Especial para Dossier Geopolitico: *Felipe Rodrigues de Camargo, geógrafo brasileño. Actualmente realiza el doctorado en Geografía en la Universidad Estatal Paulista (UNESP). 

La materialización de la presidencia de Vladimir Putin en Rusia puede describirse como uno de los grandes hitos de principios del siglo XXI, al marcar el regreso de Rusia al escenario mundial como actor protagónico. Desde el principio de su gobierno se caracterizó por su contraste a los de Boris Yeltsin en los 90s, se consideró como neoliberal. Esta reestructuración antihegemónica y revisionista es el hito de la figura de Putin para el mundo.

El orden político que Putin aplica, interna y externamente a su país, no es simplemente una visión personal, sino un nuevo pensamiento conceptual que intenta expresar una teoría política innovadora. Las reflexiones de Aleksandr Dugin que se promulgan como neo-eurasiáticas son una nueva perspectiva del mundo desde la construcción social rusa/eurasiática. Eso en sus palabras es: 

  • La principal preocupación de la filosofía eurasianista es la civilización. Hay diferentes civilizaciones, no solo una. Cada uno tiene su propia estructura que define los elementos en qué consiste, lo que les dá significado y coherencia. No podemos aplicar las reglas y la estructura que encontramos en otras civilizaciones, no de forma diacrónica o sincrónica. Cada estructura de civilización tiene su propio sentido del tiempo (la durée) y su propio espacio.Toda sociedad humana pertenece a una civilización particular y debe estudiarse sólo de acuerdo con sus propios criterios “.

Se entiende que esta es una visión basada en la singularidad de las civilizaciones, es decir, todas las sociedades son únicas. Que el ruso tiene su espacio, su forma de pensar, sentir y comprender su configuración en su propio espacio, un concepto de cosmovisión particular. 

Siendo este el punto de partida para la comprensión de Putin y su gobierno, la aplicación política de la cosmovisión euroasiática en un sistema internacional dominado por una visión neoliberal/atlantista/globalista establecida desde una naturaleza homogeneizadora de las características del individualismo a nivel universal y la expansión de la lógica capitalista.

Podemos ver esta construcción teórica neo-eurasiática de Dugin en las políticas de Putin sobre tres ejes principales del poder del estado: 

  • Economia
  • Acción exterior 
  • Acciones militares. 

Sin embargo, dado que las promulgaciones teóricas de Dugin se basan fuertemente en una postura intransigente de una visión del mundo extremadamente particular, las acciones de Putin son más maleables y adaptadas a las realidades rusas y mundiales.

En primera instancia, las políticas económicas de Putin desde 2000 hasta La actualidad están en línea con los postulados de Dugin, ya que él sostiene que 

  • Los sistemas económicos deben derivarse de las características históricas y culturales del desarrollo de los pueblos y las sociedades. que asisten en consecuencia, en la esfera económica, los eurasiáticos se ajustan al ideal de variedad, una pluralidad de sistemas, la necesidad de investigación creativa y desarrollo libre. Solo los sectores a gran escala de la economía que están vinculados a la necesidad de garantizar la seguridad de la autonomía (complejo militar-industrial, transporte, recursos naturales, energía y comunicaciones) deben estar sujetos a un control estricto. Todos los demás sectores deben desarrollarse libre y orgánicamente de acuerdo con las condiciones y tradiciones de la autonomía concreta en que se desarrolla dicha actividad económica“.

En efecto, se interrumpió el programa de privatización y se alentó el control del Estado sobre áreas clave de la economía, como la reorganización de Gazprom para convertir a Rusia como actor principal de la producción y el comercio de gas. La gran población alfabetizada con un alto nivel universitario, de cierta manera, favoreció el crecimiento de las pequeñas y medianas industrias.

La idea de Putin era restablecer una estructura económica interna fuerte libre de dependencia externa, fortaleciendo la industria nacional y mejorando la competitividad, colocando al estado como regulador de sectores estratégicos y aprovechando las grandes ganancias de precios. de hidrocarburos para diversificar La matriz económica.

En una segunda medida, ya en el gobierno de Mendvedev (2008 – 2011), el Primer Ministro de Putin como primer ministro, con quien invirtió cuando no se puede recurrir a la reelección, está propuso un programa de desarrollo económico de cinco puntos, basado en sectores de tradición histórica desde la era soviética:

• Eficiencia energética y nuevos combustibles;

• Tecnologías médicas y farmacéuticas;

• ingeniería de energía nuclear;

• tecnologías de la información;

• tecnología espacial y de telecomunicaciones.

Este plan de 5 ejes se conoció como “Go Russia en inglés, preparando sectores tecnológicos que ya tenían una ventaja histórica para desarrollar y promover la modernización estructural. Cabe señalar que los sectores abordados producirían tecnologías importantes que podrían “extenderse” a todo el amplio sector productivo ruso.

  • Podemos entender esta dimensión de la economía como la base material que fortalece las acciones políticas internacionales y las acciones militares, porque fue un proceso de fortalecimiento del poder geopolítico ruso.

Considerando la construcción teórica neo-eurasiática de la economía como una acción profunda de construcción del Estado, tendiente a fortalecer la capacidad de las acciones políticas internacionales y militares de Rusia. 

Volviendo a las palabras de Dugin, el origen del concepto de neo-eurasianismo tiene sus en la civilización situada en un territorio (Rusia, en el Heartland). Dado esto, en el caso ruso, hay dos direcciones que toma el poder (geopolítico), una hacia el propio Heartland y otra hacia el mundo como un espacio común, con la consolidación política del territorio euroasiático y la propuesta de un orden multipolar.

Para Rusia, en términos generales, la consolidación de Heartland se entiende como la reanudación del área de influencia que anteriormente constituía el territorio soviético, al igual que con la ruptura de la Unión Soviética, los Estados Unidos y los aliados europeos se esforzaron por promover la exclusión de Rusia. de su antigua área de influencia, especialmente las ex repúblicas soviéticas. Esta política tenía la premisa de llevar a la región a la esfera de influencia estadounidense, privando a Rusia del espacio euroasiático.

Sin embargo, Putin ha hecho un esfuerzo político para fortalecer las relaciones con los países de Asia Central (Kazajstán, Uzbekistán, Kirguistán, Turkmenistán y Tayikistán) a través del potencial económico del petróleo y el gas. Esta iniciativa se ha intensificado para establecer entidades supranacionales como la Organización de Cooperación de Shanghai, la Unión Económica Euroasiática y la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, que promueven la integración económica y la cooperación político-militar del Heartland.

Este modelo enfatizó la valoración regional a través de la cultura, abarcando regiones (los Grandes Espacios de Haushofer) al estilo de la Unión Europea, la búsqueda por La formación de un Gran Espacio Euroasiático.

La acción de Putin, sin embargo, demostraba una realidad más limitada  que La propuesta por construcción teórica neo-euroasiática, ya que aunque construir grandes espacios en el mundo no estaba dentro de los límites de poder de los rusos, construir relaciones sólidas con estados clave y participar activamente en entidades supranacionales de carácter multilateral, era extremadamente viable

El gobierno de Putin tomó la forma principal en oposición al modelo neoliberal al establecer relaciones estratégicas bilaterales con Irán, India, Venezuela, Libia y Siria; también de manera multilateral, como los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), la Unión Euroasiática, el Pacto de Shanghai y la Cooperación Económica Asia-Pacífico. En el caso de BRICS, esto sería más una combinación de estrategias similares,  con el objetivo del impulso modelo alternativo al orden mundial.

En el escenario militar, se puede destacar la defensa de la integridad territorial de Rusia y su singularidad, la Guerra de Chechenia. Además de esta cruzada por la soberanía, hubo un intento de evitar la mayor presencia de los Estados Unidos en sus fronteras,. Esto está en línea con las motivaciones estratégicas con el mismo caso que la Guerra Ruso-Georgiana (2008), la Anexión de Crimea (2014), el Conflicto Civil en el Este de Ucrania (2014) y la interferencia directa en la Guerra Civil Siria (2015).

Podemos definir que la geopolítica-geoestrategia rusa de Putin busca los mismos objetivos de la teoría neo-eurasiática, sin embargo, su aplicación es pragmática en relación a las obras de Dugin, una interpretación coyuntural y situacional de la misma, con un contexto en el que se presenta la realidad de las relaciones de poder internas y externa que debe enfrentar Rusia.


Felipe Rodrigues de Camargo, geógrafo brasileño. Actualmente realiza el doctorado en Geografía en la Universidad Estatal Paulista (UNESP).

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *