Por Emanuel Pietrobon & Juan Martin G. Cabañas – 24/08/2020

Introducción

Articulo Publicado en el sitio de nuestro Socio Estrategico de Italia “Vision&Global Trends; En este briefing informativo abordaremos la transformación georreligiosa que vive América Latina:

Un breve análisis de un papado excepcional

Siete años después de la elección del Papa Francisco al trono papal, ¿ha logrado la Iglesia católica detener el avance del protestantismo? Han pasado siete años desde que Jorge Mario Bergoglio asumió el mando del trono petrino, eligiendo el nombre de Francisco y convirtiéndose en el primer pontífice del llamado Sur global.
Los tres pilares que han caracterizado el fenómeno Francis desde sus inicios:

La lucha contra el clericalismo problemático, profunda revisión de la jerarquía eclesiástica; un enfoque geopolítico pasó del Occidente moribundo y ahora poscristiano a todos aquellos teatros que luchan por la transición a un orden multipolar, como Rusia, China e Irán; Este rumbo de dirección lo han convertido en víctima de una gigantesca operación propagandística por parte de la Casa Blanca y el sector conservador de la propia iglesia (del que Bannon ha sido un gran interlocutor entre los dos) que pretendía desprestigiar su imagen y obra ante los ojos de la Iglesia. fiel.

La visión de Francis es incómoda y peligrosa para el status quo liberal y centrado en Estados Unidos; por eso se ha lanzado una campaña contra él, que será recordado por la posteridad como uno de los papas más revolucionarios de la historia de la Iglesia católica.

Los éxitos logrados en siete años han sido múltiples: el acuerdo de paz entre el gobierno colombiano y las FARC, la estrella ejercida sobre la administración Obama que llevó a la normalización de las relaciones entre la Casa Blanca y Cuba y el acuerdo nuclear iraní, el virtual fin del cisma entre catolicismo y ortodoxia, el establecimiento de un diálogo intenso y constructivo con los principales representantes del islam sunita con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de los cristianos en el mundo musulmán y, por último en orden temporal, el acuerdo sobre el nombramiento de obispos con China, concebida como la primera etapa de un largo camino que podría terminar con el pleno reconocimiento de la Iglesia católica en el país.

En dos teatros geopolíticos, sin embargo, la agenda papal no produjo resultados; al contrario, sufrió un revés.

 El primero es Europa, escenario en el que, sin embargo, Bergoglio ha mostrado cierto desinterés desde su ascenso al trono papal, porque tal vez es consciente de la inevitabilidad de su transformación poscristiana.

El segundo es América Latina, cuna del Papa, el continente más católico, que en las próximas décadas se prepara para ser más protestante. Aquí, desde la Guerra Fría, se ha estado produciendo un enfrentamiento georreligioso clandestino entre el Vaticano y los Estados Unidos, peleado con Biblias, que está reescribiendo la identidad de la América Ibérica.

Los fieles católicos han disminuido en todas partes, desde Río Grande hasta Tierra del Fuego en el contexto del aumento simultáneo de protestantes de tipo evangélico y pentecostal. También han sido elegidos los primeros jefes de estado de fe evangélica, como Jimmy Morales en Guatemala, Jair Bolsonaro en Brasil, una Janine Añez en Bolivia (país donde los neopentecostales jugaron un papel importante en el golpe de Estado contra Evo Morales).

El evangelicalismo anglosajón puede considerarse una buena arma (espiritual) para la consolidación de la Hegemonía; dada su maleabilidad por la ausencia de una estructura de arriba hacia abajo encabezada por una autoridad suprema (puede producir cientos de “ franquicias religiosas ” en cuestión de un año).

Numerosos líderes evangélicos del Sur global se han formado profesionalmente (adquiriendo las nociones de tele-evangelización made in USA), doctrinal e ideológica en los Estados Unidos – como Edir Macedo, el fundador de la muy poderosa -Universal Church of the Kingdom. de Dios – y han sido ayudados en la difusión inicial de las iglesias, convirtiéndose en promotores de un mensaje teológico radicalmente diferente a los de origen católico: la teología de la prosperidad.

Bajo la bandera de esta teología, según la cual la constancia en la manifestación de la fe sería recompensada por Dios a través de la riqueza, personajes polémicos como Cash Luna, fundador de la Casa de Dios en Guatemala, o Macedo, han podido acoger a todos aquellos. Católicos (especialmente pobres) que, sintiéndose traicionados por la guerra que libró la Santa Sede contra los teólogos-revolucionarios y guerrilleros-sacerdotes latinoamericanos de la Guerra Fría, huyeron en masa de la Iglesia Católica. El error histórico de no haber entendido la teología de la liberación, la incapacidad para afrontar la secularización y los escándalos sexuales y económicos, llevó al colapso de la población católica latinoamericana.

El origen del fenómeno georreligioso
El auge del evangelicalismo, que es un término de uso generalizado (pero deberíamos hablar de neopentecostalismo) es el resultado de varios procesos sostenidos en el tiempo que terminaron en una verdadera revolución. Podemos reconectar el nacimiento de “ un plan ” a principios del siglo XX con la fundación de la Iglesia Episcopal Metodista Africana. Pero en ese momento el objetivo no era América Latina. Dos hechos han dado un gran impulso a esta revolución. El primero ocurrió a mediados de siglo: la caza de misioneros protestantes de China a raíz del triunfo del maoísmo. El segundo ocurrió en la década de 1980: la popularización del evangelismo a través de la gran prensa y las comunidades de base.

El evangelismo es una rama del protestantismo y se caracteriza por una serie de creencias, entre ellas el rechazo de la autoridad papal y el apostolicismo (la falta de una autoridad centralizada), una concepción diferente del Espíritu Santo, la teología de la prosperidad y la doctrina de la espiritualidad. guerra.

La situación actual

En 2014, con datos del Pew Research Center en la mano, la población latinoamericana abiertamente católica había caído al 69%, un 23% menos de fieles desde 1970, mientras que los protestantes evangélicos habían crecido del 9% al 19% de la población total. El colapso afecta a todos los países del subcontinente, pero fue particularmente fuerte en Brasil: el Instituto Datafolha estimó que en el período 1970-2016 los católicos disminuyeron en un 40%, pasando del 90% al 50% de la población, mientras que los evangélicos han convertido en el 29% de la población y la mitad de ellos afirman ser ex católicos.

Es una ” curiosa ” coincidencia que la decatolicización fuera particularmente fuerte hacia Brasil: la primera potencia política y económica de América Latina, el país más católico del mundo, y potencial obstáculo para los intereses estadounidenses en el continente en virtud de su peso geopolítico, además Posteriormente, desaprobaron los dos gobiernos de Lula da Silva.

Ya en Latinoamérica el 25% de la población se identifica como evangélica y la mayor concentración se encuentra en Centroamérica, un verdadero baluarte, donde representan entre el 40% y el 50% de la población total de esos países.

¿Existe un contraste muy claro entre evangélicos y católicos en términos de preferencia electoral? ¿Por qué tienden a votar los católicos latinoamericanos?

Los evangélicos son bastante consistentes desde el punto de vista político: tienden a votar en bloque y muestran una preferencia por partidos que podríamos definir como neoconservadores y neoliberales. Esta preferencia viene dada por el hecho de que los evangélicos son socialmente muy conservadores.

Los católicos latinoamericanos votan en forma transversal: su papeleta va tanto a la derecha como a la izquierda. Estamos hablando de un universo mucho más amplio y diverso, que también enfrenta un proceso de secularización. El caso es que hay católicos conservadores y también progresistas. Debemos considerar el hecho de que la Teología de la Liberación (fuertemente identificada con la izquierda política) y la Teología del Pueblo (vertiente de donde proviene Francisco, identificada con una visión transversal de la política) nacieron ambas en el seno del catolicismo, mientras que la teología del la prosperidad nació del protestante.

Además, debemos considerar que el catolicismo ha influido mucho en las evoluciones políticas de la región, dentro de los movimientos políticos, con un marcado sentido popular y visión humanista, como en el caso del peronismo tradicional, al igual que en Europa ha habido Partidos Demócratas Cristianos como líderes. actores.

Situación actual en Argentina y Brasil

Los dos gigantes sudamericanos suelen marcar tendencia en el subcontinente. Analicemos sus situaciones:

En Brasil , los evangélicos representan ahora más del 25% de la población, mientras que en Argentina son alrededor del 15%. Pero en Argentina tenemos algo especial en comparación con Brasil: el factor agnóstico-ateo. Se elevan más rápido que los evangélicos y, de hecho, hay más agnósticos y ateos que evangélicos.

¿Qué ha hecho la Iglesia Católica para detener este declive? ¿Hubo un efecto Francesco o no?

La Iglesia ha iniciado un largo proceso de reforma tanto en términos de imagen pública, es decir, en su relación con los fieles, como de modernización de doctrina e instituciones, comenzando por los consejos y órganos que responden a la Santa Sede. Es un viaje que comenzó en la década de 1960 y que culminó con la elección del Papa Francisco.

La elección de un pontífice de América Latina no fue accidental, fue claramente estratégica. Sin embargo, la agenda de reformas se implementó con demasiada lentitud y resultó no ser suficiente. De hecho, el avance evangélico no se detuvo.

Un papel importante en este fracaso fue la dura represión de los sectores más modernizadores, populares y progresistas dentro de la iglesia, así como la renuencia a poner más énfasis en los sectores de base, como los “ curas villeros ” (los sacerdotes que están entre el pueblo). , en los barrios más pobres, en los barrios populares, el mismo Papa Francisco fue cura villero ).

¿Cuál es el secreto del ascenso evangélico? ¿Qué ofrecen que la Iglesia Católica fracasa o no tiene?

Las ventajas de los neopentecostales son: una comunicación más directa y efectiva con el público, para ser visto como algo nuevo, la peculiaridad de tener reglas mucho más flexibles para el reclutamiento del clero que los católicos (puede producir cientos de “ franquicias religiosas ”En cuestión de un año).  

Organización flexible, reglas de contratación flexibles, gran capital y difusión en los medios, sin limitaciones en una dimensión territorial: en la práctica no tienen los límites de la Iglesia católica.

La competencia: catolicismo contra evangelismo

Lo más probable es que la Iglesia católica continúe perdiendo fieles, pero esto no debe llevarnos a cometer un error: el declive católico no se traducirá necesariamente en términos favorables para el evangelismo. Esto se debe a que el agnosticismo, el ateísmo, las nuevas espiritualidades y otras religiones también están creciendo mucho. No es una pelea entre católicos y evangélicos como se describe a menudo, por lo que no puede haber un verdadero ganador.

Las consecuencias geopolíticas de la transición de sociedades católicas latinoamericanas a sociedades protestantes más americanizadas

Desde un punto de vista geopolítico, los evangélicos han demostrado en todos los países que se adhieren a un cierto tipo de política y apoyan a ciertos sectores que han estado típicamente cerca de los Estados Unidos de América (EE. UU.).

Su ascenso supondría claramente la consolidación del papel hegemónico de EE.UU. en el continente. Los evangélicos han brindado un fuerte apoyo a líderes como Bolsonaro en Brasil y Añez en Bolivia (tuvieron un papel destacado en el golpe contra Evo Morales), y han jugado un papel clave en la consolidación de las agendas neoconservadoras y neoliberales en la región. Procesos que algunos analistas latinoamericanos han llamado: la restauración conservadora .

El evangelismo podría ser realmente una clave importante para que Estados Unidos remodele constantemente el posicionamiento geopolítico de la región y consolide su hegemonía en todo el continente.

Emanuel Pietrobon, Universidad de Turín (Italia) – Escuela Superior de Economía en San Petersburgo (Rusia)

Juan Martín González Cabañas –  Analista de Vision & Global Trends. Instituto Internacional de Análisis Globales y Dossier Geopolítico

PUBLICACION ORIGINAL: https://www.vision-gt.eu/news/the-slow-decline-of-catholicism-in-latin-america/

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *