Por  M. K. BHADRAKUMAR (*)

Hay una expectación curiosa entre los analistas indios sobre la videoconferencia Rusia-India-China de ministros de Asuntos Exteriores que tiene lugar hoy. Incluso los detractores compulsivos de procesos como RCI (formato Rusia–India-China), BRICS y SCO que excluyen a los Estados Unidos están tomando interés.

El proceso RIC como tal no es el punto focal aquí, sino la extraña coincidencia del contexto inmediato de las tensiones fronterizas entre India y China. El proceso RIC debería haber evolucionado con el tiempo como un vector dinámico de la política exterior de la India. Pero eso nunca sucedió.

Se le pueden atribuir varias razones, pero principalmente, hay cuatro factores:

*India no es un gran jugador de equipo y se siente segura de sí misma mientras persigue sus intereses a través de canales bilaterales;

*India es cautelosa de dar la impresión de que está “agrupando” con dos grandes poderes “revisionistas” en la mira de los Estados Unidos en el tablero de ajedrez global: Rusia y China;

*India se siente limitada en el triángulo Rusia-India-China debido a su problemática relación con China; y, lo más importante,

*India es muy consciente de que Washington considera a la RIC como una entidad hostil, que podría debilitar o debilitar las estrategias estadounidenses en Asia y en todo el mundo; un RIC completamente cargado no es una opción para India dada su alineación manifiesta con la plataforma “Quad” anti China.

La videoconferencia de hoy (23/6/2020) es una conferencia virtual y no habrá ninguna “separación” entre el ministro de Asuntos Exteriores, S. Jaishankar, y su homólogo chino, Wang Yi. El evento será aún más formal de lo habitual. Es decir, no hay razón para esperar que el evento abra la puerta a un camino que conduce al jardín de rosas en las relaciones India-China.

Por el contrario, lo que está en juego es que un restablecimiento de la relación India-China que será un proceso bilateral largo y tortuoso. Las condiciones para una comunicación estratégica significativa ni siquiera existen en la India en este momento. Los halcones todavía están en el cielo y se niegan a descender a la madre tierra.

Las conversaciones sin sentido dominan la narrativa india y muchos, incluido un ex ministro de Defensa, han articulado nociones absurdas de que la capacidad militar india en el Himalaya es más que un rival para el EPL.

Incluso hay triunfalismo de que el ejército indio mató a un oficial al mando del EPL en el valle de Galwan. Mientras tanto, los ultranacionalistas están quemando las fotos de Xi Jinping. Muchos entre la élite gobernante buscan un “boicot” al comercio con China.

Y luego, están las fantasías salvajes que debido al coronavirus y la dislocación económica, China se ha debilitado significativamente y el Partido Comunista Chino apenas está apuntalando su base de apoyo.

Al igual que los vagabundos en la obra de Samuel Beckett Esperando a Godot, los indios están esperando que Estados Unidos se “desacople” de China; Japón creará un “segundo frente” contra China sobre las Islas Senkaku; y Australia para que desangre a China con rifles de francotirador.

Claramente, esta configuración surrealista cuelga como un albatros alrededor del cuello de Jaishankar. Sin embargo, al ser el realista incondicional que es, se puede confiar en Jaishankar para avanzar en su comunicación con Wang incluso dentro de las severas limitaciones de una reunión virtual.

El verdadero significado de la reunión de RIC es que está teniendo lugar. Después del encuentro personal con el primer ministro Modi el 16 de junio, Jaishankar siguió con una solicitud para hablar con Wang (a lo que este último aceptó de inmediato). Y fue después de la conversación con Wang el 17 de junio, cuando los dos principales diplomáticos llegaron a un punto en común sobre la salida del pozo en el Valle de Galwan, que Jaishankar señaló su conveniencia para asistir a la reunión del RIC el 23 de junio.

Fue una señal positiva. Basta decir que, con la aprobación del primer ministro, Jaishankar abrió una vía política con Beijing. Cualquier interacción entre Jaishankar y el liderazgo chino, por lo tanto, constituye un importante paso adelante. La reunión de RIC de hoy será un avance suficiente si se produce una reunión bilateral en algún momento cercano.

Los analistas indios se han vuelto locos al estimar que Rusia se está metiendo en la relación chino-india. Esta es una idea falsa. El presidente Vladimir Putin no es un bombero, aunque tiene un genio raro como estadista mundial para hablar con sentido e inyectar racionalidad en situaciones de conflicto.

En segundo lugar, debe entenderse la alquimia de la entente Rusia-China: ambas partes tienen un amplio espacio para perseguir independientemente sus intereses centrales, y Moscú sería consciente de que la soberanía territorial es un tema central para China. Tercero, Rusia y China no necesariamente están de acuerdo en todos los temas bajo el sol.

Dicho esto, Moscú y Pekín le dan una gran importancia al formato RIC como una dimensión importante de su estrategia común para democratizar el sistema internacional y consolidar la opinión mundial sobre los imperativos de la estricta adhesión al derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas en la conducta  de los Estados.

En pocas palabras, desde la perspectiva rusa y china, el RIC complementa a BRICS y al SCO, mientras que también existe el factor positivo de que RIC es su único foro exclusivo con India, a quien ambas potencias consideran un jugador cada vez más importante en el ámbito multilateral y estrella en aumento en Asia cuya integración euroasiática es de su interés.

Por supuesto, Rusia y China son practicantes del zen de crear sinergia a partir de formatos multilaterales para enriquecer y fortalecer su relación bilateral, armonizar las divergencias, si las hay, y seguir profundizando su convergencia estratégica en asuntos regionales y globales.

India tiende a adoptar una actitud de “todo o nada”, lo cual es lamentable. Tal vez, una buena cosa puede salir de la participación de la India en la reunión de RIC y hoy radica en la señal de su creciente conciencia de los encantos ocultos de este formato único en un mundo en transición histórica.

El camino a seguir radica, posiblemente, en que los tres países de RIC  emprendan algunos proyectos comunes en los que los tres se convierten en partes interesadas en su futuro compartido.

*DIPLOMATICO iNDIO

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *