El continente se enfrenta repentinamente a serias preguntas sobre su papel futuro en la política mundial, e incluso en la relación transatlántica.

Gran Bretaña ha abandonado la Unión Europea. Aunque algunos expertos afirmaron que nunca ocurriría, el Brexit sucedió. Las ramificaciones completas no se conocerán por algún tiempo, pero el eslogan de la UE de “unión cada vez más profunda” claramente tuvo un impacto el 31 de enero.

Este revés es el último de una serie de golpes al cuerpo que la UE ha sufrido en las últimas dos décadas. La primera fue la Guerra de los Balcanes de la década de 1990, donde la UE demostró ser incapaz de manejar el conflicto sin llamar a los Estados Unidos. El siguiente golpe fue la prolongada crisis de la eurozona, que provocó graves dificultades económicas en varios países, generó un considerable resentimiento entre los países acreedores y deudores, e incluso una gran cantidad de tiempo y capital político perdido. La tercera fue la crisis de refugiados de 2015, que expuso profundas divisiones dentro de la UE y dio un gran impulso a los movimientos nacionalistas de extrema derecha y a líderes iliberales como Viktor Orban de Hungría

El Brexit vino después, seguido por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, cuya hostilidad hacia la UE y las reiteradas amenazas de abandonar la OTAN han enviado ondas de choque a través de las capitales europeas. Varios ex presidentes de EE. UU se quejaron de que los miembros de la OTAN europeos  no estaban haciendo suficientes aportes, pero ninguno de ellos hizo una amenaza creíble de retirarse de la alianza. Trump es diferente: nadie en Europa está completamente seguro de que no se levantará alguna mañana y decida sacar a Estados Unidos de la OTAN.

Para aquellos de nosotros que admiramos los valores que representa la Unión Europea y sus muchos logros a lo largo de los años, estos desarrollos son profundamente desalentadores.

Pero me temo que los problemas que enfrenta Europa van mucho más allá de la decisión de Gran Bretaña de irse y plantean serias dudas sobre el papel futuro de Europa en la política mundial. También arrojan más dudas sobre el futuro de las relaciones transatlánticas.

El problema es inherentemente estructural: aparte de las negociaciones comerciales, donde la UE generalmente habla con una sola voz, el bloque no está diseñado ni es capaz de producir una política unida sobre cuestiones estratégicas importantes y respaldar esa política con las capacidades necesarias.Se han derramado grandes océanos de tinta que describen la conveniencia de una “política exterior y de seguridad común”, y la UE ha tratado de fabricar la apariencia de unidad creando un cuasi ministerio exterior (el Servicio Europeo de Acción Exterior) y nombrando un alto representante para asuntos exteriores como su voz supuestamente oficial.  

Pero al final del día, los Estados miembros han guardado celosamente sus propias prerrogativas de política exterior y se han negado a equipar al Servicio de Acción Exterior o al alto representante con la capacidad de hacer mucho más que celebrar reuniones y pronunciar discursos.  En lo que respecta a la política exterior, y especialmente a la política de seguridad nacional, Europa sigue siendo una colección de estados soberanos cuyos intereses a menudo divergen, y que carecen del poder duro que a menudo se necesita para concretar cosas.

Tomemos por ejemplo el asunto irani: La administración de Trump se alejó tontamente del acuerdo multilateral que había coronado con éxito el programa nuclear de Irán, una decisión que los firmantes europeos no lograron disuadir a Trump de tomar. Sabían que era un error, e hicieron algunos intentos débiles para mantener vivo el trato. Pero cuando Estados Unidos amenazó con imponer sanciones secundarias a las empresas o bancos europeos que hacen negocios con Irán, las orgullosas naciones de Europa cedieron rápidamente. Este tipo de intimidación puede eventualmente persuadir a cualquier número de países para crear alternativas al orden financiero dominado por el dólar, pero en el corto plazo, Estados Unidos tuvo la influencia, y la intimidación funcionó.

O tomemos la guerra civil continua en Libia. Debido a que Libia es un importante punto de tránsito para los inmigrantes y refugiados que intentan llegar a Europa desde varias partes de África, la anarquía continua también es un problema grave para Europa. Es por eso que la canciller alemana, Angela Merkel, convocó recientemente una reunión cumbre en Berlín para idear un alto el fuego entre las facciones en guerra en Libia. La cumbre produjo un acuerdo que se rompió rápidamente, como a menudo lo hacen. Sin embargo, el problema subyacente es que ni Alemania ni ninguna otra persona en Europa tienen la capacidad de hacer cumplir ningún acuerdo que pueda alcanzarse en el futuro, o incluso mucha influencia sobre las partes en guerra. En la medida en que las potencias externas tienen alguna influencia sobre la situación de Libia, son Rusia y Turquía y varios estados del Golfo, no la UE o ninguno de sus miembros.

Luego está la política de Europa hacia Rusia: El presidente francés, Emmanuel Macron, está cada vez más preocupado por China, y parece que quiere reparar las barreras con Moscú para alejarlo de Beijing. Esta es una geopolítica sólida desde la perspectiva de Francia, pero un anatema para Polonia y algunas naciones de Europa del Este. ¿Cómo puede Europa tener una “política exterior y de seguridad común” cuando ni siquiera puede ponerse de acuerdo sobre su enfoque hacia un vecino estratégicamente importante?

Por desgracia, los problemas de Europa son mayores que estos conflictos de intereses. Europa también se enfrenta a una crisis demográfica a largo plazo, cuyo impacto total aún no se aprecia por completo. Ahora es el continente más antiguo del mundo, con una edad media cercana a los 45 años, y se prevé que su población en edad laboral disminuya en unos 50 millones de personas para 2035. En el este, este problema se ha agravado por la emigración, con jóvenes que se dirigen en otros lugares en busca de oportunidades económicas. Croacia ha perdido el 5 por ciento de su población desde 2013, y se prevé que la población actual de Bulgaria disminuya en un 23 por ciento para 2050. Menos jóvenes significa un crecimiento económico más lento, lo que significa menos oportunidades económicas, lo que a su vez fomenta una mayor emigración, mientras que una población mas “avenjentada” impone mayores cargas de atención médica a las sociedades cuyas economías son cada vez menos productivas. Las poblaciones mayores también tienden a ser más religiosas, más simpatizantes de los llamados nacionalistas y menos comprometidas con los ideales liberales de la UE, lo que crea más problemas para la visión de la UE.

En teoría, una solución a la crisis demográfica de Europa sería alentar una mayor inmigración desde el extranjero. Pero como sugiere la crisis de refugiados de 2015, traer incluso un pequeño número de inmigrantes puede tener consecuencias políticas impredecibles. Dadas las dificultades que las naciones europeas han tenido para asimilar inmigrantes en el pasado, y la clara oposición de los nacionalistas xenófobos, es difícil ver esto como una solución fácil. 

En pocas palabras: aunque Europa sigue siendo un continente rico con un gran mercado, en su mayoría integrado, su poder general está destinado a disminuir aún más en los próximos años.

Sin embargo, el problema central es que Europa pensó que podría trascender la política de potencias, construir una sociedad liberal próspera y escapar con un enfoque europeo independiente de los asuntos mundiales. Durante la Guerra Fría, las limitaciones de este enfoque fueron enmascaradas por el papel abrumador de los Estados Unidos: la UE no necesitaba una política exterior integral o coherente, porque los problemas de seguridad fueron manejados por la OTAN, y Estados Unidos dirigió el espectáculo. Aun así, las principales potencias europeas todavía tenían sus propias fuerzas militares competentes y capaces, como parte del esfuerzo colectivo de la OTAN para disuadir la agresión soviética en Europa.

Sin embargo, cuando terminó la Guerra Fría, los europeos decidieron rápidamente que el poder civil sería suficiente (y tal vez incluso superior) al poder duro que los estadounidenses apreciaban. Alemania tenía más de 500,000 soldados bien equipados en sus fuerzas armadas en 1985; tiene solo 180,000 tropas menos que bien armadas hoy. Si los estadounidenses cometieron un error al suponer que los problemas mundiales complejos podrían resolverse explotando cosas o derribando tiranos (o ambos), los europeos concluyeron erróneamente que la diplomacia y la ley eran suficientes y que el poder duro no era necesario.

Aunque esta fórmula idealista dejó a los europeos vulnerables a las consecuencias de los errores de Estados Unidos (Irak) fue sostenible siempre y cuando Washington todavía estuviera dispuesto a estar en la primera línea de la defensa europea. Sin embargo, es cada vez más insostenible porque la atención estratégica de los Estados Unidos se ha alejado de Europa y parece que esto no va a retroceder. Y el problema no es solo Trump. Como Merkel reconoció recientemente*: “Europa ya no está, por así decirlo, en el centro de los eventos mundiales. La atencion de Estados Unidos en Europa está disminuyendo, ese será el caso bajo cualquier presidente “.

Su solución es “más Europa”: progreso hacia la unión bancaria, esfuerzos para ponerse al día con la tecnología digital, iniciativas renovadas para racionalizar las decisiones en Bruselas, etc. Pero estas y otras reformas no resolverán el problema fundamental: 

Ninguno de los estados  de Europa por si mismo, es hoy una gran potencia, y su posición relativa se erosionará aún más a medida que sus poblaciones envejezcan y se reduzcan.  

Una Europa verdaderamente unida sería una aglomeración formidable, pero la UE simplemente no es apta para el propósito cuando se trata de desarrollar una visión unificada de política exterior o adquirir las capacidades necesarias para enfrentarse a grandes potencias o para dar forma a eventos fuera de las inmediaciones de Europa.

En cuanto a las relaciones transatlánticas, el resultado es una paradoja. Mientras Europa siga dividida y golpeando por debajo de su peso, los estadounidenses la darán por sentado, lo intimidarán cuando estén tan mal inclinados y verán cada vez menos razones para contribuir a su seguridad. 

Si Europa se librara de su malestar y se volviera más capaz, Washington sin duda lo vería como un socio más valioso, pero en ese caso Europa no necesitaría mucha protección de Estados Unidos. En otras palabras, una Europa débil, cada vez más anciana y políticamente dividida no vale la pena gastar mucho tiempo o esfuerzo para proteger, y una Europa fuerte, vibrante y cohesiva bien vale la pena defender, pero no necesitará la ayuda de Estados Unidos. De cualquier manera, es difícil ser optimista sobre el futuro de la asociación transatlántica.

A menos que, como he argumentado antes, Europa y Estados Unidos formen un nuevo acuerdo transatlántico sobre China. En este escenario Europa aceptaría asumir la responsabilidad principal de su propia seguridad, con Estados Unidos permaneciendo formalmente en la OTAN como defensor de último recurso, pero no como el primero en responder. Este acuerdo dejaría a los Estados Unidos libres para centrarse en Asia a medida que el equilibrio del poder mundial cambia en esa dirección. A cambio, Europa acordaría alinearse con los Estados Unidos con respecto a China y, en particular, negarle a China un acceso fácil a tecnologías avanzadas u otras capacidades que puedan tener implicaciones significativas para la seguridad nacional. La neutralidad no es una opción: si la competencia chino-estadounidense se calienta y Europa intenta mantenerse distante, los estadounidenses concluirán con razón que la OTAN ha sobrevivido a su utilidad y se retirará.

Si Europa acepta los términos de este nuevo acuerdo transatlántico dependerá de la UE, aunque su decisión sin duda se verá afectada por el comportamiento de Washington y Beijing en los próximos años. Pero desde donde estoy sentado hoy, no puedo imaginar otra forma de mantener la asociación transatlántica a largo plazo.

TRADUCCIÓN Y NOTAS JUAN MARTÍN GONZALEZ CABANAS

FUENTE : 

https://foreignpolicy.com/2020/02/06/europes-post-brexit-future-is-looking-scary


0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *