16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

AUDIO:

En la columna semanal del Club de la Pluma, el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, comienza su relato por Brasil, analizando las manifestaciones de Bolsonaro, en su desafío a la Corte de Justicia, avisando que no acataría sus decisiones y promoviendo acciones que evocan el asalto al Capitolio de Washington por las turbas de Trump. 

Luego sigue por Perú, donde sus poderes históricos continúan tratando de eliminar al presidente Castillo con argucias legales y amenazas de juicio político, y con una Constitución creada a medida de ese poder y desde un parlamento que no refleja los votos reales del electorado.

Mientras que desde Venezuela trae datos alentadores por el avance de las negociaciones entre Gobierno y oposición bajo el auspicio de México, y nos habla de los puntos posibles de acuerdos  y de que se podrían suavizar las crueles sanciones de EEUU y la UE, que tanto dolor injusto provoca al pueblo de ese país.

Y termina con la región resaltando las tensiones en el Mercosur por el anuncio del  presidente Lacalle Pou de sus gestiones unilaterales para un Tratado de Libre Comercio China – Uruguay por fuera del organismo. Mientras que China ha propuesto que Argentina ingrese en el grupo BRICS (las potencias emergentes). Dos hechos profundos que darán mucho que hablar. 

Sobre la actualidad internacional, nuestro director se refiere a la noticia de la ocupación íntegra del territorio Afganistán por el poder Talibán, con la toma del Valle del Panshir, y la formación de un gobierno provisional en ese país, recientemente abandonado por EEUU. También nos señala que tres iglesias cristianas (Católica, Ortodoxa y Anglicana) se han unido en un mensaje, con motivo de la cumbre en Glasgow sobre la Protección del Medio Ambiente, pidiendo «LA PROTECCIÓN DE LA CREACIÓN». 

Y entrando en materia de Geopolítica, Pereyra Mele nos ofrece un profundo análisis de LA GUERRA DEL YEMEN, (“una guerra ignorada y olvidada que casi nadie conoce”), empezando por su posición geográfica clave, mientras nos ilustra de los primeros brotes de violencia interna por sus enfrentamientos tribales y religiosos, de los hutíes en el contexto de la disputa entre suníes y chiitas, de la gasolina que echaron las Primaveras Árabes y como la injerencia Saudita la convirtió en una guerra mayor, cruel, terrible. Una guerra que la Petromonarquía y Occidente la imaginaban rápida y fácil y que ahora negocian la paz porque las bazas están virando. Lo que demuestra que el poderío armado, la alta tecnología y los mercenarios contratados, no son garantía de victoria. Y Afganistán es la prueba de esa realidad. 

Y desde esa perspectiva, el politólogo desentraña la estrategia geopolítica de las potencias anglosajonas con el Yemen. Un punto neurálgico y en disputa permanente, ya que sus costas son bañadas por el mar Arábigo, el Golfo de Adén y el Mar Rojo, por el cual fluye gran parte del tráfico marítimo internacional, que condiciona el comercio mundial y el paso de los petroleros del Golfo Pérsico hacia el Mediterráneo. Y por eso menciona al estrecho de Bab el-Mandeb, en el golfo de Adén, como un paso tan importante como el canal de Suez o el estrecho de Gibraltar y que depende del Yemen. Y de allí surgen los motivos de este conflicto que ya es otra GUERRA PROXY, tal cual las definió en el programa anterior. 

Entretanto nos confirma que corren mejores aires para  Siria, Irán y el Líbano luego de guerras impuestas, del sembrado de terroristas y de bloqueos sangrantes para sus pueblos. Todo por parte del imperio anglosajón. Lo que da paso a un cambio sustancial en las relaciones del poder en la región, donde Irán se confirma como potencia regional, que en Siria la guerra va llegando a su fin y que se neutraliza el hostigamiento al Líbano ante la rotura del embargo impuesto por Occidente. Unas realidades que dejan de ser propicias para los intereses de Washington y sus aliados.

Y termina reflexionando que: “El desafío geopolítico mundial se juega también en la península arábiga y con la guerra de Yemen.” 

Eduardo Bonugli (Madrid, 12/09/21)

Yemen entre Mar Rojo y Mar Arabigo: Tres Pasos claves: 1 Ormuz -Golfo Persico/Mar Arabigo – 2 Estrecho de Bab Al-Mandeb Mar Arabigo/Mar Rojo –3 Canal de Suez Mar Rojo/Mar Mediterraneo
Bab al Mandeb es una pieza importante en la disputa geopolítica regional. Por un lado, da acceso a los recursos minerales de África oriental, codiciados por economías occidentales, árabes y asiáticas. El continente africano reúne el 57% del cobalto del mundo y su suelo representa el 24% del terreno cultivable del planeta. Por otro lado, el estrecho es un chokepoint, un cuello de botella fundamental en el comercio global: alrededor del 10% del petróleo mundial que se transporta por mar pasa por aquí. Cualquier incidente en estas latitudes tiene consecuencias directas en los mercados internacionales.

El nuevo mundo que se está configurando, con un orden internacional cambiante y complejo, que nos está brindando oportunidades impensadas a la Argentina. Si nuestras dirigencias no perciben y entienden este momento del mundo y tratan de insertar a nuestro país en él inteligentemente para evitar que se nos caiga encima, habremos perdido una oportunidad histórica que no estará disponible para siempre. No es posible pensar hoy un modelo de país, si no pensamos dentro de este nuevo mundo que está emergiendo. Perón maestro y estadista nos enseñaba que la política internacional es la política en grande, seria y que la política nacional son asuntos de entrecasa; tan invertido esta esté orden de la cosa hoy, que prácticamente la política ha desaparecido sepultada por la anti política que es el reino de la no idea y su práctica es el vuelo gallináceo y gana el que mejor lo practica. Los argentinos debemos darnos a la tarea de recuperar la política como la más alta expresión de la ética humana puesta al servicio del bien común. como un acto de servicio hacia los demás, para superar nuestra viciosa «politización» y conquistar una «cultura política» como nos enseñaba Perón. Laboriosa empresa, pero necesaria para poder volver a pensar en grande y poder recuperar la grandeza. Dr. Antonio Mitre Colaborador de Dossier Geopolitico

POLITICA INTERNACIONAL

Los EEUU luego de su retiro y abandono de Afganistán y del Asia Central, está reformulando su presencia y su rol en el Asia Occidental para preocupación de sus aliados regionales, en particular Israel. Los estados de la región deberán readaptarse a esta nueva situación. Con el telón de fondo de la debilidad y decadencia progresiva, la nueva administración estadounidense, se enfoca en los intereses vitales de los EEUU.

EEUU está buscando un nuevo lugar en el mundo que emerge, tratará de adaptarse a él y para ello hará los cambios necesarios y posibles. Entre otras cosas no se empantanará en conflictos abiertos en ninguna región.

APARECE LA DOCTRINA BIDEN EL GOLFO PÉRSICO

Por M.K.Bhadrakumar 13 de setiembre

Los signos incipientes de una reducción de Estados Unidos en Arabia Saudita han aparecido en una serie de movimientos en las últimas dos o tres semanas. En una vía paralela, la Administración Biden tiene en cuenta que el nuevo gobierno iraní está regresando a la mesa de negociaciones en Viena sobre cuestiones nucleares.

Las maniobras interconectadas se basan, indirectamente al menos en este punto, en un alivio esperado de las tensiones entre Estados Unidos e Irán en un futuro concebible.

Sin duda, la Administración Biden acaba de hacer una gran declaración en sus estrategias regionales en Asia occidental al eliminar el sistema de defensa antimisiles más avanzado de EE. UU. y las baterías Patriot desplegadas en Arabia Saudita para contrarrestar a Irán y enfrentar los ataques aéreos de los rebeldes hutíes de Yemen. 

Riad ya mostró su disgusto al cancelar abruptamente una visita programada al reino del secretario de Defensa de Estados Unidos, Lloyd Austin. 

El Pentágono citó «problemas de programación» como la razón, pero el aplazamiento se produjo cuando Austin ya estaba en la región en ruta a Arabia Saudita después de visitar Qatar, Bahrein y Kuwait. 

La agencia de noticias oficial de Irán, IRNA, se ha apresurado a concentrarse en nuevos movimientos de Estados Unidos en Arabia Saudita. Un comentario de IRNA el domingo se titula ¿Tiene la intención de EE.UU. retirar 20 mil soldados de Arabia Saudita? 

Mientras tanto , en una intrigante coincidencia el viernes, la Administración Biden desclasificó un informe del FBI de 16 páginas que vinculaba a los secuestradores del 11 de septiembre con ciudadanos saudíes que vivían en Estados Unidos. La NPR ha comentado: 

«El informe parcialmente redactado muestra una relación más estrecha de la que se conocía anteriormente entre dos saudíes en particular, incluido uno con estatus diplomático, y algunos de los secuestradores … Si bien la Comisión fue en gran medida incapaz de vincular a los hombres saudíes con los secuestradores, el documento del FBI describe múltiples conexiones y llamadas telefónicas   Aunque el documento del FBI no establece ningún vínculo directo entre los secuestradores del 11 de septiembre y el gobierno de Arabia Saudita en su conjunto, valida los argumentos en esa dirección y, junto con la evidencia pública recopilada hasta la fecha, proporciona un modelo de cómo Al Qaeda operaba dentro de los EE. UU. con el apoyo activo y consciente del gobierno saudí. Lee mas

Curiosamente, secciones muy influyentes de los medios de comunicación iraníes también han informado que Estados Unidos ha evacuado tres de las 13 bases militares estadounidenses en Siria en las últimas semanas.

Por supuesto, estos son los primeros días, pero si la retirada de las tropas continúa, los principales perdedores serán los kurdos sirios, pero los estados regionales también serán llamados a adaptarse a las nuevas realidades en Siria. 

Teherán seguirá de cerca los desarrollos posteriores. En pocas palabras, en este complejo telón de fondo regional, el nuevo gobierno del presidente Ebrahim Raisi ha demostrado una notable flexibilidad para resolver el desacuerdo sobre el retraso en el mantenimiento del equipo de monitoreo en el sitio nuclear de Natanz por parte del Organismo Internacional de Energía Atómica [OIEA]. 

La declaración conjunta emitida en Teherán el domingo después de una visita del Director General del OIEA, Rafael Grossi, dice: “Los inspectores del OIEA pueden reparar el equipo identificado y reemplazar sus medios de almacenamiento que se mantendrán bajo los sellos conjuntos del OIEA y AEOI en la República Islámica. de Irán. La forma y el momento los acuerdan las dos partes «. 

Esto puede parecer un paso de bebé incipiente, pero la discordia amenazó con convertirse en una bola de nieve en un enfrentamiento en la Junta de Gobernadores de 35 naciones de la AIEA esta semana en el que las potencias occidentales amenazaban con buscar una resolución que criticara a Irán por obstaculizar al organismo de control de la ONU. (El tono optimista de los comentarios públicos de Grossi en Teherán fue evidente).

De hecho, también tiene un significado más profundo, ya que no solo es la primera decisión importante de política nuclear adoptada por Raisi, sino que transmite una actitud constructiva. De hecho, Teherán se está preparando para la demorada séptima ronda de negociaciones nucleares en Viena. 

Lo que hace que esto sea aún más significativo es que Rusia se está coordinando con Estados Unidos para instar a Irán a avanzar en esta dirección. El viceministro de Relaciones Exteriores, Sergey Ryabkov, dijo en Moscú el jueves que las formas de reanudar las negociaciones en Viena se discutieron durante las conversaciones con el enviado especial de Estados Unidos para Irán, Robert Malley, del 8 al 9 de septiembre. Él dijo,

«Es importante destacar que compartimos con los estadounidenses un entendimiento sobre la necesidad de seguir avanzando en las negociaciones, que deben reanudarse desde el punto en que las partes se detuvieron en junio, cuando se interrumpieron las negociaciones».  

Rusia, por supuesto, va a la liga extra para navegar las conversaciones nucleares. En un gesto significativo hacia el gobierno de Raisi, Rusia ha asignado un préstamo de $ 5 mil millones a Irán para el desarrollo de la planta de energía nuclear de Bushehr y algunos otros proyectos. 

Curiosamente, estos proyectos incluyen la implementación del ferrocarril Incheboron-Zahedan, que se espera que conecte la red ferroviaria rusa con los puertos iraníes de Bandar Abbas y Chabahar. 

Sin duda, Rusia está ayudando a que los planes de Irán emerjan como un centro de conectividad regional entre el Golfo Pérsico, África y Asia del Sur con Afganistán y Asia Central y Eurasia en general.  

Es una estimación realista de que Moscú está en el proceso de mejorar la trayectoria de la cooperación económica ruso-iraní a la espera del levantamiento de las sanciones contra Irán.  El presidente Putin no aspirará a ser el nuevo alguacil en Asia occidental ni se complacerá con la grandilocuencia, pero Moscú tampoco dejará de notar que la retirada de Estados Unidos de Arabia Saudita y un acuerdo nuclear entre Estados Unidos e Irán pueden abrir nuevas vías para promover los intereses rusos. . 

Por lo tanto, si bien una forma de ver el nuevo acuerdo de cooperación militar ruso-saudí firmado en Moscú el 24 de agosto podría ser que Riad está mostrando su voluntad de diversificar sus relaciones de defensa más allá de su enfoque desde hace mucho tiempo en los EE. UU., Sin lugar a dudas, también sirve como un signo de crecimiento entre el Kremlin y el reino.

El acuerdo fue firmado por el viceministro de Defensa de Arabia Saudita, el príncipe Khalid Bin Salman, que también es el hermano menor del poderoso príncipe heredero Mohammed bin Salman.   

Todos estos sucesos sucesivos a lo largo de las últimas dos semanas «posteriores a Afganistán», tomados en conjunto, presagian vientos de cambio que soplan en la región del Golfo. 

Parece que la Doctrina Biden está fuera de la mesa de dibujo, una característica clave es el enfoque en los intereses nacionales vitales de Estados Unidos. 

Fundamentalmente, el patrón que está surgiendo en el llamado Gran Medio Oriente es que Estados Unidos está buscando un nuevo lugar en el mundo y no se empantanará en conflictos abiertos en ninguna región. 

Dicho de otra manera, aparte de las perspectivas para la conclusión de un acuerdo entre Estados Unidos e Irán sobre el tema nuclear claramente mirando hacia arriba, está apareciendo en el horizonte todo un espectro de opciones estratégicas. 

Los informes de Teherán sugieren que el nuevo ministro de Relaciones Exteriores, Hossein Amir-Abdollahian, planea visitar Nueva York a finales de este mes para asistir a la Asamblea General anual de la ONU. Tradicionalmente, es una ocasión en la que la diplomacia de Irán dispara todos los cilindros.

Amir-Abdollahian no es ajeno a los funcionarios estadounidenses.  Es un diplomático experimentado que trabajó para el Ministerio de Relaciones Exteriores de 2005 a 2016. Había participado en las conversaciones con Estados Unidos en 2007 en Bagdad, lo que lo llevó a uno de esos raros momentos en los que las dos partes pudieron desarrollar un terreno común y una relación de trabajo pragmática en Irak basada en la convergencia de intereses.

¿Nos puede asombrar la planteada pretensión chilena de la supuesta proyección atlántica de la plataforma en el sur, simultáneamente con la construcción de un gran puerto inglés en Malvinas en una sutil maniobra de pinzas de futuras pretensiones?

Por Adolfo Koutoudjian

Caracterizar geopolíticamente a un país tiene la ventaja de evitar discusiones retóricas sobre su destino y, muchas veces, permite entender mejor su política exterior, por encima de ideologismos o “modas” políticas coyunturales.

Por ello no parece ocioso realizarla. Según nuestro criterio, debería ser la base desde la cual planificar nuestro ordenamiento territorial interior y nuestro relacionamiento exterior.

Geográficamente, Argentina se encuentra entre los mayores Estados del mundo (es el octavo en superficie). Su constitución física peninsular, en el hemisferio sur, alejada de las grandes corrientes de tráfico, es otra de las características más destacadas, dado que la sitúan en un rincón del planeta donde, todavía, es posible labrarse un destino.

En el ámbito continental es de importancia ser un país de convergencia del Cono Sur americano. Las posibilidades naturales y la posición céntrica en el área templada sudamericana le otorgan ventajas a largo plazo. En especial, la posesión de la llanura pampeana, hace del país no solo un granero para el mundo, sino también un terreno de posibilidades agroindustriales y de desarrollo humano, considerando la escasa densidad poblacional del territorio.

Pero, uno de los rasgos más importantes de la Argentina contemporánea es ser una síntesis cultural, con una extraordinaria mezcla de identidades y tradiciones. En el siglo XX, el país desarrolló una estructura social con una gran clase media, que, aunque con fuerte regresión en los últimos años, es una de las características distintivas de una sociedad de gran movilidad social.

¿Por qué importa estudiar la geopolítica argentina?

Proponer una geopolítica argentina requiere definir y explicitar una profunda discusión nacional sobre qué queremos para el país y sobre qué modelos alternativos estamos dispuestos a discutir. Nuestro planteo se puede resumir en varias preguntas que los argentinos nos debemos hacer: – ¿Qué modelo territorial –real o imaginario– estamos dispuestos a desarrollar?

– ¿Estamos preparados para desarrollar y defender el Mar Argentino en sus tres dimensiones y alcances?

– ¿Nos puede asombrar la planteada pretensión chilena de la supuesta proyección Atlántica de la plataforma en el sur, simultáneamente con la construcción de un gran puerto inglés en Malvinas en una sutil maniobra de pinzas de futuras pretensiones?

– ¿Qué políticas nos daremos con respecto a las Islas Malvinas y del Atlántico Sur y sobre la porción antártica que reivindicamos?

– ¿Es el Mercosur nuestro espacio de maniobra estratégico en el Cono Sur?

¿Nos encontramos preparados para defender nuestro espacio aéreo y estratosférico?

– ¿Consideramos la Cuenca del Plata un espacio de incumbencia estratégica de la Argentina, en especial el Río de la Plata y su entorno?

– ¿Nos interesa propender al equilibrio interregional argentino en lo económico y poblacional?

– ¿Es la unidad nacional una prioridad real de la Argentina, con todo lo que implica en lo político, económico y social?

Responder estas preguntas puede contribuir a clarificar si tenemos una geopolítica argentina, cuáles son las estrategias de desarrollo territorial o si, directamente, carecemos de ellas.

Adolfo Koutoudjian es profesor de Geopolítica (UBA) Autor de “Geopolítica de Argentina” (Eudeba, 2021).

Es posible que nunca sepamos los contornos completos de todo el acertijo dentro de un enigma cuando se trata del 11 de septiembre y problemas relacionados. 

Pepe Escobar, 9 de septiembre

Es imposible no comenzar con el último temblor de una serie de impresionantes terremotos geopolíticos. 

Exactamente 20 años después del 11 de septiembre y el posterior inicio de la Guerra Global contra el Terrorismo (GWOT), los talibanes llevarán a cabo una ceremonia en Kabul para celebrar su victoria en esa equivocada Guerra para Siempre.

Cuatro exponentes clave de la integración de Eurasia – China, Rusia, Irán y Pakistán – así como Turquía y Qatar, estarán representados oficialmente, presenciando el regreso oficial del Emirato Islámico de Afganistán. Como van los retrocesos, este es nada menos que intergaláctico.

La trama se complica cuando el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, enfatiza firmemente que “no hay pruebas” de que Osama bin Laden estuvo involucrado en el 11 de septiembre. Así que «no había justificación para la guerra, era una excusa para la guerra», afirmó. 

Pocos días después del 11 de septiembre, Osama bin Laden, nunca tímido con la publicidad, emitió una declaración a Al Jazeera: “Me gustaría asegurarle al mundo que no planeé los ataques recientes, que parecen haber sido planeados por personas. por motivos personales (…) he estado viviendo en el Emirato Islámico de Afganistán y siguiendo las reglas de sus líderes. El actual líder no me permite ejercer este tipo de operaciones ”. 

El 28 de septiembre, Osama bin Laden fue entrevistado por el periódico urdu Karachi Ummat. Lo recuerdo bien, mientras viajaba sin escalas entre Islamabad y Peshawar, y mi colega Saleem Shahzad, en Karachi, me llamó la atención.

Esta es una traducción aproximada del Servicio de Información de Difusión Extranjera vinculado a la CIA: “Ya he dicho que no estoy involucrado en los ataques del 11 de septiembre en los Estados Unidos. Como musulmán, hago todo lo posible por evitar mentir. Ni yo tenía conocimiento de estos ataques ni considero el asesinato de mujeres, niños y otros humanos inocentes como un acto apreciable. El Islam prohíbe estrictamente causar daño a mujeres, niños y otras personas inocentes.

“Ya he dicho que estamos en contra del sistema estadounidense, no en contra de su pueblo, mientras que en estos ataques, el pueblo estadounidense común ha sido asesinado. Estados Unidos debería intentar rastrear a los autores de estos ataques dentro de sí mismo; las personas que son parte del sistema estadounidense, pero que están en desacuerdo con él.

“O aquellos que están trabajando para algún otro sistema; personas que quieren hacer del presente siglo un siglo de conflicto entre el Islam y el cristianismo para que su propia civilización, nación, país o ideología pueda sobrevivir. Luego están las agencias de inteligencia en los EE. UU., Que requieren miles de millones de dólares en fondos del Congreso y el gobierno cada año (…) Necesitan un enemigo «. 

Esta fue la última vez que Osama bin Laden hizo público, sustancialmente, su presunto papel en el 11 de septiembre. Después, desapareció, y aparentemente para siempre a principios de diciembre de 2001 en Tora Bora: estuve allí y revisé el contexto completo años después. 

Y, sin embargo, como un James Bond islámico, Osama siguió realizando el milagro de morir un día más, una y otra vez, comenzando en -dónde más- Tora Bora a mediados de diciembre, según lo informado por el Observador de Pakistán y luego por Fox News.   

Así que el 11 de septiembre siguió siendo un acertijo dentro de un enigma. ¿Y qué hay del 9/9, que podría haber sido el prólogo del 11/9?

Una luz verde de un jeque ciego 

«El comandante ha recibido un disparo». 

El breve correo electrónico, el 9 de septiembre, no ofreció detalles. Ponerse en contacto con el Panjshir fue imposible: la recepción del teléfono satelital es irregular. Solo al día siguiente fue posible establecer que Ahmad Shah Massoud, el legendario León del Panjshir, había sido asesinado por dos yihadistas de al-Qaeda que se hacían pasar por un equipo de cámara. 

En nuestra entrevista de Asia Times con Massoud , el 20 de agosto, me había dicho que estaba luchando contra una tríada: al-Qaeda, los talibanes y el ISI paquistaní. Tras la entrevista, partió en un Land Cruiser y luego se dirigió en helicóptero a Kwaja-Bahauddin, donde terminaría los detalles de una contraofensiva contra los talibanes.

Esta fue su penúltima entrevista antes del asesinato y posiblemente las últimas imágenes, tomadas por el fotógrafo Jason Florio y con mi cámara mini-DV, de Massoud vivo. 

Un año después del asesinato, volví a Panjshir para una investigación in situ, confiando solo en fuentes locales y la confirmación de algunos detalles de Peshawar. La investigación aparece en la primera parte de mi libro electrónico Forever Wars de Asia Times .

La conclusión fue que la luz verde para que el equipo de cámara falso se reuniera con Massoud llegó a través de una carta patrocinada por el señor de la guerra de criptoactivos de la CIA Abdul Rasul Sayyaf, como un «regalo» para al-Qaeda.

En diciembre de 2020, el inestimable diplomático canadiense Peter Dale Scott, autor entre otros del seminal The Road to 9/11 (2007), y Aaron Good, editor de la revista CovertAction, publicaron una  notable investigación sobre el asesinato de Massoud, siguiendo un camino diferente. y confiando principalmente en fuentes estadounidenses. 

Establecieron que posiblemente más que Sayyaf, el autor intelectual del asesinato fue el notorio jeque ciego egipcio Omar Abdel Rahman, que entonces cumplía cadena perpetua en una prisión federal de EE. UU. Por su participación en el primer atentado contra el World Trade Center en 1993.  

Entre otras pepitas, Dale Scott y Good también confirmaron lo que el ex ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, Niaz Naik, ya había dicho a los medios paquistaníes en 2001: los estadounidenses tenían todo listo para atacar Afganistán mucho antes del 11 de septiembre.

En palabras de Naik: “Les preguntamos [a los delegados estadounidenses], ¿cuándo creen que atacarán Afganistán? … Y dijeron, antes de que caiga la nieve en Kabul. Eso significa septiembre, octubre, algo así «.

Como muchos de nosotros establecimos durante los años posteriores al 11 de septiembre, todo se trataba de que Estados Unidos se imponga como el gobernante indiscutible del Nuevo Gran Juego en Asia Central. Peter Dale Scott ahora señala, “las dos invasiones estadounidenses de Afganistán en 2001 e Irak en 2003 se basaron en pretextos que eran dudosos al principio y más desacreditados con el paso de los años.

«Detrás de ambas guerras estaba la necesidad percibida de Estados Unidos de controlar el sistema económico de combustibles fósiles que fue la base del petrodólar estadounidense».

Massoud contra Mullah Omar

Mullah Omar dio la bienvenida a Jihad Inc en Afganistán a fines de la década de 1990: no solo a los árabes de al-Qaeda, sino también a los uzbecos, chechenos, indonesios, yemeníes, algunos de ellos los conocí en la prisión junto al río de Massoud en Panjshir en agosto de 2001. 

Los talibanes en ese momento les proporcionaron bases – y algo de retórica alentadora – pero, a pesar de ser profundamente etnocéntricos, nunca manifestaron ningún interés en la yihad global, en el molde de la “Declaración de la Yihad” emitida por Osama en 1996.   

La posición oficial de los talibanes era que la jihad era asunto de sus invitados y eso no tenía nada que ver con los talibanes y Afganistán. Prácticamente no había afganos en Jihad Inc. Muy pocos afganos hablan árabe. No se dejaron seducir por el giro del martirio y un paraíso lleno de vírgenes: prefirieron ser un ghazi , un vencedor vivo en una jihad. 

Mullah Omar no podría enviar a Osama bin Laden a empacar debido a Pashtunwali, el código de honor pashtún, donde la noción de hospitalidad es sagrada. Cuando ocurrió el 11 de septiembre, Mullah Omar rechazó una vez más las amenazas estadounidenses y las súplicas paquistaníes. Luego convocó a una jirga tribal de 300 altos mulás para ratificar su posición. 

Su veredicto fue bastante matizado: tenía que proteger a su invitado, por supuesto, pero un invitado no debería causarle problemas. Por lo tanto, Osama tendría que irse, voluntariamente. 

Los talibanes también siguieron un camino paralelo, pidiendo a los estadounidenses pruebas de la culpabilidad de Osama. No se proporcionó ninguno. La decisión de bombardear e invadir ya se había tomado. 

Eso nunca hubiera sido posible con Massoud vivo. Un guerrero intelectual clásico, fue un héroe del pop y nacionalista afgano certificado, debido a sus espectaculares hazañas militares en la yihad anti-URSS y su lucha incesante contra los talibanes.

Cuando el gobierno socialista del PDPA en Afganistán colapsó tres años después del final de la yihad, en 1992, Massoud fácilmente podría haberse convertido en primer ministro o en gobernante absoluto al viejo estilo turco-persa. 

Pero luego cometió un terrible error: temiendo una conflagración étnica, dejó que la banda de muyahidines con base en Peshawar tuviera demasiado poder, y eso condujo a la guerra civil de 1992-1995, completa con el despiadado bombardeo de Kabul por prácticamente todas las facciones. – que allanó el camino para el surgimiento de los talibanes de «ley y orden».  

Así que al final fue un comandante militar mucho más eficaz que un político. Un ejemplo es lo que sucedió en 1996, cuando los talibanes tomaron medidas para conquistar Kabul, atacando desde el este de Afganistán.

Massoud fue sorprendido completamente desprevenido, pero aún así logró retirarse al Panjshir sin una batalla importante y sin perder sus tropas, toda una hazaña, mientras aplastaba severamente a los talibanes que lo perseguían. 

Estableció una línea de defensa en la llanura de Shomali al norte de Kabul. Esa fue la línea del frente que visité unas semanas antes del 11 de septiembre, de camino a Bagram, que en ese momento era una base aérea de la Alianza del Norte, prácticamente vacía y degradada.  

Todo lo anterior es un lamentable contraste con el papel de Masoud Jr, quien en teoría es el líder de la «resistencia» contra los talibanes 2.0 en Panjshir, ahora completamente aplastado. 

Masoud Jr no tiene experiencia ni como comandante militar ni como político, y aunque fue elogiado en París por el presidente Macron o publicando un artículo de opinión en los principales medios occidentales, cometió el terrible error de ser dirigido por el activo de la CIA Amrullah Saleh, quien como exjefe del Directorio Nacional de Seguridad (NDS), supervisó los escuadrones de la muerte afganos de facto.    

Masoud Jr fácilmente podría haberse hecho un papel en un gobierno talibán 2.0. Pero lo arruinó, rechazando negociaciones serias con una delegación de 40 clérigos islámicos enviados al Panjshir y exigiendo al menos el 30% de los puestos en el gobierno.

Al final, Saleh huyó en helicóptero (puede que ahora esté en Tashkent) y Masoud Jr, tal como está, está escondido en algún lugar del norte de Panjshir

La máquina de propaganda del 11 de septiembre está a punto de alcanzar un punto álgido este sábado, ahora aprovechándose del giro narrativo del «terrorista» talibán que regresó al poder, algo perfecto para sofocar la total humillación del Imperio del Caos.

El Estado Profundo no tiene límites para proteger la narrativa oficial, que exhibe más agujeros que el lado oscuro de la luna.

Este es un Ouroboros geopolítico para todas las edades. 9/11 solía ser el mito de la fundación de la 21 st siglo – pero ya no. Ha sido desplazado por el retroceso: la debacle imperial que permitió el regreso del Emirato Islámico de Afganistán a la posición exacta que tenía hace 20 años. 

Ahora podemos saber que los talibanes no tuvieron nada que ver con el 11 de septiembre. Ahora podemos saber que Osama bin Laden, en una cueva afgana, puede no haber sido el autor principal del 11 de septiembre. Ahora podemos saber que el asesinato de Massoud fue un preludio del 11 de septiembre, pero de una manera retorcida: para facilitar una invasión de Afganistán planificada previamente. 

Y, sin embargo, al igual que con el asesinato de JFK, es posible que nunca sepamos los contornos completos de todo el acertijo dentro de un enigma. Como Fitzgerald inmortalizó, “así seguimos avanzando, barcos contra la corriente, llevados incesantemente al pasado”, sondeando como locos esta Zona Cero filosófica y existencial, sin dejar de hacer la pregunta fundamental: ¿ Cui Bono ?

La carrera tecnológica y las condiciones económicas post pandémicas son problemáticas del presente, que pueden leerse bajo la luz del pensamiento del líder peronista.

Perón sostenía que “en política quien no tenga cabeza para prever, tendrá que tener espaldas para aguantar”. Pero prever no es conocer antes el futuro, que por definición es algo que no existe todavía. Prever es nada más ni nada menos que “ver antes que los demás”.

Vivimos una época de cambios extraordinarios. Nunca como ahora quedó tan claro que no estamos en una época de cambio, sino ante un cambio de época. Hay que atreverse a colocar entre paréntesis todas las verdades consagradas, cuestionar los presupuestos del saber convencional y trascender los lugares comunes de lo “políticamente correcto”.

Al inaugurar un curso de adoctrinamiento en 1974, Perón señalaba que “no pensamos que las doctrinas sean permanentes, porque lo único permanente es la evolución y las doctrinas no son otra cosa que una montura que creamos para cabalgar la evolución”. La “actualización doctrinaria” es para Perón un ejercicio constante de adecuación del pensamiento a la realidad.

La verdad y la realidad

La cuestión reside en descubrir las claves que permitan dar cuenta de lo que está sucediendo a nivel mundial. No estamos ante el fin de la historia, sino más bien ante un nuevo comienzo. Nos encontramos frente a la emergencia de una nueva civilización, de una verdadera sociedad mundial que, a principios de la década del 70, el genio profético de Perón había anticipado como el inexorable advenimiento de la fase histórica del “universalismo”. El vector de este cambio mundial es la revolución tecnológica experimentada en las últimas décadas.

Perón y Eva

Un punto de inflexión

En esta década el mundo atraviesa un punto de inflexión y, por consiguiente, una etapa de alta conflictividad. Es el resultado de una crisis generalizada del statu quo en todas partes y al mismo tiempo. El proceso de integración del sistema mundial entró en una fase exponencial por el despliegue de la inteligencia artificial, la Internet de las Cosas y las redes 5-G y multiplica nuevamente su velocidad a partir de los desafíos provocados por la pandemia.

La cuestión central de la época es la contradicción entre las sociedades que emergen al ritmo de ese formidable despliegue tecnológico y la subsistencia de estructuras económicas, políticas, sociales y culturales previas a esta colosal transformación. La mayoría de los sistemas políticos resultan cada vez más impotentes ante el rumbo de los acontecimientos. El síntoma con que los sistemas políticos suelen revelar su falta de adecuación a los imperativos de la realidad es la propensión al voluntarismo, concebido como la confusión entre las palabras y los hechos y base de conceptual de las teorías en boga sobre los “relatos” o los “discursos”. Si Perón señalaba que “la única verdad es la realidad”, el voluntarismo implica exactamente lo contrario. La diferencia entre el voluntarismo y la voluntad política es, pura y simplemente, la lucidez. La voluntad política es un decisionismo con sentido histórico. (…)

Globalización e identidad nacional

 La aceleración del cambio tecnológico desata grandes fuerzas horizontalizadoras en todos los órdenes, genera condiciones propicias para la descentralización, abre mayores posibilidades para el despliegue de las particularidades, promueve la profundización de las identidades nacionales, religiosas, culturales, étnicas, lingüísticas y sociales y alienta la potenciación de un amplio abanico de diversidades.

Decía Perón (1974): “El universalismo constituye un horizonte que ya se vislumbra y no hay contradicción alguna en afirmar que la posibilidad de sumarnos a esta etapa naciente descansa en la exigencia de ser más argentinos que nunca”. Su visión nos aleja simultáneamente del cosmopolitismo hueco de las elites globalistas y del nacionalismo aislacionista, para apoyarse en un universalismo arraigado y un patriotismo abierto, de proyección continental y mundial.

Cambio en el sistema de poder mundial

El nuevo sistema de poder mundial tiene dos cabezas. La primera es Estados Unidos, la superpotencia decisiva en el orden global. La segunda es China, la superpotencia en ascenso. El dato estratégico central de esta etapa es que entre esas dos superpotencias existe un acuerdo fundado en la amplia gama de intereses comunes surgidos de la interdependencia económica entre ambas. (…)

El G-2, convertido en la “mesa chica” del G-20, es la nueva plataforma de la gobernabilidad mundial. No hay, pues, una nueva guerra fría. Tampoco existe una clásica división de espacios geográficos de influencia. La feroz competencia que libran en la carrera tecnológica, especialmente en el crucial terreno de la inteligencia artificial, incluye al mismo tiempo un vasto espacio de cooperación recíproca, reflejado en el volumen del intercambio bilateral y en los intereses de las empresas multinacionales estadounidenses en China y las corporaciones chinas en Estados Unidos. En el mundo de hoy la participación de cada nación en el sistema global puede medirse en función de la naturaleza de sus vínculos con Estados Unidos y con China.

juan-domingo-peron

La nueva cuestión social 

Este nuevo escenario mundial del que la Argentina forma parte modifica la naturaleza de la cuestión social y, por lo tanto, demanda una redefinición del significado de la justicia social, que para Perón es la categoría fundamental. En las nuevas condiciones surgidas del proceso de digitalización del sistema productivo mundial, resulta cada vez más evidente que las crecientes desigualdades en la distribución del ingreso, la calidad del empleo, las posibilidades de incorporación al mundo del trabajo y hasta la línea divisoria entre la inclusión y la exclusión social estarán cada vez más determinadas por el acceso que tengan los países, las regiones, los grupos sociales y los individuos a los constantes adelantos derivados del incesante cambio tecnológico en marcha (…). Aquí reside, en términos de Perón, el núcleo básico de esa nueva “montura” que habrá que fabricar para “cabalgar la evolución”.

Educación, trabajo y tecnología

La respuesta estratégica a este desafío fundamental de la época es la puesta en marcha de una verdadera Revolución de la Educación y del Trabajo que emule la visión educadora de Sarmiento, continuada por la generación del 80, que cambió a la Argentina y le permitió ocupar el primer lugar en América Latina y un sitio de privilegio en el concierto mundial de comienzos del siglo XX. Hoy hace falta que los argentinos de todas las clases sociales y de todas las regiones geográficas puedan desarrollarse individual y colectivamente en las condiciones extremadamente competitivas de la nueva sociedad mundial.

En la Argentina del siglo XXI, la tarea de impulsar un salto cualitativo en el campo de la formación laboral y profesional de nuestro pueblo, redefinida en estos términos de autoeducación permanente de la sociedad, adquiere una significación social tan trascendente y revolucionaria como la que tuvo la legislación laboral que distinguió a la revolución social encarnada por el peronismo entre 1945 y 1955.

El desafío de la marginalidad 

La erradicación de la marginalidad social es el objetivo prioritario de la época. Millones de compatriotas habitan en villas de emergencia y asentamientos precarios. Su plena integración a la sociedad, mediante el acceso a condiciones de vida dignas y su inserción en el mundo productivo, exige poner fin a esas anomalías. Eva Perón decía que “queremos una sociedad de propietarios, no de proletarios”. Corresponde transitar el camino iniciado con la ley aprobada en 2018 por unanimidad del Congreso Nacional que, en una cabal demostración de consenso político, sentó las bases de un ambicioso plan de regularización de los derechos de propiedad en los más de 4.000 villas de emergencia y asentamientos inscriptos en el inédito censo de barrios populares realizado conjuntamente por el Estado, los movimientos sociales, los sacerdotes villeros, Caritas y otras organizaciones no gubernamentales.

Pero el acceso al techo y a la tierra demanda la creación de trabajo. En las “Veinte Verdades”, Perón enfatizó, fuera de todo prejuicio clasista, que “para el peronismo existe una sola clase de hombres, los que trabajan” y que “cada argentino está obligado a producir por lo menos lo que consume”.

En el pensamiento de Perón, y también en su obra de gobierno, estuvo siempre presente la idea de la movilidad social ascendente y la reivindicación del trabajo como pilar insustituible de la dignidad humana.

Perón

La revolución de los alimentos 

Perón sabía perfectamente que no hay trabajo sin capital, ni trabajadores sin empresas, ni empresas sin inversión. Esto supone que la senda de la justicia social es inseparable de la creación de riqueza a través del vigoroso desarrollo de las fuerzas productivas de la sociedad.

En la economía de hoy, el perfil y las características propias que adquiere el proceso de industrialización en cada país surgen básicamente del cruce entre sus ventajas competitivas y los requerimientos del mercado mundial. En ese sentido, el país tiene por delante una oportunidad histórica: la explosión de crecimiento de los países asiáticos, liderados por China, acompañada por el paralelo incremento de la capacidad de consumo de sus poblaciones y su demanda de alimentos.

En septiembre de 1944, en el mensaje pronunciado en el acto de constitución del Consejo Nacional de Posguerra, Perón señaló: “la técnica moderna presiente la futura escasez de materias primas perecederas y orienta su mirada hacia las producciones de cultivo. En el subsuelo inagotable de las pampas de nuestra patria, se encuentra escondida la verdadera riqueza del porvenir”. Casi treinta años después, apenas asumida su tercera presidencia, Perón afirmó: “Solamente las grandes zonas de reservas tienen todavía en sus manos la posibilidad de sacarle a la tierra la alimentación necesaria para este mundo superpoblado y la materia prima para este mundo superindustrializado. Nosotros constituimos una de esas grandes reservas. Ellos son los ricos del pasado. Si sabemos proceder, nosotros seremos los ricos del futuro (…) frente a este cuadro, y desarrollados en lo necesario tecnológicamente, debemos dedicarnos a la gran producción de granos y proteínas, que es de lo que está más hambriento el mundo de hoy”.

Hacia una nueva geografía económica 

La conversión de la Argentina en una potencia alimentaria de envergadura mundial supone también una redefinición de nuestra geografía económica). El rediseño de la geografía económica imprime viabilidad a una estrategia orientada hacia una redistribución de la población. La Argentina tiene hoy 45 millones de habitantes en un territorio continental de casi tres millones de kilómetros cuadrados enteramente habitables, pero más del 30% de esa población está concentrada en una milésima parte de esa superficie (Buenos Aires y el conurbano).

La transformación de esa estructura macrocefálica signada por la marginalidad social implica lanzar una nueva epopeya colonizadora, equivalente a una Segunda Conquista del Desierto, una estrategia de inversiones en infraestructura para tornar posible la fundación de nuevas ciudades en el interior, el impulso a una política de tierras que promueva el acceso a la propiedad.

La comunidad organizada en el siglo XXI 

La redefinición de la geografía económica tiene profundas implicancias políticas. Supone un replanteo del marco institucional orientado en la dirección que señala Perón de la construcción de la comunidad organizada, concebida como un sistema de poder y un modelo de organización de la sociedad.

Perón definía a la comunidad organizada como la “conjunción entre un gobierno centralizado, un Estado descentralizado y un pueblo libre”. Ese “gobierno centralizado”, que está en el vértice de la pirámide de decisiones, está inequívocamente identificado en la figura del Presidente de la República, que representa la encarnación de la legitimidad democrática, por la condición insustituible e indelegable que le otorga su carácter de único funcionario público electo por la totalidad del pueblo argentino.

Pero para Perón, ese “gobierno centralizado” se articula con la presencia y la acción de un “Estado descentralizado”, lo que supone colocar siempre lo más cerca posible de la base el poder de decisión sobre los asuntos concernientes a cada sector social y a cada comunidad local, provincias y municipios en primer lugar.

El aporte verdaderamente propio y original de la visión de Perón sobre la comunidad organizada es el protagonismo de las “organizaciones libres del pueblo” como núcleo de una democracia participativa que amplía sustancialmente el sistema de representación política y fortalece su legitimidad. Perón diferenciaba claramente entre “masa” y “pueblo” y lo que a su juicio distingue ambas categorías es, precisamente, la organización. Para Perón, el poder es organización y la organización es poder. “Esa organización, para que sea eficaz y constructiva, debe ser popularmente libre”, porque “al sentido de comunidad se llega desde abajo y no desde arriba”.

Argentina en la sociedad mundial

En esta nueva sociedad mundial, signada por el advenimiento de la fase histórica del universalismo, la solidez de un sistema político está indisolublemente ligada con los niveles de integración de cada país en el sistema global. Esa estrategia de integración exige compatibilizar una férrea afirmación del interés nacional con una cultura de la asociación acorde a la época.

En todos los casos, ese imperativo supone siempre el fortalecimiento de la relación con Estados Unidos, cuyo reconocimiento como eje de ese sistema de poder se parece más al reconocimiento de la existencia de la ley de gravedad que a una decisión de política exterior, y con China, la superpotencia ascendente, que constituye además una inmensa fuente de oportunidades. Pero en la situación específica de la Argentina lo fundamental de su inserción en el mundo pasa por su asociación con Brasil, nuestro principal socio comercial y aliado estratégico necesario a nivel regional y global.

El núcleo de esta alianza estratégica es la transformación de América del Sur, con Brasil en primer lugar, en la mayor fuente producción de proteínas del siglo XXI y principal abastecedor de alimentos a los centenares de millones de consumidores de la nueva clase media en ascenso del continente asiático y transformar a la región en un actor de relevancia en el escenario global.

Otra vez vale aquí recordar la vigencia de la visión de Perón, quien en un histórico discurso en noviembre de 1953 en la Escuela Superior de Guerra, afirmó: “Ni Argentina, ni Brasil ni Chile aislados pueden soñar con la unidad económica indispensable para enfrentar su destino de grandeza. Unidos forman, sin embargo, la más formidable unidad, a caballo de los dos grandes océanos de la civilización moderna. De esa unidad, podría construirse hacia el norte la Confederación Sudamericana, unificando a todos los pueblos de raíz latina”. En la misma exposición, Perón sostiene que “hay que tener la política de la fuerza que se posee o la fuerza que se necesita para sustentar una política. Nosotros no podemos tener lo segundo, tenemos que reducirnos a aceptar lo primero, pero dentro de esa situación podemos tener nuestras ideas y luchar por ellas”.

En la visión de Perón la Argentina tiene que guiar la construcción de su destino nacional con una percepción hiperrealista de los acontecimientos, que no tiene nada que ver con un pragmatismo miope, que siga desde atrás y pasivamente los pasos del proceso histórico. Muy por el contrario, Perón plantea la necesidad de actuar con lucidez y sin complejos en el escenario mundial. En 1973, veinte años después de aquel discurso en la Escuela Superior de Guerra advertía: “si nosotros no nos ponemos también a intervenir en la organización de ese universalismo, todos nuestros años de lucha serán inútiles. Porque si los imperialismos actuales imponen el ritmo de esa universalización, lo harán en su provecho, no en el nuestro”.

La nueva década

Hay un cambio mundial en marcha. El desafío es aprovechar las inmensas oportunidades que ofrece al país un mundo en expansión, guiado por la Cuarta Revolución Industrial y el ascenso del mercado asiático. La recuperación de la economía mundial después de la pandemia, la superabundancia de liquidez en el mercado global de capitales y el sostenido incremento del precio internacional de la soja sintetizan la aparición de una coyuntura internacional extraordinariamente favorable para la Argentina.

En la década que termina la Argentina padeció una larga fase de estancamiento económico, que abarcó a gobiernos de distinto signo político. La crónica fragilidad del tejido institucional, unida al fuerte debilitamiento del poder político, cuyo vértice insustituible es la autoridad presidencial, incentiva la histórica tendencia del conjunto de la sociedad argentina a manifestar sus reclamos a través de la acción directa, un escenario de creciente ingobernabilidad, al borde del estallido. El núcleo conceptual ineludible para la formulación de una respuesta a esa situación es la afirmación de la unidad nacional, que constituye un valor supremo, y compromete tanto al oficialismo como a la oposición, así como a todos los actores productivos y a las diversas expresiones de la sociedad civil. Las urgencias perentorias de la crisis imponen la vigencia del apotegma de que “para un argentino no puede haber nada mejor que otro argentino”. La situación argentina exige una reformulación del sistema de poder político instaurado a partir del 10 de diciembre de 2019, a fin de fortalecer sustancialmente sus bases de sustentación y dotarlo de la capacidad suficiente para adoptar con energía y decisión todas las medidas que las circunstancias impongan para salir de la emergencia y encarar las reformas estructurales indispensables para abrir un nuevo horizonte para la producción y el trabajo de los argentinos.

Sólo un amplio consenso nacional alrededor de un proyecto compartido, tal como lo expresara Perón en su mensaje al Congreso Nacional el 1° de mayo de 1974, puede generar la confianza necesaria para acometer esa tarea. (A Jorge Bolívar, amigo y compañero).

Pascual Albanese es Vicepresidente del Instituto de Planeamiento Estratégico, Miembro del Consejo de Redacción de la revista Movimiento 21 e integra la red NAP (Nueva Acción Política).

Jorge Castro es Presidente del Instituto de Planeamiento Estratégico y autor de “El desarrollismo del siglo XXI”.

Jorge Raventos es periodista, columnista político de los diarios “La Prensa” y “La Capital” de Mar del Plata y director del sitio “Agenda Política”.

Los tres son cofundadores del Centro de Reflexión y Acción Política Segundo Centenario y autores de “La visión estratégica de Perón” (Areté Grupo Editor).

FUENTE: https://espacioestrategico.blogspot.com/2021/09/la-vision-estrategica-de-juan-domingo.html

El Viernes 10 de septiembre fui entrevistado por el Periodista Alfredo Guruceta para su Programa “Con sentido Común” del Canal de cablevisión: Canal “C”, sobre cuál era el escenario Brasilero luego de las marchas organizadas por el bolsonarismo en algunas ciudades de Brasil. Donde el Presidente Bolsonaro amenazó a todos los que lo cuestionen desde la Justicia o la Política con convocar al Consejo de la República -Organismo que puede dictar el Estado de Sitio- y disolver el Congreso e Intervenir la Suprema Corte de Justicia. Analice que está acción de Bolsonaro no debe encuadrarse a un acto unilateral de un dictadorzuelo de un País dependendiente y periférico sino que este hombre y sus acciones son el resultado de una organización Internacional a la que denomino la “Internacional Negra Liberal” y que encabeza el hombre fuerte de Donald Trump: Steven Bannon, que organizó y organiza está línea internacional y que tiene tentáculos en varios continentes y del cual Bolsonaro es uno de sus pilares.

En está línea de análisis el medio de comunicación Sputnik describe está organización de la Derecha internacional liberal, que para las Américas iberoamericana tienen un eje en el partido ultraderechista español VOX y su Fundación Disenso, que transcribo para entender este “movimiento”    

Vox inicia la creación de un frente ultraderechista latinoamericano meses después de viajar a EEUU

A Vox le han hecho un encargo los halcones republicanos estadounidenses más reaccionarios y belicosos. Deben crear un frente ultraderechista para conspirar y derrocar a todo gobierno de izquierda que aparezca en América Latina. Todo empezó cuando los de Vox viajan a EEUU, después crean la Fundación Disenso, la Carta de Madrid y el Foro de Madrid.

Para la mayoría de los españoles y latinoamericanos, Vox es tan solo el partido de la ultraderecha española, sin embargo, parece que es algo más, ya que han encargado a sus dirigentes que organicen a la extrema derecha de América Latina en un frente coordinado y común.

El último capítulo de esta estrategia se acaba de producir en México, donde el líder de Vox, Santiago Abascal, presentó el 3 de septiembre en el Senado su propuesta de alianza, el Foro de Madrid.

Abascal presenta en México el Foro Madrid, la alianza internacional para hacer frente al avance del comunismo en la Iberosfera, tituló Vox en su web oficial. Allí califican este Foro como «un esfuerzo coordinado entre diferentes actores de ámbitos ideológicos diversos que comparten su determinación para hacer frente a la amenaza que supone el crecimiento del comunismo a ambos lados del Atlántico amparado por el Foro de São Paulo y el Grupo de Puebla».

Foro de Sao Paulo y Grupo de Puebla

Pero veamos brevemente qué son estas dos últimas organizaciones que quieren confrontar Vox y el Foro de Madrid.

El Foro de Sao Paulo es un foro latinoamericano de partidos y grupos políticos de izquierda, que abarca desde reformistas hasta colectivos políticas de izquierda revolucionaria de América Latina. Tiene su origen en la convocatoria que hicieron Lula y Fidel Castro a partidos, movimientos y organizaciones de izquierda, en julio de 1990, para reflexionar sobre los acontecimientos poscaída del Muro de Berlín y los caminos alternativos y autónomos posibles para la izquierda de América Latina y el Caribe, más allá de las respuestas tradicionales. Ese primer encuentro se dio en la ciudad de São Paulo y reunió a 48 partidos y organizaciones, que representaban diversas experiencias y matrices político-ideológicas de toda la región latinoamericana y caribeña.

En cambio, el Grupo de Puebla se crea en 2019 y no lo integran partidos políticos, sino representantes de la izquierda política latinoamericana. Según declaran es «un espacio de concertación y articulación política, de lideresas y líderes progresistas de diversos países ibero-latinoamericanos, que comparten una mirada común y trabajan para la construcción de caminos y espacios de reflexión, acción, integración y solidaridad e incidencia política en cada una de las instancias donde participan políticamente. Tiene como objetivo analizar los desafíos comunes y trazar iniciativas conjuntas, en pos del desarrollo integral de nuestros pueblos». Entre sus miembros están los presidentes actuales Luis Arce (Bolivia) y Alberto Fernández (Argentina); los expresidentes Rafael Correa (Ecuador), Lula da Silva y Dilma Rousseff (Brasil), José Mujica (Uruguay), Evo Morales (Bolivia), Fernando Lugo (Paraguay), José Luis Rodríguez Zapatero (España) y Ernesto Samper (Colombia).

Los amigos del PAN

Pero volvamos a México. Allí el anfitrión de Vox fue el senador Julen Rementería, coordinador del grupo parlamentario del Partido de Acción Nacional (PAN) en el Senado, que fue acompañado por diferentes senadores y congresistas tanto del PAN como del PRI, los dos partidos principales de la oposición.

Antes de México, las reuniones para ir conformando el frente ultraderechista se habían producido en otros países latinoamericanos como Perú, Ecuador o Colombia. Pero eso lo veremos más adelante.

Carta de Madrid

La operación de Vox comienza en octubre del 2020 con la preparación de la denominada Carta de Madrid, un manifiesto en el que se afirma que «una parte de la región está secuestrada por regímenes totalitarios de inspiración comunista, apoyados por el narcotráfico y terceros países». Por supuesto «bajo el paraguas del régimen cubano» y nadie está a salvo de la amenaza:»La amenaza no se circunscribe exclusivamente a los países que sufren el yugo totalitario. El proyecto ideológico y criminal que está subyugando las libertades y derechos de las naciones tiene como objetivo introducirse en otros países y continentes con la finalidad de desestabilizar las democracias liberales y el Estado de Derecho».

Fundación Disenso

Para este proyecto crearon en julio del 2020 el think tank Fundación Disenso, con sede en la calle Antonio Maura de Madrid, una de las zonas más privilegiadas de la capital, entre el parque del Retiro y el hotel Ritz. La Fundación tiene entre sus patronos al presidente de Vox, Santiago Abascal; a la candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, y al eurodiputado Hermann Tertsch. Disenso vendría a ser para Vox y Santiago Abascal algo similar a la Fundación Faes para José María Aznar.

Se da la coincidencia que en España, en los años 80 y 90 hubo un colectivo con el nombre de Disenso, que se integraba en la organización neonazi Bases Autónomas, ya disuelta. Una de sus últimas acciones fue en 1994, cuando desplegaron una inmensa bandera de España con el águila del escudo del régimen de Franco a 50 metros de la puerta de entrada del edificio de Filosofía B de la Universidad Complutense.

Pero, ¿cómo empezó todo? Sigamos el orden cronológico.

Lo primero que llama la atención en la secuencia entre los viajes de los líderes de Vox a reunirse con los republicanos estadounidenses y la creación de la Fundación Disenso, la preparación de la Carta de Madrid, la recogida de firmas, la formación del Foro de Madrid y las giras por América Latina.

En la Convención de la derecha estadounidense

En 2019, el portavoz parlamentario y responsable de Relaciones Internacionales de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, viaja a Estados Unidos, a la Convención de la derecha estadounidense, la Conservative Political Action Conference (CPAC). Allí escucha a Donald Trump, al vicepresidente Mike Pence, a la Asociación Nacional del Rifle y demás representantes de la derecha estadounidense. Espinosa de los Monteros, que ha trabajado en Miami, se reunió con las secretarias de Transportes y de Educación de Estados Unidos, Elaine Chao y Betsy De Vos. Así volvió el portavoz de Vox:

«Estuvimos ahí cinco días y volvimos diciendo: ‘Bueno, nosotros somos unos tibios socialdemócratas en comparación’. Cuando oyes lo que es la derecha americana estamos muy por detrás de ellos».

El presidente de Vox, Santiago Abascal, viaja en febrero del siguiente año, 2020, junto Espinosa de los Monteros para visitar diversos think tanks relacionados con el Partido Republicano estadounidense, entre los que figuraron la Heritage Foundation y el International Republican Institute. También aprovechó para asistir a la Convención de la derecha estadounidense, la CPAC de ese año, donde, además de escuchar a Trump, se reunió con el vicepresidente de la asociación y el diputado brasileño Eduardo Bolsonaro, hijo del presidente Jair Bolsonaro. En aquella ocasión también le acompañó el eurodiputado de Vox, Herman Terstch.

Abascal y el mitin fallido en Nueva York

Abascal se entusiasma tanto en esas reuniones que llega a anunciar un acto público en el Centro Español de Queens (Nueva York) donde esperaba un baño de masas de derechistas estadounidenses.

Finalmente el acto fue cancelado. Aunque la versión de Vox era que se anuló «ante las graves amenazas recibidas por grupos de la izquierda radical y para proteger la integridad de los afiliados y simpatizantes», la realidad es que diversos miembros del centro cultural habían protestado por acoger «un acto de un partido político fascista».

El amigo Steve Bannon

Entre los diferentes encuentros de Vox y los republicanos de Donald Trump se encuentra la entrevista de Rafael Bardají, exasesor de Aznar y exdirector de política internacional de FAES, con el que fue jefe asesor de estrategia de Donald Trump, Steve Bannon, quien estaba interesado por Vox desde 2018 y vino a España a reunirse con ellos en 2019. Bannon fue el jefe de campaña de Trump en las elecciones de 2016, y su principal ideólogo y estratega para llevarle a la presidencia mediante un discurso populista, racista y plagado de fake news que caracterizó siempre al presidente estadounidense. Un modelo que fue copiado por Bolsonaro en Brasil y por Vox en España. Si Trump adoptó en su campaña el famoso «America first», Vox diría «primero España». Si Trump mostraba su xenofobia contra los emigrantes mexicanos y llamaba a construir un muro con México, Vox lo hacía con los emigrantes africanos y proponía un muro en Ceuta y Melilla. Bannon terminó detenido por haberse quedado con un millón de dólares de donaciones destinadas al muro con México, Vox todavía no ha tenido oportunidad.

El amigo Elliott Abrams

Rafael Bardají es miembro del comité ejecutivo de Vox desde 2018 y ejerce de enlace de la formación de extrema derecha española con el Gobierno de Trump gracias a sus contactos con veteranos dirigentes neoconservadores recuperados en la legislatura pasada por el presidente estadounidense. En enero de 2019 se reunió con Elliott Abrams, el hombre nombrado por Trump como enviado especial para la crisis de Venezuela y que tenía el encargo de derrocar a Nicolás Maduro.

Abrams ya tiene experiencia en atacar a Venezuela por todas las vías posibles, formó parte del Gobierno de George Bush como director del Consejo de Seguridad Nacional para democracia, derechos humanos y operaciones internacionales cuando se produjo el golpe de Estado que intentó derrocar a Hugo Chávez el 11 de abril de 2002.

Sus anteriores acciones fueron del mismo estilo. Abrams fue condenado en 1991 a dos años de cárcel por el escándalo Irán-Contra, mediante el cual EEUU vendió armas a Irán y utilizó ilegalmente los ingresos para financiar el terrorismo de la contra nicaragüense contra el gobierno electo sandinista. Estados Unidos fue condenado por ello por el Tribunal Internacional de Justicia de la Haya.

Unos años antes, en diciembre de 1981, el batallón de élite del Ejército de El Salvador Atlacatl, apoyado y financiado por EEUU, cometió una masacre en la población de El Mozote y asesinó «deliberada y sistemáticamente» a centenares de civiles, hombres, mujeres y niños, en supuestas labores de contrainsurgencia. El informe de La Comisión de la Verdad de El Salvador de 1993 señaló que en El Mozote se identificaron 500 víctimas, pero «muchas otras no han sido identificadas». En declaraciones ante el Senado poco después de los hechos, Abrams declaró que las informaciones de centenares de muertos no eran «creíbles» y las calificó de propaganda comunista.

Pues bien, esas dos personas, Steve Bannon y Elliott Abrams, son los enlaces de Vox con la política estadounidense, y con los que se han coordinado para su estrategia de crear el frente ultraderechista latinoamericano. Vayamos ahora a esas giras por América Latina de las últimas semanas.

Ecuador, Perú, Colombia, México

En junio de 2021, una delegación de Vox encabezada por el vicepresidente económico, Víctor González, y el eurodiputado Hermann Tertsch, visitó Ecuador para asistir a la toma de posesión del presidente Guillermo Lasso. Allí mantuvieron varias reuniones con miembros del gobierno. También durante un fin de semana de junio, González viajó a Perú para seguir de cerca las elecciones del país. En todos sus encuentros presentaron el Foro de Madrid y recogieron adhesiones al manifiesto.

En agosto, el director de la Fundación, Jorge Martín Frías, y Hermann Tertsch, viajaron a Colombia a presentar el Foro de Madrid, donde se reunieron con Álvaro Uribe, quien fuera presidente entre los años 2002 y 2010, y llevase al país a los peores años de represión y violencia paramilitar. Los representantes de Vox le transmitieron su preocupación por la situación política de Colombia y de España por el avance, como no, del comunismo. Lo curioso es que precisamente la situación política de Colombia es bajo un Gobierno de derechas. Tertsch dijo a la prensa de ultraderecha española que su Fundación busca «estrechar alianzas con los demócratas que están combatiendo al narcocomunismo que gobierna en países como Perú, Bolivia o Ecuador». «Colombia es la joya de la corona y si logran hacerse con ella, la situación será muy alarmante», advierte. Para el eurodiputado de Vox «Cuba es la cabeza de la serpiente» que se está extendiendo por Iberoamérica. O sea, el imperialismo cubano.

El eurodiputado de Vox también ha sembrado la duda sobre la legitimidad de la victoria de Pedro Castillo en Perú, no puede ser que no ganase su candidata de derechas Keiko Fujimori y tenga que acabar en prisión por corrupción, y ha denunciado que el Gobierno español se apresurara a reconocerlo como presidente.

Por último, ahora en México, Abascal ha anunciado que «el Foro Madrid contará con una estructura permanente y un plan de acción anual». O dicho de otro modo, que hay dinero para rato.

El amigo Bolsonaro y el bueno de Pinochet

Otro de los que con más entusiasmo ha abrazado el Foro de Madrid es Eduardo Bolsonaro, diputado e hijo del presidente brasileño, quien se ha ofrecido para organizar encuentros con la derecha argentina.

Y es que los Bolsonaro no son muy de aceptar la voluntad popular cuando ven que pierden apoyos y ahí está el padre llamando a una insurrección golpista para mantenerse en el poder.

Mientras en Chile, Abascal consiguió el apoyo de José Antonio Kast, fundador del ultraderechista Partido Republicano de Chile. Kast es un férreo defensor de la dictadura de Pinochet, ha visitado en prisión y defendido a los exmilitares condenados por crímenes de lesa humanidad. Declaró que si Pinochet estuviera vivo votaría por él. Otro «defensor de la libertad» que se une al Foro de Madrid.

Ledezma, Corina Machado y Zoé Valdés

Otros políticos que apoyan el plan ultraderechista adoptado por Vox tras las reuniones de sus dirigentes con altos cargos del Partido Republicano de Estados Unidos son algunos golpistas venezolanos como Antonio Ledezma. En 2015 la Fiscalía General de Venezuela emitió una orden de detención contra él por rebelión civil y alzamiento militar en un intento de golpe de Estado llamado «La Salida», que dejó 43 venezolanos muertos. Ledezma aprovechó un beneficio de arresto domiciliario por intervención quirúrgica para fugarse del país. También está María Corina Machado, coordinadora del partido Vente Venezuela, que tiene como propuesta para Venezuela una intervención militar internacional que invada el país y derroque al Gobierno. Y la escritora cubana Zoé Valdés, que publicó en 2020 un libro blanqueando la figura del dictador Fulgencio Batista, su apoyo popular y sus políticas educativas y sanitarias.

En conclusión, los más belicosos e intervencionistas de los gobiernos republicanos estadounidenses le han encargado a los de Vox que se vayan a buscar a los más facinerosos de cada país latinoamericano para montar una banda de camorristas contra los pueblos. A cambio los aceptarán en sus convenciones, les darán algunos cursos de venta de fake news y los citarán en alguna entrevista.

Si les vieran Hernán Cortes y Pizarro

Lo que resulta más curioso a quienes escuchamos todos los días en España el discurso patriotero de Vox es comprobar cómo pueden acabar haciendo de recaderos del trumpismo para combatir a gobiernos de izquierda latinoamericana con el discurso espantaviejas de que viene el comunismo, y algún golpe de Estado si lo anterior no funciona. Si los vieran ahora sus queridos Hernán Cortés, Pizarro o Magallanes. De ensalzar a los colonizadores españoles a terminar como sirvientes del imperio norteamericano.

LA OPINIÓN DEL AUTOR NO COINCIDE NECESARIAMENTE CON LA DE SPUTNIK

FUENTE: https://mundo.sputniknews.com/20210910/vox-inicia-la-creacion-de-un-frente-ultraderechista-latinoamericano-meses-despues-de-viajar-a-eeuu-1115912283.html

Por qué los Estados Unidos fracasaron en Afganistán Por Henry Kissinger

La toma del TALIBÁN de Afganistán centra la preocupación inmediata en la salida de decenas de miles de estadounidenses, aliados y afganos varados por todo el país. Su rescate debe ser nuestra prioridad urgente. La preocupación más fundamental, sin embargo, es cómo los Estados Unidos se vio obligado a retirarse en una decisión tomada sin mucha advertencia o consulta con los aliados o las personas más directamente involucradas en 20 años de sacrificio. Y por qué el desafío básico en Afganistán se ha concebido y presentado al público como una opción entre el control total de Afganistán o la retirada completa.

Un problema subyacente ha perseguido nuestros esfuerzos de contrainsurgencia desde Vietnam hasta Irak durante más de una generación. Cuando los Estados Unidos arriesga la vida de sus militares, pone en juego su prestigio e involucra a otros países, debe hacerlo sobre la base de una combinación de objetivos estratégicos y políticos. Estratégico, para dejar claras las circunstancias por las que luchamos; político, para definir el marco de gobierno para sustentar el resultado tanto dentro del país en cuestión como a nivel internacional.

Los Estados Unidos se ha desgarrado en sus esfuerzos contrainsurgentes debido a su incapacidad para definir metas alcanzables y vincularlas de una manera que sea sostenible para el proceso político estadounidense. Los objetivos militares han sido demasiado absolutos e inalcanzables y los políticos demasiado abstractos y esquivos. El hecho de no vincularlos entre sí ha involucrado a los Estados Unidos en conflictos sin puntos terminales definibles y ha provocado que internamente disolvamos el propósito unificado en un pantano de controversias domésticas.

Entramos en Afganistán en medio de un amplio apoyo público en respuesta al ataque de al-Qaeda contra los Estados Unidos lanzado desde el Afganistán controlado por los talibanes. La campaña militar inicial se impuso con gran efectividad. Los talibanes sobrevivieron, fundamentalmente, en santuarios paquistaníes, desde los que llevaron a cabo la insurgencia en Afganistán con la ayuda de algunas autoridades paquistaníes.

Pero mientras los talibanes huían del país, perdimos el enfoque estratégico. Nos convencimos de que, en última instancia, el restablecimiento de las bases terroristas sólo podría evitarse transformando a Afganistán en un Estado moderno con instituciones democráticas y un gobierno que gobernara constitucionalmente. Tal empresa no podría tener un calendario conciliable con los procesos políticos estadounidenses. En 2010, en un artículo de opinión en respuesta a un aumento de tropas, advertí contra un proceso tan prolongado y entrometido como para poner incluso a los afganos no yihadistas en contra de todo ese esfuerzo.

Porque Afganistán nunca ha sido un Estado moderno. La estadidad presupone un sentido de obligación común y centralización de la autoridad. El suelo afgano, rico en muchos elementos, carece de estos. La construcción de un Estado democrático moderno en Afganistán donde el mandato del gobierno se ejecute uniformemente en todo el país implica un período de tiempo de muchos años, de hecho décadas; esto va en contra de la esencia geográfica y etnorreligiosa del país. Fue, precisamente, la fragilidad, la inaccesibilidad y la ausencia de una autoridad central en Afganistán lo que lo convirtió en una base atractiva para las redes terroristas en primer lugar.

Aunque una entidad afgana distinta se remonta al siglo XVIII, sus pueblos constituyentes siempre se han resistido ferozmente a la centralización. La consolidación política y especialmente militar en Afganistán se ha desarrollado a lo largo de líneas étnicas y de clanes, en una estructura básicamente feudal donde los agentes decisivos del poder son los organizadores de las fuerzas de defensa de los clanes. Por lo general, en un conflicto latente entre ellos, estos caudillos se unen en amplias coaliciones, principalmente, cuando alguna fuerza externa, como el ejército británico que invadió en 1839 y las fuerzas armadas soviéticas que ocuparon Afganistán en 1979, busca imponer centralización y coherencia.

Tanto la calamitosa retirada británica de Kabul en 1842, en la que sólo un europeo escapó de la muerte o el cautiverio, como la trascendental retirada soviética de Afganistán en 1989 fueron provocadas por una movilización temporal entre los clanes. El argumento contemporáneo de que el pueblo afgano no está dispuesto a luchar por sí mismo no está respaldado por la historia. Han sido feroces luchadores por sus clanes y por su autonomía tribal.

Con el tiempo, la guerra adquirió la característica ilimitada de campañas de contrainsurgencia anteriores en las que el apoyo interno estadounidense se debilitó progresivamente con el paso del tiempo. Básicamente, se logró la destrucción de las bases de los talibanes. Pero la construcción de una nación en un país devastado por la guerra absorbió fuerzas militares sustanciales. Los talibanes podrían ser contenidos pero no eliminados. Y la introducción de formas de gobierno desconocidas debilitó el compromiso político y aumentó la corrupción ya generalizada.

Afganistán repitió así patrones previos de controversias domésticas estadounidenses. Lo que el lado contrainsurgente del debate definió como progreso, el político lo trató como un desastre. Los dos grupos tendieron a paralizarse mutuamente durante las sucesivas administraciones de ambos partidos. Un ejemplo es la decisión de 2009 de acoplar un aumento de tropas en Afganistán con un anuncio simultáneo de que comenzarían a retirarse en 18 meses.

Lo que se había descuidado era una alternativa concebible que combinara objetivos alcanzables. La contrainsurgencia podría haberse reducido a la contención, más que a la destrucción, de los talibanes. Y el curso político-diplomático podría haber explorado uno de los aspectos especiales de la realidad afgana: que los vecinos del país, incluso cuando se oponen entre sí y, ocasionalmente, contra nosotros, se sienten profundamente amenazados por el potencial terrorista de Afganistán.

¿Habría sido posible coordinar algunos esfuerzos comunes de contrainsurgencia? Sin duda, India, China, Rusia y Pakistán a menudo tienen intereses divergentes. Una diplomacia creativa podría haber destilado medidas comunes para superar el terrorismo en Afganistán. Esta estrategia es la forma en que Gran Bretaña defendió los accesos terrestres a la India en todo el Medio Oriente durante un siglo sin bases permanentes; pero con una disposición permanente para defender sus intereses, junto con partidarios regionales ad hoc.

Pero esta alternativa nunca se exploró. Habiendo hecho campaña contra la guerra, los presidentes Donald Trump y Joe Biden emprendieron negociaciones de paz con los talibanes a cuya extirpación nos habíamos comprometido e indujeron a los aliados a ayudar, por  20 años. Estos, ahora, han culminado en lo que equivale a una retirada estadounidense incondicional por parte de la administración Biden.

Describir la evolución no elimina la insensibilidad y, sobre todo, la brusquedad de la decisión de retirada. Los Estados Unidos no puede escapar de ser un componente clave del orden internacional debido a sus capacidades y valores históricos. No puede evitarlo retirándose. La forma de combatir, limitar y superar el terrorismo, potenciada y apoyada por países con una tecnología cada vez más sofisticada y que se amplía a sí misma, seguirá siendo un desafío mundial. Debe ser resistido por intereses estratégicos nacionales junto con cualquier estructura internacional que podamos crear mediante una diplomacia acorde.

Debemos reconocer que no hay disponible ningún movimiento estratégico dramático en el futuro inmediato para contrarrestar este revés autoinfligido, como hacer nuevos compromisos formales en otras regiones. La imprudencia estadounidense agravaría la decepción entre los aliados, alentaría a los adversarios y sembraría confusión entre los observadores.

La administración de Biden, aún, se encuentra en sus primeras etapas. Debería tener la oportunidad de desarrollar y mantener una estrategia integral compatible con las necesidades nacionales e internacionales. Las democracias evolucionan en un conflicto de facciones. Alcanzan la grandeza por sus reconciliaciones.

Henry Kissinger es un exsecretario de estado estadounidense y asesor de seguridad nacional.

https://www.economist.com/by-invitation/2021/08/25/henry-kissinger-on-why-america-failed-in-afghanistan

El ascenso de China significa la caída de Estados Unidos Por Paul Kennedy

Nada ha consumido más a los pensadores de la política exterior a lo largo de los años que la cuestión de si Estados Unidos está en un declive irreversible como potencia mundial. Los recientes acontecimientos en Afganistán, que marcan otra retirada estadounidense de Asia, sin duda, alimentan ese sentimiento.

Pero un problema a más largo plazo para los políticos estadounidenses es el aumento constante del poder chino. ¿Está el país a punto de superar a los Estados Unidos y cuáles son los mejores criterios económicos y militares para medir tal transición en los asuntos mundiales? ¿No está China plagada de problemas internos, sólo parcialmente disfrazados por las inteligentes relaciones públicas de un estado autoritario? ¿O acabó la era de Pax Americana, para ser reemplazada por el siglo asiático?

Probablemente no sea prudente apresurarse a un «sí» inmediato a la última pregunta. Gran parte de los Estados Unidos y el mundo sigue igual que en la década de 1980 cuando escribía “El ascenso y la caída de las grandes potencias” (Random House, 1987). También es cierto que hubo períodos en los últimos 40 años en los que la posición relativa de los Estados Unidos pareció haberse recuperado nuevamente, a mediados de la década de 1990, después del colapso de la Unión Soviética y en 2003, después del aplastamiento de Saddam Hussein, el líder de Irak. Sin embargo, esas recuperaciones siempre fueron de corta duración, en comparación con varias cosas importantes que han cambiado, y no en beneficio de los Estados Unidos. Considere tres cambios significativos de más largo plazo: en las relaciones internacionales, en la fuerza militar y en el poder económico.

La primera es que la constelación de fuerzas político-estratégicas ha cambiado desde el mundo bipolar de la guerra fría de hace medio siglo, cuando los Estados Unidos se enfrentaban solo a una Unión Soviética en declive. El sistema internacional, ahora, comprende cuatro o quizás cinco Estados muy grandes. Ninguno de ellos puede, ni a través del poder duro ni del poder blando, obligar a los demás a hacer lo que no quieren hacer.

Ya había evidencia de este cambio hacia un mundo multipolar cuando estaba redactando el último capítulo de “Rise and Fall” a mediados de la década de 1980. Pero ahora, en la tercera década de este siglo, el panorama global parece mucho más variado, con varios Estados-Nación grandes en la cima (China, Estados Unidos, India y Rusia), seguidos por la Unión Europea y Japón, e incluso por Indonesia e Irán.

Esto marca una redistribución muy significativa del poder mundial, por lo que simplemente no es suficiente afirmar, si es correcto, que los Estados Unidos sigue siendo el número uno: porque incluso si es el gorila más grande de la jungla, es solo uno más en un montón de gorilas! Y es irrelevante para el argumento decir que la posición de Rusia se ha encogido incluso más que la de Estados Unidos, cuando ambos han perdido terreno relativamente, que es, después de todo, de lo que trata la teoría realista de las grandes potencias.

El segundo cambio es que las fuerzas armadas de los Estados Unidos son considerablemente más pequeñas y más antiguas que en la década de 1980. ¿Cuánto tiempo, en realidad, puede la Fuerza Aérea seguir remendando y volando sus notables bombarderos B-52 de 70 años, que son más viejos que todos sus oficiales en actividad? ¿Y cuánto tiempo puede la Marina seguir renovando sus destructores Arleigh Burke de 30 años de antigüedad? Incluso si fue solo una vergüenza temporal tener al Pacífico occidental despojado de portaaviones en mayo pasado cuando el grupo del USS Eisenhower estaba cubriendo el inicio de la retirada afgana, el hecho es que la Armada tiene hoy menos portaaviones operativos de los que tenía 40 años atrás.

Como el Pentágono despliega regularmente sus barcos en diferentes regiones, es posible que el país simplemente no tenga suficientes para cumplir con sus numerosos compromisos globales. Para el historiador, entonces, los Estados Unidos se parece bastante al antiguo modelo de los Habsburgo, con unas fuerzas armadas grandes, aunque fatigadas, repartidas en demasiadas regiones. Y la derrota de los Estados Unidos en Afganistán, que dejó equipo militar esparcido por gran parte de ese país, también se parece a los Habsburgo.

Mientras tanto, China parece estar mostrando sus músculos en todas partes. Y detrás de la cuestión del tamaño de las fuerzas armadas de los Estados Unidos se esconde un problema mayor: si la era de las armas como los aviones tripulados y los buques de guerra de gran superficie no está pasando y puede haber desaparecido para el 2040. Uno tiene la corazonada de que con algunos drones dominando el campo de batalla o el océano se los podrá controlar en el futuro, las probabilidades entre los Estados Unidos y adversarios como China, Rusia o Irán pueden cambiar porque la ventaja de sus propios soldados mejor entrenados desaparecerá. Las revoluciones militares del pasado tendieron a beneficiar a los Estados Unidos; la siguiente puede que no.

¿Pueden los Estados Unidos pagar el precio de mantenerse a la cabeza? Debe preguntarse con franqueza qué porcentaje de su producto interno bruto se necesitaría para tener un ejército que cumpla con las muchas obligaciones del país (actualmente gasta alrededor del 3,5%). Incluso el 4% del PIB no sería suficiente y, si bien el 6% podría hacerlo, sería un precio tan enorme que se puede escuchar gritar tanto a los economistas como al Congreso.

Pero, ¿qué más podría hacer una futura administración estadounidense si —una idea desagradable, apenas discutida— China decidiera gastar mucho, mucho más? ¿Qué pasaría si su líder autocrático, Xi Jinping, decidiera que ha  llegado el momento de que China destinara el 5% o más de su PIB en aumento a sus fuerzas armadas? Este es un escenario que, simplemente, no estaba presente hace medio siglo, y nadie en Washington parece querer hablar de ello.

Esto plantea el tercer cambio y un factor crítico de poder: la fuerza económica relativa. La mayor transformación global desde la década de 1980 se ha producido en el tamaño de la economía china actual en comparación con la de los Estados Unidos. Cualesquiera que sean las preguntas válidas que se puedan plantear sobre el poder económico de China, como sus estadísticas poco fiables, una fuerza laboral futura cada vez más reducida, etc., el hecho es que todavía crece a un ritmo más rápido, tanto antes como después del Covid-19. Su economía, medida en términos de PIB ajustado por paridad de poder adquisitivo, ya es tan grande como la de los Estados Unidos.

Esta es una estadística asombrosa y apunta a una condición que no existía desde la década de 1880, cuando la economía estadounidense superó a la británica. Durante todo el siglo XX, la economía estadounidense fue, aproximadamente, de dos a cuatro veces mayor que la de cualquiera de las otras grandes potencias. Los Estados Unidos era, aproximadamente, diez veces más grande que Japón cuando Pearl Harbor fue atacado y tres veces más grande que Alemania cuando Hitler le declaró la guerra precipitadamente.

Esa condición única está terminando y se está produciendo un cambio asombroso en los asuntos mundiales debido a la combinación del tamaño demográfico y de la prosperidad creciente de China. Con una población de 1.400 millones en comparación con los 330 millones de los Estados Unidos, sus ciudadanos solo necesitan obtener la mitad de los ingresos del estadounidense promedio para que su economía total sea el doble. Eso le daría a China una enorme cantidad de fondos para futuros gastos de defensa. Ni un presidente demócrata ni republicano podrían hacer mucho al respecto.

Aquí, como venganza, sería un episodio más de “El ascenso y la caída de las grandes potencias”. Quizás todo lo que el presidente Xi necesita hacer, imitando a Deng, es evitar errores y dejar que la economía y la capacidad militar de China crezcan, década tras década. Esto presentaría el mayor desafío que los Estados Unidos pueda enfrentar: otro tipo en la cuadra tan grande como él mismo.

Paul Kennedy es profesor de historia en la Universidad de Yale y autor o editor de 19 libros. Actualmente está trabajando en una nueva edición de “El ascenso y la caída de los grandes poderes”.

https://ucpnz.co.nz/2021/09/01/paul-kennedy-on-whether-chinas-rise-means-americas-fall/?lang=en

Traducción de ambos artículos: Carlos Pissolito
Fuente: https://espacioestrategico.blogspot.com/2021/09/afganistan-que-dicen-los-expertos.html

16 años promoviendo semanalmente la Geopolitica; Análisis Radial Semanal de Geopolitica de Carlos Pereyra Mele para el Programa: el Club de la Pluma, que conduce el periodista Norberto Ganci por la Radio Web al Mundo. 

Eje Central:

Sigue profundizandose el conflicto entre Atlantistas (EEUU y socios) y Continentalistas (China y sus socios) conflicto que conduce a un mundo Bipolar nuevamente

Las Guerras Proxy’s

AUDIO

En la columna semanal del Club de la Pluma, el director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, comienza su análisis definiendo el concepto de “GUERRA PROXY” o Guerra de Aproximación Indirecta, como la provocada por una potencia en territorio ajeno, utilizando a terceros países como sustitutos, generando conflictos fratricidas y fomentando el enfrentamiento de bandos internos, con el objetivo de crear desestabilización de gobiernos y/o importantes desórdenes y violencia en el país y región de influencia. 

Un análisis que hace clara referencia a la estrategia actual y futura del imperio anglosajón en Afganistán, luego de su reciente derrota y huida, donde esas potencias ya están instalando una nueva versión de esa “Guerra Proxy”, según la forma clásica de provocar tensiones siempre desde un segundo plano, valiéndose de cualquier método para encender conflictos y mantenerlos activos el mayor tiempo posible, mientras se boicotea todo intento de acuerdo o pacificación entre los involucrados, como son los esfuerzos de Turquía, Qatar, Irán, Pakistán más el apoyo manifiesto de China y Rusia, para que el Talibán forme un gobierno moderado y estable. 

Y para esa guerra utiliza herramientas cómo el terrorismo, la guerrilla, el vandalismo callejero, el narcoterrorismo, los tumultos, las crisis económicas, las catástrofes naturales o humanitarias, los complots judiciales, los enfrentamientos raciales o tribales, las disputas fronterizas, las diferencias culturales o religiosas y cualquier otra circunstancia de la zona elegida, donde los servicios de inteligencia han dejado sembrados las semillas envenenadas de los futuros conflictos. Siempre con el objetivo de que el estado o región afectada se debilite y termine siendo rehén de los intereses estratégicos de la potencia provocadora. 

En el caso de Afganistán, se trata del fortalecimiento del terrorismo de ISIS y de Al-Qaeda, con abundante información que confirma sus estrechas relaciones actuales con la CIA, para generar el terror permanente y extenderlo a la zona con el propósito de complicar el avance de China con la Ruta de La Seda y debilitar la creciente influencia de Rusia, no solo en Asia, sino también en Europa. 

El politólogo nos explica que la “Guerra Proxy” ha sido un método usado históricamente por Inglaterra a lo largo de los siglos, quién por su demostrada vocación belicista, colonial, imperial y expansiva, aporta a la historia una larga lista de ejemplos, que también han afectado y afectan a Latinoamérica y que permite establecer un hilo conductor en la estrategia en Asia Menor con la realidad actual de nuestro subcontinente, afectada por similar maniobra. 

Y para ello despliega ejemplos como la llegada de Bolsonaro a la presidencia de Brasil, el acoso a Venezuela, el golpe en Bolivia, los obstáculos a Castillo en Perú y la última, con el intento de Piñera para que Chile se apropie de parte de la plataforma marítima argentina, creando un conflicto que garantiza a EEUU que estos dos países nunca podrían llegar a acuerdos de integración, que pongan en riesgo el control absoluto de EEUU sobre el Cono Sur. 

Y sobre este poderío de Washington sobre América del Sur, Pereyra Mele profundiza sobre las bases militares, las tensiones en los mares del sur provocadas por Inglaterra, del control de los dos océanos y del Estrecho de Magallanes, de la Alianza del Pacífico formada por países con gobiernos amables, del escudo protector para frenar el avance de China, de “Las Tres Américas que son una sola isla”, y alerta que para estos y por otros asuntos no menores, la opción de una “Guerra Proxy” siempre está en la agenda imperial. 

Y por último nos muestra la jugada de la Internacional Liberal -que en Argentina se identifica con el PRO- siempre dispuesta a forzar nuevas fricciones internas, agrandar grietas e imponer conflictos en busca de mayores enfrentamientos y de impedir la integración regional en un bloque común que enfrente los desafíos del nuevo orden mundial multipolar que, “le guste a quién le guste”, es un hecho ya incontestable.

Eduardo Bonugli (Madrid, 29/08/21)

TERRITORIO EN DISPUTA

                  Especial para Dossier Geopolitico

José Cordeiro - Blog: Singularidad Tecnológica

La Revolución Tecnológica sin dudas está cada vez más presente en nuestros días, y no admite discusión que es el tema “indiscutible” del siglo XXI, como la automatización, la robótica, y por sobre todo la inteligencia artificial (IA) entre otras, según el historiador y filósofo Yuval Noah Hararí, ésta revolución tecnológica no será un evento, sino una serie constante, donde dos habilidades importantes marcaran la diferencia entre sobrevivir y sucumbir a las perturbaciones sucesivas en el trabajo, en las relaciones y en la política.

Más allá de las diversas formas de ver y encarar esta temática que desvela en sí a la humanidad, muchos expertos en la materia coinciden en que posiblemente y cada vez lo afirman con mayor énfasis, que ésta posible Singularidad Tecnológica se podría dar entre el 2029 y el 2045. 

Traigo también a colación, en esta introducción del tema en cuestión en el presente artículo, un fragmento del prólogo que realizó el Dr. Roberto Uzal (Director de la maestría de Ciberseguridad y Ciberdefensa de la Universidad de Buenos Aires –UBA) a mi obra bibliográfica denominada: Cuarta Revolución Industrial: análisis estratégicos, donde expresa textualmente: “… esta obra del Dr. Mario Ramón Duarte, considerando el contexto actual y su prospectiva en el futuro próximo, constituye un magnífico aporte para encarar inteligentemente los enormes cambios a ser enfrentados en los próximos años. Al respecto se cita la expresión “Singularidad Tecnológica”, la que se refiere a un punto “en el eje del tiempo”; a una fecha en la cual la humanidad percibirá y admitirá que “el efecto Kasparov” (campeón mundial de ajedrez derrotado serialmente por el computador Deep Blue), se ha extendido a los ingenieros, a los médicos, a los comandantes militares y otras profesiones y quehaceres). La inteligencia artificial habrá superado claramente a la inteligencia humana…”.

Ahora bien, realizada la presente introducción a un tema muy sensible en los albores de este siglo XXI, se hace menester realizar una definición lo más aproximada posible a lo que significa la Singularidad Tecnológica, merced a las distintas vertientes existentes en la actualidad que se dedican de lleno a ésta temática. 

Por eso creemos que la Singularidad Tecnológica es un concepto muy polémico que nace de una teoría muy famosa: la Ley de Moore de 1.965 que expresaba que el número de transistores de un microprocesador, se duplica aproximadamente cada dos años, esto sumado a la Exponencialidad de la Tecnología, constituyen una herramienta definitoria para evaluar diversas actividades como la economía y las posibilidades de crecimiento de los Estados-Naciones. 

En fin, Singularidad Tecnológica: es aquella que establece básicamente, que llegará un momento en la historia de la Humanidad, en que la Tecnología se desarrollara de forma tan rápida, tanto que los robots, ordenadores, máquinas, etc, serán capaces de mejorarse a sí mismos y de forma recurrente, llegando a desarrollar súper ordenadores o súper robots que serán muy superiores a nuestra capacidad intelectual y física y posiblemente a nuestro control, en palabras más simples es aquella que sugiere que la velocidad tan acelerada a la que progresa la tecnología provocará que la inteligencia artificial (IA) tarde o temprano exceda la capacidad intelectual de los humanos y por ende el control que tenemos sobre ella.

Frente a este escenario mencionado ut-supra, que pareciera ser tan sombrío como el fin de la humanidad misma tal como se la conoce, surge entonces la necesidad imperiosa de saber si en verdad existen otros caminos para no caer en lo aparentemente inevitable y cuáles serían las posibles soluciones a este entramado? Una de las palabras autorizadas para entender y comprender este embate tecnológico exponencial, es la del filósofo de Oxford Nick Bostrom, quien esboza una serie de interrogantes para poder dar respuesta al planteo de la Singularidad Tecnológica, y a través de ello Bostrom hace hincapié  en que debemos dotar  a esas inteligencias artificiales de unos principios éticos que se alineen con los nuestros, caso contrario caeríamos en el grave riesgo de considerar, una amenaza u obstáculo para sus propósitos y que decidieran quitarnos del medio; además menciona a la creatividad, a las habilidades sociales, la inteligencia emocional, la resiliencia entre otras que hoy son más que esenciales para realizar multitud de tareas que consideraríamos genuinamente inteligente.

El mismo Hararí se pregunta ¿tenemos la estabilidad mental y la inteligencia emocional para reinventarnos repetidamente? Y deja 5 puntos interesantes de cara a lo que viene: Nadie sabe cómo será el trabajo en el 2040, la casa de bloque vs. La casa de piedra, el ser humano ya es un sistema hackeable, conocerse más a uno mismo, los nuevos enemigos: la salud y la privacidad.

En otras líneas el Papa Francisco se ha expresado en torno a la Tecnología y su avance exponencial, manifestando que: la inteligencia artificial (IA) está en la raíz del cambio de época que estamos viviendo; que la robótica puede hacer un mundo mejor si va unida al bien común. Además, agrego que, si el progreso tecnológico aumenta las desigualdades, no se logra el objetivo real para el bien de la humanidad, que es el verdadero progreso. Por ultimo dijo, que los futuros avances deben estar orientados al respeto de la dignidad de las personas y de la creación, donde se respeta la centralidad de la persona humana por sobre todas las cosas.

José Luis Cordeiro, profesor en la Singularity University, la innovadora institución académica de Silicom Valley, habla de la edad post-humana; la que puede ser contemplado de 4 formas: “Una es con actitud pasiva sin hacer nada, otra es con una actitud reactiva, tratando de responder a los cambios, con una actitud preactiva, preparándose para esos cambios, o con una actitud proactiva, convirtiéndose en creador de ese futuro; según Cordeiro la última opción es la más recomendable. 

Otra de las grandes personalidades que se ha manifestado de una u otra manera sobre esta temática es el actual Secretario de Asuntos Estratégicos Argentino y Miembro de la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales Vaticana el Dr. Gustavo Beliz, quien se realiza grandes interrogantes en torno a la cognificación, pues hoy solo con la Educación clásica no basta, tiene que haber una decisión estratégica en los sectores productivos y ver como se distribuyen los dividendos digitales, y tiene que haber una decisión en conjunto con toda la sociedad, desde sus múltiples esferas. Entonces, ¿Qué podemos hacer nosotros, que no hagan los robots?; ¿En qué podemos educar a nuestros hijos, de tal manera que puedan competir eficazmente con los robots?; y un ejemplo más que interesante es la de los CEOS de Silicom Valley, que no están mandando a sus hijos a aprender Coding, a aprender las matemáticas, geometría, etc; los están mandando a aprender Lider Alard (Filosofía, Ética, Historia, Sociología, etc); los están mandando a estudiar elementos que con creatividad y flexibilidad puedan entender este mundo que viene. Mucho de ciencias duras y también ciencias blandas.

Por último, y como reflexión final en torno a esta temática que amerita otro abordaje más temprano que tarde en otro momento, pero con más interrogantes que respuestas; más allá de toda corriente de pensamiento de tipo tecno-optimistas o tecno-pesimistas, hay un gran pensador llamado Stephen Hawking que dijo: la inteligencia artificial y todos los temas tecnológicos sino son adecuadamente Regulados, pueden poner en riesgo el género humano, tal cual lo conocemos; por eso es más que necesario preguntarse, ¿pueden las maquinas tener Conciencia? Esa frontera de la discusión es la que tenemos ser capaces de advertir hoy, y esto se puede lograr a través de un New Deal Tecnológico. Es innegable ocultar que hay miedo y hay temor entorno al avance tecnológico, pero también debemos saber que hay Esperanzas si se desarrolla una convergencia de voluntades, donde estén comprendidos todas las áreas que conforman una sociedad, como así también bregar por una Regulación ineludible de todas estas cuestiones, donde la suma de elementos como la creatividad, la empatía, la resiliencia, las habilidades sociales y tantas otras más, hagan que el Ser Humano siga siendo el eje de la creación y la tecnología una gran herramienta para su mejoramiento como tal.

DR. MARIO RAMON DUARTE Abogado (UCASAL) – Juez Adm. Faltas M/C (Ctes-ARG) – Esp. Derecho Público (UCSF) – Esp. Seg. Ciud. Y Prev. Del. (FILDSyS)

Académico Argentino AICTEH (Valencia-ESP). – Miembro Dossier Geopolitico (ARG). – Seminarian Biolaw and Bioetic (U. Georgentawn-EEUU).

FUENTES CONSULTADAS

-Cuarta Revolucion Industrial: análisis estrategicos. Autor: Mario Ramon Duarte. Edit. Phillos Academy – 2020.

-Disertacion Dr. Gustavo Beliz – Revista Noticias – 2018.

http://www.eexcellence.es/index.php/entrevistas/con-talento/la-era-de-la-singularidad-tecnologica

https://www.infobae.com/america/mundo/2020/09/27/las-dos-unicas-destrezas-que-necesitaras-tener-para-el-resto-de-tu-vida-segun-yuval-noah-harari/

https://www.xataka.com/robotica-e-ia/mito-singularidad-que-inteligencia-artificial-no-va-a-heredar-tierra

https://www.infobae.com/tendencias/innovacion/2019/03/29/david-orban-en-el-corto-plazo-veremos-maquinas-mas-inteligentes-que-humanos/

https://www.eltiempo.com/tecnosfera/novedades-tecnologia/papa-francisco-pide-rezar-por-la-robotica-y-la-inteligencia-artificial-548474

El Lic Jorge Poma colaborador de Dossier Geopolitico y Presidente del Centro de Estudios Estratégicos, Geopolíticos e Investigaciones Científicas de Misiones «Gral San Martín» – Posadas – Mnes. nos remite este artículo sobre geopolitica Comparada.- Equipo Dossier Geopolitico

Introducción:

El fracaso de la OTAN (Organización del Atlántico Norte) en Afganistán y Medio Oriente en general, puede hacer renacer la alternativa sionista de la Tierra Prometida, muchas veces proclamadas.

Las ambiciones de las dinastías del poder económico mundial y las descomunales riquezas en recursos naturales de Iberoamérica, son los factores que constituyen el punto de partida y elemento de referencia de las crisis en la Región, a las que aplicaremos una síntesis del análisis comparado.

Por lo señalado advertimos que de todas las hipótesis existentes, elegimos las que creemos las más probables de implementar en la Región y que dividiremos según cada contexto; se nos ocurrió brindar un espacio de comprensión para estas nuevas alternativas de la violencia “pacífica”, mimetizada sin armas militares, con la astucia de los mejores zorros que dominaban el mundo y actualmente pierden influencia al crearse nuevas potencias o alianzas que afectan los intereses aludidos en el segundo párrafo.

La guerra es un acto político o la continuación de la política por otros medios, también es arte para obtener objetivos, etc. En la actualidad las guerras reconocidas en el Derecho Internacional de Guerra, han tomado un giro innovador e ilegal, al mimetizar la legalidad con el desarrollo de falsas acciones como las operaciones de falsa bandera o muchas más, transformándose en guerras híbridas o simbiosis de varias tipologías.

Desarrollo del análisis comparado:

Desde el Norte de Iberoamérica camino al Sur hasta llegar a la Antártida, intentaremos brindar las bases para la comprensión de la situación actual camino al año 2050; en este entorno pensamos y compartimos:

Un país como Méjico, constantemente agredido y denigrado por la mayor potencia militar del mundo y su aliado canadiense, advierte a modo de defensa que se debe impulsar con urgencia la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), ante la inutilidad para Íbero América y la funcionalidad anglosajona de la OEA (Organización de Estados Americanos), el TIAR (Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca) y otros organismos creados para favorecer los intereses hegemónicos en la Región.

Especialmente la OEA en su carácter funcional a los intereses norteamericanos en paralelo a la mal llamada Doctrina Monroe, ha demostrado ser una entidad intervencionista vulnerando las autonomías de los Estados Iberoamericanos, valga como ejemplo, entre otros, su intervención en el golpe de estado en Bolivia utilizando a otros países de la región para que den la cara por esa entidad, abundando varios ejemplos que abonan este concepto.

Sumando a lo señalado que el Caribe como “Mar Mediterráneo Americano”, posee la misma finalidad que el similar europeo y su famoso axioma: quien domina el mar domina el mundo y quien domina el mundo domina la “Isla Mundial”, en franca referencia a toda la Europa conocida en aquel momento; en nuestro caso y desde la Geopolítica Comparada como técnica de análisis, mencionamos lo mismo para la Región del Caribe bajo total dominio anglosajón, con algunos focos de rebelión.

Como estrategia sabiamente apropiada, creemos que es la elegida por Méjico al repotenciar la CELAC, única alternativa posible de defensa de nuestros intereses, que es la unión de las naciones iberoamericana para los casos que se presentarán, pues recordemos que el fracaso de Medio Oriente y del Asia profunda en Afganistán, lo pagaremos nosotros.

Continuando con nuestro camino al Sur iberoamericano, nos encontramos con el convenio de ejecución del Canal de Nicaragua, pergeñado por China, con plena aceptación nicaragüense, una propuesta geopolítica brillante.

Recordando el determinismo geográfico del Canal de Panamá, las distintas propuestas, el fracaso francés en la construcción de dicho canal, el éxito norteamericano en el sistema de esclusas, las luchas contra las enfermedades como la fiebre amarilla, el paludismo, etc., la siniestra y deliberada independencia de Panamá o cercenación territorial sufrida por Colombia, para la construcción del canal de marras; y muchas historias y anécdotas más tratadas en piezas bibliográficas mencionadas en las fuentes de consulta.

El determinismo geográfico en Nicaragua, fue resuelto por China con su propuesta de un canal utilizando un lago natural que disminuye los esfuerzos de construcción, claras ideas y hechos para enfrentar ese espacio geográfico, desvalorizan severamente el funcionamiento del Canal de Panamá.

Lo señalado afecta directamente los intereses anglosajones y sus aliados, al presentarse en Nicaragua una alternativa muy superior en espacio, tiempo, esfuerzo y costos de los futuros usuarios. Sintetizando: el Canal de Nicaragua quitará la masa de los clientes del Canal de Panamá, razón por la cual EEUU y sus aliados lucharán para que el proyecto Chino – Nicaragüense fracase, ello conlleva distintas estrategias, como incentivar un conflicto con Costa Rica por agresiones ambientales, con la finalidad de desestabilizar la Región, modus operandi común en su utilización por parte de la OTAN.

El Canal de Panamá obliga a los buques a tener remolcadores en la zona más  estrecha - elEconomista.es

Canal de Panamá – Sistema de esclusas – Resulta estrecho para barcos modernos – Internet

https://sfo2.digitaloceanspaces.com/elpaiscr/2019/05/Proyecto-de-canal-interoce%25C3%25A1nico-en-Nicaragua.-Archivo-Elnuevodiario.com_.ni_-660x330.jpg

Proyecto del Canal de Nicaragua – Mayor amplitud y aptitud de empleo por buques de gran porte. Imagen de Internet.

En referencia la situación geopolítica colombiana, decimos que es un país privilegiado por su geografía bioceánica, siendo el tercer país más poblado de Iberoamérica, pero opera bajo influencia norteamericana, asimismo podemos agregar que constituye el eje que rota entre la Cordillera Andina, la Amazonia y el Mediterráneo de América o Mar Caribe y su entorno.

Aparte de lo expresado previamente, a pesar de sus descomunales hasta desconocidas disponibilidades de recursos naturales, constituye un Estado cuya inestabilidad interna, no le permite el desarrollo que debería auto proporcionarse; es parte de la inestabilidad en la Región por parte de intereses norteamericanos y fronterizos, en el conflicto con Venezuela y el narcoterrorismo interno/externo.

Más que conocida es la situación venezolana, riquísima en petróleo, diamante, biodiversidad, etc., pero completamente desindustrializada por tantos años de petro fiestas vividas, hoy se encuentra bajo una fuerte agresión con la guerra híbrida que le proporciona EEUU, sumado a un bloqueo que no permite su abastecimiento por parte de ningún país del mundo, salvo honrosas excepciones cuya valentía debemos aplaudir, todo lo cual conllevan las lógicas consecuencias de hambre y miseria. Más que un gobierno inepto, la agresión norteamericana, con gran similitud a su accionar contra Cuba, es la máxima responsable de la desestabilización interna/externa que padece Venezuela y la Región.

Brasil está bajo riesgo de cercenar su territorio por el movimiento separatista del Sur, cuya gran industrialización es marcadamente diferente a la pobreza de otras regiones brasileñas, lo que produce una rebeldía intensa entre los empresarios más ricos y exitosos. 

En relación al Amazonas sobreexplotado por multinacionales que devastan el pulmón del mundo, se torna ingobernable desde Brasilia, pues mandan o gobiernan verdaderamente las dinastías del poder económico mundial y bloquean en parte la continuidad del desarrollo geopolítico del Brasil al ritmo que lo venía haciendo hasta llegar a ser la sexta potencia económica mundial.

Perú que nos brindó una ayuda real y verdadera por Malvinas, fue traicionado por un gobierno entregador, no por argentinos bien nacidos; posee un crecimiento actual del 4% anual, lo cual produce cada vez más la concentración de fuerzas armadas chilenas en el Norte, siendo un área de potencial conflicto, cuestión muy inconveniente para la OTAN en sus pretensiones sobre el Mar Austral y su proyección antártica. Pero sigue siendo un país pobre, con riqueza concentrada en pocas manos y sin desarrollo industrial ni tecnológico, además de serias carencias de infraestructura.

Bolivia que logró un crecimiento del 4% anual, con desarrollo socio económico durante década y media en forma sostenida, afectaría seriamente los intereses anglosajones, al manejar por sí mismo sus riquezas estratégicas como el petróleo, minerales, gas y otros recursos naturales, lo cual suma al aferramiento de Chile en el Norte, en tanto que el poder anglosajón, necesita el apoyo chileno en el Sur con la finalidad de concretar la maniobra no militar sino híbrida, expresada en la figura siguiente.

Uruguay con un crecimiento sostenido del 4% anual pero sin desarrollo sustentable, vive como un tipo de paraíso fiscal, la suiza de Sudamérica, obviamente con las honrosas excepciones que gran parte de la población sigue la cultura geopolítica de Alberto Methol Ferré, como la Banda Oriental de las Provincias Unidas del Río de la Plata

Paraguay con el nivel de lavado de dinero más grande de América luego de Wall Street, posee un crecimiento sostenido del 4 % anual pero sin desarrollo alguno, vive de Argentina, Brasil, lavado de dinero y narcotráfico.

Chile con su geopolítica pinochetista mantiene el expansionismo por la razón o por la fuerza, tiene todo el apoyo de la OTAN, especialmente británico con quien posee acuerdos en el submundo del Estado Profundo; en tal aspecto cabe aclarar según nuestra propia apreciación, que nuestros hermanos durante la independencia de medio continente, serán utilizados, explotados y luego descartados por completo, fundamentando ésta hipótesis en que el Plan Andinia de la publicación de Theodor Herzl en su famosa pieza bibliográfica “El Estado Judío”, a fines del Siglo XIX, incluye a toda la Patagonia y Antártida como la tierra prometida, concepto refrendado públicamente por nuestro propios gobernantes al expresar que “La Argentina como tierra prometida debe ser partida y repartida como Palestina” (Ministro Sergio Bergman- 2017) y quien calla otorga.

El Mar Austral constituye el escenario de mayor apetencia por las dinastías del poder económico mundial, por su descomunal posesión en recursos naturales, su proyección antártica, la Pampa Sumergida y otros minerales, flora sumergida, reproducción del krill, etc., aún desconocidos algunos de ellos.

Lo señalado afecta en mayor medida a una Argentina desarmada durante los últimos 66 años y continúa en su decadencia hasta la disolución nacional, tras el dictado de Winston Churchill desde la década del 40 del Siglo XX: 

“No dejen que la Argentina se convierta en potencia. Arrastrará tras ella a toda América Latina” . . . “La estrategia es debilitar y corromper por dentro a la Argentina, destruir sus industrias, sus fuerzas armadas, fomentar divisiones internas apoyando a bandos de derecha e izquierda, atacar su cultura en todos los medios, imponer dirigentes políticos que respondan a nuestro Imperio. Esto se logrará gracias a la apatía de su pueblo y a una democracia controlable, donde sus representantes levantaran sus manos en masa en servil sumisión. Hay que humillar a la Argentina”.

El nuevo mapa bicontinental de Argentina ubica a Tierra del Fuego en el  centro del país | Vía Ushuaia

Doble envolvimiento como maniobra estratégica británica y sus aliados contra la Soberanía Argentina. Mapa Bicontinental Instituto Geográfico Nacional.

Las bases militares terrestres, aéreas y navales de EEUU en Latinoamérica •  Córdoba Global

Bases Norteamericanas en Iberoamérica y el Caribe. Imagen de Internet. Cerco Militar en la lucha por los recursos naturales. Internet

Las bases militares norteamericanas, británicas, de la OTAN u otras en Iberoamérica: 1) Honduras: 1 – 2) Costa Rica: 1 – 3) El Salvador: 1 – 4) Cuba: 1 – 5) Puerto Rico: 1 – 6) Haití: 1 – 7) Panamá: 1 – 8) Colombia: 3 – 9) Perú: 1 – Países Bajos: 2 – 10) Paraguay: 1 – Malvinas: 1 – Argentina: 1 (China) – Antártida: varias.

Sumado a lo expresado precedentemente, habiendo siempre luchado por una conexión por las autopistas hídricas uniendo la Cuenca del Plata, con la Cuenca del Amazonas, Cuenca del Orinoco, Cuenca del Negro y sus salida al Mediterráneo Americano, una verdadera integración iberoamericana, la que disminuiría costos de productos transformados en competitivos ante el mundo entero; debemos incluir el rotundo fracaso de Argentina con la Hidrovía Paraná – Paraguay, al internacionalizar el Río Paraná, una vía navegable interior cuya soberanía exclusiva debe ser de Argentina.

Conclusiones:

  • Revisar el sistema de alianzas iberoamericanos con potencias extra continentales, como deber de estricta justicia, para obtener verdaderamente nuestra independencia, libertad y soberanía, las que hoy están en manos de maliciosos, denigrantes, vergonzosos y traidores acuerdos con piel de cordero con el lobo adentro, en este siniestro submundo del estado profundo.
  • Convenir un protocolo de Traición la Patria, en el que todos los países integrantes, se comprometen al bien supremo de todas las cosas, consolidado en un mismo modo de actuar: Independencia de toda potencia extra iberoamericana, libertad integral y soberanía comunitaria.
  • Cambio en el mapa geopolítico y estratégico en el marco de la unión iberoamericano.
  • Bases Militares extra Iberoamericanas: total 16 más las de la Antártida.
  • De los países que más despegaron en Iberoamérica, debemos separar: Uruguay y Paraguay con un crecimiento sin desarrollo del 4 % anual, en tanto que Bolivia y Perú, produjeron un Desarrollo sostenido del 4% anual por más de 14 años, Brasil, Colombia y Chile mantienen un desarrollo bajo 2/3% anual, Argentina en una decadencia descomunal por agresiones hibridas continentales y extra continentales a tal punto que se corre el riesgo de la disolución nacional.
  • En el Continente Americano los fenómenos geopolíticos de mayor relevancia son: el Canal de Nicaragua, las disputas por el Mar Austral con su proyección sobre la Antártida y las autopistas hídricas que se están implementando.
  • Debemos insistir en la urgente necesidad de una disuasión creíble con la reactivación de todas las fabricaciones militares de Iberoamérica, debidamente integradas coordinadamente.
  • En este sencillo análisis comparado de las actuales situación geopolíticas de interés iberoamericano.
  • Nos vemos en la obligación de reiterar que, en el caso argentino, diríamos que fue sometida a casi todas las tipologías de las guerras desde 1763 hasta el día de hoy y continúa; podemos citar algunos mínimos ejemplos emblemáticos como:
  • El intento británico – portugués de apoderarse del Río de la Plata en 1763, cuyo fracaso derivó en la toma de Montevideo por parte del gobernador de Buenos Aires, quedando los agresores sin base segura para organizar el ataque sobre Buenos Aires, debiendo volverse desahuciados.
  • Las más que conocidas invasiones inglesas de 1806 y 1807, que terminó en la rendición “incondicional” de los ingleses.
  • La invasión y apoderamiento de Malvinas por la fuerza en 1833 por parte del poder inglés.
  • En el año 1845, la batalla de la Vuelta de Obligado, que constituye el ataque de la flota anglo francesa más grande del mundo para la época, al Río de la Plata, la que habiendo obtenido la victoria militar, sucumbió ante el rechazo de la población civil, razón por la que perdieron la batalla debiendo retirarse derrotados, luego de ser nuevamente castigados al regreso de Asunción, en Angostura del Quebracho, Paso del Tonelero y San Lorenzo.
  • Los golpes de Estado desde 1930 a 1976, siempre detrás la siniestra habilidad anglosajona, con la finalidad de mantenernos como el “patio trasero” de EEUU o la “granja” británica, siendo el peor de todos, la “Revolución Fusiladora” de 1955 y su continuación en 1976; todos los golpes de Estado brindaron grandes ventajas a los anglosajones.
  • La guerra civil desatada contra los grupos subversivos o terroristas, los que no se analizan en esta ponencia, sino que fue planeada, organizada, dirigida, apoyada logística y financieramente por los británicos, según pruebas detectadas en su momento como: “Edward Heath, quien ocupó ese cargo entre 1970-74 y fuera el responsable directo del apoyo de armamento y municiones a montoneros. En ese último año, 1974, se descubrieron tres grandes embarques de armamentos clandestinos a Buenos Aires, el más notorio de los cuales fue el caso del súbdito y diplomático británico Mike Bishop, quien por valija diplomática intentó hacer ingresar al país 17.500 proyectiles calibre 9 mm., luego se descubrirían dos embarques más enviados vía aérea . . . “. Esto explicado por Fernando Javier Liebanes; esto y mucho más según mandato de marras por Winston Churchill en Yalta desde 1945.
  • Destrucción de la Industria Nacional, en especial desde 1955 a ésta parte, utilizando los traidores a la Patria de turno, como Issac Rojas, Onganía, Lanusse, Martinez de Hoz, Menem, Macri y tantos otros sumisos a los británicos y sus aliados.
  • El conflicto del Beagle de 1978, sometido “ingenuamente” por Lanusse a ser arbitrado por GB, provocado por el dictamen inglés a favor de Chile, con un claro objetivo estratégico de quitar a Argentina su soberanía en el Mar Austral, enfrentando a dos países limítrofes para sus propias ganancias. El traidor N° 1 en este conflicto fue el ex Presidente Lanusse que con acuerdo secreto con Chile, entrego la decisión del Canal Beagle a los británicos a sabiendas de los intereses anglosajones por Malvinas, el Mar Austral y su proyección Antártica.
  • La Batalla por Malvinas de 1982, cuya cúpula militar, cargada de ignorancia geopolítica, estratégica e incompetencia, fue manipulada por el binomio anglosajón para caer en la trampa de sus propios intereses; tal como lo expresó un analista chileno “Un soldado chileno sabe más de geopolítica que un general argentino», dolió pero es cierto.
  • Los vergonzosos, denigrantes, traidores e ilegales Acuerdo de Madrid I y II, firmados a espaldas del pueblo, de sus representantes que levantaron la mano en servil sumisión, que le brindan toda ganancia a los británicos y absolutamente nada a favor de Argentina ¿eso es un acuerdo o total entrega?; para justificar esta barbaridad histórica mundial, se modificó la Constitución Nacional Argentina, transformando la figura de traición a la Patria, con la finalidad de brindar total impunidad a los traidores a la Patria que favorecen a los poderes anglosajones.
  • Los poderes anglosajones siempre estuvieron en guerra contra Argentina por sus intereses puestos en la riquezas de nuestros recursos naturales y el posicionamiento estratégico de privilegio mundial; lamentablemente la masa del pueblo y sus funcionarios no saben sobre este tipo de guerras y se dejan “engañar” por ser “ingenuos” o por siniestros traidores a la Patria. ¡Argentina despierta que la disolución nacional está muy cerca! 

FUENTES DE CONSULTA: