Especial para Dossier Geopolitico Por Denis Korkodinov Rusia(*)

Estados Unidos está tramando planes para revivir al Estado Islámico en Irak. El aumento de la actividad terrorista, principalmente en las provincias del sur y el oeste de Irak, contribuye al surgimiento de un nuevo epicentro del “Califato Islámico” bajo los auspicios de Washington.

Según fuentes competentes, durante los últimos 3 meses, Estados Unidos ha estado trasladando regularmente a militantes de ISIS detenidos en prisiones en Al-Hasak, Goyran y Al-Sinaa, Al-Shaddadi y Al-Tanf a la frontera con Irak para organizar ataques a las tropas gubernamentales sirias e iraquíes.

Los takfiris suelen entrar en Irak con convoyes militares estadounidenses. Y si de repente detiene un convoy de fuerzas armadas estadounidenses que navega entre las bases militares fronterizas, entonces puede encontrar fácilmente a terroristas de ISIS que ni siquiera se esconden de los ojos de la población local.

Vale la pena señalar que ahora el número de militantes de ISIS en las cárceles controladas por las Fuerzas Democráticas Sirias es de aproximadamente 82 mil personas, de las cuales alrededor de 45 mil son ciudadanos iraquíes. Estos militantes están siendo transportados rápidamente a áreas fronterizas bajo la protección de las tropas estadounidenses, lo que obliga a las fuerzas armadas iraquíes a entrar en un modo de alerta máxima, esperando una serie de ataques terroristas en el futuro cercano.

Estados Unidos proporciona directamente el proceso de transferencia de terroristas a la frontera sirio-iraquí. Su tarea principal es intentar revivir el “Califato Islámico” y, así, justificar otra invasión estadounidense del territorio iraquí.

Donald Trump no pudo crear las condiciones para la eliminación del estado iraquí con la ayuda de las tropas estadounidenses. Además, bajo la influencia de la resistencia de Bagdad el 5 de enero de 2020, se vio obligado a tomar una decisión sobre la retirada de las tropas estadounidenses de Irak. Bajo Joe Biden, la apuesta está puesta en el factor terrorista “ISIS”, que finalmente debe destruir la soberanía iraquí. La amenaza del terrorismo, según los organizadores de esta empresa, debería ser el motivo del inicio de una nueva campaña militar estadounidense en Irak. Sin embargo, si en 2003 el objetivo de la invasión estadounidense era el asesinato de Saddam Hussein, ahora Washington espera destruir completamente Irak como estado.

(*) Editor del Servicio de Investigación de la revista de radio y televisión sociopolítica interestatal World Community, Tecnólogo político, Experto político

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE DOSSIER GEOPOLITICO

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *