La pavorosa caída de un titán económico con una frágil red social

La magnitud y rapidez de la crisis suponen un auténtico reto para Estados Unidos, que posee un sistema de protección público más laxo que la media europea

Por PABLO GUIMÓN

La noche del 17 de junio de 1972, en la sexta planta del edificio de oficinas Watergate, en Washington, la policía arrestó a cinco a personas que habían irrumpido en las oficinas del Comité Nacional Demócrata, detonando un escándalo que costaría la presidencia a Richard Nixon. Este viernes, enfrente del mismo complejo de edificios, atravesando un cruce de carreteras tan desiertas ahora como las del resto de la capital, una veintena de personas se congregaba ante la verja del comedor social Miriam’s Kitchen. Un temprano símbolo, como tantos que se repiten desde hace dos semanas por todo el país, de los colosales problemas a los que se enfrenta otro presidente republicano 48 años después.

Miriam’s Kitchen lleva cuatro décadas sirviendo comidas a los sin techo de la ciudad. Los comensales apoyan las cajas blancas de poliespán con su comida en el muro de piedra de la colindante iglesia presbiteriana, como una barra de un bar imposible. Algunos llevan bolsas o carritos con sus escasas pertenencias. Otros, como Andy, que prefiere no dar su apellido, pelo blanco, camisa azul, tienen un techo bajo el que volver, pero ya no tienen un trabajo con el que pagarse la comida. “Hasta la semana pasada era yo el que servía cenas”, explica. “Trabajaba en un restaurante, pero cerró, como todos. Ahora solo sirven comida para llevar y se bastan con los dos dueños y dos trabajadores más”, explica.

“Hay 12 millones de personas que trabajaban en restaurantes en este país, y la mayoría están cerrados o solo sirven comida para llevar. Con que solo la mitad se queden en la calle, son seis millones de parados. El nivel de deterioro es tremendo. La producción también sufre. La construcción, las ventas de coches. Grandes partes del Producto Interior Bruto que esencialmente se colocan a cero de actividad. Es muy diferente a todas las crisis anteriores. No es un declive orgánico. Es un apagón coordinado”, explica Andrew Hollenhorst, director del equipo de investigación económica de Estados Unidos de Citigroup.

Entre las dos últimas semanas de marzo, casi diez millones de personas, un 6% de los trabajadores del país, solicitaron el subsidio de desempleo. Los cálculos más solventes pronostican que llegará a un 15% en los próximos meses. En febrero, la tasa de paro era del 3,5%, la menor en 50 años.

Estados Unidos nunca ha experimentado un frenazo como el provocado por el coronavirus. Es el país con más casos de Covid-19 confirmados (276.000 el sábado por la tarde) y la cifra de fallecidos, que se ha multiplicado por seis en la última semana, supera los 7.100. La proyección más optimista de la Casa Blanca es que el virus se cobrará entre 100.000 y 240.000 vidas estadounidenses. Y eso, siempre que se respeten las órdenes de confinamiento, a las que está sujeto ya el 90% de los ciudadanos. Goldman Sachs calcula que las medidas de distanciamiento social, necesarias para frenar la propagación del virus, provocarán una contracción del 34% en el PIB en el segundo trimestre respecto al trimestre anterior, en términos anualizados.

Esto sucede en un país subido a un ciclo expansivo extraordinariamente largo. La economía de Estados Unidos llevaba 10 años creciendo ininterrumpidamente, desde que dejó atrás la Gran Recesión. Y, de repente, un frenazo en seco. “La crisis financiera global tardó más en afectar a la economía, y lo hizo de una manera similar a las recesiones y ciclos pasados”, explica Daniel Bachman, analista económico para Estados Unidos de Deloitte. “Mucho de ello era conocido para los estudiosos de la historia financiera. Esta recesión es diferente: el problema no se ha originado en el sistema financiero, ni siquiera en algún sector como la energía. Eso hace que la velocidad de transmisión y la magnitud del impacto sean únicos”.

La magnitud y la velocidad del impacto suponen un auténtico desafío para un país con una red de protección social extremadamente frágil. En medio de la pandemia, muchos de los que pierden el empleo se quedan también sin el seguro médico que les pagaba su empleador. Tienen tres opciones: pagar cerca de 20.000 dólares al año para mantener su seguro, desembolsar la mitad en franquicias solicitando la cobertura del conocido como Obamacare, o unirse a los cerca de 30 millones de ciudadanos que no tienen seguro médico. Uno de cada 10 estadounidenses demora o evita la visita al médico, aún teniendo síntomas, por motivos económicos. Un dato preocupante en medio de una pandemia provocada por un virus que trasmiten pacientes con escasa o nula sintomatología

El Congreso ha lanzado un primer paquete de ayudas por valor de 2,2 billones de dólares, el mayor rescate económico de la historia. El plan incluye el envío masivo de cheques a los ciudadanos, una línea de préstamos para pequeñas y medianas empresas y un fondo para industrias, ciudades y Estados. Contribuirá sin duda a compensar algunas de las carencias estructurales de protección social. Pero algunos críticos, como los economistas de Berkeley Emmanuel Saez y Gabriel Zucman, lo consideran insuficiente y, en parte, equivocado. Al contrario que otros países, apuntaban los autores en un artículo en The New York Times, Washington ha optado por ayudar a los desempleados en vez de proteger el empleo. En lugar de ayudar a las empresas a pagar los salarios, los trabajadores son despedidos, empujados al proceso burocrático de solicitar prestaciones y condenados a esperar en sus casas a que la economía se reactive.

Como suele suceder en estos casos, el impacto del frenazo será mayor para los más desfavorecidos, contribuyendo a agudizar una desigualdad económica que se ha disparado en las últimas décadas. El 23% de los trabajadores estadounidenses asegura que ellos o algún miembro de sus familias han sido despedidos tras el brote del coronavirus, según una encuesta de Associated Press. El porcentaje sube al 33% entre los hogares con ingresos inferiores a 50.000 dólares al año.

Luego están los que no han podido parar. Aquellos para los que respetar las directrices de distanciamiento social es un lujo fuera de su alcance. Según un análisis de datos de geolocalización de teléfonos móviles realizado por el Times, dentro de las mismas áreas metropolitanas, los hogares más ricos han limitado mucho más sus movimientos que los hogares más pobres.

“Nuestra comunidad latina sigue trabajando en la alimentación, en la sanidad, en la construcción”, explica Sindy Benavides, directora de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC), la mayor y más antigua organización de hispanos del país. “El país debe reflexionar sobre quién hace esos trabajos esenciales para que un día podamos salir todos de nuevo. Son los que siguen en la calle, y en muchos casos sin cobertura médica. Hay 16,7 millones de personas con un ser querido en su casa que no tiene estatus legal. Cinco millones de niños estadounidenses viven en hogares en los que al menos un progenitor es indocumentado. Los futuros paquetes de rescate deben tener en cuenta esa realidad”.

Esos trabajadores son algunos de los que poblaban las calles de la capital este viernes. Washington, la ciudad del poder político. Pero también Nueva York, la capital de las finanzas. Los Ángeles, la del entretenimiento. Miami, Chicago, Nueva Orleans, Seattle, San Francisco. Otra particularidad de esta crisis es que se ensaña desproporcionadamente con las grandes ciudades, que a su vez constituyen el núcleo de la capacidad productiva del país.

Los 50 condados más golpeados por el coronavirus aportan el 30% del empleo y el 36% del PIB del país, según un estudio del profesor Mark Muro, director de política metropolitana en el Instituto Brookings. “Lo fascinante y perturbador es que esos distritos más golpeados son el ancla de la economía de la nación”, explica Muro por teléfono. “Eso quiere decir que para poder reactivar la economía es necesario asegurarse de que esos centros están preparados”.

Muro sostiene que las futuras medidas deben enfocarse a esas ciudades. Lo que constituye un desafío para un presidente, en pleno año electoral, cuya base de votantes se encuentra precisamente en las zonas rurales y no en esas zonas metropolitanas más progresistas. “Es irónico, porque su reelección dependerá de cómo se recuperen ciudades como Nueva York, Washington, Seattle o Los Ángeles”, señala Muro.

Siguiendo apenas un kilómetro hacia el este desde Miriam’s Kitchen y el Watergate, por la calle G, se llega a la Casa Blanca. En el interior, esa misma tarde de viernes, el presidente comparecía en su rueda de prensa diaria sobre el coronavirus. Otra imagen para la historia: los periodistas, dejando butacas vacías entre unos y otros para respetar las directrices de distanciamiento, escuchan al presidente Trump en la sala de prensa que despreció durante sus primeros tres años de presidencia.

El gran éxito de Trump estos años ha sido convencer a una parte importante de los estadounidenses de que su liderazgo ha blindado la economía. El mensaje se sustenta en una expansión económica ininterrumpida de un decenio. La narrativa, claro, tiene sus flaquezas. Pero un bombardeo diario de tuits en mayúsculas elogiando la economía y una subida que parecía imparable en las Bolsas aplastan cualquier matiz.

“El país está en plena forma, los mercados están en plena forma”, tuiteaba Trump hace un mes, poco antes de que el enemigo microscópico se zampara todo lo que esos mercados habían ganado durante su mandato. El presidente se ha resistido a admitir el golpe. Pero ya pocos dudan de que los estadounidenses acudirán a las urnas, en noviembre, en medio de una gran contracción económica y con una de las mayores tasas de desempleo que se recuerdan.

El premio Nobel de Economía Robert Shiller habla del primer presidente que es “un orador motivacional”. El efecto de los vítores de Trump en la confianza de los consumidores es una de las fuerzas que explican la continuación durante los últimos tres años de un periodo récord de crecimiento económico. La expansión fue en parte por Obama, admitía el profesor de Yale, pero el mérito de que se prolongara en el tiempo cabe atribuírselo a Trump, más allá de por sus recortes de impuestos, por su inspiración en los mercados. Está por ver qué sucede cuando ya no queden números con los que inspirar.

FUENTE: https://elpais.com/internacional/2020-04-04/la-pavorosa-caida-de-un-titan-economico-con-una-fragil-red-social.html#?sma=newsletter_global20200407m

Por Andrea Muratore (*)

4 DE ABRIL DE 2020

ECONOMÍA desde lo estratégico

Italia y Francia se  encuentran actualmente en el mismo lado de la barricada al pedirle a la Unión Europea un giro incisivo contra el  coronavirus: pedir la emisión de eurobonos, un aumento más incisivo de la solidaridad comunitaria, más margen de maniobra para el Banco Europeo de Inversiones y Superar la austeridad Roma y París se unen con España contra el eje pro rigor alemán-holandés.

La batalla táctica contra el coronavirus y la necesidad de superar los paradigmas nórdicos que amenazan con noquear a la Unión no deben, sin embargo, hacernos olvidar otro lado de las relaciones italo-francesas: el de los objetivos de varios protagonistas activos de la política económica transalpina para varios  Campeones nacionales  italianos. Ahora más vulnerable que nunca debido a las  tensiones del mercado de valores que llevaron a  Consob a prohibir las ventas en corto en Piazza Affari y al surgimiento de un creciente consenso político, desde Copasir hasta el gobierno, sobre la protección de activos estratégicos.

Muy activa, la Comisión Parlamentaria que supervisa los Servicios Secretos ha preparado recientemente un ciclo de audiencias de altos representantes del mundo institucional y financiero: el Banco de Italia, Borsa Italiana , los directores gerentes de los grandes bancos y los representantes de Aise, el sector Servicios. responsable de «seguridad externa». En el centro del visor sólo los lugares de interés de la economía nacional de París, al igual que la nota  La Stampa : «Ya desde hace varias semanas en los círculos financieros se han producido cambios de interés desde el otro lado de los Alpes en algunos bancos italianos y en una joya como General. Y siempre en París trae otra pista: la de los posibles compradores de Borsa Italiana, la compañía que controla Piazza Affari «.

Borsa Italianais ahora está vinculada a la Bolsa de Londres a través de la  Bolsa de Londres . La crisis financiera que se aproxima parece destinada a archivar las posibilidades residuales de ver a Milán como una plataforma de contacto entre Europa y las finanzas de la ciudad después del Brexit. El riesgo de las bolsas europeas ha estado en marcha desde hace algún tiempo y  Euronext , el consorcio encabezado por París, anhelaba llenar el vacío dejado por Londres mediante el establecimiento de una alianza o la adquisición de Piazza Affari, que como cualquier este tipo garantiza el establecimiento de un canal privilegiado entre los sistemas financieros y un acceso favorable para el país controlador a los mercados de la bolsa controlada.

Desde Eni hasta Generali, desde  Unicredit hasta Avio , el número de empresas nacionales que podrían ser víctimas de intereses económicos y escaladas transalpinas es amplio y variado. Por esta razón, el complejo de poderes especiales de supervisión debe hacerse más estable y completamente operativo. De un arreglo de «acordeón», con instrumentos como  el poder dorado desplegado pero operativo solo en circunstancias de emergencia, es bueno pasar a una serie de poderes de aplicación bien equilibrados y confiables. En las instituciones de estos tiempos, “también estamos considerando la posibilidad de levantar otro muro, similar al existente en los Estados Unidos, que permitiría realizar operaciones ex post en operaciones que no están sujetas a obligaciones de notificación (por ejemplo, las que provienen del interior de la UE), pero que podría resultar peligroso para la seguridad nacional «. El principio virgiliano del «Timeo danaos» debe aplicarse hoy a una Francia que, de manera no inconsistente, persigue su interés nacional  en Europa y se prepara para un futuro en el que la expansión estratégica hacia Italia podría reanudarse con vigorosa decisión.

La lección de 1992-1993, con la ola de privatizaciones unidireccionales que bloquearon los intentos de aquellos que, como  Paolo Savona, pensaron en aprovechar a los franceses con una alianza preventiva y una participación equilibrada en sus respectivos sistemas de producción, enseña cómo en tiempos de crisis Más allá de los Alpes, los círculos económicos y financieros anhelan repetidamente campañas para comprar joyas familiares italianas. Ahora que en el mediano plazo Italia y Francia tendrán que recorrer un tramo de carretera juntos, la vigilancia es imprescindible.

(*) ANDREA MURATORE

Nacido en Brescia en 1994, se formó mientras estudiaba en la Facultad de Ciencias Políticas, Económicas y Sociales de la Universidad Estatal de Milán. Después del título de tres años en Economía y Gestión en 2017, obtuvo el título de maestría en Economía y Ciencias Políticas en 2019.

Su principal interés de estudio es la geoeconomía, es decir, el análisis de los efectos de la interdependencia entre los principales problemas geopolíticos y la dinámica industrial, comercial y productiva del mundo contemporáneo, con un enfoque particular en el impacto de la revolución tecnológica, en el desafío de los Estados Unidos. -China y el papel de Europa en el mundo contemporáneo. Actualmente trabaja como analista de negocios en la sucursal de Accenture en Milán y desde mayo de 2019 apoya al profesor Aldo Giannuli en el proyecto del centro de estudios «Observatorio de la globalización».

FUENTE: https://it.insideover.com/economia/tutte-le-mire-della-francia-nei-nostri-settori-strategici.html 

InsideOver es un  periódico registrado de ilGiornale Online srl

Dossier Geopolitico Pandemia del Covid 19: 

Parte del día 31 de marzo… con algunas consideraciones

Han pasado 48 horas del último parte sobre el Covid 19, y los casos de infectados en el planeta han aumentado en 121.329 en estos dos días. El centro de cómputos mas consultado, el de Johns Hopkins nos informa que hoy a las 7:33:51 a.m., 8:33 horas de Argentina, del dia 31 de marzo  que en el mundo se alcanzan los 800.049 casos, 64.449 más que el dia anterior y 121.329 que hace dos días. El número total de fallecidos llegan a los 38.714 personas, 3.465 más que el dia anterior y 6.754 que hace 48 horas. Además el número de nuevos contagios viene creciendo en un rango entre 58.000 y 65.000 casos por día y las muertes en un rango entre 2.900 y 3.600 por dia.

La dinámica de la pandemia continúa igual a los últimos días: los 10 primeros países en la lista de contagiados por Covid 19, que he venido mencionando son los que aportan el 81% del total de los casos positivos del mundo y el 91% de los 38.714 fallecidos.

Los EEUU se ha convertido por lejos en el país del mundo que registra mayor número de infectados, 164.610 casos y crece a un promedio de 20.000 casos diarios. Esto se puede deber a una veloz difusión del virus, pero tambien a una mayor realizacion de pruebas quimicas de deteccion; según declaraciones del presidente, EEUU en el dia de ayer llego al millón de pruebas. Como otra cara de la moneda EEUU tiene una baja cantidad de fallecidos, 3.170 casos reportados, con una tasa de mortalidad de 1,92% la mas cercana a la tasa de mortalidad real del Covid 19 . Sin dudas EEUU que ha duplicado en el número de contagios a China ( aunque con el mismo número de muertes hasta ahora), se ha convertido en centro de la pandemia y al mismo tiempo en el centro de atención mediático de la misma. Le sigue Europa Occidental, particularmente Italia y España. Un dato positivo que venía anunciando, desde hace unos días Italia y Alemania habían estabilizado el número de nuevos casos por dia e Italia en las últimas 24hs lo ha disminuido en 1.000 casos (4.104 contra 5.217) . No sirve para hacer ningún pronóstico pero si para tener un poco de optimismo.

Si tomamos un poco de distancia del enorme barullo en que estamos inmersos y del maremágnum de noticias que recibimos y nos paramos en un borde para poder apreciar la realidad, cultivando el «arte de demorarse», podremos observar que las cifras, los números, los datos de la «pandemia Covid 19» no son tan importantes para generar la angustia y el miedo que hoy atrapa a la población. Pero sucede que  los medios de comunicación que cotidianamente, de manera monocorde, tratan casi un único tema , la pandemia, están inundados de cientos de «opinadores» entre neófitos y expertos (expertos que tienen opiniones confrontadas entre sí, y varios no son tan expertos) que vierten variadas opiniones ( muchas no verificadas) y todo ese surtido se va incorporando de manera acrítica y termina constituyendo una «ensalada tóxica de opiniones igualadas» que en lugar de aportar conocimiento, bloquea nuestra capacidad de razonamiento y dispara aún más nuestros miedos. 

Los medios no hacen una «campaña de información»  para orientar e influir correctamente a la población, sino que están realizando una verdadera campaña de terror, que se puede ver en la forma que presentan la información, por ejemplo los flashes informativos; no es lo mismo decir y entre signos de admiración (¡!) hoy se registraron 900 muertes en España;  Italia en las últimas 24 hs se registró 750 muertos; Chile en un dia 245 muertos, que dar una información más completa, acabada que comunique que esas muertes son parte de 3.500 muertes en el mundo ese dia y suman a las 38.714 muertes producidas por la pandemia a nivel global desde febrero de 2020.

Otro ejemplo son las declaraciones del director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades de EEUU, el infectólogo Anthony Fauci principal asesor de Trump que dice que los EEUU tendrán entre 2.000.000 y 4.000.000 de contagiados y alrededor de 100.000 a 200.000 muertos por el Covid 19. 

A mi estos dichos no me dicen nada porque no me aclaran si esto ocurrirá en una semana, en un mes o en seis meses. Al despojarme de la variable tiempo, me impide apreciar la magnitud y el impacto del fenómeno. 

Dice esto cuando cualquiera de nosotros puede entrar al sitio de CDC, Centros de Prevención y Control de Enfermedades de los EEUU y conocer los datos de las epidemias anuales de influenza (gripe) en ese país que dejaron en el periodo 2010- 2019, entre 9.000.000 a 45.000.000 de personas enfermas, entre 240.000 a 810.000 hospitalizados y 12.000 a 61.000 muertos, por año; por ejemplo en la campaña 2011/2012 los muertos fueron 12.000 y en el invierno 2017/18 los muertos llegaron a 61.000. Creo que el Covid 19 va a tener que esforzarse mucho para llegar los 100.000 o los 200.000 muertos en los EEUU a partir de los 3.714 que ha alcanzado hoy.  Por otro lado la OMS calcula en alrededor de 640.000 las muertes por gripe o influenza por año en el mundo….y hasta ahora nadie se bañaba en alcohol o lavandina como hacemos con el Covid 19.

Benjamin Crowing, profesor de epidemiología de la Universidad de Hong Kong sostiene que la mortalidad del Covid 19 es inferior al 2% porque el n°de infectados no considerados y no detectados es mucho mayor del que se cree. Hay mucha población infectada, asintomática o con síntomas muy leves, no detectada. Sostiene que el Covid 19 es el menos serio o grave de los coronavirus.

Hasta aquí llego hoy, en momentos que frente a la sociedad hay una gran disputa por la importancia y gravedad de la situación, entre la pandemia del Covid 19 y la «pandemia de la malaria de los bolsillos». Esta la dejamos para tratarla mañana……

Les adjunto una lista de los países más afectados en n° de infectados y muertos.

EEUU 164.000 infectados – 3.170 muertos.

Italia  101.739 infectados – 11.519 muertos.

España 94.417 infectados – 8.189 muertos.

China 82.272 infectados –  3.315 muertos.

Alemania 67.051 infectados – 650 muertos.

Francia 45.171 infectados – 3.024 muertos.

Iran 44.605 infectados – 2.898 muertos.

Gran Bretaña 22.461 infectados – 1.408 muertos.

Suiza 16.176 infectados – 359 muertos.

Bélgica 12.775 infectados – 705 muertos

Holanda 11.817 infectados – 865 muertos.

Turquía 10,827 infectados – 168 muertos.

Estos son todos los países que hasta hoy superan los 10.000 infectados registrados.

Dr. Merched A. Mitre para Dossier Geopolitico DG

DG: Análisis Geopolitico desde Suramerica

Por el Sociologo Carlos «Chino» Fernández (*)

El virus COVID-19, existe. Si su nacimiento es producto intencional de algún Laboratorio, o fue producido por una mutación genética natural, sigue en debate. El virus está entre nosotros. En las últimas dos semanas, los medios de comunicación no hablan de otro tema. Aunque el centro del problema sea la cuestión sanitaria, de alguna manera se disimula la discusión de si, el abordaje del virus es una pantalla mediática para ocultar una crisis financiera-bursátil superior a la del 2008, o es una pandemia sin precedentes.

El virus, aparentemente no es tan letal como otros en el pasado, pero se contagia a gran velocidad, de la misma manera que por su naturaleza, muta constantemente. Investigadores, estudiosos y colegas, han escrito un sinfín de artículos desde su aparición y desde diferentes ángulos. Un factor común que se desprende de la gran mayoría de los textos que analizan la situación actual, es la coincidencia en el tiempo, de una crisis sistémica en el modelo capitalista de valorización financiera, con una pandemia de gran envergadura.

En este contexto, pretendemos subrayar un eje que nos parece pertinente sobre todo si miramos hacia el futuro: El renacimiento de la idea de “Comunidad”

El regreso de la “Comunidad”

Ferdinand Tönnies (1855-1936), es quién en 1887, escribe Comunidad y Sociedad. Texto que no logra trascender hasta versiones posteriores (1912, 1932…). El autor, a través de este ensayo pretende explicar la emergencia del mundo moderno. Con el surgimiento del nuevo orden, la vida familiar y comunitaria, en donde prevalecen los afectos de proximidad, es reemplazada por la vida cosmopolita de las grandes ciudades, en donde prima la racionalidad y el distanciamiento entre sus miembros. En suma, el autor pretende explicar el pasaje de un mundo medioeval a un mundo moderno.

Para F. Tönnies, este pasaje de un orden social a otro, expresa un proceso de des-humanización, de decadencia, de alejamiento de un orden de valores, de afectos y de unidad orgánica del hombre con la naturaleza de la que forma parte. La postura de F. Tönnies, fue o bien apoyada, o bien cuestionada por algunos pensadores de su presente y a través de la historia. A saber, Durkheim; Max Weber, Parsons, etc.

Destacamos este texto de F Tönnies, ya que fue el primero en sistematizar con insistencia a través de las diferentes versiones del texto original, el tratamiento de este eje, que por otra parte sienta las bases para lo que después sería la Sociología como disciplina científica independiente de la Filosofía Social.

Las medidas actuales que se están tomando para mitigar las consecuencias de la pandemia, nos permite poner en debate ciertas certezas, verdades o afirmaciones hasta poco tiempo atrás incuestionables. Como ser: Los beneficios de la globalización y las ventajas incuestionables de la sociedad abierta, del libre mercado, etc.

La idea de la Comunidad en la época de F Tönnies, se inscribe en ocasión del nacimiento de la sociedad moderna. Hoy, la idea de Comunidad, surge en una etapa de descomposición relativa de aquella sociedad moderna. Esa descomposición, se acelera en el presente, pero tiene un punto de ruptura a mediados de los años ´70, cuando el modelo financiero de valorización se separa y determina la economía real, impactando severamente en la vida cotidiana de las personas.

Esta idea renovada de Comunidad, como dijimos, se potencia ante el cierre de las fronteras y los límites al intercambio comercial y de circulación de personas, bienes y servicios implementados en todo el mundo. No significa regresar al pasado, ni desconocer los avances de la ciencia, la tecnología y las comunicaciones en la integración de las regiones distantes. Significa, pensar que no es necesario seguir dependiendo de este orden financiero-delictivo. Significa que sin justicia social, ni solidaridad, la globalización es un mito.

Pero eso sí, una Comunidad en dónde los diferentes grupos y sectores que la conforman, tengan un sistema de valores en común y no caigamos en una mayor tribalización y fragmentación social.

Tribus vs.  Comunidad  

En este marco se generalizan ideas; tales como, cierre de fronteras, vivir con lo nuestro, aislamiento social voluntario. En fin, algunas nociones relacionadas exclusivamente con la cuestión sanitaria y otras vinculadas a otros campos de la realidad, como ser: la geopolítica, la economía, etc.

Para pensar la etapa pos-pandemia, vamos a tomar dos referentes teóricos que nos permitan rescatar ideas desarrolladas tiempo atrás en diferentes contextos, para encarar la resolución de nuestros problemas.

Por un lado tenemos a Johann Gottlieb Fichte (1762-1814), a través de su trabajo, “El Estado Comercial Cerrado” (1800) aborda una serie de temas que bien podrían servir como una guía para el tratamiento de lo nuestro. Dentro de la filosofía política clásica alemana, se preocupa por el lugar del Estado, pero en el marco de la reconstrucción de la identidad alemana. Busca diseñar instituciones con el máximo de racionalidad, pero que estén asociadas a la emancipación-nos dice-, del género humano. Estamos en los inicios del siglo XIX.

J, G. Fichte, nos habla de la creación de un Estado Comercial jurídicamente cerrado, en donde será posible la introducción de una moneda nacional, suprimiendo así la moneda mundial. Esto si bien no es posible trasplantarlo mecánicamente a nuestro país y al presente, por lo menos, nos puede servir para pensar en cómo avanzar en liberarnos de la dependencia absoluta con el dólar. Tomando como referencia una canasta de monedas para el intercambio comercial, o bien, para reserva de valor. Sin ir más lejos, también están nuevamente en la superficie del debate académico y político, las teorías de las cuasi-monedas, o del dinero sellado (Silvio Gesell, 1862-1930).

Para Fichte, el Estado es la garantía para que a cada persona obtenga lo suyo, lo que le corresponde, eliminando o reduciendo el intercambio comercial entre individuos y el intercambio con el exterior.

Las medidas tomadas por la generalización de la pandemia: las limitaciones en el comercio exterior y el cierre de fronteras, es un ejercicio, que puede ser tomado como una prueba para re-significar nuestros propios valores, nuestros recursos naturales y humanos, y nuestras estrategias de desarrollo sin depender tanto del exterior.

Por otra parte tomamos a Samir Amín (1931…), cuyo pensamiento se inscribe en las corrientes marxistas o neo-marxistas de las décadas del ´60 y ´70. De él, tomaremos el concepto de “Desconexión” (1988), idea que se inscribe dentro de la disputa entre Occidente y Oriente, y más precisamente en el debate entre capitalismo y socialismo, en plena Guerra Fría.

Originariamente el término fue elaborado en el marco del eje teórico y político: Países desarrollados vs. Países subdesarrollados, y en la posibilidad de éstos últimos de desconectase del capitalismo desarrollado, dentro de la esfera de los países socialistas. Con el tiempo, el término se ha vuelto sinónimo de autarquía, vinculado a una suerte de retraimiento comercial, financiero con el exterior.

Nos dice Samir Amín, “El desarrollo de los países de la periferia del sistema capitalista mundial pasa, por una ruptura necesaria con aquel, una desconexión, es decir, por la negativa de sostener la estrategia nacional de desarrollo a los imperativos de la mundialización”.

Es decir, que el Estado es concebido desde una posición soberana, y con base en las fuerzas nacionales. Hoy el mundo es multipolar, la crisis del mundo unipolar es evidente, por lo tanto, es una oportunidad para ensayar estrategias que tiendan a una mayor independencia de los poderes financieros estatuidos.

Tanto para J. G. Fichte, como para S. Amín, a pesar de responder a visiones diferentes, y vivir en momentos diferentes de la historia, ambas posturas responden a visiones anti-liberales, defensoras de una función altamente racional del Estado, de los Estados Nacionales. Desde ahí y, desde nuestra Patria Grande es que debemos pensar nuestro futuro.

Marzo 2020      

(*) Sociologo Miembro del Centro de Estudios Estrategicos Suramericano CeeS – CGT -RA

Miembro del equipo de Dossier Geopolitico   

                           

-Crisis Financiera Global, del Petróleo, de las empresas transnacionales globales, de los gobiernos transnacionales.  

-Oportunidad Histórica para las empresas nacionales, del estado nacional y del gobierno nacional.

Wim Dierckxens <> Walter Formento,

                 31 de marzo de 2020.

Existe una crisis compleja de la que todos hablan. Primero la crisis del CVirus, de la cual todos hablan, con discursos semi-acabados y semi-procesados. Pero la guerra biológica o bacteriológica de la que es parte, se empieza a abordar recién ahora. Se sabe ya que es un Virus diseñado y desarrollando en los laboratorios de Estados Unidos (https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-51938799). Se sabe también que se probó y observo en Estados Unidos en su población, antes de octubre de 2019. Apareció como una gripe fuerte, de la cual existen casos registrados, donde incluso se observaron mutaciones de la misma. Algo muy parecido a lo que luego sucedería en Wuhan, China en enero de 2020. 

Por lo tanto, la hipótesis de que el Virus llega a China vía las fuerzas norteamericanas que participan de los juegos mundiales militares en Wuhan, crece en probabilidades de ser cierta. Ésta también permite suponer que en Estados Unidos (¿Globalistas o Continentalistas?) hay un sector del estado-profundo (del poder en las sombras) que no solo tiene el Virus desarrollado genéticamente, sino que debería tener desarrollada también la Vacuna contra el Virus. Solo las empresas farmacéuticas lo introducirán una vez que una gran parte del mundo esté infectada. Tal vez podrá explicar por qué África, con poca capacidad de pago, sea el continente menos afectado por el virus. 

Por lo tanto, no caben dudas ya que estamos frente a una guerra biológica de carácter global, donde los intereses unipolares financieros norteamericanos tienen responsabilidad en los hechos. Nos queda dilucidar si los Globalistas o los Continentalistas, son quienes tuvieron la iniciativa en este ataque global, que recorre en primera instancia las principales naciones-países-pueblos de la Nueva Ruta de Seda Multipolar (NSRM), incluyendo hoy incluso a los Estados Unidos de Trump. 

Motivos tienen ambos, más los continentalistas por su situación de “caída” en todos los frentes, salvo que son parte del gobierno en Estados Unidos. Por otro lado, esto dio tiempo para consolidar a Biden al frente de los candidatos demócratas, quien muy probablemente sea acompañado en la formula por la Sra. Michel Obama, pagando así Biden a los Globalistas quién sabe qué deuda. Claro está, que también deberán debilitar a Trump para poder imponerse en las elecciones generales de noviembre. Y para ello, también al unipolarismo financiero continentalista norteamericano, particularmente hoy en la figura del Secretario del Tesoro (Ministro de Economía) Steven Mnuchin (Goldman Sachs-Warren Buffet). Este actor central del unipolarismo continentalista, tiene la necesidad de asegurarse la victoria de los Republicanos para las elecciones de Noviembre cuando el único candidato es Trump. 

El Unipolarismo Continentalista norteamericano

Este actor estratégico ya controló, durante la crisis global en 2006/7/8, la secretaria del Tesoro con Henry Paulson. Permitiendo que su sector acumulara beneficios y poder, mientras los globalistas (Citygroup/HSBC/Santander) los perdían. Puja de poder de golpes y contragolpes, que duraron hasta el pacto de enero 2009 y que se materializo en el primero de cuatro programas de emisión de dólares sin respaldo (EQ), para frenar la caída de las grandes bancas demasiado poderosas para dejarlas caer (To-Big-To-Fail). 

En realidad, dos hechos impusieron estas condiciones. El hecho, que el enfrentamiento no producía un ganador claro y definitivo en el corto plazo. Cuando la confrontación se había iniciado en setiembre 2001, el Contienentalismo norteamericano con la familia Bush-Pentágono a la cabeza, “dinamito” nuclearmente las Torres financieras Globales de la City de Nueva York. En respuesta claro está, a la movida de Bill Clinton en 1999 de reunificar la banca comercial con la banca financiera, subordinándola a ésta, como lo estuvo hasta 1933, cuando Franklin Roosevelt las dividió por su responsabilidad en el estallido de la crisis financiera mundial de 1929. Y, también, para debilitar el poder histórico en las sombras de este actor estratégico desde el siglo XIV, la renombrada oligarquía financiera de la compañía holandesa a de las Indias Orientales, con puntos de apoyo en las incipientes cities de Londres–Ámsterdam-Venecia y siglos después, también, en Paris-Nueva YorK-Hong Kong.

El segundo hecho, fue la Caída de las bancas y aseguradoras financieras globales en 2007-2008, que serán absorbidas inmediatamente por los actores del Contienentalismo norteamericano: Goldman Sachs, JPMorgan, Bank-of-America.

Obama, en julio de 2010, en función de una puja de fuerzas e intereses, que no permitirá imponerse a los Globalistas, procederá a firmar el Acta Dodd Frank (https://es.wikipedia.org/wiki/Ley_Dodd-Frank_de_reforma_de_ Wall_Street_y_protecci%C3%B3n_del_consumidor) que separa nuevamente la Banca Comercial legal, de la Banca Financiera –fondos financieros de inversión global, ilegal, que se habían reunificado de la mano de Bill Clinton en 1999. Mostrando el reposicionamiento del Continentalismo unipolar norteamericano frente al globalismo financiero unipolar. Lo cual, permite observar la interna financiera entre los globalistas dominantes en las cities financieras globales y los continentalistas norteamericanos, dominantes en el territorio económico-político norteamericano, con fuertes lazos históricos también con la UE y Japón. Esto se observara en la puja institucional entre la Secretaria del Tesoro y la Reserva Federal, banco central privado. 

Entonces, a partir del año 2008-2014, hechos de la mayor significación suceden. Los BRICS (aun en esquema globalista), las economías emergentes de mayor dinámica, tamaño y significación económica por la presencia e influencia de las empresas transnacionales globales, son “invitados” e incorporados a ser parte de la Cumbre de Washington, celebrada el 15 de noviembre de 2008 en la capital estadounidense. Considerada una de las reuniones más importantes del G20, ya que trató de la reforma del sistema financiero mundial. 

Luego, el 2 de abril de 2009, celebró la llamada Cumbre de Londres en la misma línea de acción y teniendo en consideración la escalada y desplazamiento de la crisis financiera global a Londres y la Unión Europea en 2009. En septiembre de 2009, tuvo lugar la reunión de Pittsburgh, Estados Unidos, donde formalmente se decidió que el G20 reemplazara al G-8 incorporando ya a las economías emergentes, en lo concerniente a los planes de desarrollo mundial. Poniendo de manifiesto la dinámica de la crisis y de la Transnacionales globales en el plano de la institucionalidad del poder con Obama en el Gobierno.

En mayo-junio de 2013, Ben Bernanke, en tanto, presidente de la Reserva Federal saliente, produce la primera corrida financiera global al anunciar la eliminación de las EQ (inyección de dólares emitidos sin respaldo) por la reserva federal. Esto elevo inmediatamente las tasas de interés en Estados Unidos y en al menos 20 países sufrieron la salida violenta de los fondos financieros invertidos en sus “economías emergentes”. Bernanke fue quien comando el primer golpe financiero global, disparando una gran crisis global en las economías emergentes, al mismo tiempo que Estados Unidos aspiraba esos dólares y se beneficiaba por partida doble. Esto impuso todo un reacomodamiento político en los economías (naciones) emergentes.

Fondos financieros y economías emergentes

Las palabras de Bernanke hacen-producen que estos fondos financieros salgan violentamente de las economías emergentes en junio de 2013 desestabilizándolas-paralizándolas de golpe, entre junio-y-septiembre, y se dirijan directamente a refugiarse en el lugar de donde salieron, de financiar lo Global a financiar lo Continental. Porque Bernanke sugirió que se iban a cortar los fondos-flexibles y se iba a subir la tasa de interés de 0% a 2,5%.

De las 24 economías emergentes más golpeadas, Brasil, Indonesia, Turquía se transforman en referentes de lo que sucede. Con el golpe que paraliza-y-desestabiliza Brasil, se desestabiliza económica y políticamente a todo el bloque regional emergente que está motorizado a partir de la economía de Brasil (San Pablo). Igual sucede con Indonesia y Turquía.

Las palabras llamando a salida violenta de los fondos financieros de las economías emergentes –BRICS- de Bernanke se suceden en el mismo momento en que, el presidente de EEUU, Obama, ha decidido imponer un cuadro propio en el Reserva Federal, a Larry Summer. Los juicios de gran número de personalidades, bancos, universidades y políticos demócratas vetan a Summer y, entonces Obama impone sin obstáculos a Yellen. Vetan a Summer porque fue quien dejó sin efecto en 1999 la ley Glass-Steagall de Roosevelt, la ley anti fondos financieros de inversión de Roosevelt de 1934, en conjunto con Clinton. 

Esta ley bloqueaba la existencia de la gran banca de inversión, fondos financieros de inversión global, que subordinasen y controlen a la banca comercial. Esta ley de Franklin Roosevelt en 1933, sería derogada en 1999 por Bill Clinton, para luego imponer la ley de futuros en el 1999/2000, de derivados financieros globales. 

En síntesis, Obama sede su caballo (Summer) e impone su alfil (Yellen). Alfil que proviene de la escuela de consejeros económicos de estado formados en el gobierno Clinton. Y con el alfil regresa el rey, Alan Greenspan, y su espíritu de billones de dólares liberados por la Reserva Federal a tasas muy bajas (1%), para el gran desarrollo de los fondos financieros globales, en el periodo 1987-1999-2006 (Alan Greenspan fue presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos entre 1987 y 2006). Alan Greenspan muestra el camino recorrido desde sus inicios de las Transnacionales financieras globales, de los fondos financieros de inversión global, del unipolarismo globalista y del capital financiero global.

Esta política es la que viene a cortar Bernanke desde febrero de 2006 (asume como presidente de la Reserva Federal para el periodo febrero de 2006<>febrero de 2014), subiendo las tasas del 1% al 5%, haciendo que los bonos financieros hipotecarios que eran viables al 1%, se convirtieran en bonos basura impagables al 5%. Luego, los mayores tenedores de bonos basura quebraron (Lehman Brothers-Citigroup y otras instituciones) y fueron absorbidos por los bancos Goldman Sachs-JPMorgan-BofAmerica que controlaban EEUU: con Bernanke en la Reserva Federal, con Henry Paulson en economía (junio 2006-Enero 2009) y George Bush de presidente (20 de enero de 2001 – 20 de enero de 2009). 

Una presidencia que abarco la reacción a la estrategia Globalista unipolar de Clinton (1994-2001), que va desde el “golpe” con la “caída” de las Tres Torres del “Centro financiero global de nueva york” en septiembre de 2001 hasta el “gran golpe” con la “caída” de un sinnúmero de instituciones financieras bancarias y de inversión en septiembre de 2008, conocida por todos como la “Caída del Lehman Brothers”, a solo dos meses de las elecciones de noviembre donde los republicanos perderían la elección. Por eso hubo factores financieros que se opusieron a la salida de Bernanke y propusieron su continuidad. El más significativo fue Warren Buffet, quien dirige el Goldman Sachs-Berkshire Hathaway, el gran banco-fondo que ejerció el ministerio de economía de EU en 2007/8, que condujo la crisis en EEUU y luego la Crisis de Grecia-UE.

Con la designación de Yellen en la Reserva Federal, y la salida de Bernanke, la flexibilización monetaria se pone en marcha nuevamente y los flujos financieros vuelven a fluir hacia las economías emergentes a través de las Transnacionales Financieras Globales, y las economías emergentes así se recuperaran lentamente del golpe de junio-septiembre de 2013. Este estímulo financiero flexible (emisión de la Fed sin respaldo en la economía real) se impuso en diciembre de 2008 y continua en octubre de 2013, luego de la “caída” de Bernanke; continúa liberando fondos por billones de dólares para los Big Banks y comprándoles sus bonos basura, para que estos continúen sosteniendo esta realidad creada a partir de los flujos financieros y no a partir de la producción real industrial. 

Al interior de este grupo de Big Banks, encontramos una heterogeneidad de capitales financieros que conforman dos grandes campos de fuerzas financieras que luchan por imponer su plan. Estos dos campos de fuerzas financieras es lo que caracterizamos como el campo de fuerzas de capitales financieros globalistas que avanzar y ascienden como actor estratégico; y el campo de fuerza de los capitales financieros multinacionales, el unipolarismo continentalista que se retrasa y entra en su fase de declive estratégico.

Al mismo tiempo que sucede este golpe-y-contra golpe financiero global, se desarrollan dos hechos más de gran impacto geopolítico: A) Obama (noviembre-diciembre 2012) logra imponer un cuadro propio en el ministerio de defensa, otro en la dirección de inteligencia y en la OTAN. Y luego también en el Banco Central, cuando ya tenía en Economía y Cancillería. Desplazando a cuadros que eran propios a una geopolítica basada en el complejo industrial militar energético – pentágono, e imponiendo los propios que responden a una geoestrategia globalista Clinton-Obama. Eso pone de manifiesto una correlación fuerzas, por primera vez favorable a los globalistas Obama-Clinton en EEUU. Los Republicanos-Tea Party, de la geopolítica trilateral financiera, reaccionaran bloqueando la capacidad de endeudamiento y el gasto fiscal.

Emergen los BRICS multipolares

En septiembre de 2014, los BRICS reunidos en la ciudad de Fortaleza, Brasil, anuncian su programa multipolar para un nuevo sistema financiero alternativo al de Bretton Woods de 1944. Presentan su propio Banco de Desarrollo mundial y su propio Fondo de Compensaciones. Todas instituciones e instrumentos multipolares-multilaterales alternativos al BM y al FMI. Este consenso de los BRICS es el acuerdo financiero multilateral más importante desde la creación de las instituciones de Bretton Woods en 1944 y particularmente alternativo a los intereses transnacionales dominantes en él, que se expresaron en su enfrentamiento en la crisis financiera global de 2006-2008. 

En 2014, se hace presente y manifiesto el BRICS Multipolar. De nacer como BRICS unipolar Global a transformarse en BRICS multipolar Pluriversal. Lanzando un programa e instituciones alternativo al de las Transnacionales Financieras, enfrentadas estructuralmente desde la crisis financiera global de 2008. Las economías emergentes globales –BRICS- que nacen de la mano de la transnacionalización de las empresas y capitales a partir de 1999, en el 2013 se plantean un programa de objetivos propios alternativos: multipolares, industriales, nacionales, pluriversales, etc. Un programa de desarrollo de las grandes economías industriales nacionales y regionales, de economías emergentes subdesarrolladas y controladas aun por las transnacionales, continentalistas y globalitas. Luego, presentaran también un plan de desarrollo de la economía real, la Nueva Ruta de la Seda terrestre en 2013 y marítima después. Y en febrero de 2018, lanzaran su moneda de reserva alternativa al Petro-Dólar, el Petro-Yuan-Oro. Iniciando la crisis del Petro-Dólar en potencia.

Desde febrero de 2018, el desarrollo de choques y crisis ha recorrido un camino ascendente entre unipolarismos financieros transnacionales en Estados Unidos (Trump), entre el unipolarismo global y el multipolarismo pluriversal, entre el multipolarismo pluriversal y el unipolarismo continentalista norteamericano en Sudamérica: en México, Bolivia, Brasil, Venezuela, Argentina, etc. La crisis mundial e integral se fue desplegando del modo descripto ya, en un artículo que titulamos: “La Perestroika Norteamericana”. Una crisis financiera en Estados Unidos fruto de la confrontación creciente entre unipolarismo financieros transnacionales. Acentuada aún más, porque las perspectivas electorales eran adversas al Globalismo en el partido demócrata y se fortalecía la reelección de Trump para el periodo 2021-2025.

CoronaVirus, crisis sanitaria y guerra biológica

En este marco es que se agrega la Crisis por el Corona-Virus. Entonces, la crisis se transforma en una crisis sanitaria para curar-salvar a las personas que son afectadas por el virus. Esto obliga a todos los pueblos, naciones, estados y Gobiernos a un esfuerzo total, a concentrar sus fuerzas y recursos en resolver esta amenaza. Un gran esfuerzo por preservar la vida de la Humanidad, enfrentándose a quienes se abocan a preservar sus bancos y ganancias financieras. Por ello, es central reconocer el hecho de que el CoronaVirus no es un virus de contagio natural: es parte de una crisis sanitaria por guerra biológica. Esta denominación se aplica porque fue diseñado y desarrollado en un laboratorio y planificado el modo en que se introdujo en Wuhan-China, y a la vez en otros países a lo largo de la Nueva Ruta de la Seda. Y se “derrama” como segundo paso por vía de turistas que recorren el mundo y regresan luego a sus países y por último, recién por contagio comunitario. 

Esta crisis dispara la crisis sanitaria y farmacológica. Pero particularmente afectando a las economías de los países que deben paralizar su actividad económica para que las personas y familias se recluyan en sus casas por 30 o más días, como modo de poder regular la curva de contagios, de modo de poder manejar la atención de todos. Esto pone en crisis las economías de las naciones-países, pero particularmente el lugar de las empresas financieras transnacionales en las mismas. Porque, al mismo tiempo, también enciende la mecha del estallido de la burbuja de derivados financieros inflada desde 2008. Una Burbuja que era 3 veces la economía real en 2008, y que en 2019 es 15 veces mayor. Una burbuja de derivados financieros, papeles emitidos sin respaldo alguno más que el poder para imponerlo de cada actor estratégico transnacional. 

Aunque, este estallido de la Burbuja, necesitaba algo más potente para disparase que solo el CoronaVirus. Esto será la crisis del petróleo que se desplegara como crisis energética y aparecerá como guerra por los precios del barril de petróleo.

La Crisis del Petróleo

La crisis del petróleo se desarrolló a partir de las reuniones en la OPEP y OPEP+ (ampliada), donde un barril de petróleo con precios a la baja, resultado de una caída en el consumo de combustibles basados en petróleo fósil, debido a un aumento en el consumo del Shale oíl y a la reducción del consumo general por desaceleración de la economía mundial. En el consumo de energía que proviene de yacimientos de enquisto (Shale Oil y Gas), especialmente el caso del consumo de Estados Unidos que alcanzó el nivel de país autoabastecido, y ya no depende de la importación del petróleo Saudita para abastecerse. 

De todos los modos la decisión de elevar los precios del barril del petróleo guarda relación con el hecho de poder sostener la posición del Petro-Dólar y su apropiación del canon del 9% por señoreaje de la moneda de reserva internacional.

Precio del petróleo     OPEP 2020

FechaPrecio $ 
Marzo 202024,72$ 
Febrero 202055,49$ 
Enero 202065,11$ 
Diciembre 201966,48$ 
Noviembre 201962,94$ 
Octubre 201959,87$ 
Septiembre 201962,36$ 
Agosto 201959,69$ 
Julio 201964,71$ 
Junio 201962,92$ 
Mayo 201969,97$ 
Abril 201970,73$  

# Fuente: https://datosmacro.expansion.com/materias-primas/opec 

Como podemos observar el precio del barril se mantuvo, con altibajos, en una banda de precios hasta febrero de 2020, de 70 $/Ba en Abril de 2019 a 65 $/Ba en enero de 2020. Lo cual nos muestra que la puja planteada por Estados Unidos, para recortar la producción en 1,5 millones de barriles, está en relación con el hecho de hacer subir más el precio. El asfixiamiento de las economías de Irán y Venezuela implica una reducción en la oferta mundial de petróleo. Este marco y en el momento en que se dispara la crisis del coronavirus, fue cuando Rusia decide no renovar el acuerdo para recortar la producción e inicia su aumento en la producción que dispara la caída del precio del petróleo. Este hecho da por caída también a la OPEP como organización reguladora, y el aumento de la producción y la caída del precio del barril de referencia, va hasta un valor de 24,72 $/Ba en el 23 de marzo de 2020.  

Este hecho, y para reforzar la decisión, llevo incluso a que Rusia planteara que un Barril a 15$ seria aun rentable para ellos, lo cual agregaba aún más presión a la baja. Además, Arabia Saudita también se suma a la guerra de precios, y decide también jugar el juego de aumentar la producción y consolidar la caída del precio del barril de referencia. Trump por otro lado, desde Estados Unidos, define comprar a precios bajos, llenar sus reservas estratégicas, ganar grados de libertad y esperar para ver. 

Este conjunto de hechos, van dejando transcender que para Arabia Saudita ésta crisis del petróleo también le es afín. Porque le permite avanzar en plantear una crisis en la relación de subordinación con Estados Unidos, y por ello es la principal motorizadora de la caída de precios del petróleo. A la cual se suma en segundo plano Rusia, pero el conflicto no está ahí. Arabia Saudita ahora, que la compra de su petróleo está en manos de la economía China, ha decidido sincerar lo que de hecho ya está roto, la relación de subordinación con el unipolarismo financiero en Estados Unidos, y sigue a la puja interna que recorre a las transnacionales financieras unipolares, norteamericanas en específico. Que no solo ha sustituido el Petróleo Saudí por Shale Oíl, que desarrolló y controló de la mano de Chevrón y Obama (Globalistas), sino que está decidido a imponérselo a la UE, principalmente a Alemania, confrontando con los intereses del gas natural que viene desde Rusia por una empresa conjunta (Wintershall-Gazprom).

Por lo tanto, la crisis del petróleo es una guerra por la energía y la producción real, una guerra geopolítica para mantener dividida a Europa. Para que la Unión Europea pos-Brexit anti-globalista no consolide su articulación con Rusia y el multipolarismo BRICS, y con el multipolarismo Poliédrico pluriversal, así definido por el Papa Francisco. Pero claro está, que estos hechos debilitan, al punto de llevar a una fragilidad muy elevada, el esquema de moneda de reserva mundial Dólar-Petróleo, impuesto por las corporaciones multinacionales norteamericanas en 1973. Como sucedió también, cuando rompieron el esquema Dólar-Oro que rigió desde 1950 hasta 1973, porque ya no se correspondía con los intereses nuevos de las corporaciones trilaterales norteamericanas. Pero ahora contra las corporaciones unipolares norteamericanas.

Ahora, la crisis del patrón monetario Dólar-Petróleo es otra crisis. Una Crisis donde se pone de manifiesto concretamente que un patrón monetario impuesto por una correlación determinada de poder mundial -1950<>1973- también ha llegado a su fin, la transición ya está en marcha como lo señalamos en 2017 (Hacia un nuevo sistema monetario internacional, ALAI, 20/10/2017), cuando el multipolarismo BRICS planteó su moneda de reserva el Petro-Yuan-Oro para febrero de 2018. Todos sabemos de una manera u otra, lo que significó la crisis del patrón de moneda de reserva mundial en 1966-1973, que comenzó con el planteo de Alemania y Francia al exigir que Estados Unidos pagara en ORO la deuda que tenía con las corporaciones multinacionales en Europa, especialmente las norteamericanas, que fueron el motor del planteo. Qué además, tomo forma de “primaveras” en 1968 en toda Europa y en Sudamérica.

Retomando, esta es una crisis del petróleo que en realidad dispara definitivamente la crisis financiera global y la potencia. Ambas crisis van quedando “tapadas” para el gran público, por el modo en como las plataformas comunicacionales construyen el relato de qué es importante para todos, de modo de organizar y orientar a las poblaciones del mundo en un alineamiento a favor y en contra, de intereses y proyectos financieros pro globalistas o pro norteamericanos. De modo que no se observen los proyectos que emergen por fuera y en oposición a los intereses financieros en general. Para ellos, la crisis del CoronaVirus es sensacional, cinematográfica, trágica y heroica, pero lo que nunca va a poder ser es entendida como una dimensión más de una lucha de poder internacional donde los pueblos y sus naciones puedan plantarse y pensarse desde un proyecto propio. De Pueblos nacionales en un esquema internacional multipolar pluriversal que le sea propio.

Las Crisis Financiera Global de 2020 y de 2008

Por ello, aunque se sabe, no se difunde ni debate que este virus es parte de una crisis múltiple, de una gran crisis mundial integral. De ahí en más, nadie se expide acerca de quién tiene intereses en qué esto suceda, a quién le sirve esta Pandemia que declaro la OMS como si nada. Menos aún se aborda cómo impacta en la realidad de las personas, de los pueblos y de las empresas nacionales pequeñas y medianas. Incluso pocos ponen en relación de qué modo esto beneficia o perjudica a los intereses de las empresas transnacionales globales. 

Todos podemos observar cómo se desarrolla a la vez, la crisis bacteriológica del CoronaVirus, la crisis financiera de las transnacionales globales, de las corporaciones en las bolsas y de las cities financieras del mundo. Una vez que hemos podido dejar en claro que hay que ponerlo en relación y observarlo de manera conjunta.

Se tapa la continuidad de este estallido de 2020 con el del 2008, porque esta es la continuación de aquella. Que además, se tapó emitiendo sin respaldo e inflando burbujas pero no solucionándola, se acordó una tregua y se financió a partir de emitir sin respaldo en la economía real. Se emitió para financiar a estas transnacionales que tomaron esos dólares y recompraron sus acciones, que subieron su precio por el camino ficticio de la timba-burbuja, pero en ningún momento invirtieron en la economía real, en volver a producir para desarrollar mayor riqueza y distribuir. 

Es como si la guerra financiera entre transnacionales norteamericanas y transnacionales globales hubiera llegado a una tregua luego de ese 2008, tregua que se financio emitiendo dólares sin respaldo real, y hoy en este 2020 se reabre el conflicto estratégico financiero en otro momento y nivel de complejidad, en otro escenario, mucho más complejo. Porque ahora no es solo una puja entre intereses financieros de transnacionales norteamericanas vs transnacionales globales. Hoy la complejidad suma a los actores multipolares China-Rusia-India-África y Sudamérica. Pero se suman desde sus capacidades económico político estratégicas nacionales; también se suman en defensa de la ecología integral, las 5 grandes religiones monoteístas, humanistas y las religiones cosmogónicas de los pueblos originarios desde sus capacidades filosófica-religioso-cultural estratégicas también poliédricas-pluriversales.

Muy pocos tratan la relación entre crisis energética, de burbuja, de patrón oro y su relación con la necesidad de una Pandemia de CoronaVi para retomar la iniciativa estratégica de poder, sin importarles la vida humana, la vida de las personas y la vida en general. Poder situar el CoronaVi y la crisis que la pandemia implica en lo económico, político, cultural y estratégico necesita que lo podamos relacionar con todo lo otro que viene sucediendo: la crisis del petróleo, la crisis de la burbuja, la crisis del patrón de reserva y cambio internacional.

Para las transnacionales financieras globales nada tiene prioridad por sobre sus ganancias financieras, sus rentabilidades económicas transnacionales. Nada, ni las personas, ni los Pueblos, ni las Naciones, ni la Naturaleza, ni los gobiernos nacionales y los estados.

Crisis de las Transnacionales financieras y Oportunidad Nacional 

Todo esto fuerza también, que las Personas, Pueblos y Naciones tengan que ponerse seriamente a resolver la catástrofe en que nos metieron estas transnacionales financieras globales y que nos trajera hasta este momento crítico de la Humanidad y de la Naturaleza. Por ello, el planteo concreto y la reflexión-acción acerca de las opciones a los unipolarismos financieros Global o Continentales, nos fuerza a debatir y construir las opciones alternativas pluriversales poliédrica y multipolar con columna vertebral en la humanidad y la naturaleza, situada en la persona misma. En lo nacional que se conjuga como sustrato y sujeto histórico del pluriversalismo universal multipolar poliédrico pos-capitalismo financiero unipolar. Porque sus pasos iniciales ya los dio en la pos crisis de 2008-2016, y en el 2020 se encuentra en el momento de poder profundizar, al punto de plantarse con su propia moneda multipolar de reserva.

El desarrollo que implican estas tres crisis y la cuarta de moneda de reserva es importante recuperarlas y trabajarlas para observar cómo impacta en los Continentalismos que conocemos. Cómo impacta por ejemplo en el caso de la UE y la particularidad que implica que Alemania asuma la decisión de avanzar por sí misma primero y no como conjunto. 

Primero es claro que Alemania puede realizarlo, por el modo en cómo se constituyó esa UE, como construyó el pasaje de CEE bajo dominación norteamericana, en tensión siempre con la gran Bretaña derrotada en 1944, a la UE donde se despliega una puja entre el globalismo londinense globalista y el continentalismo europeo con iniciativa de Alemania-Francia-Italia, a partir del poderío industrial estratégico de la triada, en tensión con las cities financieras globales de Londres-Paris-Ámsterdam. 

Puja de poder que, a partir del Brexit 2016-2020, va posicionando y consolidando la primacía de esta Triada industrialista estratégica frente al poder de la red global de cities financieras. La misma Triada estratégica del periodo de crisis mundial 1890-1950, donde esta fue derrotada por el poder financiero anglo-holandés-veneciano (Londres-Ámsterdam-Venecia). La misma triada que recibió también apoyos desde Estados Unidos, de sus pares del industrialismo como Henry Ford.

Donde la particularidad de la agresividad y generalización en el Norte de Italia del Coronavirus nos alerta que, lo que allí sucede es muy específico, porque allí se produce un foco tan grande de agresividad y masividad. Este caso debemos pensarlo con cuidado. Porque hace que Alemania siga adelante porque no puede parar, ya que es un gran motor solo en tanto avanza. Por ello, para Alemania desde lo nacional europeo, detenerse no es una opción, y por ello avanza y en su avance va fortaleciéndose en su relación con China-Rusia y desde ahí se re-articulara en algún momento o pasada la pandemia con el resto de la UE. 

Pero lo nacional para Alemania (que incluye Francia e Italia) le permite seguir adelante formando parte de lo nuevo que emerge alternativo a las transnacionales financieras globales. Esta decisión de Alemania no está por fuera de la iniciativa de las transnacionales globales, cuyo objetivo fue siempre controlar y debilitar la UE desde Londres-París. Para ello reforzó todo lo que debilitaba y retrasaba en cada país, para frenar y resquebrajar la UE. En este contexto, entonces se vuelve importante observar cómo lo Nacional, el gobierno y estado nacional, la identidad nacional, que estaban bajo amenaza permanente frente a la ofensiva singular de las transnacionales financieras globalizantes, ahora se les abre todo un nuevo panorama de oportunidad histórica. 

Esas transnacionales los querían y necesitaban licuados en los singularísimos localistas, de tribus urbanas, de individuos emprendedores singulares tercerizados, que hiciera “desparecer” todo lo constitutivo nacional cultural histórico propio de la comunidad y la persona. 

Pero también es importante preguntarnos, cómo lo nacional, la identidad nacional, pero también la realidad administrativo jurídica, reemerge en relación a lo pluriversal multipolar poliédrico. Porque lo nacional es intrínsecamente fundante y necesario en lo multipolar y pluriversal (Samir Amín 2018, http://www.observatoriodelacrisis.org/2018/08/entrevista-de-walter-formento-y-wim-dierckxens-a-samir-amin-junio-2018/ ; https://lahistoriadeldiablog.wordpress.com /2010/01/30/teoria-de-la-desconexion-de-samir-amin/). En cambio, es para el Globalismo transnacional financiero un obstáculo, un problema, una traba, un poder e identidad a ser destruida y que lo desafía como comunidad que se proyecta estratégicamente, en la política de gobierno y en el desarrollo estratégico del estado y la comunidad.

Estas naciones, luego del desarrollo del multipolarismo en su primer despliegue como BRICS, también van a ir desarrollando regiones. Se agrupan conformando regiones a partir de su historia cultural, económica, política, que en ese desarrollo también van a ser parte fundante de lo propio de este momento histórico: que es lo multipolar poliédrico pluriversal, humano, de economías reales y enfrentadas a lo trasnacional de las economías ficticias de burbuja y timba financiera.

Lo nacional en la UE y en la Unasur-Celac

Podemos observar dos procesos distintos, cómo lo nacional en la UE se despliega y cómo lo hace en la Unasur-Celac. 

La Unión Europea –UE-, primero fue fundada como Comunidad Económica Europea –CEE- en 1957 por la comunidad del acero y el carbón, por las corporaciones multinacionales norteamericanas, en confrontación con las corporaciones británicas, debilitadas integralmente en la segunda guerra mundial. Las Corporaciones Norteamericanas en su posición y capacidad de expansión, como vencedor en la segunda guerra mundial (de modo similar será en Japón), van ocupando el territorio del bipolarismo occidental. 

El pasaje de CEE a UE (2008-2010) hace al momento donde Alemania-Francia-Italia recuperan grados de libertad -2010-2012- a partir del conflicto interno del poder anglo-globalista, entre el Contienentalismo norteamericano y el globalismo anglo-holandés. Un momento, donde la crisis de las transnacionales en 2008 las debilita y permite esta nueva realidad-escenario. Pero la UE, como continuidad de la CEE, aun no es un continentalismo por fuera del control de las transnacionales financieras. Con las realidades de esta crisis general en su despliegue, que significan y se manifiestan en la victoria electoral de Trump y el Brexit, es que se dan y manifiestan las condiciones para avanzar y dar los saltos de calidad en la batalla. Porque la city financiera de Frankfurt reemplazara a la de Londres. Sí la City de París se hubiera impuesto, entonces todo seguirá igual que antes, en cambio sí el Consejo Europeo, Político, se impusiera e impusiera a la City de Frankfurt (en ese camino iba hasta la Crisis CoronaVirus de Enero de 2020), ya nada sería igual. 

En síntesis, este momento de crisis de las transnacionales globales en el marco de la cuádruple crisis mundial, en donde Alemania decide avanzar como Alemania, en relación a Rusia-China y enfrentada a lo Transnacional, lo nacional de Alemania le permite cohesionar lo propio (Alemania <> Francia/este <> Italia/norte) y avanzar contra lo Transnacional financiero unipolar.

El proceso en la Unasur/Celac es diferente desde sus inicios. EEUU nunca pudo consolidar el ALCA como continentalismo en Sudamérica, sí desplego el Nafta hasta México, pero la crisis del TLCAN con el triunfo de Trump en 2017, debilito todo ese proceso que se inició en 1994. Toda una diferencia con la UE que viene desplegándose desde 1950. Pero, además, en la Unasur/Celac nunca EEUU pudo imponer una identidad continental que subordinara a las naciones, si las dividió en sus distintas iniciativas. Por ello, cuando se funda la Unasur/Celac, lo nacional lo hace desde sí, desde un dialogo de naciones fundantes enfrentadas a lo Transnacional financiero continentalista. Incluso con apoyo de Alemania y Francia en su lucha contra el ALCA, tanto en 1994 como 1999-2001.

Lo novedoso de esta crisis, se observa cuando lo nacional y los pueblos en su ser nacional van resistiendo a lo transnacional financiero angloamericano, y construyendo lo propio desde lo nacional sudamericano industrial, pero también fortaleciendo la identidad nacional desde lo filosófico cultural. Donde lo especifico económico político tiene su peso, pero para los pueblos pesa más la historia filosófica religiosa político-cultural común, desde su memoria histórica política hispano-americana. Ya que lo económico siempre es un ausente con aviso para los pueblos y sus necesidades, y lo presente es lo nacional, estatal. Presente en lo productivo, en lo educacional, sanitario, en el transporte, la electricidad, etc.

Identidad Nacional y los Nacionalismos

Este nacionalismo sudamericano, no es un nacionalismo que se militariza para enfrentar a un oponente que entra en declive y resiste (como el británico 1900-1944) dejar paso a actores en ascenso económico estratégico; o como aquel nacionalismo también ascendente en Estados Unidos, que se asocia a Gran Bretaña acompañándola en su batalla contra Alemania, desde la retaguardia.  Le aporta entonces la industria militar estratégica y la desarrolla, dejando que Gran Bretaña se desgaste, y que los bombardeos y la guerra la debiliten para, por último, cuando la URSS había ya había hecho lo propio con Alemania desde su flanco este, entrar tarde a la fase militar en sí y así poder avanzar superando a Gran Bretaña y controlando a todos los países europeos del oeste bipolar (1950-2009) y subordinando a Alemania occidental como parte de su área de influencia. Este es el caso del nacionalismo expansionista norteamericano, tal cual fue la historia entre Estados Unidos y Alemania. Así se constituye el bipolarismo de la segunda pos-guerra mundial. 

Estados Unidos también realizo la misma maniobra y plan para con Japón, la otra potencia ascendente decisiva desde 1929. Su control se realizó por vía de las dos bombas nucleares lanzadas en 1945 sobre la población Japonesa. El Contienentalismo financiero norteamericano no había combatido con Japón en la Segunda Guerra, tuvo que “suceder” el ataque “no avisado” de Japón a la isla de Pearl Harbor, Hawái, en diciembre de 1941, para que pudiese tener la legitimidad ante su pueblo para declararle la guerra en 1942, es decir lanzar las dos bombas nucleares. Desde esa posición se proyectó al Asia pacifico. Japón no pretendía rendirse a EEUU, con quien no había combatido, y si a la Unión Soviética con quien si lo había hecho. Solo este ataque como bambas nucleares forzó el curso de los hechos. Estados Unidos ya había hecho esta maniobra antes cuando se quedó con territorio español en México, Centroamérica y el Caribe en 1900.

Estos, el de EEUU, Alemania y Japón, eran los tres nacionalismos expansionistas imperialistas de la época en su fase de ascenso para constituir continentalismos o regionalismos expansionistas sobre la posición del Imperio Británico.

En cambio, estos nacionalismos pos 2008, en esta crisis mundial integral y estructural, son de nuevo tipo. Porque lo que entra en crisis son los continentalismos del bipolarismo: el soviético en 1990 y el norteamericano en 2020, dos Perestroikas que son desgranamientos de su poder desde lo económico estratégico. Procesos bien diferentes el soviético del norteamericano. El soviético porque no absorbió ni subordino en su complejo industrial estratégico a las naciones en su órbita-continentalista y, por lo tanto, fue superado por el Contienentalismo norteamericano, que sí lo hizo, potenciando así su propio complejo industrial estratégico.

En cambio, el Continentalismo norteamericano se debilita desde la crisis financiera global de 2008-2013. Porque el complejo industrial estratégico se fracturó en dos, donde lo nuevo es una fracción importante que se globaliza controlando la OTAN. Y lo hace dando un salto, luego de haber desarrollado un Tricontinentalismo a partir de Alemania-Europa y del Japón-Asia pacifico entre 1950 y 1973. De ese modo, el Tricontinentalismo de 1973-79, subordina a factores de poder norteamericanos retrasados y se manifiesta en el proceso de cambio del patrón dólar-oro al patrón dólar-petróleo. 

Este cambio en el patrón de moneda de reserva mundial es el mayor indicador de este momento, de crisis y cambio. Para ello, se subordina al esquema de moneda de reserva a Arabia Saudita, que vendía la mayor parte de su petróleo a las corporaciones norteamericanas en los tres continentes. Esta dependencia de Arabia Saudita se manifestará en la subordinación al esquema de moneda patrón Petro-Dólar. 

La fracción más dinámica que desplego el Tricontinentalismo se globalizo a partir de 1989-91, cuando las corporaciones multinacionales norteamericanas con casa matriz en Estados Unidos, se transformarán en redes financieras globales sin casa matriz central, pero con una red global de casas matrices financieras –City Financiera- interconectadas por una Red de comunicación y transmisión de datos –internet- que deviene en el Big Data de ese momento. Estas redes financieras globales, deslocalizarón y deslocalizarán mucho más aun el sistema industrial productivo real desde Estados Unidos al mundo, y desde Europa y el Asia pacifico hacia la China británica de Hong Kong, Shanghái, Taiwán, etc. En ese espacio, controlaban sus cities financieras y tienen mano de obra barata para profundizar la apropiación de riqueza social y las ganancias.

Esta nueva forma de capital global y su estrategia globalista, es lo que se enfrenta con las corporaciones multinacionales norteamericanas y, a partir del 2016/7, con un nuevo tipo de nacionalismo oligárquico de ex-potencia central continental, representado por Donald Trump y Boris Johnson.

Así, este continentalismo norteamericano retrasado –Bush- y el nacionalismo oligárquico norteamericano –Trump- tienen en común su anti-globalismo, por diferentes objetivos e intereses. Y estos nacionalismos oligárquicos industrialistas, se potencian en Estados Unidos y Gran Bretaña a partir del enfrentamiento entre el Globalismo financiero que avanza y asciende en su capacidad de proyectar poder frente a todos los continentalismos que se retrasan y entran en declive. 

Por esto es importante observar, que el momento bisagra en este proceso es: a) la derogación de la Ley Glass Steagall en 1999; y b) la “Caída de las Torres Financieras Globales” de Wall Street en septiembre de 2001 que muestra la reacción defensiva del continentalismo norteamericano. Movida Continentalista que vuelve a reafirmarse en c) la “Caída de la Banca Financiera de Inversión global Lehman Brothers” en 2008. Estos hechos, subrayaron el interregno de pasaje de un periodo que cierra 1999-2001<>2008 a uno nuevo que abre la puja de actores poder a los emergentes multipolarismo en 2013/14. 

En 2013-2014, emergen las formaciones multipolares pluriversales, el denominado BRICS –Brasil-Rusia-India-China-Sudáfrica-, desde el dialogo económico estratégico y el Dialogo poliédrico Interreligioso desde lo filosófico-cultural estratégico. Entonces, las naciones más relevantes en lo poblacional y económico suben a escena, al escenario de las luchas del poder internacional. 

En 2016/7 se despliegan, en gran escala contra las cities financieras globales, los nacionalismos oligárquicos en EEUU y en Gran Bretaña con los hechos claves: TRUMP y el BREXIT. Siempre aparecen mezclados con los Continentalismos, ambos ahora a través de los partidos políticos llamados conservadores: Republicano en EEUU, y conservador en Inglaterra.

Nacionalismos, Globalismo unipolar y Pluriversalismo multipolar

Emergen en este momento histórico dos tipos de naciones y nacionalismos donde la escala universal-pluriversal geopolítica/geoestratégica del poder se instala como la referencia a partir de la cual, es posible pensarlas. 

Recordemos, que enfrentadas al Globalismo unipolar financiero, el capital financiero global, la red financiera global y la red de cities financieras de grandes bancas, dominando bancos centrales en el BIS y en cada país. En todos los casos, la institución central en cada país es el banco central. Institución “independiente” y de mayor relevancia, para el globalismo, que las elecciones nacionales de autoridades políticas representativas de la nación y sus partidos políticos.

En cambio, en lo multipolar pluriversal lo central son las autoridades políticas elegidas por los pueblos de cada nación. En este punto, tanto las naciones potencias en crisis como las naciones periferias empoderadas, actúan del mismo modo, enfrentando a los intereses financieros oligárquicos globalistas. 

Las naciones y nacionalismos de periferias emergentes, que provienen de una historia de pueblos en lucha, y no de oligarquías, asumen esta nueva realidad de formaciones emergentes multipolares pluriversales como una oportunidad histórica, pero también como sujetos de esa historia a recorrer construyéndola. Son naciones y nacionalismos en lo pluriversal, y no pueden ser ni hacer, sino es en el marco de un espacio de conducción política pluriversal-universal. Se trata de un nacionalismo popular, anti-oligárquico financiero global, donde lo pluriversal es la instancia política de dialogo y existencia político estratégico. 

Donde las Identidades políticas nacionales son lo principal en la constitución de lo nacional-cultural estratégico. Identidades nacionales que, en el momento de crisis de los actores transnacionales, tendrán una fuerte puja a su interior por constituir lo popular del Pueblo como sujeto político nacional de la historia pluriversal (Universal), en lucha interna con el nacionalismo oligárquico. En este momento se reactualizan los debates acerca de las identidades nacionales populares y las antinomias que plantea el globalismo oligárquico. Ese globalismo, que se presentará bajo sus ropajes y formas socioliberales seudo-progresistas para arrastrar tras de sí a sectores de clases medias. Allí las formas culturales son lo principal para desintegrarlas, porque lo material no es su problema cotidiano. Estas clases medias son lo que está en diputa entre la Oligarquías nacional-transnacionales y el Pueblo nacional pluriversal. 

Lo propio de una estrategia Popular de masas está en consolidar lo Nacional, la Nación. Una Nación-en el-Pueblo y un Pueblo-desde lo-Nacional en lo Pluriversal multipolar de naciones-pueblos. En la posibilidad de ser persona, que personifica una realidad de trabajo y producción, ciencia y tecnología real, y como tal un Pueblo que produce trabajando sus realidades. Que produce realidades materiales económicas y culturales como comunidad organizada en un proyecto de nación y de destino común, donde lo político Gobierna la relación estado y mercado democratizando. 

Identidad, Nación, Pueblo Nacional en lo pluriversal multipolar, en lo económico político estratégico, pero también en lo pluriversal poliédrico y en lo filosófico cultural religioso estratégico. 

Bibliografía

Wim Dierckxsens, 1998 Los límites de un capitalismo sin ciudadanía, Editorial DEI, Costa Rica.

Walter Formento, Octubre de 2013Crisis financiera global y Oportunidad histórica  para los Pueblos del mundo. 1er. Congreso del Pensamiento Nacional Suramericano. Noviembre de 2013, Chapadmalal, Argentina.                                                                                                                          

Wim Dierckxsens y Walter Formento, et al. 2018, La Crisis Mundial, Unipolarismos, Multipolarismos, Globalismo, Pluriversalismo, Editorial Fabro, Argentina.

Wim Dierckxsens y Walter Formento, 2019, Prospectiva Geopolítica para el año 2020, Ed. FEDUN, Argentina.

Wim Dierckxsens y Walter Formento, 2019, Nuevo Imperio global u otra civilización, Inteligencia artificial y guerra de Big Data, Editorial DEI, Costa Rica.

Wim Dierckxsens, Andrés Piqueras, Walter Fomento, et al. El Capital frente a su declive, Editorial DEI, Costa Rica. 2018.

Análisis semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el equipo del Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo

Club de la Pluma: Arte, Ciencia, Cultura, Derechos Humanos, Geopolítica, Deuda Externa, Relatos, Cuentos, Educación, Opinión, Editorial, Efemérides, Comunidades Originarias, Filosofía Y Mucho Más…

TEMA:

La Velocidad de los acontecimientos

  • Cambios tectónicos profundos
  • Más que una crisis sanitaria
  • Crisis de sistema financiero 
  • Cambios profundo en los órdenes internacionales
  • m
  • Maniobras de OTANn suspendidas  y como quedan los aliados de esa organización España e Italia interactuando con efectivos sanitarios militares rusos y chinos
  • Los socios atlantista Inglaterra en crisis Económica versus la Salud Publica
  • Trump en su laberinto, los infectado de EEUU supera a los de China, Gobernadores sublevados contra el Estado Federal
  • La crisis de Brasil
  • Las proyecciones…
  • Escuchar en:

Por Alfredo Serrano Mancilla

De todo se aprende, incluso en los tiempos del cólera. La pandemia del coronavirus también trae lecciones en clave geopolítica para América Latina.

  1. La primera pregunta es obvia: ¿qué está haciendo el Grupo de Lima en esta contingencia? Esta alianza nació para un objetivo tan limitado que no está a la altura de los desafíos históricos que tienen que ver con las preocupaciones reales de la ciudadanía de América Latina. Y algo muy parecido le ocurre a la OEA.
  2. Ausencia de instancias regionales efectivas que afronten esta problemática supranacional. Es ahora cuando se extraña a la Unasur y su capacidad de coordinación frente a situaciones como esta. La Celac tiene una oportunidad histórica para asumir esta tarea.
  3. China, primero. Se pide ayuda prioritariamente al gigante asiático, y no a Estados Unidos. China fue el lugar de origen de este virus y, por tanto, el primer país en sufrir sus consecuencias. Pero luego de ese momento, superó la crisis de manera muy efectiva. El porcentaje de afectados y muertos en comparación con su población es más que mínimo, a diferencia de lo que pasa en otros lugares del mundo. Demostró capacidad para vencer con eficacia esta batalla. Sale reforzada a nivel global.
  4. El neoliberalismo, como racionalidad, no sirve. El “sálvese quién pueda” no funciona; la supremacía de lo individual es un gran escollo ahora que pedimos esfuerzos colectivos; la cooperación se impone ante la competencia. Los mercados no saben como autorregularse; no existe mano invisible que los regule; y tampoco se cumple el mito de que los agentes privados logran sus beneficios por asumir más riesgos.
  5. Europa ya no es un espejo al que imitar. Una vez más, y ya son muchas, vuelven a perder una oportunidad para mostrar al mundo que están a la vanguardia en temas importantes. No pudieron ser efectivos frente al coronavirus. El Estado de Bienestar es mucho más débil de lo que presumían. La soberbia eurocéntrica les hizo infravalorar todo lo que venía del Lejano Oriente. Italia y España llegaron tarde y están siendo los más afectados por la crisis y no es casualidad. La Unión Europea, además, muestra su incapacidad para coordinar y armonizar al menos una acción frente a esta pandemia. Se demuestra, así, que este espacio es de hecho un mercado único económico y monetario, pero está muy lejos de ser un proyecto social común.
  6. Si se habla de salud, siempre hay que mirar hacia Cuba. Lo que nadie tiene, Cuba lo dispone. El Henry Reeve (Contingente Internacional de Médicos especializados en situaciones de desastres y graves epidemias) fue creado en 2005 por Fidel Castro; y ahora son imprescindbles: comienzan a aterrizar en muchas partes del mundo. Cuba se sitúa en el centro de gravedad geopolítico cuando hablamos de salud.
  7. Nace un nuevo desorden económico global. El riesgo país no importa. El número de científicos o camas disponibles para cuidados intensivos, sí. La predilección por la financiarización queda desplazada por la importancia de la economía real. Se abre una nueva disputa hacia delante: entre el Consenso de Washington permanentemente actualizado y un nuevo Consenso Postcoronavirus que considera que la sanidad pública es vital, el Estado debe tener un rol protagónico con sus políticas expansivas contracíclicas (fiscales y monetarias), es necesario un mayor control de capitales de los países emergentes para evitar su fuga en tiempo de adversidad, la economía ha de girar en torno a la vida humana, y por supuesto, la deuda externa debería ser condonada por los organismos multilaterales así como reestructurada con quita por dos años (sin intereses) en el caso los de acreedores privados.

Indudablemente, estamos frente a un nuevo dilema civilizatorio con significativas consecuencias geopolíticas en el mundo y, por supuesto, para América Latina

FUENTES:

  1. Siete lecciones geopolíticas en tiempo de coronavirus https://www.celag.org/siete-lecciones-geopoliticas-en-tiempo-de-coronavirus/

La geopolítica del Covid-19: El coronavirus está cambiando el mundo a una gran velocidad. Ya se pueden percibir varias tendencias, a escala global y en la Argentina. https://www.perfil.com/noticias/ideas/la-geopolitica-del-covid-19.phtml

Por Natalia Arias (*)

El año ha comenzado con la ahora calificada “pandemia” por la OMS: un tipo coronavirus llamado COVID-19. De su mano, ya se encuentra presente la infodemia y los extremismos discursivos.

Parece que la agenda internacional se ha canalizado temporalmente en la no-propagación del virus, más siempre es necesario mantenerse alerta de las situaciones de carácter geopolítico, que suceden por detrás de la hegemonía temática de los medios de comunicación. En este caso, me centraré nuevamente en las acciones de Estados Unidos en la región latinoamericana del mes de marzo.

Comenzando con Argentina, el presidente Alberto Fernández ha decidido cerrar temporalmente las fronteras y suspender temporalmente los vuelos internacionales provenientes de zonas de riesgo. Ha efectuado el Decreto de Necesidad y Urgencia 297/20, declarando una cuarentena total en el país, que por el momento se extiende hasta el 31 de marzo inclusive.

Estados Unidos se encuentra en un contexto de elecciones primarias, cuyos escrutinios hasta el momento han arrojado una mayoría a favor del republicano Donald Trump, más deberán esperar hasta las elecciones generales. Pero lo que hay que destacar para el interés argentino, es que el Fondo Monetario Internacional ha decidido seguir su curso, designando a un nuevo funcionario que reemplazará al ex primer subdirector gerente David Lipton: Geoffrey Okamoto. Este funcionario es de particular interés, ya que acudió a la reunión del G-20 que tuvo lugar en Buenos Aires, dirigió negociaciones comerciales con China, y ahora ni más ni menos, participará en la renegociación de la deuda argentina con el Fondo. Por lo cual, deberemos estar atentos a sus próximos movimientos como Primer Subdirector Gerente.

Particularmente en Bolivia, debido al COVID-19, las elecciones generales se han pospuesto para el 17 de mayo, habiendo tenido como fecha de inicio el 3 de mayo. La asistencia técnica de EE.UU no ha tardado en confirmarse para el escrutinio y el proceso general. Sin embargo nos hemos llevado la sorpresa de que a fines del mes pasado, según un informe del Washington Post, se ha declarado que no hubo fraude en las elecciones de octubre de 2019, previas al golpe de estado en contra de Evo Morales, y a la acusación de la Organización de los Estados Americanos. “No hay soporte estadístico para las acusaciones de voto fraudulento” concluye el artículo. ¿Prestará la presidenta interina Jeanine Áñez atención a la investigación o procederá con su plan de campaña electoral?

Si nos referimos a acuerdos militares, debemos mencionar el recientemente firmado entre Brasil y Estados Unidos, que no ha tardado en llegar en las primeras semanas de marzo. El encuentro se llevó a cabo en el Comando Sur, cuya sede se encuentra en Miami, Florida. La finalidad consistió una vez más, en un intento de frenar cualquier amenaza que provenga de Venezuela. Sin embargo este acuerdo todavía, como todos, debe ser ratificado por ambos parlamentos. 

En dicha reunión se afirmó que habrá mayor presencia militar en latinoamérica, con el objetivo de “tranquilizar” a los “socios” de EE.UU. y “contrarrestar una serie de amenazas, entre ellas el narcoterrorismo” 1. Hay que mencionar además el hecho de que Washington ha ofrecido 15 millones de dólares por cualquier pista o detención del presidente Maduro, acusado también de delitos vinculados al tráfico de estupefacientes. Pero de todos modos, el presidente venezolano no ha tardado en reaccionar, alertando que el fin primordial de Estados Unidos es atacar a Venezuela, empujando a Brasil a formar un conflicto armado con el país. Además, en este contexto de emergencia sanitaria, el gobierno de Nicolás Maduro ha denunciado durante la reunión de la Comisión Presidencial para la Prevención contra el Coronavirus -la cual también obtuvo participación de especialistas cubanos-, que el gobierno de Donald Trump ha bloqueado todas las embarcaciones de ayuda humanitaria con destino final Venezuela, e informó que ha llegado ayuda por parte de China con más de 300 mil tests de prueba para diagnóstico de posibles casos de coronavirus. Días después, una vez que la gota rebalsó, el canciller Arreaza denunció que EE. UU negó la autorización para repatriar venezolanos dado el bloqueo total. Parece que Donald Trump ha llegado al punto de involucrarse negativamente con una emergencia sanitaria global, sin seguir las indicaciones de la OMS, que previamente advirtió la posibilidad de que EEUU se convierta en el nuevo epicentro del COVID-19. Cómo será de grave la situación en la política de los estados que incluso Michel Bachelet, Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, llamó al gobierno de Donald Trump a levantar las sanciones económicas a Cuba y Venezuela.

Paralelamente, la relación EEUU-Colombia también está resultando de gran importancia en contra del gobierno de Nicolás Maduro. Ambos mandatarios se reunieron el 2 de marzo en la Casa Blanca, donde Duque solicitó sanciones más duras para con Venezuela, bajo la excusa de establecer nuevamente “una democracia” en la región. Una semana después, los funcionarios del gobierno colombiano y las fuerzas militares estadounidenses, comenzaron a realizar un ejercicio en conjunto de ayuda humanitaria para los pueblos indígenas en La Guajira, cerca de la frontera con Venezuela. La cooperación duró hasta el 20 de marzo aproximadamente.

Ahora bien, Estados Unidos ha aplicado un política similar en Cuba, presionando a otros países para que rechacen su contribución médica. Esto se difundió a través de una publicación de la embajada estadounidense en Cuba, donde “advertían” que la razón de la cooperación sanitaria por parte del gobierno de Miguel Díaz-Canel en otros países, se basaba en recuperar el dinero perdido de quienes decidieron abandonar el programa: una vez más, el gobierno norteamericano decide no priorizar la salud pero sí sus intereses de calidad mediática. Para complicar aún más la situación cubana, el bloqueo económico-comercial les está afectando de manera tan perjudicial, que muchos cubanos han solicitado que se disminuya o termine dicha política. A raíz del contexto de pandemia y crisis humanitaria no se les permite el abastecimiento que necesitan, llegando al punto de intentar sobrevivir con menos de lo justo.

Sorpresivamente, las relaciones con México han mejorado en comparación a años anteriores. El tratado comercial tripartito que incluye a EEUU-MÉXICO-CANADÁ ha cumplimentado otra etapa: el Parlamento canadiense ha aprobado la ley de implementación. Para agregar, la Secretaría de Gobernación mexicana Olga Sánchez Cordero, aseguró que el T-MEC impulsará a México como una economía confiable, dinámica y moderna. El gobierno estadounidense espera que en junio entre en vigor.

Con respecto a la tensión fronteriza entre México y Estados Unidos, se ha acordado que la misma permanecerá abierta pero con ciertas restricciones, viéndose damnificado el turismo pero no el comercio.

Finalmente, una serie de medidas económicas se han tomando en Paraguay, y Estados Unidos junto a Puerto Rico. En el primero, el senado paraguayo ha aprobado un préstamo de aproximadamente 115 millones de dólares con el fin de fortalecer el sistema sanitario ante la pandemia. Fue suscrito entre el país y el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento, una de las cinco organizaciones financieras internacionales del mismo Banco Mundial. En el segundo caso, el Senado federal estadounidense aprobó por unanimidad el proyecto de 2 billones de dólares con el fin de alcanzar estímulo económico para hacer frente al coronavirus. Esta medida brindará acceso a una mayoría de Puerto Rico, permitiéndole a los residentes recibir por lo menos $1200 dólares. Parece entonces que el presidente Donald Trump es consciente de la pandemia, pero ¿Por qué no dirige la misma importancia a países como Venezuela y Cuba?

En definitiva, el sistema de alianzas que utiliza Trump actualmente en América Latina se basa en el uso conjunto del poder con Brasil y Colombia, en contra de Venezuela, y Cuba por supuesto. Panamá también se encuentra en la mira, dada su relación con China, que disgusta a su opositor comercial. Por otra parte, tenemos a los potenciales aliados como Uruguay con el presidente Luis Lacalle Pou, a quien Donald Trump llamó con el fin de intensificar las relaciones a principios de marzo. Otro potencial aliado que se definirá en las elecciones generales del 17 de mayo será Bolivia, quien previamente cargó el disgusto por parte del presidente norteamericano debido al gobierno de Evo Morales, pero una vez que participó en el apoyo de Jeanine Áñez, presidenta provisoria, aumentó su intervención al punto de afirmar que va a participar en el control del sufragio.

Así las cosas, el escenario global refleja el ostracismo sanitario de los países, que poco a poco entorpece el pretendido liderazgo de la política exterior estadounidense.

Natalia Arias investigadora Jr. del Equipo de DG

Fuentes: 

https://www.nodal.am/2020/03/comando-sur-de-eeuu-anuncia-que-habra-un-incremento-de-la-presencia-militar-en-america-latina-a-fines-de-2020/ 

https://mundo.sputniknews.com/america-latina/202003241090894520-senado-de-paraguay-aprueba-prestamo-de-eeuu-por-un-monto-de-hasta-115-millones/

https://www.washingtonpost.com/politics/2020/02/26/bolivia-dismissed-its-october-elections-fraudulent-our-research-found-no-reason-suspect-fraud/

Por Víctor Ternovsky

Los desastrosos efectos del coronavirus pusieron de relieve la inviabilidad del mundo globalizado, observándose el retorno de Estados-naciones que avanzan en recuperar sus potestades otorgadas a organismos supranacionales. La pandemia marcará un antes y un después en el ordenamiento mundial.

AUDIO: https://mundo.sputniknews.com/popup/radio/?audio_id=41937966

Lo dijo a Radio Sputnik el intelectual argentino Carlos Pereyra Mele, director del think-tank Dossier Geopolitico.

«Se ha demostrado que un montón de estructuras supranacionales, en la práctica solamente han servido para el beneficio del gran capital y de grupos minúsculos pero poderosos, que a su vez han usado herramientas de confusión de la población y de dominación cultural como son los grandes medios masivos de comunicación», señaló.

Para argumentar sus palabras, citó el caso de la Unión Europea [UE] que ha tenido una reacción «básicamente nula» ante el desafío del coronavirus, con lo cual «cada país» que integra el bloque «ha actuado de forma individual, ha tomado decisiones que han sobrepasado las propias condiciones que impone la UE».

Como ejemplo, mencionó a España que «ha decidido invertir unas cifras multimillonarias para cubrir el desfasaje económico que viene y que supera ampliamente las instrucciones de los organismos comunitarios que le exigían tener un déficit fiscal de cierto porcentual».

Enfatizó asimismo que la pandemia está revirtiendo una dinámica en la que «la panacea era privatizar y seguir privatizando las estructuras del Estado».

Constató, por ejemplo, que el Gobierno italiano prevé la nacionalización de la aerolínea Alitalia. Países como Francia y Alemania también contemplan medidas semejantes en caso de ser necesario ante la crisis provocada por el coronavirus.

Estamos en presencia de un cambio profundo del actual sistema financiero, que está funcionando prácticamente por fuera de los Estados, sin ningún tipo de control de los Estados por sus acciones, algo que va a vivir un proceso de reconversión», afirmó.

«Creo que por primera vez en muchos años los pueblos van a volver a ser ejecutores de sus políticas y no ser simplemente una herramienta de mercado de consumo. Creo que las poblaciones están aprendiendo, de forma dramática, de que no se pueden desligar de lo que le pasa a la sociedad», subrayó Carlos Pereyra Mele.

Publicado en Sputnik: https://mundo.sputniknews.com/radio_que_pasa/202003241090884322-covid-19-geopolitica/

El rey de la desinformación : https://mundo.sputniknews.com/dicen_y_diremos/202003231090874323-rey-de-la-desinformacion/

El coronavirus se está comiendo a Occidente: https://mundo.sputniknews.com/radio_al_contado/202003141090785769-el-coronavirus-se-esta-comiendo-a-occidente/

[NR: el equipo de Dossier Geopolitico, preparo un importante trabajo sobre la Teoría del caos, que aplicaba USA y sus «aliados», ahora este articulo viene mostrar la preocupación de los Atlantistas que ven que esta Teoría se les esta aplicando en forma de boomerang]

El nuevo desorden mundial toma forma mientras las especulaciones dejan paso a las órdenes ejecutivas. El cóctel de repliegue reaccionario (Donald TrumpBrexit) está imponiendo un cambio de guardia en las relaciones internacionales y dejando patas arriba al hemisferio Norte. El consenso neoliberal, económico y geoestratégico, se ha roto pero ha dejado tras de sí un océano de incertidumbre. La administración Trump se ha mostrado hostil a la integración europea y afín a Vladimir PutinXi Jinping “salva” el foro de Davos y se convierte en el abanderado de la globalización. Una ola de nativismo proteccionista puede dar paso a guerras comerciales con graves consecuencias. El 2017 es el año con mayor riesgo político desde el fin de la Segunda Guerra mundial, según Ian Bremmer. Veamos.

Entre el decisionismo americano y el autoritarismo ruso

Estados Unidos inicia una etapa con tintes de aislamiento y unilateralismo. Compromete el bloque atlántico, centro de gravedad del siglo XX, mientras busca una nueva “relación especial” con el Reino Unido del Brexit, fantasea con la desaparición del euro y califica a la Unión Europea de “vehículo” de Alemania. Desprecia las organizaciones supranacionales salvaguardas del multilateralismo, al mismo tiempo que empieza una escalada de tensión con China que puede acabar en deflagración: ese es el mayor riesgo que afronta el mundo.

En el interior su democracia inicia un nuevo capítulo en forma de dezisionismus schmittiano. Un poder soberano que no responde ante el normativismo legal ni la discusión racional. Sin contrapoderes ni intermediarios, sin jueces ni prensa. En el ámbito económico se avecinan muros comerciales. Al tanto, porque ¿qué tienen en común los blancos de los ataques del nuevo presidente: México, Alemania y China? Son grandes potencias exportadoras. Las hostilidades de la Casa Blanca son reflejo de una de sus mayores debilidades: su déficit por cuenta corriente. Y uno de los mayores desequilibrios macroeconómicos globales. De nuevo, economía y relaciones internacionales se entrelazan.

La Rusia de Putin se siente fuerte y tiene razones para ello. Tras una pérdida de dominio paulatina del estratégico anillo de tierras (Spykman) ha demostrado estar dispuesto a todo, ciberguerras incluidas, por mantener sus posiciones. Todos sus últimos movimientos en el Cáucaso, Ucrania o Siria han acabado en aumento de influencia. El autoritarismo de Putin ha orillado sus problemas económicos y parece que los resultados electorales del mundo occidental le sonríen.

Ahora con una administración americana más que favorable, espera que las sanciones comerciales se alivien o eliminen. Trump y Putin hablan el mismo lenguaje y han quedado patentes sus conexiones. Pero mucho cuidado: EEUU puede estar buscando usar al Kremlin contra el gigante asiático, tal y como Kissinger hizo a la inversa durante la guerra fría. Un nuevo anclaje para taponar, esta vez, el ascenso de China. Trump es un personaje peligroso, folclórico y ridículo, pero sería bueno no tratar de estúpido todo lo que haga.

asia pacifico_mapa

El océano Pacífico se calienta mientras Oriente Próximo arde

China es la gran obsesión del nuevo inquilino del Despacho Oval. Un gigante que ya ha subido a los altares de la economía mundial, acumulador masivo de oro e inversor estratégico en África, Asia central y América Latina. Y ahora ya no quiere tan solo aceptar las reglas, quiere dictarlas. Su cautela ha ido dejando paso al incipiente intento de imponer su propia doctrina Monroe en Asia-Pacífico; algo que parece no estar dispuesto a aceptar EEUU y para lo que cuenta con sus históricos aliados regionales: Corea del Sur y Japón.

Las relaciones entre EEUU y Japón viven una segunda luna de miel. La pareja que forman Shinzo Abe y Trump tiene intereses comunes, China, pero hablan lenguajes diferentes. Para entender por qué no se percibe en Tokio un acercamiento a Trump como amenaza hay que mirar en su política interna. Japón es un país homogéneo, sin inmigración, extrema derecha ni pulsión reaccionaria, y a diferencia de Europa no tiene miembros de la Internacional Trumpista en su Parlamento.

En el aire queda el futuro del conflictivo gran Oriente Próximo y la reincorporación del pivote iraní (Kaplan) a la escena internacional. Falta saber si Moscú podrá modificar la retórica de Washington en este campo. La competición político-religiosa entre Irán y Arabia Saudí explica buena parte de los conflictos abiertos: Yemen, Irak o Siria. EEUU puede tener la tentación de usar una de estas guerras subsidiarias (Yemen) para reivindicarse en la zona junto a su socio saudí.

Mientras tanto, una nueva Turquía otomana se ha afianzado como potente actor regional y los implicados en la victoria militar de Bachar el Asad –Rusia-Irán-Hezbolá– decidirán el futuro del país. Un Israel aislado pero encantado con el nuevo commander in chief proseguirá una política de asentamientos ilegales que imposibilita la solución de los dos Estados. Una región en llamas y en profunda transformación que continúa distorsionando el futuro de Europa.

Europa ante su prueba más dura

El viejo continente puede ver las cambiantes relaciones internacionales como una fiesta a la que no le han invitado. Fragmentado y atemorizado se queda sin el paraguas atlántico, sufre la peor resaca de la Gran Recesión y un año electoral de infarto. El mayor riesgo es que una gran troika formada por Washington, Moscú y Pekín encuentre un nuevo equilibro internacional sin contar con Europa e imponga con fórceps una Ostpolitik II.

Al mismo tiempo, los europeos tenemos la oportunidad de ocupar el enorme espacio que dejan unos EEUU en repliegue y un mundo en búsqueda de referencias. Podríamos ejercer en solitario como defensores de los valores de la Ilustración: Estado de Derecho, democracia, deliberación, tolerancia y sociedades abiertas. Continúan siendo valores atractivos y luminosos, pero hasta las buenas ideas necesitan ser defendidas. Para ello la UE debe restituir un modelo social resquebrajado y dotarlo de un escudo en materia de seguridad y defensa. Pasado el impasse electoral necesitamos activar una Europa flexible, a varias velocidades, que desatasque el proceso de integración y acabe con el paralizante tira y afloja de las capitales.

Es más necesario que nunca buscar aliados que compartan nuestra visión del mundo: normas, diálogo y multilateralismo. Nuestras relaciones con América Latina y Canadá cobran un nuevo significado. Debemos combatir el repliegue espasmódico y hacerlo de la mano del nuevo secretario general de Naciones Unidas, una pieza clave, el portugués António Guterres. Nos conviene encontrar un nuevo equilibrio con Rusia y estrechar lazos con China. También habrá que estar muy atentos a la candidatura a canciller del socialdemócrata y europeísta Martin Schulz. Su victoria sería todo un revolcón en la fuerza hegemónica del continente.

Entre el decisionismo de Trump, el autoritarismo de Putin y el capitalismo de Estado de Xi Europa tiene el deber de proteger su legado: democracia liberal y mercado con rostro humano. Libertades individuales y protección social. Preservar la dimensión política y reconstruir la dimensión social del proyecto ilustrado. Ese es también el perímetro de juego de la socialdemocracia europea (Vallespín). Un humanismo inteligente que haga bandera de la alteridad ante la vuelta a la tribu, los muros y los chivos expiatorios.

Sabemos desde la Historia de la guerra del Peloponeso que la conducta humana está guiada por el propio interés, el miedo y la defensa del honor. Parece que las relaciones internacionales están volviendo a su punto primigenio. Pero no olvidemos que la geopolítica contiene larvadas guerras de ideas. Está por decidir si tendremos un mundo ordenado por el orgullo de la hybris o la fuerza de la razón.

Fuente POLÍTICA EXTERIOR, España: https://www.politicaexterior.com/actualidad/geopolitica-del-caos/