llamada telefónica hecha por el presidente de Irán, Sayyid Ebrahim Raisi, al príncipe heredero saudita, Mohammed bin Salman, el miércoles para discutir una estrategia común frente a la situación tras el devastador ataque de la Resistencia Islámica. Movimiento Hamás contra Israel el 7 de octubre.

Más temprano el martes, en una poderosa declaración , el Líder Supremo de Irán, el Ayatollah Ali Khamenei, había enfatizado que “Desde el punto de vista militar y de inteligencia, esta derrota (por parte de Hamás) es irreparable. Es un terremoto devastador. Es poco probable que el régimen usurpador (israelí) pueda utilizar la ayuda de Occidente para reparar los profundos impactos que este incidente ha dejado en sus estructuras gobernantes”. (Ver mi blog Irán advierte a Israel contra su guerra apocalíptica .)

Un alto funcionario iraní dijo a Reuters que la llamada de Raisi al Príncipe Heredero tenía como objetivo “apoyar a Palestina y evitar la propagación de la guerra en la región”. La llamada fue buena y prometedora”. Tras haber forjado un amplio entendimiento con Arabia Saudita, el Ministro de Asuntos Exteriores de Irán, Hossein Amir-Abdollahian, mantuvo una conversación con su homólogo emiratí, el Jeque Abdullah bin Zayed, durante la cual pidió a los países islámicos y árabes que extendieran su apoyo al pueblo palestino, destacando la urgencia de la situación.

El jueves, Amir-Abdollahian se embarcó en una gira regional a Irak, Líbano, Siria y Qatar hasta el sábado para coordinarse con los distintos grupos de resistencia. En particular, se reunió con el líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, en Beirut y con el líder de Hamas, Ismail Haniyeh, en Doha. Amir-Abdollahian dijo a los medios de comunicación que a menos que Israel detenga sus bárbaros ataques aéreos contra Gaza, una escalada de la Resistencia es inevitable e Israel podría sufrir un “enorme terremoto”, ya que Hezbollah está listo para intervenir. 

Axios informó el sábado citando dos fuentes diplomáticas que Teherán ha enviado un fuerte mensaje a Tel Aviv a través de la ONU de que tendrá que intervenir si persiste la agresión israelí contra Gaza.  En pocas palabras,  Teherán no se dejará disuadir por el despliegue de dos portaaviones estadounidenses y varios buques de guerra y aviones de combate frente a las costas de Israel. El domingo, el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Jake Sullivan, reconoció que Estados Unidos no podía descartar que Irán pudiera intervenir en el conflicto.

Mientras tanto, mientras Irán se coordinaba con los grupos de resistencia en el frente militar, China y Arabia Saudita cambiaron de rumbo en la vía diplomática. El jueves, mientras el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, se dirigía a las capitales árabes después de las conversaciones en Tel Aviv, en busca de ayuda para conseguir la liberación de los rehenes por Hamás, el enviado especial de China para Oriente Medio, Zhai Jun, se puso en contacto con el viceministro de Asuntos Políticos de El Ministerio de Asuntos Exteriores saudí, Arabia Saud M. Al-Sati, habló sobre la situación entre Palestina e Israel, centrándose en la cuestión de Palestina y, en particular, en la crisis humanitaria que se desarrolla en Gaza. El contraste no podría ser más marcado. 

El mismo día, tuvo lugar un acontecimiento extraordinario en el Ministerio de Asuntos Exteriores de China cuando los enviados árabes en Beijing solicitaron una reunión grupal con el enviado especial Zhai para subrayar su postura colectiva de que ha surgido una crisis humanitaria «muy grave» tras el ataque de Israel a Gaza y «La comunidad internacional tiene la responsabilidad de tomar medidas inmediatas para aliviar la tensión, promover la reanudación de las conversaciones de paz y salvaguardar los legítimos derechos nacionales del pueblo palestino». 

Los embajadores árabes agradecieron a China “por defender una posición justa sobre la cuestión palestina… y expresaron la esperanza de que China continúe desempeñando un papel positivo y constructivo”. Zhai expresó su total comprensión de que «la máxima prioridad es mantener la calma y ejercer moderación, proteger a los civiles y proporcionar las condiciones necesarias para aliviar la crisis humanitaria «. 

Después de esta reunión extraordinaria, el Ministerio de Relaciones Exteriores de China publicó en su sitio web a medianoche una declaración completa del miembro del Buró Político del Comité Central del PCC y ministro de Relaciones Exteriores, Wang Yi, titulada China está del lado de la paz y la conciencia humana en esta cuestión . de Palestina . Según se informa, esto provocó una llamada del ministro de Asuntos Exteriores saudita, el príncipe Faisal bin Farhan, a Wang Yi. 

Curiosamente, Blinken también llamó a Wang Yi desde Riad el 14 de octubre,     donde, según la lectura del Departamento de Estado , “reiteró el apoyo de Estados Unidos al derecho de Israel a defenderse y pidió el cese inmediato de los ataques de Hamás y la liberación de todos los rehenes”. y destacó la importancia de “desalentar a otras partes (léase Irán y Hezbollah) de entrar en el conflicto”.

En pocas palabras, en todos estos intercambios que involucran a Arabia Saudita, especialmente en las reuniones de Blinken en Riad con el canciller saudí y el príncipe heredero Mohammed bin Salman, mientras Estados Unidos se centraba en la cuestión de los rehenes, la parte saudita centró su atención en la crisis humanitaria en Gaza. . Las lecturas del Departamento de Estado ( aquí y aquí ) resaltan las prioridades divergentes de ambas partes. 

Baste decir que una estrategia coordinada entre Arabia Saudita e Irán, respaldada por China, está presionando a Israel para que acepte un alto el fuego y reduzca la escalada. El respaldo de la ONU aísla aún más a Israel.

La salida de Benjamin Netanyahu es de esperarse, pero no tirará la toalla sin luchar. Los lazos entre Estados Unidos e Israel pueden verse afectados. El presidente Biden está atrapado en un aprieto, que se remonta a la situación de Jimmy Carter por la crisis de los rehenes en Irán en 1980, que puso fin a su candidatura a un segundo mandato como presidente. Biden ya está dando marcha atrás .  

¿A dónde van las cosas a partir de aquí? Es evidente que cuanto más dure el ataque israelí contra Gaza, la condena internacional y la exigencia de permitir un corredor humanitario sólo se intensificarán. No sólo países como India, que expresaron “solidaridad” con Israel, perderán prestigio en el Sur Global, sino que incluso los aliados europeos de Washington se verán en apuros. Queda por ver si una invasión de Gaza por parte de Israel es realmente realista. 

De cara al futuro, el eje Árabe-Irán-China planteará la difícil situación de Gaza en el Consejo de Seguridad de la ONU a menos que Israel se retracte. Rusia ha propuesto un proyecto de resolución e insiste en que se vote. Si Estados Unidos veta la resolución, la Asamblea General de las Naciones Unidas podría intervenir para adoptarla. 

Mientras tanto, el proyecto estadounidense de resucitar los Acuerdos de Abraham pierde fuerza y ​​el complot para socavar el acercamiento entre Arabia Saudita e Irán mediado por China se enfrenta a una muerte repentina.

En lo que respecta a la dinámica de poder en Asia occidental, estas tendencias sólo pueden funcionar en beneficio de Rusia y China, especialmente si los BRICS asumieran en algún momento un papel de liderazgo para navegar un proceso de paz en Medio Oriente que ya no sea monopolio de los Estados Unidos. A NOSOTROS.  Este es el momento de vengarse de Rusia. 

La era del petrodólar está llegando a su fin y, con ella, la hegemonía global de Estados Unidos. Por lo tanto, las tendencias emergentes contribuyen en gran medida a fortalecer la multipolaridad en el orden mundial. 

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente las de Dossier Geopolitico.

El foco global acaba de pasar de Ucrania a Palestina. Este nuevo escenario de confrontación provocará una mayor competencia entre los bloques atlantistas y euroasiáticos. Estas luchas son cada vez más de suma cero; Al igual que en Ucrania, sólo un polo puede salir fortalecido y victorioso.

Por Pepe Escobar para The Cradle, el autor autoriza su publicacion en Dossier Geopolitico

La Operación Inundación de Al-Aqsa de Hamás fue planificada meticulosamente. La fecha de lanzamiento estuvo condicionada por dos factores desencadenantes. 

En primer lugar, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, hizo alarde de su mapa del ‘Nuevo Medio Oriente’ en la Asamblea General de la ONU en septiembre, en el que borró por completo a Palestina y se burló de cada una de las resoluciones. de la ONU sobre el tema. 

En segundo lugar están las provocaciones en serie en la sagrada mezquita de Al-Aqsa en Jerusalén, incluida la gota que colmó el vaso:  dos días antes de la inundación de Al-Aqsa , el 5 de octubre, al menos 800 colonos israelíes lanzaron un asalto alrededor de la mezquita, golpeando a los peregrinos. , destruyendo tiendas palestinas, todo ello bajo la observación de las  fuerzas de seguridad israelíes .

Cualquier persona con un cerebro en funcionamiento sabe que  Al-Aqsa es una línea roja definitiva, no sólo para los palestinos, sino para todo el mundo árabe y musulmán. 

Se pone peor. Los israelíes han invocado ahora la retórica de un “Pearl Harbor”. Esto es tan amenazador como parece. El Pearl Harbor original fue la excusa estadounidense para entrar en una guerra mundial y atacar con armas nucleares a Japón, y este “Pearl Harbor” puede ser la justificación de Tel Aviv para lanzar un genocidio en Gaza.  

Sectores de Occidente que aplauden la próxima limpieza étnica –incluidos sionistas que se hacen pasar por “analistas” y dicen en voz alta que las “transferencias de población” que comenzaron en 1948 “deben completarse”– creen que con armamento masivo y una cobertura masiva de los medios de comunicación, pueden cambiar las cosas. moverse con poca atención, aniquilar la resistencia palestina y dejar debilitados a los aliados de Hamás como Hezbolá e Irán. 

Su Proyecto Ucrania ha fracasado, dejando no sólo huevos en caras poderosas, sino economías europeas enteras en la ruina. Sin embargo, cuando se cierra una puerta, se abre otra: salte del aliado Ucrania al aliado Israel, y afine su mirada al adversario Irán en lugar de a la adversaria Rusia.  

Hay otras buenas razones para hacer todo lo posible. Un Asia Occidental pacífica significa  la reconstrucción  de Siria –en la que China ahora está oficialmente involucrada–; reurbanización activa de Irak y Líbano; Irán y Arabia Saudita como parte de BRICS 11; La asociación estratégica Rusia-China respeta plenamente e interactúa con todos los actores regionales, incluidos los aliados clave de Estados Unidos en el Golfo Pérsico.

Incompetencia. Estrategia voluntaria. Oh ambos.

Esto nos lleva al costo de lanzar esta nueva “guerra contra el terrorismo”. La propaganda está en pleno apogeo. Para Netanyahu en Tel Aviv, Hamás es ISIS. Para Volodymyr Zelensky en Kiev, Hamás es Rusia. Durante un fin de semana de octubre, los principales medios de comunicación occidentales olvidaron por completo la guerra en Ucrania. La Puerta de Brandenburgo, la Torre Eiffel y el Senado brasileño son ahora todos israelíes. 

La inteligencia egipcia afirma que advirtió a Tel Aviv sobre un ataque inminente de Hamás. Los israelíes optaron por ignorarlo, como hicieron con los  ejercicios de entrenamiento de Hamás que observaron en las semanas anteriores, engreídos de su conocimiento superior de que los palestinos nunca tendrían la audacia de lanzar una operación de liberación.

Pase lo que pase después, Al-Aqsa Flood ya ha hecho añicos, irremediablemente, la fuerte mitología pop en torno a la invencibilidad de Tsahal, Mossad, Shin Bet, el tanque Merkava, la Cúpula de Hierro y las Fuerzas de Defensa de Israel. 

Incluso cuando abandonó las comunicaciones electrónicas, Hamas se benefició del flagrante colapso de los sistemas electrónicos multimillonarios de Israel que monitoreaban la frontera más vigilada del planeta. 

Drones palestinos baratos  alcanzaron múltiples torres de sensores, facilitaron el avance de una infantería en parapente y despejaron el camino para que equipos de asalto con camisetas y armados con AK-47 rompieran el muro  y cruzaran una frontera que ni siquiera los gatos callejeros se atrevían. 

Israel, inevitablemente, recurrió a atacar la Franja de Gaza, una jaula rodeada  de 365 kilómetros cuadrados habitada por 2,3 millones de personas. Ha comenzado el bombardeo indiscriminado de campos de refugiados, escuelas, bloques de apartamentos civiles, mezquitas y barrios marginales. Los palestinos no tienen marina, fuerza aérea, unidades de artillería, vehículos de combate blindados ni ejército profesional. Tienen poco o ningún acceso  a vigilancia de alta tecnología  , mientras que Israel puede solicitar datos de la OTAN si así lo desea. 

El Ministro de Defensa israelí, Yoav Gallant, proclamó “un asedio total a la Franja de Gaza. No habrá electricidad, ni comida, ni combustible, todo está cerrado. Estamos luchando contra los animales humanos y actuaremos en consecuencia”.

Los israelíes pueden participar alegremente en castigos colectivos porque, con tres vetos garantizados del Consejo de Seguridad de la ONU en su bolsillo trasero, saben que pueden salirse con la suya. 

No importa que Haaretz, el periódico más respetado de Israel, admita abiertamente que “en realidad, el gobierno israelí es el único responsable de lo ocurrido (la inundación de Al-Aqsa) por negar los derechos de los palestinos”.

Los israelíes no son más que coherentes. En 2007, el entonces jefe de la Inteligencia de Defensa israelí, Amos Yadlin  , dijo:  “ Israel estaría feliz si Hamas tomara el control de Gaza porque las FDI podrían entonces tratar a Gaza como un estado hostil”. 

Ucrania entrega armas a los palestinos

Hace sólo un año, el comediante sudoroso de Kiev hablaba de convertir a Ucrania en un  “ gran Israel ” y fue debidamente aplaudido por un grupo de robots del Atlantic Council. 

Bueno, resultó bastante diferente. Como me acaba de informar una fuente del Estado Profundo de la vieja escuela:

“Las armas destinadas a Ucrania están terminando en manos de los palestinos. La pregunta es qué país está pagando por ello. Irán acaba de llegar a un acuerdo con Estados Unidos por seis mil millones de dólares y es poco probable que Irán lo ponga en peligro. Tengo una fuente que me dio el nombre del país pero no puedo revelarlo. El hecho es que las armas ucranianas van a la Franja de Gaza y están siendo pagadas, pero no por Irán». 

Después de su sorprendente ataque el fin de semana pasado, un Hamás inteligente ya ha conseguido más influencia negociadora que la que los palestinos han ejercido en décadas. Es significativo que, si bien las conversaciones de paz cuentan con el apoyo de China, Rusia, Turkiye, Arabia Saudita y Egipto, Tel Aviv se niega. Netanyahu está obsesionado con arrasar Gaza, pero si eso sucede, una guerra regional más amplia es casi inevitable. 

Hezbolá del Líbano –un firme aliado de la resistencia palestina en el Eje de la Resistencia– preferiría no verse arrastrado a una guerra que puede ser devastadora en su lado de la frontera, pero eso podría cambiar si Israel perpetra un genocidio de facto en Gaza. 

Hezbollah posee al menos 100.000 misiles balísticos y cohetes, desde Katyusha (alcance: 40 km) hasta Fajr-5 (75 km), Khaibar-1 (100 km), Zelzal 2 (210 km), Fateh-110 (300 km), y Scud BC (500 km). Tel Aviv sabe lo que eso significa y se estremece ante las frecuentes advertencias del líder de Hezbollah, Hassan Nasrallah, de que su próxima guerra con Israel se llevará a cabo dentro de ese país.   

Lo que nos lleva a Irán. 

Negación geopolítica plausible

La principal consecuencia inmediata de la inundación de Al-Aqsa es que el sueño húmedo de los neoconservadores de Washington de una “normalización” entre Israel y el mundo árabe  simplemente se desvanecerá si esto se convierte en una Guerra Larga.

De hecho, grandes sectores del mundo árabe ya están normalizando sus vínculos con Teherán, y no sólo dentro de los BRICS 11 recientemente ampliados. 

En el camino hacia un mundo multipolar, representado por los BRICS 11, la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), la Unión Económica Euroasiática (UEEA) y la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI) de China, entre otras instituciones innovadoras de Eurasia y del Sur Global, simplemente no hay lugar para un estado etnocéntrico de apartheid aficionado al castigo colectivo.    

Precisamente este año, Israel se vio privado de su invitación a la cumbre de la Unión Africana. Una delegación israelí apareció de todos modos y fue expulsada sin ceremonias del gran salón, una imagen que se volvió viral. En las sesiones plenarias de la ONU del mes pasado, un diplomático israelí solitario intentó perturbar el discurso del presidente iraní, Ibrahim Raisi. Ningún aliado occidental estuvo a su lado y él también fue expulsado del lugar. 

Como lo expresó diplomáticamente el presidente chino, Xi Jinping, en diciembre de 2022, Beijing “apoya firmemente el establecimiento de un Estado independiente de Palestina que goce de plena soberanía sobre la base de las fronteras de 1967 y con Jerusalén Oriental como su capital. China apoya a Palestina para que se convierta en miembro de pleno derecho de las Naciones Unidas”.

La estrategia de Teherán es mucho más ambiciosa: ofrece asesoramiento estratégico a los movimientos de resistencia de Asia occidental desde el Levante hasta el Golfo Pérsico:  Hezbollah, Ansarallah, Hashd al-Shaabi, Kataib Hezbollah, Hamas, la Jihad Islámica Palestina y muchos otros. Es como si todos fueran parte de un nuevo Gran Tablero de Ajedrez supervisado de facto por el Gran Maestro Irán. 

Las piezas del tablero de ajedrez fueron cuidadosamente colocadas nada menos que por el difunto Comandante de la Fuerza Quds del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica, General Qassem Soleimani, un genio militar único en la vida. Jugó un papel decisivo en la creación de las bases para los éxitos acumulativos de los aliados iraníes en el Líbano, Siria, Irak, Yemen y Palestina, así como en la creación de las condiciones para una operación compleja como la Inundación de Al-Aqsa. 

En otras partes de la región,  el impulso atlantista de abrir corredores estratégicos a través de los Cinco Mares -el Caspio, el Mar Negro, el Mar Rojo, el Golfo Pérsico y el Mediterráneo Oriental- está fracasando gravemente. 

Rusia e Irán ya están destrozando los diseños estadounidenses en el Caspio –a través del Corredor Internacional de Transporte Norte-Sur (INSTC)– y el Mar Negro, que está en camino de convertirse en un lago ruso. Teherán está prestando mucha atención a la estrategia de Moscú en Ucrania, incluso mientras perfecciona su propia estrategia sobre cómo debilitar a la hegemonía sin una participación directa: llámela negación geopolítica plausible.   

Adiós corredor UE-Israel-Arabia Saudita-India

La alianza Rusia-China-Irán ha sido demonizada como el nuevo “eje del mal” por los neoconservadores occidentales. Esa rabia infantil delata una impotencia cósmica. Estos son verdaderos soberanos con los que no se puede jugar, y si lo hacen, el precio a pagar es impensable. 

Un ejemplo clave: si Irán, atacado por un eje estadounidense-israelí, decidiera bloquear el Estrecho de Ormuz, la crisis energética mundial se dispararía y el colapso de la economía occidental bajo el peso de billones de derivados sería inevitable. 

Lo que esto significa, en el futuro inmediato, es que el sueño americano de interferir a través de los Cinco Mares ni siquiera califica como un espejismo. La inundación de Al-Aqsa también acaba de sepultar el recientemente anunciado y muy publicitado corredor de transporte UE-Israel-Arabia Saudita-India. 

China es muy consciente de toda esta incandescencia que tiene lugar sólo una semana antes de su tercer Foro de la Franja y la Ruta en Beijing. Están en juego los corredores de conectividad BRI que importan: a través del Heartland, a través de Rusia, además de la Ruta Marítima de la Seda y la Ruta de la Seda Ártica. 

Luego está el INSTC que vincula a Rusia, Irán e India y, por extensión auxiliar, a las monarquías del Golfo. 

Las repercusiones geopolíticas de la inundación de Al-Aqsa acelerarán las conexiones geoeconómicas y logísticas interconectadas de Rusia, China e Irán, evitando a la Hegemonía y su Imperio de Bases. El aumento del comercio y el movimiento continuo de carga tienen que ver con (buenos) negocios. En igualdad de condiciones, con respeto mutuo, no es exactamente el escenario del Partido de la Guerra para una Asia Occidental desestabilizada.  

Oh, las cosas que una infantería en parapente que se mueve lentamente sobrevolando un muro puede acelerar.  

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente las de The Cradle y Dossier Geopolitico.

FUENTE THE CRADLE

https://new.thecradle.co/articles/the-geopolitics-of-al-aqsa-flood

Los exitosos ataques de la resistencia palestina contra Israel han enterrado las perspectivas de una normalización saudí-israelí, mientras la atención mundial se centra en la difícil situación de los palestinos bajo una ocupación brutal.

Por Mohamad Hasan Sweidan

Inmediatamente después del lanzamiento de la Operación Inundación de Al-Aqsa en la Palestina ocupada, surgió un coro de analistas para expresar sus graves preocupaciones sobre las perspectivas de normalización saudita-israelí, que hasta ahora se habían estado acercando “cada día”. 

Según la mayoría de los expertos, los importantes golpes asestados a Israel por la resistencia palestina desde el sábado pasado han encendido un debate sobre la viabilidad general de una mayor normalización árabe con el Estado ocupante. Esta opinión sólo se fortaleció a raíz de los informes de que Arabia Saudita se había retirado de dichas conversaciones. 

En un artículo publicado el mes pasado en el Washington Post , el escritor estadounidense Jonathan Hoffman profundizó en las motivaciones detrás de la decisión de los países árabes de normalizar las relaciones con el Estado ocupante. 

Los objetivos principales de la normalización, dice, son dos: primero, los estados árabes pretenden mejorar sus vínculos con lo que perciben como un actor global «formidable» y, segundo, buscan forjar vínculos más estrechos con Washington a través del conducto de la normalización. . estafa a Israel.

Esta perspectiva es corroborada por Brandon Friedman, director de investigación del Centro Moshe Dayan de Estudios Africanos y de Oriente Medio de la Universidad de Tel Aviv. Los estados árabes tienen un gran interés en establecer relaciones con Israel, afirma, porque creen que los vínculos pueden reforzar su fuerza a través de intercambios de inteligencia, la utilización de los sistemas de defensa antimisiles israelíes y futuras adquisiciones de armamento y tecnología de vanguardia. Israel.

Conmoción y pavor

Es el mismo lenguaje que sustenta los Acuerdos de Abraham de 2020: la narrativa incesante de que los árabes deben abrazar una entidad que posee importantes ventajas militares, tecnológicas y económicas, a fin de fortalecer su capacidad para enfrentar las amenazas comunes que plantea Irán. 

Pero esta narrativa comenzó a desmoronarse -al menos en parte- en lo que se conoce como «el día que sorprendió a Israel», como lo describe acertadamente el Financial Times . En la mañana del 7 de octubre, la resistencia palestina anunció el inicio de la Operación Inundación de Al-Aqsa, que, hasta la fecha, ha provocado la muerte de más de 1.000 israelíes y la captura de al menos 150 prisioneros de guerra, que servirán como valiosa moneda de cambio. y posible disuasión contra toda la fuerza de la agresión israelí contra Gaza. 

Los medios de comunicación occidentales han caracterizado esta operación palestina como el golpe más sustancial recibido por Israel en décadas. El columnista estadounidense Thomas Friedman lo llamó «el peor día de guerra de Israel», mientras que Yossi Mikkelberg sostiene que el éxito palestino representa «un fracaso conceptual y operativo del más alto nivel».

Incluso la prensa israelí admite en silencio que “más allá de la conmoción que provocó el ataque y los fallos de la inteligencia militar y la preparación del ejército, Israel se encuentra con un hueso duro de roer”.

Un examen superficial puede ayudar a explicar los fracasos militares y de inteligencia de Israel en la actualidad. La resistencia palestina, a través de su notable éxito, ha destrozado los mitos prevalecientes sobre el Estado de ocupación, retratándolo como débil, desorientado, incapaz de enfrentar a sus adversarios y retirándose de la confrontación atacando a los civiles. 

Reveses para la distensión entre Arabia Saudita e Israel  

El segundo objetivo articulado por Hoffman en su artículo -reforzar las relaciones con Washington, la principal superpotencia presente en Asia occidental- también ha recibido un duro golpe por parte de la resistencia palestina. 

Las vulnerabilidades de Israel siempre se han traducido automáticamente en la percepción de debilidades de Estados Unidos dentro de Asia occidental. Y debido a que se percibe que potencias emergentes como China y Rusia están ganando prominencia global, los estados regionales pueden buscar cada vez más reforzar los vínculos con las grandes potencias competidoras de Washington. A raíz de la operación Inundación de Al-Aqsa, la resistencia palestina ha expuesto la fragilidad occidental, amplificada ruidosamente la semana pasada por los sorprendentes reveses de Israel.

Uno de los resultados notables de la operación de resistencia es su impacto en la trayectoria de normalización saudí-israelí, un curso que el establishment de Washington había estado promoviendo activamente. A pesar de la muy reciente entrevista del príncipe heredero saudita Mohammed bin Salman con Fox News el 21 de septiembre, en la que insinuó que Riad se estaba acercando a la normalización de las relaciones con Tel Aviv, tales aspiraciones parecen haberse disipado en el momento en que los libertadores palestinos irrumpieron en Israel el fin de semana pasado.

Para proceder con la normalización, los saudíes habían puesto inicialmente varias condiciones sobre la mesa de negociaciones, incluido el apoyo de Washington a su programa nuclear civil y una serie de compromisos de defensa estadounidenses que incluyen garantías de seguridad y acceso a equipo militar avanzado. 

Además, Riad buscó algunas concesiones de la parte israelí sobre la cuestión palestina para poder enmarcar la normalización como beneficiosa para los palestinos. Es importante señalar que el reino podría haber forjado vínculos con Tel Aviv incluso si no se cumpliera su tercera demanda, dada la prioridad otorgada a las dos primeras condiciones. 

Sin embargo, en el contexto actual, a Riad le resultará casi imposible abandonar su petición de concesiones israelíes, sobre todo ahora que el agresivo bombardeo de Tel Aviv contra civiles en la Franja de Gaza es un hecho cotidiano. 

Al mismo tiempo, el golpe sufrido por Israel hará igualmente imposible que los saudíes obtengan concesiones para los palestinos. En pocas palabras, las posibilidades de que se produzca una normalización entre Arabia Saudita e Israel ahora se han reducido significativamente.

Al mismo tiempo, una distensión entre Israel y Arabia Saudita se ha convertido en los últimos días en una prioridad aún mayor tanto para Washington como para Tel Aviv. Este interés compartido podría obligarlos a considerar la posibilidad de hacer algunas concesiones humillantes para llegar a un acuerdo con Riad. Irónicamente, es el mayor beneficiario de la distensión, Israel, el que continúa socavando su ambición de normalización: la agresión actual y los crímenes de guerra contra los palestinos en Gaza hacen que cualquier conversación sobre un acercamiento sea un anatema para las poblaciones árabes.

El resurgimiento de la causa palestina

Antes de la inundación de Al-Aqsa, la política exterior estadounidense buscaba disminuir la relevancia de la cuestión palestina tanto en el ámbito internacional como en Asia occidental, apostando fuertemente por acuerdos de normalización para marginar los derechos palestinos. En cambio, el resurgimiento de la resistencia palestina ha colocado la causa palestina en el primer plano de la agenda internacional, como lo demuestra la efusión global de solidaridad hacia el pueblo palestino.

Mientras se desarrollaban las operaciones de inundación de Al-Aqsa, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita emitió una declaración en la que efectivamente culpaba a Israel . Esta bofetada a Tel Aviv no debería haber sido inesperada. El reino ha advertido durante años contra los peligros que plantea la continua ocupación de tierras palestinas por parte de Israel, su privación de los derechos de los palestinos y sus provocaciones deliberadas contra sus lugares sagrados.

En un giro notable de los acontecimientos, literalmente de la noche a la mañana, la resistencia palestina ha resucitado la causa palestina que muchos gobiernos árabes habían tratado de enterrar para apaciguar a Israel.

Aún no se ha revelado el impacto total de la Operación Inundación de Al-Aqsa. Las operaciones de resistencia palestina todavía están en curso, al igual que los ataques de Israel en Gaza, y la posibilidad de que las hostilidades se expandan a otros escenarios sigue siendo alta. Lo que ahora es indiscutible, sin embargo, es que la reorientación del interés global hacia Palestina fue cortesía de la resistencia armada, y no de décadas de diplomacia, planes de paz artificiales o la desviación fallida de los ‘Acuerdos de Abraham’. 

Resulta que la resistencia palestina sigue siendo la principal salvaguardia de los derechos palestinos. 

Aunque las demandas de Arabia Saudita de que Israel haga concesiones a los palestinos pueden haber sido dejadas de lado en conversaciones anteriores, hoy se han convertido en una parte integral de cualquier negociación futura, les guste o no a todas las partes. 

Por el contrario, los israelíes, que han sido testigos de una gran cantidad de derrotas militares, de inteligencia y de seguridad en los últimos días, se negarán resueltamente a hacer concesiones a los palestinos. La perspectiva misma de hacerlo desde una posición debilitada recuerda el fin de su proyecto colonial. 

Las dos partes en la mesa de normalización ya no tienen motivos para reunirse. En efecto, intencionadamente o no, la resistencia palestina ha logrado obstruir el camino del acercamiento saudí-israelí.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente las de Dossier Geopolitico

FUENTE THE CRADLE

https://new.thecradle.co/articles/no-country-wants-normalization-with-a-weak-israel

La sorpresiva ofensiva de la Resistencia demuestra que nadie puede vencer militarmente al otro. Si se limita el conflicto, por primera vez puede haber negociaciones en serio

Por Eduardo J. Vior – analista internacional para TELAM que autoriza su publicacion en Dossier Geopolitico

En una sorprendente conjunción de incapacidad de la inteligencia israelí con una excelente coordinación de la resistencia palestina, las brigadas al Qassam del Movimiento de Resistencia Islámico Hamas y las al Quds (Jerusalén) de la Jihad Islámica propinaron este sábado la más estruendosa derrota que haya sufrido Israel en su historia. Los milicianos ocuparon numerosas localidades del sur, tomaron rehenes y demostraron que pueden golpear a la potencia ocupante, sin que ésta lo pueda evitar. Por primera vez se confirmó que los palestinos no pueden derrotar militarmente a Israel, pero éste tampoco a ellos. Puede ser que el primer ministro Benyamin Netanyahu se beneficie coyunturalmente de algún tiempo de guerra, pero, si ésta no se desborda, será la oportunidad para iniciar una negociación amplia y abarcadora.

Este sábado a las 6 de la mañana (hora local) Hamas y la Jihad Islámica iniciaron contra Israel la operación “Batalla del Diluvio de Al Aqsa”, lanzando más de 5.000 cohetes contra los asentamientos israelíes fronterizos con la Franja de Gaza y contra algunos suburbios de Tel Aviv. Fue una operación simultánea que incluyó el bombardeo con cohetes, la ruptura de la barrera fronteriza y el ingreso de patrullas motorizadas con milicianos armados que asaltaron una veintena de puestos militares (también varios comandos operacionales) capturaron personal y vehículos. También realizaron nunca vistos asaltos aéreos con parapentes ultralivianos y drones. Siempre hay francotiradores israelíes en una colina a menos de un kilómetro de la frontera. Esta vez no estaban. Llamativamente, los milicianos atacaron usando, entre otras, armas norteamericanas e israelíes que habían sido enviadas a Ucrania.

En su operación los palestinos ejecutaron con precisión a algunos altos oficiales de la inteligencia militar israelí, pero también sembraron el terror disparando a mansalva en las calles de los asentamientos atacados. Asaltaron una fiesta electrónica, mataron a varios participantes y se retiraron a la Franja llevándose a unos 150 rehenes.

El gobierno israelí decretó inmediatamente el estado de guerra y llamó a 300.000 reservistas a filas, decretó el bloqueo total de la Franja de Gaza (no entran agua, alimentos ni medicamentos) y comenzó a bombardearla masivamente. Según cifras que varían permanentemente, los ataques habrían matado a unos 800 israelíes. Por su parte, la Media Luna Roja da cuenta de la muerte de 2.400 civiles en la Franja de Gaza. No se sabe cuántos combatientes palestinos murieron.

Las milicias salidas el sábado a la mañana de la Franja de Gaza atacaron el sur de Israel en un amplio frente

Probablemente, la ofensiva de las milicias islámicas haya tenido como objetivo, primero, impedir el acuerdo de paz en ciernes entre Israel y Arabia Saudita, en segundo lugar poner al descubierto la incapacidad de la inteligencia israelí para prevenir el ataque, agudizando así la crisis política que paraliza al país desde hace meses. Tercero, es parte también de la disputa con la Autoridad Palestina (sólo presente en Cisjordania) por el liderazgo sobre el conjunto de los palestinos, en la Franja de Gaza, en Cisjordania, dentro de Israel y en la diáspora. Finalmente, la operación intenta asimismo involucrar a Irán, a EE.UU., a Rusia y a China en la búsqueda de un gran acuerdo regional de paz.

Hamás, junto con otras milicias que pueden unirse a la lucha, como Hezbolá en el Líbano, no están ni cerca de ser un rival militar para Israel. No obstante, el gobierno deBenyamin Netanyahu enfrenta ahora la crisis de seguridad más severa que ha vivido Israel en décadas,con la perspectiva potencial de tener que combatir a la vez en Líbano y Gaza y afrontar un levantamiento en Cisjordania.

En Israel las imágenes del extraordinario asalto de Hamás han provocado un terremoto. Ha sido asombroso el colosal fracasode la tan renombrada inteligencia, que no evitó que Hamas planificara y se armara para esta operación durante meses. Junto con la inteligencia de los agentes sobre el terreno, las comunicaciones en Gaza son monitoreadas, al igual que los movimientos de personas y vehículos en la frontera, con los sensores más avanzados del mundo. Israel lleva a cabo ataques aéreos regulares sobre el territorio de la Franja, para garantizar, dice su gobierno, que Hamás y la Jihad Islámica no acumulen armamento. Una campaña de asesinato selectivo de figuras militantes de alto rango supuestamente detectaría el mando y el control. No fue el caso.

Habrá que esperar, para tener serios análisis de inteligencia y saber qué falló en Israel y Estados Unidos. Las primeras evaluaciones creíbles, empero, apuntan a dos aspectos: la burocratización del análisis de inteligencia israelí y la confianza ciega de los responsables estratégicos norteamericanos en la seriedad de su aliado.

A partir de la experiencia del último enfrentamiento con Hamás en 2021, el relevamiento de información israelí sobre la Franja de Gaza habría reposado casi exclusivamente en la Inteligencia Artificial (IA). El servicio de inteligencia habría organizado un gigantesco banco de datos que monitorea todas las comunicaciones de la Franja, pero la Resistencia Palestina engañó a la IA: habría mantenido una apariencia de comunicaciones, como para que los técnicos enemigos creyeran que estaban captando toda la información intercambiada allí, mientras que por otras vías (¿cuáles?) habría trasmitido a sus cuadros las informaciones necesarias. Las operaciones engañosas como táctica militar tienen un sello típicamente ruso, pero no son los únicos. La capacidad técnica, en tanto, es de indudable cuño iraní. Pero lo más grave es la burocratización de la inteligencia: como la IA sirvió en 2021, reposaron casi exclusivamente en ella. Esta falla revela la falta de inteligencia político-estratégica o –hipótesis de politólogo- quizás que la fractura político-ideológico-cultural de Israel dañó la comunicación entre la conducción política y los técnicos de la inteligencia. Cuando la conducción superior va por un lado y los conductores tácticos por el otro, nada puede funcionar bien.

Mucho peor es la confianza ciega que los planificadores de la estrategia mundial de Estados Unidos depositaron en la inteligencia israelí. “Medio Oriente es la región del mundo que menos trabajo me depara”, dijo hace apenas dos semanas Jake Sullivan, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca que a primera hora de cada mañana se reúne con el presidente para interiorizarlo de la situación de seguridad en todo el mundo. Se puede repetir el argumento politológico: la burocratización no es un defecto, sino el síntoma de una crisis profunda que no se manifiesta en la superficie. Después de décadas de rivalidad, desde hace unos tres lustros la inteligencia norteamericana se confía totalmente en la israelí, para evaluar qué pasa en Asia Occidental suponiendo que lo que durante 15 años funcionó bien debe seguir haciéndolo para siempre. Pero no es así.

¿Qué pasa ahora? El gobierno israelí declaró formalmente que está en guerra. Netanyahu amenazó con reducir Gaza a escombros y dijo a sus habitantes que se vayan inmediatamente, aunque no está claro a dónde. Hay especulaciones de que Israel lanzará una ofensiva terrestre a gran escala contra la Franja. Pero ¿cuán efectivo será esto y cuál es el propósito final? La presencia en Gaza de tantos rehenes hace que un ataque terrestre total sea esta vez muy complejo. Siempre existe el peligro de que resulten heridos o muertos, si sus captores se ven sin salida. Por otra parte, las operaciones de fuerzas especiales representan una tarea sumamente desafiante, ya que los rehenes pueden estar retenidos en instalaciones sensibles como hospitales. Y, suponiendo que Israel arrasa la Franja, ¿después qué? No habrá vencido a los milicianos y éstos volverán a  atacar con cada vez más apoyo de la población palestina.

Los palestinos no tienen ninguna posibilidad de derrotar militarmente a Israel, pero éste tampoco puede aniquilar a la resistencia palestina. Además, una ofensiva masiva de Israel en Gaza podría desbordar rápidamente en una guerra regional, incluyendo a Irán, y tentaría a Israel a usar sus armas atómicas.

La fractura sociocultural de la sociedad israelí condicionará las decisiones bélicas del gobierno. La actual coalición es mucho más violenta y expansionista que cualquier otra anterior y puede tender más fácilmente a ampliar la guerra. Sin embargo, Netanyahu ya se ha mostrado antes prudente en sus apuestas militares y propenso a aplicar un enfoque más táctico y matizado con el respaldo de la jerarquía militar y de inteligencia que está muy alarmada por los desvaríos de ministros como el de Policía, Itamar Ben-Gvir.

El objetivo de Hamás no es ganar militarmente, sino involucrar a EE.UU. e Irán, pero también a Turquía, Arabia Saudita, China y Rusia en la búsqueda de una solución política. Ante la eventualidad de que el primer ministro quiera salvar el pellejo ampliando el escenario del conflicto, Egipto y Siria han movilizado a sus fuerzas armadas. No obstante, además de por el sentido de realidad del jefe del Likud, más allá de algunas escaramuzas con Hezbolá en la frontera libanesa, es improbable que la potencia protectora de Israel (EE.UU.) y su mejor interlocutor internacional (Rusia) le permitan avanzar más allá. La campaña para arrasar Gaza puede durar todavía dos semanas y causar decenas de miles de muertes, pero nadie cree que pueda acabar con los milicianos. En algún momento deberá detenerse y dar lugar a la política. En ese entonces Netanyahu deberá rendir cuentas y no es fácil que zafe de un voto parlamentario en su contra.

Como en todas las guerras, finalmente triunfa la voluntad colectiva mejor organizada. Como enseñó el General Perón, “organizar es unir voluntades conscientes para un objetivo común”. En esta coyuntura, la Resistencia palestina ha demostrado mayor voluntad de combate, claridad de objetivos y unidad de acción. Está mejor organizada, aunque con menos plata y menos aparato.

En esta crisis quedó demostrado que ninguno de los contrincantes puede vencer militarmente al otro. El camino para que inicien negociaciones de paz en serio, involucrando a todas las potencias regionales y extrarregionales, pero con autonomía de decisión para israelíes y palestinos, está expedito. Queda por superar el escollo de una eventual ampliación de la guerra. Esperemos que se logre pronto.

El colega y amigo Roberto de La Madrid me entrevistó para un programa especial en vivo y directo de «Detrás de la Razón» sobre la guerra en Asia Occidental, (Israel atacando Gaza) junto a otros amigos y colegas los Dres. Eduardo Vior, Jorge Santa Cruz y Christian Neder que en tres horas expusimos nuestras distintas ópticas sobre esta  nueva etapa de la Guerra en Medio Oriente:  

Prof. Lic. Carlos Pereyra Mele
Director de Dossier Geopolitico 

Entrevista a Pereyra Mele en la Tv Publica de Tierra del Fuego: Guerra de Israel y el grupo de Hamas

Entrevista para la Tv Publica de la Provincia de Tierra del Fuego al Director de Dossier Geopolitico Lic. Prof Carlos Pereyra Mele sobre el conflicto belico desatado por la ofensiva relampago de la Milicia armada de Hamas sobre territorio dominado por el Estado de Israel en pleno desarrollo y sus consecuencias locales, regionales e internacionales

Descripción de Israel- Gaza, «Crónica de una guerra anunciada»

Sin el contexto histórico es difícil comprender un conflicto que finalmente tuvo una escalada mayor. Son muchas las preguntas aún sin respuestas que originan las últimas acciones sucedidas con el ataque de Hamas a Israel, llamando mucho la atención de los especialistas los errores, groseros algunos de ellos, cometidos por una de las «Inteligencias» más importantes del planeta.


Hoy se transmite en Vivo y en Directo los bombardeos continuos del ejército israelí a una zona territorial minúscula y densamente poblada, donde se cree difícil no cegar la vida de cientos de civiles; además del empeoramiento humanitario de millones de personas por las decisiones del gobierno Israelí.


Carlos Pereyra Mele, Director de «Dossier Geopolítico», uno de los analistas de política internacional más importante del país, nos describe la situación delicada de esa parte convulsionada del mundo a través de Radio Universidad Tucumán y paginanorte.com.ar.

ESCUCHAR AUDIO EN ESTE LINK: https://go.ivoox.com/rf/117565264

Las élites y el público de Israel han recibido el mayor golpe a su moral en 50 años.

Por Abdel Bari Atwan para Cradle 8 de Octubre 2023 

Ahora sabemos por qué Mohammad Deif, el líder del ala militar de Hamas en la Franja de Gaza, desapareció de la vista del público después de la campaña ‘La Espada de Jerusalén’ hace casi dos años. Estaba haciendo planes y preparativos para un contraataque contra Israel. El sábado salió, junto con el portavoz de Hamás, ‘Abu-Obaida’, para anunciarlo.

Declararon el inicio de la ‘Operación Inundación al-Aqsa’, describiéndola como una batalla para poner fin a la ocupación más larga del planeta. Se lanzaron miles de cohetes en cuestión de minutos, confundiendo a los tan publicitados sistemas de defensa aérea de Israel, mientras los combatientes de la resistencia palestina escapaban del territorio asediado para asaltar los asentamientos israelíes en la envoltura de Gaza.

Las imágenes de la operación publicadas en las redes sociales fueron asombrosas: tanques Merkava en llamas; sus soldados de ocupación israelíes siendo arrastrados fuera y suplicando clemencia; Los colonos israelíes huyen presas del pánico y sus llamamientos de ayuda son desatendidos. En el momento de escribir este artículo, se había informado de la muerte de más de 100 israelíes (ahora más de 700), miles de heridos y decenas capturados para utilizarlos como moneda de cambio para la liberación de los prisioneros palestinos retenidos en Tel Aviv.

El impacto en la moral de las élites y del público de Israel ha sido enorme. Las instituciones políticas, militares y de seguridad del país han recibido el mayor golpe en 50 años, desde la guerra de octubre de 1973. Cuando un ejército clasificado como el cuarto más poderoso del mundo no puede prevenir o reaccionar ante los ataques contra colonos supuestamente seguros en el «verdadero» Israel, eso es una señal de grave declive.

Independientemente de cómo se desarrollen los acontecimientos en los días y semanas venideros, la resistencia ha logrado una gran victoria. Esta es una guerra larga. Israel puede desatar muerte y destrucción a escala gigantesca, pero no saldrá ileso. Y si se convierte en una guerra regional en múltiples frentes, la señal estará clara.

El pensamiento, la planificación y la gestión que se pusieron en práctica en esta operación coinciden con todo lo que se enseña en las mejores academias militares del mundo. Cuando se publicaron en las redes sociales vídeos de combatientes entrenándose para ello, Israel y sus aliados árabes «normalizados» los ridiculizaron. Hasta aquí para todos esos graduados de Sandhurst y West Point. Mohammad Deif nunca reclamó ningún título militar, pero merece el rango de «general» mucho más que cualquiera de los comandantes de los ejércitos árabes con sobrepeso y muchas medallas que hacen poco más que organizar desfiles y ganar comisiones corruptas por negocios de armas.

Recuerde la fecha : 7 de octubre. Puede marcar un punto de inflexión histórico en el mundo árabe, desde un período de sumisión, rendición, normalización y delirios sobre el enemigo como protector, a uno de dignidad y liberación: en este caso, la liberación total de Palestina.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, declaró el estado de guerra, amenazó con una respuesta devastadora y llamó a los reservistas de su ejército. ¿Pero qué puede hacer que no haya hecho ya? ¿ Matar a cientos de civiles inocentes más en Gaza ? No sería la primera vez. Pero esta vez podría desencadenar una reacción devastadora que llegue hasta Tel Aviv, Haifa y Jerusalén.

La Jihad Islámica Palestina se unió a Hamás en esta batalla, al igual que todas las alas de la resistencia armada de las principales facciones palestinas. Las brigadas de resistencia en Cisjordania (en Jenin, Naplusa, Tulkarem y potencialmente en Hebrón) se han sentido inspiradas y, con su sólida base de apoyo popular, han comenzado a unirse a la lucha. Y no se puede descartar que componentes del eje de resistencia en Líbano y Siria, e incluso Yemen e Irak, también lo hagan en el futuro previsible, si no antes.

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente las de DOSSIER GEOPOLITICO.

Ningún país puede sobrevivir sin su única conexión terrestre con los mercados, el comercio y los corredores de conectividad, pero Estados Unidos verá el colapso de Beirut antes de permitir que Damasco regrese.

Por Mohamad Hasan Sweidan para de Cradle 4 de Octubre 2023

Como sólo uno de los dos estados levantinos que flanquean el Mar Mediterráneo, la ubicación geográfica del Líbano es de gran interés para los diversos proyectos de conectividad de carreteras, ferrocarriles y vías navegables que están surgiendo en Asia occidental, no sólo para conectar la región, sino como puente entre Asia y Europa. .

Sin embargo, una segunda mirada revela un enorme problema de acceso a la tierra para el Líbano, al que sólo se puede llegar a través de los territorios de Siria y la Palestina ocupada. Entonces, está claro que para que el Líbano participe activamente en las iniciativas de conectividad de Asia occidental, debe establecer vínculos sólidos con cualquiera de estos dos países.

Después de la Nakba de 1948, la ruta terrestre palestina quedó efectivamente cortada debido a la ocupación y la legislación regional de Israel. En 1954, la Liga de Estados Árabes redactó una ley unificada para boicotear a Israel , y un año después, el Líbano promulgó la Ley de Boicot a Israel , que prohibía cualquier transacción con entidades israelíes. El artículo 285 del Código Penal del Líbano estipula que:

«Todo libanés y toda persona que resida en el Líbano será castigado con pena de prisión de al menos un año y con multa, o que intente realizar directamente o a través de una persona prestada una transacción comercial o cualquier compra».

Siria: el único acceso terrestre del Líbano

Si bien Palestina no es una opción práctica o factible por el momento, Siria sigue siendo el único medio territorial del Líbano para la importación y exportación de bienes. Sin embargo, más de una década de conflicto en Siria, la persistente ocupación extranjera de sus territorios y las sanciones de la Ley César impuestas por Estados Unidos han planteado inmensos desafíos a las históricas relaciones políticas y económicas entre el Líbano y Siria. 

El principal acceso terrestre del Líbano a toda la región árabe se encuentra a través de Siria, y los datos históricos revelan la importancia económica de la ruta de tránsito siria para las mercancías libanesas. Antes del inicio de la guerra respaldada por el extranjero en 2011, más del 25 por ciento de las exportaciones y casi el 24 por ciento de las importaciones pasaban por territorio sirio, con costos de transporte significativamente más bajos que las rutas marítimas equivalentes.

Después del conflicto sirio, las exportaciones libanesas a través de Siria cayeron entre un 30 y un 40 por ciento , lo que contribuyó a una caída del 12 por ciento en las exportaciones totales. Esta disminución también afectó al turismo, provocando una disminución del 14 al 15 por ciento en 2012. 

Cualquier evaluación imparcial de la actual crisis económica del Líbano apunta a una necesidad urgente de reabrir sus rutas terrestres con Siria. Esta necesidad se vuelve aún más imperativa si el Líbano desea ser incluido en los innumerables proyectos de conectividad regional que ya están en marcha o iniciados recientemente.  

Tras su regreso triunfal a la Liga Árabe en mayo pasado, Siria ha tratado de volver a comprometerse económicamente con las principales potencias globales como China y Rusia, y con las regionales del Golfo Pérsico. Que Beirut permanezca aislado de Damasco, mientras las relaciones de este último evolucionan independientemente de Occidente, significaría aislar al Líbano de toda la región.

La «Ley César» de EE.UU. castiga directamente al Líbano

Las sanciones estadounidenses impuestas a Siria en virtud de la Ley César, que entró en vigor a mediados de 2020, también afectan al Líbano. El objetivo de aislar a Siria, el único corredor terrestre de facto del Líbano, significa aislar al Líbano de su entorno árabe. Washington es plenamente consciente de las ramificaciones de sus sanciones a Siria en la economía del Líbano: a pesar de la magnitud de la crisis del sector energético del Líbano en los últimos años, Estados Unidos todavía se niega a conceder exenciones de sanciones para que el gas egipcio y la electricidad jordana puedan fluir hacia el Líbano a través de Siria. . 

Enfrentar medidas estadounidenses tan descaradamente coercitivas requiere que el Estado libanés adopte una postura soberana firme en defensa de sus intereses nacionales y abra iniciativas de cooperación con Siria. Lamentablemente, uno de los factores que permite a Washington aislar tanto a Siria como al Líbano es la propia posición política libanesa, que teme la confrontación, posterga la proverbial lata y prefiere obedecer los dictados estadounidenses incluso si representan una amenaza existencial para el Estado. 

Además, las sanciones estadounidenses impiden que las grandes empresas y los países ricos inviertan en infraestructura siria como parte de proyectos de conectividad económica para la región de Asia occidental. Dado que cualquier participación libanesa en nuevos corredores comerciales significa atravesar territorio sirio, las sanciones César de Estados Unidos son un obstáculo de primera línea para la participación del Líbano en todos esos proyectos en Asia occidental.

Proyectos de conectividad regional para el Líbano

En el mundo multipolar en rápida evolución de hoy, las principales potencias están buscando rutas de transporte eficientes y rentables para mover mercancías no sólo entre países, sino también entre continentes. La mera presencia en el Mediterráneo oriental es insuficiente; El Líbano debe garantizar un transporte rentable hacia y desde sus puertos, lo que requiere una cooperación directa con Damasco.

Tal como están las cosas, hay varios corredores de transporte a los que el Líbano podría unirse. Uno es el Canal Seco Iraquí , que conecta el puerto de Faw en Basora con las fronteras turca y siria, y que unirá el Golfo Pérsico con Europa. El Líbano podría participar facilitando el transporte de mercancías a través de sus puertos. 

Otro proyecto ambicioso es el extenso ferrocarril que conectará Irán, Irak, Siria y, potencialmente, Jordania y Arabia Saudita, uniendo en última instancia el Golfo Pérsico con el Mediterráneo oriental.

Además, el Líbano tiene una oportunidad única de alinear los proyectos de conectividad local con la Iniciativa de la Franja y la Ruta ( BRI ) de China , a la que Beirut se unió en 2017. La ubicación estratégica del país en una importante vía fluvial que une Asia y Europa ofrece un valor significativo a la visión económica global de Beijing, haciendo El Líbano es un socio atractivo para los proyectos BRI en el Levante. 

La voluntad de China de cooperar con esta parte del Levante fue evidente durante la visita del presidente sirio Bashar al-Assad a Beijing en septiembre, donde los dos estados enfatizaron las oportunidades de desarrollo compartidas. Damasco se unió a la BRI en enero de 2022, desafiando los esfuerzos de Estados Unidos por sancionar y aislar al gobierno sirio. Hoy, el Líbano puede aprovechar esta oportunidad para mejorar su presencia bajo el radar regional de China.

Antes del próximo Tercer Foro BRI , el embajador de China en el Líbano, Qian Minjian, dijo a Al-Mayadeen el mes pasado que Beijing trabajará para fortalecer la convergencia entre la BRI y su plan de desarrollo en el Líbano.  

Desafíos de exportación: dependencia de los oleoductos

A la luz de la creciente normalización entre Israel y las monarquías árabes, algunos en el Líbano han abogado por llegar a su propio acuerdo con el Estado ocupante, pero descuidan por completo los beneficios económicos prácticos de conectarse con Siria. Cualquier enfoque libanés en el Corredor Económico India-Oriente Medio-Europa ( PIEM ), que incluye a Israel, sirve a los intereses de Washington más que a las urgentes necesidades económicas del Líbano.

El 16 de agosto, el ministro interino de Obras Públicas del Líbano, Ali Hamie, anunció la llegada de un buque de exploración de petróleo y gas al Bloque 9 costa afuera del Líbano. En ese momento, se informó que se esperaban resultados de la perforación dentro de dos o tres meses. 

Si bien normalmente se necesitan varios años para extraer petróleo y gas y hacer la transición a un país exportador de energía, es crucial que Beirut comience a planificar las rutas de transporte necesarias para llevar las exportaciones de energía del Líbano al mercado. El Líbano enfrenta un desafío en este sentido, ya que los proyectos de gasoductos para exportar gas del Mediterráneo oriental a Europa involucran a Israel y, por lo tanto, no son una opción viable.

A Beirut le quedan dos alternativas posibles. El primero implica exportar gas natural licuado (GNL) a través de barcos que parten de campos libaneses o plataformas de licuefacción a instalaciones en Egipto, Chipre, Turkiye y, posteriormente, a Europa. 

Esta propuesta aumentará significativamente el costo del gas libanés debido al gasto que implica establecer estaciones de licuefacción de gas . Además, el transporte de gas por mar es comparativamente caro con respecto a las rutas terrestres, y los costos varían según la distancia entre el exportador y el importador. 

En general, los países tienden a favorecer el transporte de gas por gasoductos debido a sus menores costos. La influencia de Rusia sobre el sector energético europeo, por ejemplo, se vio reforzada por su extensa red de gasoductos, que transportaban gas a varios países europeos. 

Enlace energético con Europa 

A lo largo de los años, la UE se ha beneficiado enormemente de esta fuente barata de gas. La transición al GNL tendrá un costo significativo para la economía europea y, fundamentalmente, para su seguridad energética . 

Por lo tanto, la mejor opción para Beirut sigue siendo un vínculo energético territorial que se extienda desde el Líbano hasta Siria, Turkiye y, en última instancia, hasta Europa. El Líbano también podría establecer conexiones con oleoductos iraquíes a través de Siria, lo que proporcionaría otra ruta terrestre a Europa a través de Turkiye. Este enfoque permitiría al Líbano exportar su gas y petróleo a través de oleoductos, asegurando el acceso a fuentes de energía a costos mínimos.

Mientras Israel busca activamente nuevas rutas para exportar su gas palestino robado , el Líbano aún tiene que tomar medidas en esta dirección. A principios de septiembre, el Primer Ministro Benjamín Netanyahu anunció que dentro de tres a seis meses se tomaría una decisión sobre la ruta de exportación del gas chipriota y palestino. Como tal, el Líbano necesita trabajar de manera proactiva en rutas de exportación realistas para evitar perder oportunidades críticas de generación de ingresos.

La diplomacia inteligente es el único camino a seguir. A medida que Washington se da cuenta de que sus políticas de coerción ya no son efectivas y están llevando a un creciente alineamiento de los aliados árabes con China y Rusia, Estados Unidos se ve obligado a ofrecer incentivos para detener esta tendencia. Un ejemplo de ello es su último proyecto IMEC, que sobre el papel ofrece una alternativa a las iniciativas de conectividad chinas al contratar a otra potencia asiática, India, como sustituto.

Dependiente de Damasco 

Por ahora, sin embargo, el Líbano permanece fuera de esta estrategia, actuando como un saco de boxeo sin remordimientos para cada política coercitiva del manual de Washington. Si bien muchos estados del Sur Global están comenzando a capitalizar la creciente competencia entre las grandes potencias para asegurarse los beneficios que puedan, algunos, como el Líbano, Jordania e incluso Irak, continúan cediendo sus intereses a Washington sin buscar beneficios recíprocos. Esta falta de resolución política desde arriba garantizará la exclusión del Líbano de la mayoría de los proyectos de conectividad regional altamente competitivos.

La debilidad política de Beirut es evidente desde el primer obstáculo: Siria es la única puerta de entrada terrestre al Líbano, y restablecer las relaciones con Damasco debería ser una de las principales prioridades libanesas, cosa que no es así. La mejora de las relaciones entre Siria y el Líbano puede impulsar sus economías mutuamente asediadas y beneficiar a toda la región, desde las costas del Golfo Pérsico hasta la costa mediterránea. 

Cualquier mirada a los actuales proyectos de conectividad propuestos en Asia occidental revela que la mayoría de ellos incluyen a Siria. Lamentablemente, el Líbano ha elegido el aislamiento impuesto por Estados Unidos en lugar de cooperar con Damasco por temor a nuevos castigos y sanciones unilaterales estadounidenses.

Como puente entre Asia y Europa, una Siria políticamente estable es lo mejor para Asia occidental, pero la presencia militar ilegal de Estados Unidos a lo largo de la frontera sirio-iraquí constituye un impedimento importante para los proyectos de conectividad en la región, incluidos los que involucran al Líbano. 

El éxito de los corredores comerciales regionales requiere esfuerzos concertados para poner fin a la ocupación estadounidense allí y reconectar al Líbano con el corazón palpitante de Al-Sham.  

Las opiniones expresadas en este artículo no reflejan necesariamente las de The Cradle y Dossier Geopolitico

FUENTE: https://new.thecradle.co/articles/killing-lebanon-to-punish-syria

Por Enrique Lacolla en Perspectivas 7 de Octubre 2023

La ofensiva de Hamas contra el territorio israelí busca, en línea con los reacomodamientos del orden global que están en curso, sacar la situación del medio oriente del cenagal a que la condena la situación palestina.

Este sábado 7 de octubre pareció abrirse con las agujas del reloj revertidas a 50 años atrás, justo al momento en que Egipto y Siria inauguraban la tercera guerra entre Israel y los árabes: la llamada guerra del Yom Kippur por los israelíes, y del Ramadán por los árabes. En ese momento los gobiernos de Anwar el Sadat y Hafez al Assad lanzaron una ofensiva simultánea contra la línea Bar Lev en el Canal de Suez y contra los Altos del Golán en Siria. Lograron una completa sorpresa táctica y provocaron un sacudón estratégico en el tablero global que promovió considerables cambios en la situación del medio oriente.

Esta mañana vino a saberse que los combatientes de Hamas en Gaza han lanzado una ofensiva contra el cerco que rodea la franja penetrándolo en varios lados y avanzando en el territorio israelí entre 5  y  7 kilómetros. En el trámite se adueñaron de dos poblaciones, provocaron fuertes  bajas a las tropas del Tsahal y capturaron a un alto oficial israelí –el general Nimrod Eloni- junto a un centenar de prisioneros. Varios tanques israelíes –los Merkava, que son el puño acorazado de las Fuerzas de Defensa de Israel- fueron destruidos o capturados por Hamas. Por otra parte  las guerrillas dispararon entre 2000 cohetes (según los israelíes) y 5000 (según Hamas) contra pueblos y ciudades de Israel. La famosa Cúpula de Hierro (“The Iron Dome”) el sistema de defensa que hasta aquí había protegido a Israel de los envíos más bien artesanales e improvisados de Hamas, parece haber sido saturado y desconcertado por la cantidad de proyectiles que han inundado los cielos. Los prisioneros hechos en las fortificaciones de frontera (junto a civiles israelitas sacados de sus casas) fueron dirigidos al interior de la franja de Gaza, con la probable intención de usarlos como escudos humanos frente a las represalias que practica la fuerza aérea su país, que al momento de escribir estas líneas, habían provocado ya unas trescientas muertes.

Es obvio que la envergadura de este ataque por sorpresa no es comparable a la de la guerra de 1973, pero los objetivos aparentan ser similares. Se trata de salir del estatus quo enfermizo en que yace la cuestión palestina, con la población de Gaza asediada y con una Cisjordania sembrada de enclaves israelíes y cruzada por las rutas militares que los unen, mientras el gobierno de Benjamín Netanyahu y de los fundamentalistas más extremos prosigue con una política de asentamientos ilegales (que es, a decir verdad, implícitamente avalada por todos los sectores) en busca de unos objetivos de máxima, susurrados más que proclamados, de un Gran Israel que absorba por lo menos a Cisjordania.

No es posible seguir el curso de los acontecimientos en este artículo, pues las cosas evolucionan de hora en hora (ése es un cometido que cabe a la televisión, las redes y la radio); pero sí cabe preguntarse sobre cuáles son los alcances de la operación lanzada por Hamas. Ningún análisis puede dejar de lado el papel que pueden haber jugado los protagonistas de gran peso que se mueven en el escenario meso-oriental. Irán, en primer término, que respalda a Hamas y a Hizbolá, la guerrilla libanesa, mucho más fuerte y mejor armada que Hamas, por el momento expectante en la frontera norte de Israel; Arabia Saudita, que ha propiciado por estos días una solución negociada al diferendo en torno a Palestina, alejándose así de su negación del estado judío, pero al mismo tiempo aproximándose al rival iraní de una manera que place poco a Estados Unidos; Rusia, cuyo involucramiento directo en el asunto no se puede demostrar ni presuponer tampoco, pero que sin duda va a ser requerida a participar de cualquier conferencia que abarque a la región, y cuya decisión de parar la expansión de la OTAN en Ucrania por medios militares ha introducido un factor revolucionario en un escenario que hasta hace poco aparecía como librado al aventurerismo de Washington en pos de un delirio hegemónico que a muchos pareció factible a principios de los ’90, pero que ha caducado desde hace más de una década.

Las preguntas respecto a lo que puede pasar por supuesto son muchas más que las respuestas que se puedan brindar, pero en sí mismas definen la naturaleza opaca e imprevisible del escenario. ¿De dónde partió la orden de ataque? ¿Cómo pudieron las formaciones de Hamas adquirir las armas y el entrenamiento necesarios para alcanzar lo que, al menos en su primerísima fase, se revela como un “touch and go”,  un pega y retírate, exitoso? ¿El Hezbollah permanecerá pasivo en el norte de Israel o se comprometerá en las hostilidades? Los combates consumen grandes cantidades de pertrechos: ¿puede acudir Estados Unidos a reforzar el arsenal israelí cuando            está mandando enormes cargamentos de armas y fuertes sumas de dinero al gobierno de Ucrania?

Respecto a la primera pregunta es difícil pensar  que los combatientes de Hamas se hayan lanzado por su sola cuenta a la ofensiva, sin tener antes el aval de algunos poderes que les están íntimamente vinculados y   que desean terminar con el cenagoso impasse no sólo de la cuestión palestina sino del ordenamiento político de todo el medio oriente. Pero esto es incomprobable por ahora. La segunda pregunta es espinosa: Gaza está bloqueada por Israel y por Egipto, y teóricamente no puede ser abastecida de insumos militares, pero el hecho es que estos han llegado y que sus combatientes los emplean con eficacia. Hacen falta financiación, complicidades y sobre todo fuentes donde adquirirlos. Aquí surge el tema delicado: hace tiempo que se dice que una buena parte de las armas que la OTAN envía a Ucrania se “pierden” en el camino y son redirigidas al mercado negro, con suculentas ganancias para los funcionarios  y gestores del gobierno de Zelenski, que se han echado encima una fama de corrupción que los medios occidentales tratan de tapar sin demasiado éxito. Si esto se llega a comprobar, el escándalo Irán-Contras que salpicó a la presidencia de Ronald Reagan quedará chiquito.

Por último y en este mismo orden de cosas, ¿qué pasará en el congreso estadounidense cuando se debata sobre los incrementos de la ayuda a Ucrania y se los contraste con las necesidades que puede tener Israel? El presidente Joe Biden ya proclamó su apoyo irrestricto al derecho israelí a protegerse contra los ataques de los que él denomina terroristas de Hamas. Los republicanos y entre ellos la facción más próxima a Donald Trump, que se manifiesta hostil a seguir financiando a Kiev porque resulta antieconómico, ¿van a seguir teniendo la misma tesitura si se trata de Israel? ¿O querrán que en todo caso se privilegie al socio israelí?¿O se ensayará, finalmente, con cierta coherencia y seriedad, arribar a una vía de composición entre las partes que termine con la larga, horrible y estéril batalla por imponer una visión impregnada de colonialismo decimonónico a un lugar del mundo donde se entrecruzan tres religiones fundantes de la civilización? El tiempo lo dirá y no andando mucho, pues se han reabierto las compuertas de la historia grande.

FUENTE http://www.enriquelacolla.com/sitio/notas.php?id=773