-Frank Bruni, columnista de The New York Times.

La idea de que está destinado por cuatro años más es pura superstición.

“Y él va a ser reelegido”.

No pasa un día sin que varios amigos -tanto Republicanos como Demócratas-, me digan eso. Es la coda contundente de una recitación repleta de los fracasos de Donald Trump durante esta pandemia. Es el gemido de rendición que le sigue al grito de incredulidad.

Decenas de miles de estadounidenses mueren; ¿Y qué hace el presidente? Difunde mala información. Siembra falsa esperanza. Reinventa la historia, reinventa la ciencia, parlotea sobre su supuesto heroísmo, se desgarra sobre su autoproclamado martirio y ataca a cualquiera que cuestione su infalibilidad. En lugar de liderazgo, grandilocuencia. En lugar de empatía, un snit irracional. “Y va a ser reelegido”.

Con ese estribillo realizamos una profilaxis espiritual. Nos preparamos para la desesperación.

Pero en algún momento, comenzamos a confundir un mecanismo de supervivencia con un análisis razonado. Comenzamos a tratar un tic verbal como si fuese una verdad inevitable.

Esto no es así. Si bien Trump puede estar esperando por otros cuatro años más, es posible que ya se esté autodestruyendo ante nuestros ojos.

¿Quizás un cálido rayo de sol es todo lo que necesitamos para eliminar el coronavirus? ¿Y si tan solo inyectamos desinfectante en nuestras venas?

Teorizó sobre ambas fantasías1 el jueves pasado, y bien podría haber subido al atril con un sombrero de papel de aluminio. Éstas son las divagaciones de un hombre abatido, desorientado y cada vez más desesperado.

Como informaron Katie Rogers y Annie Karni 2 en The Times, el presidente se siente aislado y en apuros, y siente pánico de perder ante Joe Biden en noviembre. Este estado mental, escribieron, impulsó su orden ejecutiva de detener la emisión de tarjetas de residencia3, que es precisamente el tipo de medida base al que recurre “cuando las cosas se sienten fuera de control”.

Él puede leer las encuestas tan bien como el resto de nosotros, y éstas demuestran que, mientras él permanece allí de pie todas las noches en la sala de reuniones de la Casa Blanca y se besa a sí mismo, los estadounidenses no están devolviendo los besos.

Hace un mes hubo mucho ruido con respecto a un ligero aumento en los números de aprobación de Trump4. Pero la verdadera historia fue su ligereza: los presidentes anteriores han experimentado mayores incrementos de aprobación durante las crisis, cuando los estadounidenses tienden a reunirse en torno a su líder. Para Trump no hubo tal concentración, solo un rencoroso beneficio incremental de la duda.

Un beneficio efímero, también. Su repunte rápidamente disminuyó, reuniéndolo con su modelo anémico. Según el promedio de encuestas de FiveThirtyEight, a fines del viernes por la tarde, se demostró que el 52.5% de los estadounidenses desaprueba su desempeño laboral. Solo el 43.4% lo aprueba.

Es cierto que sus calificaciones de favorabilidad no mejoraron en 2016 -de hecho, fueron peores- y de todos modos llegó a la Casa Blanca. Pero la disonancia de esa victoria podría explicarse en parte por lo que él representaba: una protesta contra el status quo. Ahora él es el statu quo, y los votantes han tenido la oportunidad de probar “la ruptura” que prometió. Sabe mucho a incompetencia.

Otros números cuentan una historia aún más aterradora para Trump. Actualmente, está detrás de Biden en los tres estados de campo de batalla que permitieron su victoria en el Colegio Electoral hace tres años y medio5: 6,7 puntos porcentuales en Pensilvania, 5,5 en Michigan y 2,7 ​​en Wisconsin, según el promedio de encuestas recientes de RealClearPolitics. Este sitio web también lo deja atrás por 3.2 puntos en Florida, un estado que ganó en 2016 y debe ganar nuevamente.

Ya solamente Wisconsin debería aterrorizar a Trump. En 2018, el gobernador republicano fue derrocado por un demócrata6. También lo fueron el teniente gobernador republicano y el fiscal general. Luego, este mes, los votantes de Wisconsin reemplazaron a un titular conservador en la Corte Suprema del estado por un retador liberal, su victoria no solo fue sorprendente sino también rotunda7. No hay forma de girar eso a favor de Trump.

Según las encuestas mensuales de Gallup8, el porcentaje de estadounidenses que indicaron satisfacción con la forma en que iban las cosas en el país se desplomó hacia el 30% en mediados de abril con respecto al 42% previo de mediados de marzo. Solo dos veces antes en las últimas dos décadas ha habido una disminución tan precipitada de un mes.

Tal vez esta caída fue un referéndum menos sobre la administración de Trump que un reconocimiento de la devastación del coronavirus. Pero tal vez no: las encuestas revelan que una mayoría significativa de estadounidenses cree que actuó demasiado tarde9 para detener la propagación del virus. Además, está fuera de sintonía con la evaluación de la mayoría de los estadounidenses de lo que será y no será seguro en este futuro inmediato.

En medio de los mensajes vertiginosamente mezclados, Trump ha apoyado el retorno a una apariencia de normalidad alrededor del 1 de mayo10 y ha reprendido a algunos gobernadores por encierros excesivamente impacientes. Pero en una encuesta realizada por The Associated Press-NORC Center for Public Affairs Research que se publicó el miércoles pasado11, solo el 12% de los estadounidenses dijo que las directivas de distanciamiento social y refugio en el lugar donde viven fueron demasiado lejos, mientras que más del doble ese número, un 26%, dijo que las precauciones no eran lo suficientemente estrictas. El 61% dijo que estaban en la marca.

En una encuesta de Washington Post-University of Maryland12, el 65% de los estadounidenses dijo que podría tomar hasta junio o más tarde para que las reuniones de 10 personas o más sean seguras. Y en una encuesta de Yahoo News / YouGov13, solo el 22% de los estadounidenses apoyó a los manifestantes que han estado exigiendo el fin de las restricciones de sus estados, mientras que el 60% se opuso a ellos. De todas maneras, el presidente Trump los ha motivado.

¿Está siguiendo algún instinto o simplemente agitándose irracionalmente? Yo voto por lo último. Últimamente se ha estado contradiciendo a si mismo15 a un ritmo completamente nuevo y en un grado completamente nuevo, y ha socavado los puntos de discusión de su propio partido.

Como Jonathan Martin y Maggie Haberman informaron en The Times16, los republicanos han desarrollado una estrategia para evadir cualquier responsabilidad por la respuesta de Trump a la pandemia al culpar y demonizar a China. “Pero hay un impedimento potencial para el plan G.O.P: el propio líder del partido “, escribieron Martin y Haberman, señalando que Trump “ha enturbiado los esfuerzos republicanos para criticar a China” al continuar congraciándose con el presidente Xi Jinping. Dicha táctica ciertamente complica los esfuerzos de los republicanos para pintar a Biden como un títere de los chinos. No pueden tener éxito con su nuevo apodo para él, “Beijing Biden”, si “Tiananmen Trump” suena más cierto.

Además, los pronunciamientos más optimistas de Trump sobre la liberación inminente de la miseria actual 17 representan una apuesta más grande que las muchas otras que ha tomado. Si se equivoca, no habrá nada que lo oculte. Si es imprudente, el costo es la vida de los estadounidenses.

Lo sé, lo sé: es Trump. Lleva el arma secreta de su espectacular desvergüenza, lo que significa que recurrirá a tácticas y mentiras que ni siquiera los oponentes más inescrupulosos intentarían. Él destruirá lo que debe mientras pueda gobernar sobre los restos.

Y las leyes habituales de la naturaleza no se aplican a él. Fue atrapado en una cinta presumiendo de agarrar a las mujeres por la entrepierna. No importó. Obtuvo casi tres millones menos de votos que Hillary Clinton. Aun así, ganó. Si no fue encontrado culpable de coordinación elaborada con los rusos, se demostró que estaba abierto a ello. Continuó moviéndose a través de su grave abuso de poder al tratar con Ucrania, y obtuvo su merecida acusación por ello.

Él es Houdini, él es Scheherazade, él es todos los artistas de escape de la historia y la ficción, consolidándose todo en uno, con una cobertura dorada-naranja. Tiene una suerte más allá de lo imaginable. Pero aquí está la cuestión de la suerte: se acaba.

Se habla incesantemente de cuán ferviente es su base, pero los muchos estadounidenses horrorizados por él tienen una impaciencia acorde. Por cada Sean Hannity, hay una Rachel Maddow. Por cada Kellyanne Conway, un George Conway. Ella y sus semejantes pueden ser astutos en su defensa del presidente. Él y su tribu son aún mejores en su evisceración.

¿Y qué sucederá con la diáspora de refugiados de la administración Trump? ¿Qué pasará con las personas como Rick Bright, el científico del gobierno que dice que fue despojado de su papel principal en la búsqueda de una vacuna contra el coronavirus, porque se negó a repetir como un loro las medidas sanitarias de Trump? Predigo que a medida que se acerca noviembre, más y más exiliados hablarán, compartiendo historias alarmantes de la vida dentro del salón de espejos del presidente. Trump, a su vez, murmurará sobre el “estado profundo”, pero la frase no perdurará cuando se quede con un charco tan superficial de charlatanes a su alrededor, y cuando haga de sí mismo un tonto.

No me digas que sus sesiones informativas nocturnas son solo una nueva versión de sus viejas reuniones en estadios; el telón de fondo de profundo sufrimiento las hace exponencialmente más difíciles de soportar. Los estadounidenses que se sienten cómodos con ellas estaban borrachos de Trump hace mucho tiempo. Los impertinentes ven y oyen al presidente por lo que es: un showman sordo que considera todo, incluso una montaña de cadáveres, como un escenario.

TRADUCCION: NATALIA ARIAS Investigadora Jr de Dossier Geopolitico. Estudiante de Ciencia Politica en la Universidad Catolica de Cordoba

  1. https://www.nytimes.com/2020/04/24/health/sunlight-coronavirus-trump.html
  2. https://www.nytimes.com/2020/04/23/us/politics/coronavirus-trump.html
  3. https://www.nytimes.com/2020/04/21/us/politics/coronavirus-trump-immigration-ban.html
  4. https://www.nytimes.com/2020/03/27/opinion/sunday/coronavirus-trump-polls-approval.html
  5. https://www.washingtonpost.com/news/the-fix/wp/2016/12/01/donald-trump-will-be-president-thanks-to-80000-people-in-three-states/
  6. https://www.nytimes.com/2018/11/07/us/elections-wisconsin-governor-evers-walker.html
  7. https://www.nytimes.com/2020/04/13/us/politics/wisconsin-primary-results.html
  8. https://news.gallup.com/poll/308675/trump-job-rating-slides-satisfaction-tumbles.aspx
  9. https://www.people-press.org/2020/04/16/most-americans-say-trump-was-too-slow-in-initial-response-to-coronavirus-threat/
  10. https://www.washingtonpost.com/politics/trump-wants-to-declare-country-open-by-may-1–but-the-reality-will-be-much-slower/2020/04/14/42f7a318-7e5e-11ea-a3ee-13e1ae0a3571_story.html
  11. https://apnews.com/9ed271ca13012d3b77a2b631c1979ce1
  12. https://www.washingtonpost.com/politics/most-rate-trumps-coronavirus-response-negatively-and-expect-crowds-will-be-unsafe-until-summer-post-u-md-poll-finds/2020/04/20/0b436dda-833b-11ea-a3eb-e9fc93160703_story.html
  13. https://news.yahoo.com/yahoo-news-you-gov-coronavirus-poll-most-americans-reject-antilockdown-protests-124259347.html
  14. https://www.nytimes.com/2020/04/17/us/politics/trump-coronavirus-governors.html
  15. https://www.nytimes.com/2020/04/08/us/politics/trump-coronavirus-news-briefings.html
  16. https://www.nytimes.com/2020/04/18/us/politics/trump-china-virus.html
  17. https://www.washingtonpost.com/graphics/2020/politics/trump-coronavirus-statements/
  18. https://www.nytimes.com/2020/04/22/us/politics/rick-bright-trump-hydroxychloroquine-coronavirus.html
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *