Como escribí en mi última columna, nuestro desempeño en la reciente crisis con Irán siguió el patrón estadounidense típico de sacrificar la estrategia a la táctica. Parece que los iraníes, en contraste, están poniendo sus objetivos estratégicos primero y asegurándose de que sus acciones tácticas, o sus inacciones (de igual importancia), sirvan a sus objetivos estratégicos.

Bases militares norteamericanas en Irak. 

El objetivo de Irán es sacarnos del Medio Oriente y del Golfo Pérsico. Ese también debería ser nuestro propio objetivo, ya que el presidente Trump ha dicho, repetidamente, que es un objetivo que comparte. Lamentablemente, el Estado Profundo está intensamente comprometido en la región y quiere que nos quedemos. Como es habitual en Washington, el Estado Profundo prevalece sobre un mero presidente, por lo que solo saldremos cuando nos expulsen.

Irán no tiene el poder militar para echarnos, pero hay otros caminos para alcanzar este objetivo. Irán parece entender eso, y su respuesta a nuestro asesinato del general Soleimani muestra que sabe cómo jugar el juego a nivel estratégico. Hizo lo mínimo que tenía que hacer en respuesta militar directa, en forma de algunos ataques con misiles contra un par de nuestras bases en Irak. Los ataques con misiles causaron pocos daños y no hubo víctimas, lo que parece haber sido la intención de Irán. Siguió a los misiles, un mensaje inmediato a Washington de que Irán no planeaba más acciones en este momento. Eso, a su vez, alejó al mundo de una guerra que Irán no quería y probablemente no podría ganar.

Creo que Irán ve que la mejor y más segura forma de sacarnos de su región es comenzar con Iraq y actuar políticamente en lugar de militarmente. Controla, en gran medida, al gobierno iraquí y, a través de sus milicias chiítas aliadas, también, controla gran parte del terreno en Irak. El actual primer ministro iraquí fue puesto en el cargo por Irán. No es sorprendente que redactara una nueva ley que ordenaba a los estadounidenses que se retiraran de Irak, la que, rápidamente, fue aprobada por el parlamento de Irak. Ahora, los iraníes están esperando que se la haga cumplir.

¡Esto a su vez ha llevado a una situación extraña en la que nuestro Secretario de Estado neoconservador, Mike Pompeo, les ha dicho a los iraquíes que no nos iremos! ¿Perdónenme? Según el tratado que rige nuestra presencia en Iraq, tenemos que irnos si los iraquíes nos lo dicen. Además, tenemos alrededor de 5.200 tropas estadounidenses dispersas en paquetes de centavos que entrenan al ejército iraquí. ¿Se espera que esas tropas se nieguen a irse cuando las fuerzas armadas y las milicias estatales iraquíes, que suman cientos de miles, con sus armas en la mano y digan: “Adivina: ¿quién, se estás moviendo”? Solo los neoconservadores viven en un mundo tan alejado de la realidad.

Tal rechazo jugaría directamente en las manos de Irán, ya que podría activar su opción más poderosa: ordenar a las milicias chiítas iraquíes que tomen a todos los soldados estadounidenses que puedan como rehenes. En ese momento, el presidente Trump se convierte, nuevamente, en el presidente Carter. Si nuestras fuerzas lucharan, estarían luchando contra iraquíes, no iraníes. Nuevamente, el ganador estratégico sería Irán.

Dudo que la respuesta de Irán al asesinato del general Soleimani haya terminado. Todo lo que está terminado es la respuesta militar directa de Irán. En el nivel estratégico, es probable que las acciones de Irán incluyan forzar a todas las tropas estadounidenses a salir de Irak y de Siria, garantizando así su línea de comunicación con Hezbolá en el Líbano; reduciendo aún más nuestra presencia e importancia en el Golfo Pérsico mediante un acercamiento con Arabia Saudita y sus aliados del Estado del Golfo; y a usar la influencia que tiene en Afganistán para sacarnos de ese lugar, también. Su objetivo estratégico de hacer que el ejército estadounidense salga de toda la región está al alcance, si juega sus cartas con cuidado y continúa subordinando el nivel táctico al estratégico. Puede contar con nosotros para ayudarlo subordinando el nivel estratégico al táctico, como siempre lo hacemos.

Traducción: Cnel Carlos Pissolito Miembro de Dossier Geopolitico

Fuentes: http://www.traditionalright.com/author/wslind/ 

https://espacioestrategico.blogspot.com/2020/01/iran-una-leccion-de-estrategia.html?fbclid=IwAR0TJLEMURrjgfbBlCZcrNB3OkLcuryDTjK1lvgZX2mwsv2PyhHjNFsaDxk

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *