Exclusivo para Dossier Geopolitico Por: Anthony Medina Rivas Plata Director de la Escuela Profesional de Ciencia Política y Gobierno UCSM

El puerto ruso de Kaliningrado ha cobrado importancia en las últimas semanas como consecuencia de la guerra ruso-ucraniana, la cual, sin visos de resolverse en las próximas semanas, empieza a involucrar cada vez más en ella a los países miembro de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN). El pasado viernes 17 de junio, la empresa estatal de trenes de Lituania anunció que impedirá el paso de bienes rusos sancionados por la Unión Europea (UE) hacia Kaliningrado. Esto ha enfurecido a los líderes del Kremlin, quienes indicaron que habrá ‘graves consecuencias’ para Lituania por generar el bloqueo de aproximadamente el 50% de productos que ingresan a dicho enclave ruso ubicado entre el sur lituano y el norte polaco.

Para el presidente Vladimir Putin, Kaliningrado es importante como un símbolo del regreso de Rusia al estatus de gran potencia a través de la expansión de su poder naval en el Mar Báltico. Como un territorio que había sido entregado a la República Soviética de Rusia durante la Guerra Fría, Kaliningrado permaneció bajo el control de Moscú incluso después de que sus fronteras quedaran aisladas del resto de Rusia cuando Lituania declaró su independencia luego de la desintegración de la URSS. En la Rusia post soviética de hoy, las preocupaciones de la UE y de la OTAN consisten en el uso estratégico que Putin puede darle a Kaliningrado en caso de un conflicto directo. 

Frente al interés de Suecia de incorporarse a la OTAN, los europeos sostienen que Rusia podría intentar apoderarse de manera preventiva de la isla de Gotland, siempre bajo el supuesto de que un ataque en territorio sueco no provocaría una respuesta inmediata de dicho bloque militar. De igual manera, se especula sobre la posibilidad de que, con el apoyo de Bielorrusia, unidades terrestres rusas logren controlar la brecha de Suwalki que conecta a Kaliningrado a través del territorio de Polonia. Esta acción aislará a los tres países bálticos (Lituania, Letonia y Estonia) del territorio OTAN a la vez que generaría un corredor directo desde Moscú hacia su puerto en el Báltico. A raíz de la invasión de Ucrania por parte de Rusia, su posición estratégica alrededor del Báltico (y en particular de Kaliningrado) ha venido atrayendo cada vez más atención por parte de los políticos occidentales. Sin embargo, también existen tensiones internas relacionadas con su posición de enclave. 

Esta es una región cuya historia anterior a 1945 estuvo siempre vinculada a los pueblos germánicos, no a los eslavos. Luego de la Segunda Guerra Mundial, y ya bajo control soviético, se promovió la expulsión masiva de la población alemana de Kaliningrado para ser reemplazada por colonos soviéticos. Ya bajo la URSS, se prohibió cualquier discusión sobre el pasado alemán de la región entre sus nuevos habitantes. Sin embargo, en la década de 1970, un puñado de intelectuales comenzó a expresar cierto interés en la historia post soviética de Kaliningrado. Tal interés en el pasado alemán de la región cobró impulso precisamente cuando la URSS se derrumbó. La apertura de los consulados de Alemania, Polonia y Lituania y de varios institutos culturales europeos luego de 1991 marcó un período durante el cual la UE desarrolló planes económicos ambiciosos para la región con la esperanza de que su prosperidad pudiera alentar una mayor integración de Rusia en las instituciones occidentales. Este resurgimiento del interés por el pasado alemán de la región culminó con la adopción del filósofo Immanuel Kant como héroe local, y la identificación de Kant con el Königsberg del siglo XIX. Königsberg era el nombre alemán original de Kaliningrado antes de la llegada de los soviéticos.

Las esperanzas de que Alemania apoyará la reconstrucción del puerto luego del fin de la Guerra Fría, llevaron a las élites intelectuales y empresariales de Kaliningrado a buscar una asociación más estrecha con las instituciones europeas. Estos vínculos también fueron fomentados por el mayor acceso de viajes hacia territorio europeo que se concedió a los habitantes de Kaliningrado, incluso a través de esquemas de acceso sin visa. Para preocupación de los funcionarios estatales en Moscú, a principios de la década de 2010, muchos habitantes de Kaliningrado afirmaban sentirse mucho más cercanos a la UE que a lo que llamaron el ‘continente’ ruso.

Estas particularidades de la relación de Kaliningrado con sus vecinos de la UE pronto fueron vistas por Putin como una amenaza para la posición estratégica de Rusia en el Báltico. En el año 2010, Kaliningrado fue escenario de protestas masivas que obligaron a Moscú a retirar a su candidato a gobernador regional, generándose una cada vez mayor presión sobre Rusia para mantener dicho territorio bajo su influencia. Como resultado del ‘Euromaidán’ ucraniano de 2014, Moscú cerró cualquier iniciativa diseñada para construir vínculos más estrechos entre Kaliningrado y el resto de Europa. Ya en 2020, las restricciones introducidas en respuesta a la pandemia del COVID-19, redujeron notoriamente el nivel de acceso de viajes a territorio europeo al que ya estaban acostumbrados los habitantes de Kaliningrado. De igual manera, desde la invasión de Ucrania, los esfuerzos del Kremlin para generar una atmósfera de entusiasmo nacionalista por la guerra se han dirigido particularmente a Kaliningrado en un esfuerzo por fomentar la hostilidad hacia los estados de la UE. Dado que dicha zona contiene una concentración tan grande de personal militar, este esfuerzo de propaganda ha encontrado resonancia entre los civiles locales que tienen fuertes vínculos con los soldados y marineros rusos directamente involucrados en operaciones militares en suelo ucraniano. 

Actualmente Kaliningrado está dividido debido a su fuerte influencia europea, siendo a su vez territorio ruso. Como enclave rodeado por territorio de la UE, Kaliningrado sigue estando mucho más expuesta al impacto cultural europeo que cualquier otra parte de Rusia. 

La mayor preocupación del Kremlin con respecto a Kaliningrado es el surgimiento de un potencial movimiento separatista apoyado por Polonia y Alemania para anexarse la zona en forma de ‘república independiente’ pro-occidental, teniendo como antecedente la separación de Kosovo de Serbia de 2008. Esta idea se ha convertido en un tema de discusión frecuente dentro del establishment ruso, quien considera que existen condiciones para algún tipo de enfrentamiento civil entre facciones de la población de la región como consecuencia de tensiones derivadas de presiones europeas.

Para la UE, los riesgos que rodean a Kaliningrado son difíciles de medir. La región ha permanecido en calma, ya que a pesar de la cada vez mayor influencia cultural europea, también existe un sentido de patriotismo ruso mezclado con un control político cada vez más firme del Kremlin sobre la zona. Sin embargo, la profundización de la crisis derivada de la guerra ruso-ucraniana, así como de las recientes acciones de Lituania, demuestran que Kaliningrado puede convertirse próximamente en un nuevo punto de conflicto geopolítico entre la UE/OTAN y Rusia.

Kaliningrado y el Corredor de Suwalki en Polonia

“EL BARCO DE LA MULTIPOLARIDAD PARTIÓ… NO HAY MARCHA ATRÁS” Es la frase central de la columna del Club de La Pluma, del director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, extraída del discurso del presidente ruso Vladimir Putin, en el foro económico de San Petersburgo, que derivó además, en la sentencia de que “La unipolaridad norteamericana ha finalizado.” 

Todo ello en una semana en que en Europa se agudizó la crisis energética, económica y política con una gigantesca manifestación en Bruselas y que el conflicto de Ucrania resulta cada día más desastroso para Occidente. También resalta Carlos, que el presidente de China, Xi Jinping, se comunicó telefónicamente con Putin, para darle todo su apoyo en el camino de reforzar su postura soberanista. 

Y entrando en geopolítica, nos asegura que ”somos observadores privilegiados” del momento bisagra de la historia, marcado por esta cumbre de los «BRICS Ampliados» de San Petersburgo, acompañada en paralelo de múltiples eventos de cooperación económica, y con la mayoría de las potencias emergentes apoyando la multipolaridad como sistema de gobernanza internacional, lo que evidencia el franco retroceso del G7 y G20. Además, analiza la particularidad de La India, que debe definirse sobre el posicionamiento internacional que ha de tomar. 

La repercusión mundial de este cónclave ha sido tan abrumadora que ni siquiera el poderoso aparato mediático de Occidente pudo censurarla. Fueron decisiones tan importantes como revolucionarias, que dieron la vuelta al mundo por su propia trascendencia.

Medidas tales como:

 -Profundizar el modelo “Sur Global” en detrimento del norte anglosajón.

-Incrementar la integración euroasiática y africana, y la interacción con América Latina.

-Crear mecanismos de pagos con monedas locales, evitando el uso del dólar.

-Reemplazar el Swift, la mayor herramienta financiera global de Estados Unidos.

-Crear de nueva Agencia de Calificación que suplantará su similar de Occidente, creada solo para imponer sus intereses.

-Aumentar la construcción de una cadena propia de valores y de suministros.

-Confirmar las gigantescas inversiones en infraestructura, por parte de India y China, en los miembros más pequeños de la región.

-Consolidar una nueva estructura económica mundial de intercambio, a través de gigantescas infraestructuras, tanto de rutas, de aeropuertos, de ferrocarriles, de logística, de puertos, y de rutas fluviales y marítimas. 

Y es en este nuevo escenario del BRICS, donde acaba de ingresar Argentina junto a Brasil, los dos mayores países de la región, dónde se le presenta a Sudamérica una oportunidad histórica de participar en la nueva reconfiguración global con voz y voto y en un momento dónde soplan fuertes vientos de cambios políticos en todo el subcontinente. 

Y no sólo se trata de ser parte de la nueva RUTA DE LA SEDA y de la estrategia de bases y puertos del COLLAR DE PERLAS, sino de hacerlo con pleno derecho, en una estructura centralizada y encabezada por las más importante potencias económicas del mundo, como China, India y Rusia. En un nuevo eje integracionista, más allá de la ideología, basado en las necesidades y las potencialidades de cada uno y que nos acerca la posibilidad, por primera vez en mucho tiempo, a la recreación del sueño de la PATRIA GRANDE.

Eduardo Bonugli (Madrid, 26/06/22)

Presidente de la Republica Argentina Alberto Fernandez solicita la incorporacion a los BRICS
XIV Reunion de los BRICS

EXCLUSIVA: Estados Unidos amplía el intercambio de inteligencia con los saudíes en la operación de Yemen

Por Mark Hosenball , Phil Stewart , Warren Strobel

WASHINGTON (Reuters) – Estados Unidos está ampliando su intercambio de inteligencia con Arabia Saudita para proporcionar más información sobre posibles objetivos en la campaña aérea del reino contra las milicias hutíes en Yemen, dijeron funcionarios estadounidenses a Reuters.

El aumento de la asistencia se produce cuando dos semanas de implacables ataques aéreos de los saudíes y otros aliados del Golfo Pérsico han fracasado en gran medida en detener los avances de las fuerzas hutíes vinculadas a Irán.

Los funcionarios estadounidenses dijeron que la asistencia ampliada incluye datos confidenciales de inteligencia que permitirán a los saudíes revisar mejor los objetivos del reino en los combates que han matado a cientos y desplazado a decenas de miles desde marzo.

“Hemos abierto un poco más la apertura con lo que compartimos con nuestros socios saudíes”, dijo un funcionario estadounidense.

“Los estamos ayudando a tener una mejor idea del campo de batalla y el estado del juego con las fuerzas Houthi. También estamos ayudando a identificar áreas de ‘no ataque’ que deben evitar” para minimizar las bajas civiles, dijo el funcionario.

El aliado de Estados Unidos, Arabia Saudita, está preocupado de que la violencia pueda extenderse más allá de la frontera que comparte con Yemen, y también está preocupado por la influencia del Irán chiíta, que ha negado las acusaciones de Arabia Saudita de que ha brindado apoyo militar directo a los hutíes.

Estados Unidos, cuya lucha contra los militantes de Al Qaeda en Yemen ha sufrido un duro revés por la toma de la capital Sanaa por parte de los hutíes y el derrocamiento del gobierno anterior, ha evitado un papel directo en el empeoramiento del conflicto. Todavía no llegará a elegir objetivos para los saudíes, dijeron los cuatro funcionarios estadounidenses, que hablaron bajo condición de anonimato.

Pero Washington se ha visto presionado a hacer más para ayudar a la alianza liderada por Arabia Saudita, que teme que el avance de los hutíes esté expandiendo la influencia del archienemigo Irán a su frontera.

Las preocupaciones sauditas sobre la creciente influencia iraní también se han visto acentuadas por las conversaciones nucleares entre Teherán y las potencias mundiales que podrían resultar en un acuerdo para el 30 de junio que elimine las sanciones punitivas sobre el país.

Un alto diplomático estadounidense dijo a principios de esta semana que Washington estaba acelerando el suministro de armas y reforzando el intercambio de inteligencia con la alianza liderada por Arabia Saudita. El Pentágono ha dicho que está comenzando el reabastecimiento aéreo de aviones de la coalición árabe, aunque fuera del espacio aéreo yemení.

Hasta hace unos días, el apoyo de inteligencia de EE. UU. se limitaba a examinar la información de objetivos saudíes para tratar de afirmar su precisión, dijeron funcionarios estadounidenses y saudíes.

El papel de EE. UU. ahora se ha ampliado en tamaño y alcance, lo que implica una «verificación» más detallada de la información sobre objetivos preparada por los saudíes, con un interés particular en ayudar a los saudíes a evitar víctimas civiles, según los funcionarios estadounidenses.

La Casa Blanca y el Pentágono no comentaron específicamente cuando se les preguntó sobre el intercambio de inteligencia ampliado.

“Estados Unidos está proporcionando a nuestros socios la inteligencia necesaria y oportuna para defender a Arabia Saudita y responder a otros esfuerzos para apoyar al gobierno legítimo de Yemen”, dijo Alistair Baskey, portavoz de la Casa Blanca.

BARRERAS LEGALES

Los grupos de ayuda han dicho que los ataques saudíes, que comenzaron el 25 de marzo, han causado muchas muertes de civiles, incluido un ataque del 30 de marzo contra un campo de refugiados controlado por los hutíes en el norte de Yemen que, según la Organización Internacional para las Migraciones, mató a 40 personas. Altos funcionarios saudíes han culpado de tales incidentes a los propios hutíes.

La campaña aérea dirigida por Arabia Saudita tiene como objetivo hacer retroceder las ganancias territoriales de los hutíes y reinstalar al presidente yemení Abd-Rabbu Mansour Hadi, quien huyó del país.

Si bien la Casa Blanca anunció el apoyo de la inteligencia estadounidense poco después de que comenzara la operación, los funcionarios estadounidenses dijeron que el intercambio de datos había sido extremadamente mínimo en los primeros días de la campaña. Eso se debe en parte a las barreras legales, dijeron los funcionarios.

Si bien Estados Unidos ha usado fuerza letal contra una rama de Al Qaeda en Yemen, no se considera en guerra con los hutíes. Algunos funcionarios dijeron que el análisis de la administración estadounidense es que carece de la capacidad, según las leyes estadounidenses e internacionales, para colaborar con los saudíes en una ofensiva contra los hutíes.

Baskey dijo que las acciones de Estados Unidos eran “totalmente consistentes con los requisitos legales nacionales e internacionales aplicables”.

El subsecretario de Estado, Antony Blinken, habló en términos generales sobre la cooperación ampliada durante una visita a Riad el lunes, sin revelar detalles.

“Arabia Saudita está enviando un fuerte mensaje a los hutíes y sus aliados de que no pueden invadir Yemen por la fuerza”, dijo Blinken.

“Como parte de ese esfuerzo, hemos acelerado las entregas de armas, hemos aumentado nuestro intercambio de inteligencia y hemos establecido una célula de planificación de coordinación conjunta en el centro de operaciones de Arabia”, agregó.

Estados Unidos ha enviado un equipo de coordinación militar de 20 miembros para interactuar con los aliados del Golfo, dirigido por el general de división de la Marina Carl Mundy. La asignación de un general de dos estrellas facilitará las interacciones con otros funcionarios de alto rango de otras naciones, dijeron funcionarios estadounidenses.

Estados Unidos inició esta semana vuelos diarios de reabastecimiento de combustible aire-aire de aviones de combate de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos.

Pero incluso con sus vuelos de reabastecimiento de combustible, Estados Unidos muestra cautela: realiza los vuelos fuera del espacio aéreo yemení y solicita reembolsos financieros a los aliados.

Todavía no está claro cómo planea Estados Unidos acelerar la entrega de bombas y kits de orientación a sus aliados.

Una persona familiarizada con el asunto, que habló bajo condición de anonimato, dijo que Estados Unidos podría acelerar los envíos a los Emiratos Árabes Unidos, lo que también podría ayudar a reabastecer a Arabia Saudita.

Editado por Stuart Grudgings

Our Standards: The Thomson Reuters Trust Principles. 

https://www.reuters.com/article/us-usa-saudi-yemen-exclusive/exclusive-u-s-expands-intelligence-sharing-with-saudis-in-yemen-operation-idUSKBN0N129W20150410

Occidente apoya esta «guerra»

¿De verdad Estados Unidos no está en guerra en Ucrania?

Por Bonnie Kristian – periodista e integrante de Defense Priorities, un centro de pensamiento sobre política exterior. Publicado en The New York Times

En el periodo de más de tres meses de la invasión rusa en Ucrania, el gobierno de Biden ha dicho muchas cosas sobre la guerra. Tuvo que desdecirse de algunas de ellas casi de inmediato, como cuando resultó que la afirmación del presidente Biden de que Vladimir Putin no puede permanecer en el poder no era un llamado al cambio de régimen. En otros puntos, su retórica se ha intensificado con el paso del tiempo: en marzo, el objetivo de Estados Unidos era ayudar a Ucrania a defenderse; para finales de abril, “debilitar” a Rusia.

Eso sí, hay una declaración del gobierno que ha sido muy consistente: Estados Unidos no entrará en guerra con Rusia a causa de Ucrania.

“No buscamos que haya guerra entre la OTAN y Rusia”, escribió el presidente Biden en The New York Times a finales de mayo. “A pesar de mi gran desacuerdo con Putin y de que sus acciones me parecen indignantes, Estados Unidos no intentará provocar su destitución en Moscú. Mientras Estados Unidos o nuestros aliados no sean atacados, no participaremos en este conflicto de manera directa, ni enviando tropas estadounidenses a luchar en Ucrania ni atacando a las fuerzas rusas”.

Gran parte de los elogios y de la crítica de la política de Biden en Ucrania aceptan su versión de los hechos. Pero lo que me pregunto es si los estadounidenses podremos identificar con toda confianza en qué momento comenzamos a participar en una guerra.

La historia cuenta de varios presidentes que, a pesar de haber insistido en que no tenían ninguna intención de participar en una guerra, un buen día lo hicieron. “Nos mantuvo fuera de la guerra”, decía el eslogan de la campaña de reelección del presidente Woodrow Wilson en 1916; no obstante, Wilson nos condujo a la Primera Guerra Mundial tan solo a un mes de haber iniciado su segundo mandato, justo después de describir la intervención estadounidense como inevitable.

Durante la campaña presidencial de 1964, el presidente Lyndon B. Johnson prometió que no iba a “enviar a jóvenes estadounidenses a 15.000 o 16.000 kilómetros de casa para hacer lo que los jóvenes asiáticos deberían estar haciendo por sí mismos”. Pero en febrero de 1965, a solo un mes de su toma de posesión, Johnson autorizó la campaña de bombardeos conocida como operación Rolling Thunder. Un mes más tarde, había “jóvenes estadounidenses” en Vietnam.

Esa historia ilustra la incierta vida de anaquel de las promesas presidenciales (quizá todavía más en época electoral) de mantenernos fuera de una guerra: aunque sean ciertas en el momento en el que las hacen, nada nos garantiza que se mantengan en el futuro.

Con todo y esta incertidumbre, al menos en el caso de la Primera Guerra Mundial y de Vietnam, el cambio de no participar en la guerra a participar en ella fue patente, y todos los estadounidenses supieron en qué momento ocurrió ese cambio. Como la línea divisoria era muy clara, los presidentes podían hacer promesas honestas de mantenerse al margen de la guerra, y los ciudadanos podían decir exactamente cuándo se habían roto esas promesas.

El problema en décadas recientes, en especial después de los ataques del 11 de septiembre, es que hemos pasado a un modelo de conflictos armados perpetuos, en que las delimitaciones en cuanto a cronología, geografía y propósitos son ambiguas. La línea entre lo que se considera guerra y lo que no es muy tenue, por lo que es mucho más difícil identificar en qué momento pasamos de un estado al otro.

Esto se debe en parte a los avances tecnológicos, como la guerra de drones y los ciberataques, que permiten cometer en otros países actos que en otras circunstancias se considerarían acciones de guerra (asesinar a adversarios, destruir edificios, afectar instalaciones nucleares) sin que un solo soldado estadounidense abandone el territorio estadounidense. También tiene que ver con la función ejecutiva de la guerra: aunque el Congreso no ha hecho una declaración formal de guerra desde 1942, varios presidentes han aprovechado las amplias facultades para el caso de guerra otorgadas a George W. Bush en 2002, que le permitieron autorizar el uso de la fuerza militar.

¿Podría decirse que estamos en guerra en Pakistán o Somalia, por ejemplo, donde hemos emprendido ataques con drones contra Al Qaeda, el Estado Islámico y los militantes talibanes en Pakistán desde 2004 y contra Al Shabab en Somalia desde 2011? ¿Estamos en guerra en Níger, lugar al que se enviaron fuerzas estadounidenses y donde cuatro soldados estadounidenses fueron asesinados en una emboscada en octubre de 2017?

Estados Unidos nunca ha anunciado formalmente su participación en la guerra civil en Yemen, pero una coalición dirigida por los sauditas asesinó a civiles con ojivas nucleares fabricadas en Estados Unidos y seleccionó objetivos con ayuda de los estadounidenses.

Nuestro papel en el conflicto en Yemen, que ya cumplió siete años, ha sido de tal importancia que muchos expertos están convencidos de que, sin nuestra presencia, la coalición encabezada por los sauditas intentaría llegar a un acuerdo de paz. Ha sido de tal importancia que los legisladores estadounidenses, incluida una mayoría bipartidista de senadores en 2019 y los representantes Pramila Jayapal, demócrata por Washington, y Peter DeFazio, demócrata por Oregon, este año, lo catalogaron como una contravención al Artículo I de la Constitución, que le otorga al Congreso poderes para declarar la guerra, y a la Resolución de Poderes de Guerra, de 1973, que delimita con toda claridad, en cuanto a naturaleza y plazos, las acciones militares ordenadas por el presidente.

Esos legisladores llegaron a la conclusión de que cruzamos la línea en Yemen, aunque no quede muy claro dónde está esa línea. 

Y lo que hicimos en Yemen se parece mucho a lo que estamos haciendo en Ucrania. El mes pasado, información filtrada por funcionarios estadounidenses reveló que Estados Unidos ayudó a Ucrania a asesinar a generales rusos y atacar un buque de guerra de ese país, y Biden autorizó un paquete de ayuda de 40.000 millones de dólares para Ucrania, que en gran parte se destinará a ayuda militar como armamento e intercambio de inteligencia. El proyecto de ley, que Jayapal y DeFazio votaron a favor de aprobar, se suma a otros miles de millones de dólares de apoyo militar. El gobierno de Biden también anunció este mes que enviará a Ucrania sistemas de cohetes que, en teoría, podrían alcanzar objetivos dentro del territorio de Rusia, y se ha informado que planea venderle al gobierno ucraniano cuatro drones que pueden armarse con misiles Hellfire.

¿Estamos en guerra en Ucrania? Si estuviéramos en la posición del otro, si las autoridades rusas admitieran haber ayudado a asesinar a algunos generales estadounidenses o hundir un buque de la fuerza naval de Estados Unidos, dudo que nos parecería una situación ambigua. Por lo menos deberíamos decir que lo que Estados Unidos está haciendo en Ucrania no es no estar en guerra. Si hasta ahora hemos evitado decir que es una guerra, y podemos seguir haciéndolo, solo es porque la definición de esa palabra se ha vuelto poco clara.

Bonnie Kristian (@bonniekristian) es autora del libro de próxima publicación Untrustworthy: The Knowledge Crisis Breaking Our Brains, Polluting Our Politics, and Corrupting Christian Community. Es columnista de Christianity Today e investigadora en el centro de pensamiento sobre política exterior Defense Priorities.

NdR: GEOPOLITICA: “En este articulo Escobar describe cómo se están construyendo en Eurasia las bases del nuevo orden multipolar, con la formación de instituciones u organizaciones internacionales que se entrelazan entre sí y que van a ir reemplazando las viejas y obsoletas instituciones surgidas luego de Yalta, Potsdam y Bretton Woods y que han sido hasta ahora las que le dieron durante 70 años marco y sustento al orden mundial presidido por occidente que hoy en versión «unipolar» fenece. Se está cambiado el orden «basado en normas y reglas» inventado por EEUU por una compleja y difícil configuración de un mundo multipolar (post-unipolar) que va emergiendo, y esto se está realizando en Eurasia y se proyecta hacia el continente africano e Iberoamericano, al Sur Global. Y esto sucede frente a la «autodestrucción» del occidente presidido por EEUU y ante nuestros ojos. Creo entonces que es necesario que tratemos de «ver» cotidianamente un poco más hacia el «oriente», a Eurasia, y dediquemos un poco de nuestro esfuerzo al análisis y estudio de lo ahí está sucediendo, que es muy importante para nuestro presente y futuro y escapemos un poco a la lógica frustrante y destructiva de la agenda que nos está marcando diariamente la «dictadura mediática occidental». Tenemos el privilegio de estar asistiendo a un «cambio de época» Dr. Antonio M. Mitre Colaborador de Dossier Geopolitico

EXILIO EN LA CALLE PRINCIPAL: EL SONIDO DEL MUNDO UNIPOLAR SE DESVANECE.

El futuro orden mundial, ya en marcha, estará formado por fuertes estados soberanos. El barco ha zarpado. No hay marcha atrás.

Por Pepe Escobar 22 de junio

Vayamos al grano y entremos en el Top Ten de Putin de la Nueva Era, anunciado por el presidente ruso en vivo en el foro de San Petersburgo  para el Norte y el Sur Global.

La era del mundo unipolar ha terminado.

La ruptura con Occidente es irreversible y definitiva. Ninguna presión de Occidente lo cambiará.

Rusia ha renovado con su soberanía. El reforzamiento de la soberanía política y económica es una prioridad absoluta.

La UE ha perdido por completo su soberanía política. La crisis actual muestra que la UE no está preparada para desempeñar el papel de un actor independiente y soberano. Es solo un conjunto de vasallos estadounidenses privados de cualquier soberanía político-militar.

La soberanía no puede ser parcial. O eres un soberano o una colonia.

El hambre en las naciones más pobres estará en la conciencia de Occidente y de la euro democracia.

Rusia suministrará cereales a las naciones más pobres de África y Oriente Medio.

Rusia invertirá en desarrollo económico interno y reorientación del comercio hacia naciones independientes de EE.UU.

El futuro orden mundial, ya en marcha, estará formado por fuertes estados soberanos.

El barco ha zarpado. No hay marcha atrás.

¿Cómo se siente, para el Occidente colectivo, estar atrapado en un huracán de fuego cruzado? Bueno, se vuelve más devastador cuando agregamos a la nueva hoja de ruta lo último en el frente de la energía.

El CEO de Rosneft, Igor Sechin, en San Petersburgo, enfatizó que la crisis económica mundial está cobrando impulso no debido a las sanciones, sino exacerbada por ellas; Europa “comete un suicidio energético” al sancionar a Rusia; las sanciones contra Rusia han acabado con la tan elogiada “transición verde”, ya que ya no es necesaria para manipular los mercados; y Rusia, con su vasto potencial energético, “es el Arca de Noé de la economía mundial”.

Por su parte, el CEO de Gazprom, Alexey Miller, no podría ser más mordaz sobre la fuerte caída en el flujo de gas a la UE debido a la negativa y/o incapacidad de Siemens para reparar el motor de bombeo del Nord Stream 1: “Bueno, por supuesto, Gazprom se vio obligado reducir el volumen de suministro de gas a Europa en un 20%+. Pero ya sabes, los precios no han aumentado más de un 20 %, ¡sino varias veces! Por lo tanto, lo siento si digo que no nos sentimos ofendidos por nadie, no estamos particularmente preocupados por esta situación”.

Si esta sobremarcha del dial de dolor no fue suficiente para lanzar al Occidente colectivo, o a la OTAN, a la histeria terminal, entonces el agudo comentario de Putin sobre la posibilidad de permitir que el Sr. Sarmat presente su tarjeta de presentación a los «centros de toma de decisiones en Kiev», aquellos que están ordenando el actual bombardeo y matanza de civiles en Donetsk definitivamente funcionó:

“En cuanto a las líneas rojas, permítanme que me las guarde, porque esto significará acciones bastante duras en los centros de toma de decisiones. Pero esta es un área que no debe revelarse a personas ajenas al liderazgo político-militar del país. Aquellos que merecen acciones apropiadas de nuestra parte deben sacar una conclusión por sí mismos: lo que pueden enfrentar si cruzan la línea”.

Cariño, por favor, deja de derrumbarte

Alastair Crooke ha descrito magistralmente  cómo el zugzwang colectivo de Occidente lo deja dando vueltas, aturdido y confundido. [Publicado por Dossier Geopolitico el 22/6/2022: https://dossiergeopolitico.com/2022/06/22/5295/ ].  Ahora examinemos el estado del juego en el lado opuesto del tablero de ajedrez, centrándonos en la cumbre del BRICS este jueves en Beijing.

Tanto como la Iniciativa de la Franja y la Ruta (BRI), la Organización de Cooperación de Shanghái (SCO), la Unión Económica de Eurasia (EAEU) y la ASEAN, ahora es el momento de que un BRICS revitalizado intensifique su juego. En conjunto, estas son las organizaciones/instrumentos clave que trazarán los caminos hacia la era post-unipolar.

Tanto China como India (que entre ambas fueron las mayores economías del mundo durante siglos antes del breve interregno colonial occidental) ya están cerca y cada vez más cerca del “Arca de Noé de la economía mundial”.

El G20, rehenes de la estafa FIRE definida por Michael Hudson y que es el núcleo del casino neoliberal financiarizado, se está desvaneciendo lentamente, mientras que un potencial nuevo G8 aumenta: y eso está directamente conectado con la expansión BRICS, uno de los temas clave de cumbre de esta semana. Un BRICS ampliado con una configuración G8 paralela está destinado a superar fácilmente al centrado en Occidente en importancia, así como en PIB por paridad de poder adquisitivo (PPA).

BRICS en 2021 ya agregó a Bangladesh, Egipto, Emiratos Árabes Unidos y Uruguay a su Nuevo Banco de Desarrollo (NDB). En mayo, en debates a nivel de cancillería, Argentina, Egipto, Indonesia, Kazajstán, Nigeria, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Senegal y Tailandia se sumaron a los 5 miembros de BRICS. Los líderes de algunas de estas naciones estarán conectados a la cumbre de Beijing.

BRICS juega un juego completamente diferente al G20. Apuntan a las bases, y se trata de “construir confianza” lentamente, un concepto muy chino. Están creando una agencia de calificación crediticia independiente, lejos de la raqueta angloamericana, y profundizando en un acuerdo de reservas de divisas. El NDB, incluidas sus oficinas regionales en India y Sudáfrica, ha estado involucrado en cientos de proyectos. El tiempo dirá: un día el NBD hará superfluo al Banco Mundial.

Las comparaciones entre los BRICS y el Quad, un brebaje estadounidense, son tontas. Quad es solo otro mecanismo burdo para contener a China. Sin embargo, no hay duda de que India pisa el territorio de los equilibristas, ya que es miembro tanto de BRICS como de Quad, y tomó una decisión muy equivocada de abandonar la Asociación Económica Integral Regional (RCEP), el acuerdo de libre comercio más grande del planeta, optando en su lugar, adherirse al Marco Económico del Indo-Pacífico (IPEF, por sus siglas en inglés) estadounidense.

Sin embargo, India, a largo plazo, hábilmente guiada por Rusia, está siendo dirigida a encontrar un terreno común esencial con China en varios temas clave.

El BRICS, especialmente en su versión BRICS+ ampliada, está destinado a aumentar la cooperación en la construcción de cadenas de suministro verdaderamente estables y un mecanismo de liquidación para el comercio de recursos y materias primas, que inevitablemente tiene que basarse en monedas locales. Entonces se abrirá el camino para el Santo Grial: un sistema de pago BRICS como una alternativa creíble al dólar estadounidense armado y al SWIFT.

Mientras tanto, un torrente de inversiones bilaterales tanto de China como de la India en el sector de la fabricación y los servicios en torno a sus vecinos seguramente impulsará a los jugadores más pequeños tanto en el sudeste asiático como en el sur de Asia: piense en Camboya y Bangladesh como engranajes importantes en una gran rueda de suministro.

Yaroslav Lissovolik ya había propuesto un concepto BEAMS como el núcleo de este impulso de integración BRICS, uniendo “las iniciativas clave de integración regional de las economías BRICS como BIMSTEC, EAEU, el acuerdo de libre comercio ASEAN-China, Mercosur y SADC/SACU”.

Es solo (BRICS) rock and roll

Ahora Beijing parece ansioso por promover “un formato inclusivo para el diálogo que abarque todas las principales regiones del Sur Global agregando las plataformas de integración regional en Eurasia, África y América Latina. En el futuro, este formato puede ampliarse aún más para incluir otros bloques de integración regional de Eurasia, como el CCG, la UEEA y otros”.

Lissovolik señala que el camino ideal a partir de ahora debería ser “una mayor inclusión de BRICS a través del marco BRICS+ que permita que las economías más pequeñas que son los socios regionales de BRICS tengan voz en el nuevo marco de gobernanza global”.

Antes de dirigirse al foro de San Petersburgo en video, el presidente Xi llamó personalmente a Putin para decirle, entre otras cosas, que China la respalda en todos los temas de «soberanía y seguridad». También, inevitablemente, discutieron la relevancia del BRICS como una plataforma clave hacia el mundo multipolar.

Mientras tanto, el Occidente colectivo se sumerge cada vez más en la vorágine. Una manifestación nacional masiva de sindicatos el lunes pasado paralizó Bruselas, la capital de la UE y la OTAN, cuando 80,000 personas expresaron su enojo por el aumento y el aumento del costo de vida; llamó a las élites a “gastar dinero en salarios, no en armas”; y gritaron al unísono “Alto a la OTAN”.

Es zugzwang de nuevo. Las “pérdidas directas” de la UE, como subrayó Putin, provocadas por la histeria de las sanciones, “podrían superar los 400.000 millones de dólares al año”. Las ganancias energéticas de Rusia han alcanzado niveles récord. El rublo está en un máximo de 7 años frente al euro.

Es increíble que posiblemente el artefacto cultural más poderoso de toda la era de la Guerra Fría y la supremacía occidental, los perennes Rolling Stones, esté actualmente de gira por una UE «atrapada en un huracán de fuego cruzado». En cada programa tocan, por primera vez en directo, uno de sus primeros clásicos: ‘Out of Time’.

Suena como un réquiem. Así que cantemos todos, «Baby baby baby / you’re out of time», como Vladimir «it’s a gas, gas, gas» Putin y su compinche Dmitry «Under My Thumb» Medvedev parecen ser los muchachos que realmente obtienen sus rocas apagado. Es solo rock’n roll (BRICS), pero nos gusta.

«SI NO PONEMOS FIN A LA GUERRA, LA GUERRA ACABARÁ CON NOSOTROS»

Por Alastair Crooke  13 de junio

Europa ahora está atrapada «hasta las agallas» con sanciones económicas de gran alcance contra Rusia, y es incapaz de enfrentar las consecuencias.

Emmanuel Macron irritó a mucha gente (tal como lo hizo Kissinger en el WEF), cuando dijo: ‘no debemos humillar a Vladimir Putin’, porque debe haber un acuerdo negociado. Esta ha sido la política francesa desde el principio de esta saga. Más importante aún, es la política franco-alemana y, por lo tanto, puede terminar como la política de la UE también.

La calificación ‘puede’ es importante: como en la política de Ucrania, la UE está más dividida que durante la Guerra de Irak. Y en un sistema (el sistema de la UE) que insiste estructuralmente en el consenso (por mucho que sea un consenso), cuando las heridas son profundas, la consecuencia es que un problema puede paralizar todo el sistema (como ocurrió en el período previo a la guerra de Irak). En todo caso, las fracturas en Europa hoy en día son más amplias y enconadas (es decir, exacerbadas por la aplicación del Estado de derecho).

Si bien la etiqueta ‘realista’ ha adquirido (en las circunstancias actuales) la connotación de ‘apaciguamiento’, lo que Macron simplemente está diciendo es que Occidente no puede, y no mantendrá, su nivel actual de apoyo a Ucrania indefinidamente. La política se está entrometiendo en todos los estados europeos. En Alemania, en Francia y también en Italia, hay un cuerpo de opinión en contra de la participación continua en el conflicto. Simplemente, el choque de trenes económicos que se avecina se está volviendo demasiado evidente y amenazante.

Es posible que el duro viaje de Boris Johnson en el reciente voto de confianza en el Comité de 1922 no haya estado relacionado explícitamente con Ucrania, pero las acusaciones subyacentes de las políticas Net Zero de Johnson (vistas por los votantes conservadores como socialismo sigiloso), la inmigración y el aumento del costo de vida, sin embargo, ciertamente fueron.

Por supuesto, ‘una golondrina no hace verano’. Pero el dramático colapso de Johnson en la posición popular, como resultado de su beligerancia económica hacia Rusia, está haciendo que el liderazgo europeo dé un vuelco. “Estamos viendo pánico en Europa debido a Ucrania”, comentó el presidente Erdogan.

Lo que es notable es que, a pesar de la adopción de Macron de la «autonomía estratégica europea» al pedir un acuerdo, puede estar más cerca de Washington que los halcones de Londres. Sí, al principio, la palabra ‘acuerdo’ estaba vagamente presente en el discurso estadounidense, pero luego siguió un largo paréntesis en el que, durante unos dos meses y medio, la narrativa se convirtió únicamente en la necesidad de hacerle sangrar la nariz a Putin.

El estado de ánimo de los EE. UU., la narrativa, está cambiando, aparentemente reconciliado con más malas noticias militares que emanan de Ucrania (incluso con el casi neoconservador Edward Luttwak tirando la toalla, diciendo que Rusia ganará y que Donbass debería tener algo que decir sobre su propio destino).

Así como la adopción de Ucrania por parte de Johnson se ve como un intento desesperado por recuperar el legado de la Guerra de las Malvinas de Margaret Thatcher (Thatcher enfrentó una inflación creciente y una creciente ira interna en su agenda, sin embargo, el conflicto victorioso sobre Argentina en 1982 ayudó a impulsarla a la reelección) “Hablar de la crisis de Ucrania proporcionando un ‘momento de las Malvinas’ para Johnson, sin embargo, es simplemente una tontería para los conservadores desesperados”, escribió Steven Fielding , profesor de historia política en la Universidad de Nottingham. También puede resultar ‘oro de los tontos’ para Bruselas.

Si hay algo que decir sobre el llamado de Macron a un acuerdo, es que incluso un acuerdo de alto el fuego limitado, que probablemente es lo que Macron tiene en mente, no sería factible en esta atmósfera occidental tóxica y polarizada. En resumen, Macron está ‘sobre sus esquís’. Los patos (para mezclar metáforas) primero necesitan alinearse:

Estados Unidos tendría que retroceder con su vicioso meme de ‘odio a Putin’. Tendrían que cambiar el mensaje a un ‘giro’ sobre la ‘ganancia’ que podría ser inherente a hablar con Putin, de lo contrario, el acto mismo de hablar con el ‘malvado Putin’ resultará contraproducente en una avalancha de acritud pública. Macron acaba de probar esto.

Ya ha comenzado un cierto reinicio (ya sea por diseño o por aburrimiento del lector). Las noticias de Ucrania difícilmente califican el trato ‘por encima del pliegue’ en los medios de EE.UU. hoy en día. Las búsquedas y enlaces de ‘guerra’ de Google han caído por un precipicio. En cualquier caso, el Partido Demócrata claramente necesita concentrarse en los temas internos, la inflación, las armas de fuego y el aborto, los temas que dominarán las elecciones intermedias.

Aquí está la cosa. La UE claramente está fracturada, pero también lo están las élites de seguridad estadounidenses. Tal vez se prefiera un estancamiento prolongado, una guerra de desgaste, manteniendo tanto a Rusia como a Europa occidental comprometidos entre sí (sobre todo por un Biden emocionalmente comprometido) a un ‘acuerdo’, pero es posible que una guerra larga ya no esté disponible (si, como sugiere Luttwak, Rusia pronto ganará).

Y Biden, si optara por intentar un ‘acuerdo’ sobre Ucrania, ¿podría mantener, políticamente, algo menos que un acuerdo tergiversado como una clara ‘victoria’ de EE.UU.? ¿Es esa una opción ahora? Casi seguro que no. Moscú no está de humor.

¿Una oferta de conversaciones de Biden contendría incluso un núcleo de valor para considerar desde una perspectiva rusa? Casi seguro que no. Si no, ¿qué hay entonces para hablar?

Moscú dice que está abierto a conversaciones con Kiev. El Kremlin, sin embargo, no está buscando una ‘salida’ (la opinión pública está totalmente en contra). Llámelo ‘conversaciones’, si quiere, pero una mejor traducción podría ser que Moscú está listo para aceptar el ‘documento de rendición’ de Zelensky bajo la rúbrica de ‘conversaciones’: no ​​es una ‘ganancia’ fácil para un equipo Biden promocionar a un electorado estadounidense escéptico.

Por lo tanto, en cierto sentido, esta fórmula de ‘larga guerra de desgaste’ tiene cierto ‘fracaso’ incorporado, ya que no fue el desgaste militar, sino la guerra financiera lo que se configuró como la capacidad de ‘primer ataque’ de Occidente. El “rublo se convertiría en escombros” casi de inmediato, ya que la guerra económica de espectro completo colapsó estructuralmente a Rusia (derribando su voluntad de luchar en Ucrania). Se esperaba que la advertencia a China (y otros como India) fuera dura.

Al menos ese era el plan de antes de la guerra. La acción militar nunca tuvo la intención de ser el «trabajo pesado» para aplastar a Rusia, sino más bien actuar como un amplificador del descontento interno mientras la economía de Rusia se derrumbaba bajo sanciones sin precedentes. Nunca se suponía que una insurgencia de Donbas, planeada y preparada durante ocho años, tendría un «papel estelar», precisamente porque EE. UU. siempre imaginó que era probable que las fuerzas rusas finalmente prevalecieran. No obstante, se convirtió en «el único juego de la ciudad».

Pero la guerra financiera, en la que se basaron las esperanzas de un rápido colapso ruso, no solo fracasó, sino que, paradójicamente, se recuperó para herir a Europa muy, muy mal. Eso, y el colapso del espíritu de cuerpo ucraniano, se han convertido en un lastre que cuelga del cuello de la UE. No hay forma de alejarse de las sanciones, ni de la inminencia de la implosión militar ucraniana, sin que Rusia emerja como el claro ‘ganador’.

Es una debacle (por mucho que los ‘spin artist’ se den vueltas y vueltas). Entonces, como era de esperar, los líderes europeos están buscando una vía de escape de los efectos nocivos de las políticas que ellos, la UE, adoptaron sin aliento, sin siquiera molestarse en hacer la ‘diligencia debida’.

Pero el punto aquí es mucho más grave: incluso si hubiera conversaciones más amplias (digamos) la próxima semana, ¿puede Occidente ponerse de acuerdo en teoría sobre lo que podría decirle a Putin? ¿Ha realizado, al menos, la debida diligencia sobre cómo Rusia, a su vez, definiría su visión para el futuro de Eurasia? Y si es así, ¿tendrían los negociadores europeos el mandato político para responder, o las conversaciones colapsarían porque Europa no puede responder a ningún mandato de negociación, más allá de uno estrictamente limitado a cuestiones de la futura composición de Ucrania?

Rusia, de hecho, ha establecido claramente sus objetivos estratégicos. En diciembre de 2021, Rusia emitió dos borradores de tratados para EE. UU. y la OTAN que incluían demandas de una arquitectura de seguridad en Europa que garantizaría una seguridad indivisible para todos, y una retirada de la OTAN a sus antiguos límites orientales de 1997. Estos documentos subrayan que Ucrania es solo una pequeña parte de los objetivos estratégicos más amplios de Rusia. Los dos borradores fueron ignorados en Washington.

La guerra de Ucrania, en principio, podría terminar a través de un acuerdo negociado que aborde las preocupaciones de seguridad más amplias de Rusia en toda la extensión europea, manteniendo al mismo tiempo la independencia de Ucrania, aunque con el noreste, este y sur de Ucrania vinculados en alguna configuración a Rusia, o absorbido en él.

Pero luego, está la realidad de que la UE ha deslocalizado su mandato político con respecto a Ucrania a una OTAN global. Y el claro objetivo de este último es excluir a Rusia del ‘tablero de ajedrez’ político mundial como jugador y hacer implosionar la economía rusa; en otras palabras, devolver a Rusia a la era de Yeltsin.

Como tal, los objetivos de la OTAN no implican espacio para el diálogo. La ‘larga guerra’ de Moscú también debe entenderse correctamente : no se trata solo de amenazas a la seguridad que emanan de Ucrania, sino de la amenaza a la seguridad que emana de una cultura, autodefinida como una ‘civilización’ occidental excusable:

Christopher Dawson en Religion and the Rise of Western Culture, escrito hace casi un siglo, escribe: “¿Por qué Europa es la única entre las civilizaciones del mundo que ha sido continuamente sacudida y transformada por una energía de inquietud espiritual que se niega a contentarse con la ley inmutable de la tradición social que rige las culturas orientales? ¿Es porque el ideal religioso no ha sido el culto a la perfección eterna e inmutable, sino un espíritu que se esfuerza por incorporarse a la humanidad y cambiar el mundo”?

¿Esos líderes europeos que contemplan un ‘acuerdo’ entienden que, estén o no de acuerdo, este último resume la percepción popular rusa? ¿Y que ganar en Ucrania se considera el desencadenante catártico necesario para relanzar las civilizaciones rusa y otras civilizaciones no occidentales?

La pregunta entonces es: ¿Tiene la Unión Europea una mano que jugar en tal escenario, aparte de la de Washington? En realidad no; no tiene lugar.

La UE no tiene lugar, ya que, como señaló Wolfgang Streeck en su ensayo sobre “La UE después de Ucrania”, los estados de Europa occidental, aparentemente como algo natural (es decir, sin una reflexión más profunda), acordaron “dejar que Biden decida en su nombre: el destino de Europa dependerá del destino de Biden: es decir, de las decisiones, o no decisiones, del gobierno de los Estados Unidos”. La UE se sitúa así efectivamente como una provincia atípica, dentro de la política interna estadounidense.

Algunas élites de la UE triunfaron: Ucrania había definido a la UE sin ambigüedades como ‘atlanticista norte’, punto. Pero ¿por qué la alegría?

Es cierto que la guerra de Ucrania puede haber neutralizado (temporalmente) las diversas fallas en las que se estaba desmoronando la UE. Durante algún tiempo, la Comisión de la UE se ha esforzado por abordar el vacío democrático que surge de la centralización de facto y la despolitización de la economía política de la Unión, llenando el vacío con una «política de valores» neoliberal que la UE debe aplicar rigurosamente. a los estados miembros recalcitrantes, a través de sanciones económicas.

Los derechos de identidad, según esta interpretación, servirían como un sustituto de los debates sobre la economía política, con el cumplimiento de los valores a imponer a los estados miembros a través de sanciones económicas (Estado de derecho).

No es difícil ver cómo Ucrania podría haber congeniado con la determinación de Ursula von der Leyen de hacer cumplir los valores de la UE, no solo en personas como Orbán, sino como una herramienta para desarraigar los sentimientos prorrusos persistentes en una UE dividida, y plantar firmemente el «atlantismo norte» como valor supremo de la UE. Sancionar a Rusia y sus nociones tradicionalistas estaba en perfecta armonía con sancionar también a los estados de Europa del Este por su tradicionalismo social.

Sin embargo, esto tuvo un costo: el costo de catapultar a Estados Unidos a una posición de renovada hegemonía sobre Europa occidental. Ha obligado a Europa a continuar con sanciones económicas de amplio alcance, de hecho paralizantes, contra Rusia, lo que, como efecto colateral, refuerza la posición de dominio de EE. UU. como proveedor de energía y materias primas para Europa.

Descarta por completo las ideas de Macron de que la UE necesita una ‘soberanía estratégica europea’ que pueda mitigar las legítimas preocupaciones de seguridad de Rusia. Europa ahora está atrapada «hasta las agallas» con sanciones económicas de gran alcance contra Rusia, y es incapaz de enfrentar las consecuencias. Literalmente, ‘no hay manera’ de que la inflación estructural resultante o la contracción económica puedan, o vayan a ser, contenidas. La UE ha abdicado de los medios para llevar la guerra a su fin. Solo queda compartir mesa mientras Zelensky firma el documento de rendición.

No habrá ningún intento serio en EE. UU. antes de noviembre, ni siquiera para tratar de frenar la inflación. La consecuencia de esta rendición de la UE al mando de EE. UU. es que, también con respecto a la inflación, la UE dependerá de los cambios indirectos de la política electoral de EE. UU. Es tan posible que Biden ordene una nueva emisión de ‘cheques estimulantes’ para mitigar los efectos de la inflación en los bolsillos estadounidenses (acelerando así aún más la inflación), como es probable que permita el ajuste cuantitativo (dirigido a reducir la inflación) en el período previo a los exámenes parciales.

A medida que se establezcan los efectos de la guerra, estos traerán una seria reacción contra Bruselas.

El Director de Dossier Geopolitico Lic. Carlos Pereyra Mele entrevistado por el Periodista Mario Mazzitelli de la Radio La Luna AM1140 de Buenos aires para el Programa La brujula por la Luna sobre los cambios sistemicos y sus reflejos y consecuencia en America latina del lunes 20/6/2022

(CNN Radio La Rioja). El reconocido analista político, mantuvo contacto con La Mañana de CNN Radio La Rioja. En la oportunidad, habló sobre las elecciones en en Colombia que coronó a Gustavo Petro como Presidente.

AUDIO:

Zugzwang* Por Alastair Crooke para Strategic-Culture.Org

El futuro de Europa parece sombrío. Ahora está presionado por su propia imposición de sanciones y el aumento resultante en los precios de las materias primas. La UE avanza pesadamente aturdida.

La autodestrucción occidental, un rompecabezas que desafía cualquier explicación causal única, continúa. Los ejemplos en los que la política se lleva a cabo con aparente indiferencia hacia cualquier cosa que se asemeje a una reflexión rigurosa, se han vuelto tan extremos como para provocar que un exjefe militar británico (y exjefe de las fuerzas de la OTAN en Afganistán), Lord Richards, resople que la relación entre la estrategia y cualquier la sincronización de los fines se ha roto irremediablemente en Occidente.

Occidente persigue una ‘estrategia’ de «veamos cómo va», o en otras palabras, ninguna estrategia real en absoluto, sostiene Richards. Muchos dirían que un culto al giro positivo implacable, sin ataduras, ha asfixiado las facultades críticas de la corriente principal. ¿Cómo es que Occidente, inundado de ‘grupos de expertos’, invariablemente se equivoca tanto? ¿Por qué los memes fáciles y las ilusiones , haciéndose pasar por geopolítica, reciben poco o ningún desafío? El cumplimiento de las narrativas oficiales y principales lo es todo. Es desconcertante observar este devenir rutinario, sin aparente conocimiento de los riesgos que ello conlleva.

El epicentro clave de la creciente inestabilidad geopolítica actual es el estado de la economía occidental: tan complacientes han sido las autoridades (que la inflación nunca agitaría las aguas de la economía estadounidense basada en la moneda de reserva) que se supuso que la recesión cíclica había sido ‘erradicado’; nunca más mancillaría la esfera de consumo (electoral), gracias a una ‘vacuna’ de impresión de dinero; y de todos modos, la deuda inflada ‘no importa’.

Esta visión simplista asumía que el ‘estado de reserva’ en sí mismo erradicaba la inflación, mientras que para el mundo exterior, siempre fue el sistema del petrodólar el que obligaba al mundo entero a comprar dólares para financiar sus necesidades; fue la avalancha de bienes de consumo chinos baratos; y fueron las fuentes de energía barata que Rusia y los Estados del Golfo pusieron a disposición de la industria occidental las que mantuvieron a raya la inflación.

El gasto del gobierno occidental ‘disparó a la luna’ a raíz de la crisis de 2008, y simplemente explotó durante los bloqueos de Covid, y luego, en un episodio de visión geoestratégica deteriorada, esa energía barata y otros recursos vitales que sustentan la productividad económica fueron sancionados sin cuidado, y Incluso amenazó con una prohibición.

Los usuarios de anteojos de transición energética teñidos de rosa simplemente se negaron a reconocer que se requiere un EROI (retorno de energía sobre la energía invertida, para extraer esa energía dada) de más de un múltiplo de 7 para que la sociedad moderna funcione.

Ahora observamos las consecuencias: inflación desenfrenada y Occidente recorriendo el mundo buscando alternativas baratas que no ‘quiebren el banco’. Por desgracia, son escasos. ¿Cuál es la implicación geopolítica? En una palabra, extrema fragilidad sistémica . Esto ya ha trastocado por completo la política interna de Estados Unidos. Sin embargo, ni las subidas de tipos de interés ni la destrucción de la demanda (mediante la caída de los valores de los activos) curarán la inflación estructural. Los economistas occidentales siguen obsesionados con los efectos monetarios sobre la demanda , a expensas de reconocer las consecuencias de llevar un martillo de guerra comercial a un sistema de red complejo.

El dolor social será inmenso. Muchos estadounidenses ya tienen que comprar sus alimentos con tarjetas de crédito casi al límite, y esto solo empeorará. Sin embargo, el dilema es más profundo. El modelo económico ‘anglo’ de Adam Smith y Maynard Keynes, el sistema de consumo impulsado por la deuda, superpuesto con una superestructura hiperfinancializada, ha destripado las economías reales. El consumo triunfa sobre la fabricación y el suministro de cosas. Estructuralmente, se dispone de cada vez menos empleo bien remunerado, a medida que la economía real gana menos, desplazada por una efímera burbuja de marketing.

Pero, ¿qué hacer con el 20% de la población que ya no es económicamente necesaria en esta economía atenuada?

¿No era este defecto estructural eminentemente previsible? Debería haber sido; la crisis financiera de 2008, que casi colapsó el sistema, fue una llamada de atención. Prevaleció de nuevo la miopía; las imprentas de dinero zumbaban.

Y Europa, gracias a su aprobación alegremente, pero autodestructiva, de la energía y los recursos rusos, está creando un desastre inflacionario similar (o peor). Ahora es demasiado evidente que la UE no hizo ninguna diligencia debida antes de sancionar a Rusia. El retroceso potencial simplemente se hizo a un lado en una neblina de Net Zero y fanfarronadas ideológicas. De manera similar, Europa se lanzó al conflicto militar en Ucrania, de nuevo sin preocuparse por definir sus objetivos estratégicos o los medios para lograr un fin, arrastrada por una ola panglossiana de entusiasmo por la ‘causa’ ucraniana.

La inflación aquí en Europa está bien en dos dígitos. Sin embargo, sin sonrojarse, Lagarde del BCE afirma: “Tenemos la inflación bajo control”. Seguiremos creciendo en 2022, y el crecimiento se acelerará en 2023 y 2024. ¿Estrategia? ¿Extremos sincronizados? Los suyos eran solo puntos de conversación separados de toda realidad.

Sin embargo, este evento del BCE tiene un significado geopolítico importante. Con la Fed aumentando las tasas de interés en los EE. UU., se expone que el BCE no tiene herramientas creíbles para lidiar con la escalada y el alejamiento de las tasas de la deuda soberana europea, de cualquier apariencia de convergencia. Ha comenzado una crisis de la deuda soberana europea; Peor aún, es probable que parte de la deuda soberana se convierta en un paria y sin oferta.

Para que quede claro, la crisis inflacionaria acelerada en Europa socava las posiciones políticas de casi todos los políticos importantes de la zona euro, ya que se encontrarán con la ira popular real; mientras la inflación carcome a la clase media; y los altos precios de la energía destruyen las ganancias comerciales.

Todavía hay más en esta impotencia del BCE, un significado más profundo: la Fed está elevando las tasas de interés, consciente de que está ‘muy por detrás de la curva’, para tener un impacto significativo en la inflación (durante la era Volcker, la tasa de los fondos federales tocó 20 %).

Los aumentos de la Fed plantean la pregunta de si el primero tiene otros objetivos en mente, más allá de la inflación de EE. UU.: ¿Powell no estaría contento de ver al BCE y la eurozona hundirse en una crisis? Posiblemente no. Las payasadas del mercado del eurodólar (en el extranjero en Europa) y las políticas de tasas del BCE han estado atando las manos de Powell.

Ahora la Fed está actuando de manera independiente, y en interés de los estadounidenses en primer lugar , y el BCE está en problemas. Tendrá que hacer lo mismo y subir las tasas. La Reserva Federal es propiedad de los grandes bancos comerciales de Nueva York. Estos últimos saben que el ‘conjunto’ de Davos-Bruselas tiene como objetivo pasar, cuando pueda, a una moneda digital única del Banco Central Europeo, un movimiento que representaría un desarrollo que amenazaría el modelo de negocios de los grandes bancos de EE. UU. (Quizás no sea una coincidencia, por lo tanto, que las monedas digitales estén colapsando ampliamente al mismo tiempo).

Michael Every de Robobank escribe : «Si EE. UU. perdiera el poder del dólar como garantía global, a las materias primas como garantía, entonces su economía y sus mercados [estadounidenses] pronto los seguirían [con el poder desapareciendo de manera similar]».

«Tal vez esa lógica no se sostiene, pero una Fed de línea dura hoy sugiere que sí». Powell dijo en marzo que «es posible tener más de una moneda de reserva» es sin duda un guiño a esta tendencia, con la vinculación de Rusia del rublo a un gramo de oro y la energía al rublo.

Por lo tanto, los grandes bancos de EE. UU., con Powell como portavoz, están engañando a ‘Davos’ y dejando que Lagarde se mueva con el viento. Están anteponiendo los intereses financieros estadounidenses. Este es un gran cambio lejos de la era de los Acuerdos Plaza.

¿El punto? El punto es que la zona euro de la UE fue, por insistencia alemana, construida como un apéndice del dólar. Ahora la Fed se centra en detener la caída hacia las materias primas como garantía global. Y Europa, con sus predilecciones ‘davosianas’, está siendo arrojada debajo del autobús. Los dólares apalancados en el sistema de Eurodólares están ‘regresando a casa’.

¿Hay futuro para la zona euro, dada su conocida incapacidad de reforma?

En particular, todos estos cambios tectónicos se derivan en su núcleo de la saga de Ucrania y la adopción de Occidente de una guerra financiera de espectro completo contra Rusia. Así, el epicentro de la fragilidad financiera occidental converge con el epicentro del conflicto de Ucrania, que ahora se desarrolla como una debacle política a fuego lento tanto para Europa como para EE. boicoteando todo lo ruso.

El significado geopolítico de la convergencia de lo financiero con lo militar radica en el progresivo ‘retroceso’ de los objetivos occidentales (supuestamente estratégicos).

Primero, fue imponer una humillante derrota militar a Putin. Luego, para debilitar militarmente a Rusia, de modo que nunca más pudiera repetir su ‘operación especial’ en otros lugares de Europa. Luego, se convirtió en una limitación del éxito militar ruso al Donbas, luego a Kherson y Zaporizhzhia también. Luego, simplemente se convirtió en una narrativa de continuar el desgaste contra las fuerzas rusas durante los próximos meses, para infligir daño a Rusia.

Recientemente, ha sido que las fuerzas ucranianas deben continuar la lucha para tener algo que decir en cualquier ‘acuerdo’ de paz, y tal vez para ‘salvar’ Odessa también. Hoy, se dice que solo Kiev puede tomar la dolorosa decisión sobre qué pérdida soberana de territorio pueden ‘soportar’, por el bien de la paz.

Es ‘Game over’ realmente. Todo es un juego de culpas ahora. Rusia impondrá sus propios términos a Ucrania colocando hechos militares sobre el terreno.

La importancia estratégica de esto aún no se ha asimilado por completo: fueron, por supuesto, los líderes occidentales quienes hicieron una gran jugada al afirmar que, sin la dolorosa humillación y la derrota militar de Putin, el orden basado en reglas liberales había terminado.

Por supuesto, para demostrarle al mundo que Occidente no ha perdido por completo su coraje, el Equipo Biden continúa hurgando en el ojo de China sobre Taiwán. En la reciente conferencia de seguridad de Shangri-la, Zelensky (sin duda hablando a un mensaje occidental) insistió en que los países asiáticos ‘perderían’, si esperaran a que se desarrollara la crisis, para actuar en nombre de Taiwán . Para ‘ganar’, la comunidad internacional debe “actuar de forma preventiva, no como la que viene después de que ha comenzado la guerra”, dijo Zelensky.

Comprensiblemente, los chinos estaban furiosos y se produjo una reunión irritable entre el secretario Austin y el general Wei. Pero, ¿cuál es exactamente el objetivo estratégico de provocar a China de manera tan implacable? ¿Cuáles son las tácticas más amplias implícitas en esta estrategia?

Luego, está Irán. Después de ocho rondas de negociaciones, parece que EE. UU. se está alejando silenciosamente de un acuerdo JCPOA, un movimiento que sugiere que EE. UU. está listo para llegar a un acuerdo con Irán como un ‘estado nuclear de umbral’, una perspectiva que no se considera tan sorprendentemente amenazante o inmediato, como para justificar el gasto de capital estadounidense, o el desvío de la limitada atención de la Casa Blanca ‘ancho de banda’ de cuestiones más apremiantes.

Pero luego todo cambió rápidamente: la OIEA censuró a Irán, y este último desconectó 27 cámaras de vigilancia de la OIEA en respuesta. Israel ha relanzado su campaña de asesinato de científicos iraníes y recientemente ha cruzado líneas rojas en su bombardeo del aeropuerto de Damasco. Israel claramente está presionando con fuerza para que Occidente obligue a Irán a arrinconarse.

Pero – “Estamos a la deriva”, ha dicho el ex enviado estadounidense Aaron David Miller; “Esperando que Irán no empuje el sobre nuclear; Israel no hará algo realmente grande; e Irán y sus representantes no matan a muchos estadounidenses en Irak o en otros lugares”. Una vez más, Miller lo dice, pero podría haber sido el «Eso no es una estrategia» de Lord Richards.

Sin embargo, la guerra de Ucrania tiene una importancia estratégica para EE. UU. e Israel, incluso si Millar aún no lo ve. Porque, si la nueva ‘doctrina’ de Ucrania es que Kiev debe hacer concesiones dolorosas de territorio a cambio de la paz, entonces lo que es apropiado para el ganso ucraniano debe serlo para el ‘ganso’ israelí.

Por supuesto, las ondas estratégicas que emanan del epicentro de Ucrania se extendieron mucho más: al Sur Global, al subcontinente indio y más allá.

Sin embargo, este análisis, hasta ahora, ¿no es miope, tampoco deficiente? ¿No falta una pieza en el rompecabezas estratégico? A lo largo de todo lo anterior ha estado el tema del desdén de los gobiernos occidentales por participar en la debida diligencia, combinado con una fijación cultural compleja con la cohesión y la singularidad total de su discurso; este último no permite que ninguna «otredad» penetre en sus narrativas clave.

¿Ocurre lo mismo con Rusia y China? No, no es.

Entonces, pasamos a los objetivos estratégicos de Rusia: la redefinición de la arquitectura de seguridad global y el retroceso de la OTAN detrás de las líneas de 1997. Pero, ¿cuáles podrían ser sus medios para este ambicioso fin?

Bueno, demos la vuelta al telescopio y miremos desde el otro extremo. Occidente claramente ha sido infligido con una miopía severa con respecto a sus propias contradicciones y fallas internas, prefiriendo enfocarse solo en las de los demás.

Sin embargo, sabemos que tanto China como Rusia han estudiado el sistema financiero y económico occidental e identificado sus contradicciones estructurales. Ellos lo han dicho. Los han expuesto claramente (desde el siglo XIX en adelante). A menudo se hace una analogía con el judo con respecto a la capacidad del presidente Putin de usar la mayor fuerza física de un oponente contra él, para derribarlo.

¿No es probable que Rusia y China hayan percibido de manera similar los indudables músculos económicos de Occidente, pero también hayan percibido la probabilidad de que podrían extender demasiado su supuesta fuerza superior; y que esa sobreextensión podría ser el medio para ‘lanzarlo’? ¿Quizás solo era cuestión de esperar a que estas contradicciones económicas maduraran hasta convertirse en desorden?

El futuro de Europa parece sombrío. Ahora está presionado por su propia imposición de sanciones y el aumento resultante en los precios de las materias primas. Además, la UE está atada por sus propias rigideces institucionales, que son tan graves que su estructura grande no puede avanzar ni retroceder. Está dando vueltas aturdido.

¿Cómo puede Europa salvarse a sí misma? ¿Romper estratégicamente con Washington y hacer un trato con Rusia? ¿O bien se encuentra ‘lanzado’ por la ‘muscularidad’ de sus propias sanciones? Dale tiempo. Eventualmente se entenderá como la solución.

* Un término de ajedrez, donde un jugador debe moverse, pero cada movimiento posible solo empeora su situación

VLADIMIR PUTIN: ¡Estimado Kassym-Jomart Kemelevich! Queridos amigos, colegas!

Saludo a los participantes e invitados del XXV Foro Económico Internacional de San Petersburgo.

Tiene lugar en un momento difícil para toda la comunidad mundial, cuando la economía, los mercados y los principios mismos del sistema económico mundial están bajo ataque. Muchos lazos comerciales, productivos y logísticos que antes se vieron interrumpidos por la pandemia ahora están pasando por nuevas pruebas. Además, conceptos clave para los negocios como la reputación comercial, la inviolabilidad de la propiedad y la confianza en las monedas mundiales han sido completamente socavados, socavados, lamentablemente, por nuestros socios en Occidente, y esto se hizo intencionalmente, por ambición, en nombre de preservar ilusiones geopolíticas obsoletas.

Hoy presentaré nuestro – cuando digo “nuestro”, me refiero al liderazgo ruso – mi punto de vista sobre la situación en la que se encuentra la economía mundial. Me detendré en detalle en cómo Rusia está actuando en estas condiciones y cómo está planificando su desarrollo en un entorno que cambia dinámicamente.

Hace un año y medio, hablando en el foro de Davos, una vez más enfaticé que la era del orden mundial unipolar ha terminado. Quiero comenzar con esto, no hay escapatoria. Ha terminado, a pesar de todos los intentos. preservarlo, conservarlo por cualquier medio. Los cambios son un curso natural de la historia, ya que la diversidad de civilizaciones del planeta, la riqueza de las culturas es difícil de combinar con patrones políticos, económicos y otros, patrones que no funcionan aquí, patrones que son rudamente, sin alternativa, impuestos desde un centro. .

El defecto radica en la idea misma, según la cual existe uno, aunque sea un poder fuerte con un círculo limitado de estados aproximados o, como dicen, admitidos en él, y todas las reglas de los negocios y las relaciones internacionales, cuando sea necesario, son interpretado únicamente en los intereses de este poder, como se suele decir, el trabajo en una sola dirección, el juego va en una sola dirección. Un mundo basado en tales dogmas es definitivamente insostenible.

Los Estados Unidos, habiendo declarado la victoria en la Guerra Fría, se declararon los mensajeros del Señor en la tierra, que no tienen obligaciones, sino solo intereses, y estos intereses son declarados sagrados. No parecen darse cuenta de que en las últimas décadas se han formado nuevos centros poderosos en el planeta y son cada vez más ruidosos. Cada uno de ellos desarrolla sus propios sistemas políticos e instituciones públicas, implementa sus propios modelos de crecimiento económico y, por supuesto, tiene derecho a protegerlos, a garantizar la soberanía nacional.

Estamos hablando de procesos objetivos, de cambios tectónicos verdaderamente revolucionarios en la geopolítica, la economía global, en la esfera tecnológica, en todo el sistema de relaciones internacionales, donde el papel de los estados y regiones dinámicos y prometedores está aumentando significativamente, cuyos intereses pueden ya no ser ignorado.

Repito: estos cambios son fundamentales, pivotales e inexorables. Y es un error creer que la época de los cambios turbulentos puede, como dicen, sentarse, esperar, que supuestamente todo volverá a la normalidad, todo volverá a ser como antes. No lo haré.

Sin embargo, parece que las élites gobernantes de algunos estados occidentales están en este tipo de ilusión. No quieren notar cosas obvias, sino que se aferran obstinadamente a las sombras del pasado. Por ejemplo, se cree que el dominio de Occidente en la política y la economía globales es un valor eterno e inmutable. Nada es eterno.

Además, nuestros colegas no simplemente niegan la realidad. Están tratando de contrarrestar el curso de la historia. Piensan en términos del siglo pasado. Están cautivos de sus propios delirios sobre países fuera de los llamados mil millones de oro, consideran que todo lo demás es la periferia, su patio trasero, todavía los tratan como una colonia, y los pueblos que viven allí los consideran personas de segunda clase, porque ellos mismos se consideran excepcionales. Si son excepcionales, todos los demás son de segunda clase.

De ahí el infatigable afán de castigar, de aplastar económicamente a los que, destacándose de las filas generales, no quieren obedecer ciegamente. Además, imponen de manera grosera y desvergonzada su propia ética, puntos de vista sobre la cultura e ideas sobre la historia y, a veces, cuestionan la soberanía y la integridad de los estados, creando una amenaza para su existencia. Baste recordar el destino de Yugoslavia y Siria, Libia e Irak.

Si algún rebelde no puede ser acosado, pacificado, entonces se intenta aislarlo o, como se dice ahora, “cancelar”. Todo se usa, incluso los deportes, el movimiento olímpico, la prohibición de la cultura, las obras maestras del arte, por la única razón de que sus autores son de origen «equivocado».

Esta es la naturaleza del actual ataque de rusofobia en Occidente y de las insensatas sanciones contra Rusia. Loco y, diría yo, irreflexivo. Su número, así como la velocidad de estampación, no tiene precedentes.

El cálculo fue claro: descaradamente, con un golpe, aplastar la economía rusa, debido a la destrucción de las cadenas comerciales, el retiro forzoso de las empresas occidentales del mercado ruso, la congelación de los activos nacionales, para golpear la industria, las finanzas y el estándar. de vivir de las personas.

No funciono. Obviamente, no funcionó, no tuvo lugar. Los empresarios y las autoridades rusas trabajaron de manera enfocada y profesional, los ciudadanos mostraron solidaridad y responsabilidad.

Vamos paso a paso normalizando la situación económica. Primero, estabilizamos los mercados financieros, el sistema bancario y la red comercial. Luego comenzaron a saturar la economía de liquidez y capital de trabajo para mantener la estabilidad de las empresas y empresas, el empleo y los puestos de trabajo.

Los pronósticos sombríos sobre las perspectivas de la economía rusa, que sonaron a principios de la primavera, no se hicieron realidad. Al mismo tiempo, está claro por qué se infló esta campaña de propaganda, de donde provienen todos estos hechizos sobre un dólar por 200 rublos y sobre el colapso de nuestra economía en su conjunto: todo esto fue y sigue siendo un instrumento de guerra de información, un factor de impacto psicológico en la sociedad rusa, en los círculos comerciales nacionales.

Por cierto, algunos de nuestros expertos sucumbieron a tal presión externa, en sus pronósticos también procedieron del inevitable colapso de la economía rusa y el debilitamiento crítico de la moneda nacional: el rublo.

La vida ha refutado tales predicciones. Sin embargo, me gustaría enfatizar y me gustaría señalar que para continuar logrando el éxito, debemos evaluar la situación de la manera más honesta y realista posible, al mismo tiempo ser independientes en nuestras conclusiones y, por supuesto, creer en nuestro propia fuerza – esto es muy importante. Somos personas fuertes y podemos manejar cualquier desafío. Como nuestros antepasados, resolveremos cualquier problema. Así lo demuestra toda la historia milenaria de nuestro país.

Literalmente, tres meses después del paquete masivo de sanciones, suprimimos el aumento de la inflación. Después de alcanzar un máximo del 17,8 por ciento, como saben, la inflación ahora está en el 16,7 por ciento y continúa disminuyendo. La dinámica económica se está estabilizando, las finanzas públicas son estables. Luego haré una comparación con otras regiones. Sí, es demasiado para nosotros, por supuesto. 16.7 por ciento es alta inflación. Debemos trabajar en esto y lo seguiremos haciendo, y estoy seguro de que lograremos un resultado positivo.

Según los resultados de los primeros cinco meses de este año, el presupuesto federal se ejecutó con un superávit de 1,5 billones de rublos y el presupuesto consolidado con un superávit de 3,3 billones de rublos. Al mismo tiempo, el superávit del presupuesto federal solo en mayo ascendió a casi medio billón de rublos, superando en más de cuatro veces la cifra de mayo del año pasado.

Hoy nuestra tarea es crear las condiciones para aumentar la producción, aumentar la oferta en el mercado interno y, de manera equilibrada con el crecimiento de la oferta, restablecer la demanda final y el crédito bancario a la economía.

Ya lo he dicho: hemos tomado medidas especiales para reponer el capital de trabajo de las empresas. Incluyendo negocios en casi todas las industrias recibieron el derecho de aplazamiento de las primas de seguros para el segundo trimestre de este año. Al mismo tiempo, las empresas manufactureras tienen más oportunidades: podrán aprovechar el retraso en el tercer trimestre. De hecho, estamos hablando de un préstamo sin intereses del estado.

En el futuro, los pagos diferidos de las primas de seguros no tendrán que pagarse, como se suele decir, de golpe. Esto se puede hacer en cuotas iguales dentro de los 12 meses a partir de junio del próximo año.

Más lejos. Desde mayo se ha reducido el tipo de las hipotecas preferentes. Ahora es el nueve por ciento. Al mismo tiempo, el propio programa de hipotecas preferentes se ha prorrogado hasta finales de este año. Como ya he dicho, el propósito de tal medida es ayudar a los ciudadanos a resolver los problemas de vivienda, apoyar la construcción y las industrias relacionadas, y empleamos a millones de trabajadores allí.

Después de un fuerte aumento en la primavera, las tasas de interés en la economía rusa están disminuyendo gradualmente, el Banco Central reduce la tasa clave. En este sentido, considero posible volver a rebajar el tipo de las hipotecas preferentes, ahora al siete por ciento.

Pero, ¿a qué le gustaría prestar atención? La duración del programa sigue siendo la misma, hasta finales de este año. Esto significa que aquellos de nuestros ciudadanos que quieran mejorar sus condiciones de vida con este beneficio deberán utilizarlo antes de que finalice este año.

También se conservan los montos máximos de los préstamos: 12 millones de rublos para Moscú y San Petersburgo y seis millones de rublos para otros sujetos de la Federación.

Agregaría que es importante para nosotros en general aumentar la disponibilidad de recursos financieros de largo plazo y crédito para la economía. En un futuro próximo, el énfasis en el apoyo a la actividad empresarial debería pasar de las medidas de estímulo fiscal a los mecanismos de préstamo de los bancos de mercado.

Este proceso definitivamente debe ser apoyado. Por lo tanto, para aumentar la capacidad de la Fábrica de Financiamiento de Proyectos VEB, asignaremos 120 mil millones de rublos del Fondo Nacional de Bienestar. Tal medida proporcionará préstamos adicionales para iniciativas y proyectos en demanda por un monto de aproximadamente medio billón de rublos.

¡Estimados colegas!

Ya he dicho que la blitzkrieg económica contra Rusia inicialmente no tenía posibilidades de éxito. Al mismo tiempo, el arma sancionada, como saben, y la práctica de los últimos años lo demuestra bien, es de doble filo. Inflige un daño comparable e incluso mayor a los mismos ideólogos y diseñadores de la misma.

Y no se trata sólo de las consecuencias obvias actuales. Sabemos que entre los líderes de los países europeos, a nivel de conversaciones informales, como dicen, se discuten furtivamente perspectivas muy inquietantes, que las sanciones se pueden aplicar no solo contra Rusia, sino también contra cualquier estado objetable, tarde o temprano. puede afectar a todos, incluidos los propios miembros de la UE y las empresas europeas.

Hasta ahora, las cosas no han llegado a esto, pero los políticos europeos ya han asestado un duro golpe a su economía: lo hicieron ellos mismos, con sus propias manos. Vemos cómo se agravan los problemas sociales y económicos en Europa, y también en Estados Unidos, cómo crece el coste de los bienes, los alimentos, la electricidad y el combustible para automóviles, cómo empeora la calidad de vida de los europeos y la competitividad de las empresas. se esta perdiendo

Según los expertos, solo las pérdidas directas y «calculadas» de la Unión Europea por la fiebre de las sanciones durante el próximo año pueden superar los 400.000 millones de dólares. Tal es el precio de las decisiones divorciadas de la realidad y tomadas contra el sentido común.

Estos costes corren directamente a cargo de la población y las empresas de la Unión Europea. El crecimiento de la inflación en algunos países de la eurozona ya superó el 20 por ciento. Hablé de nuestra inflación, pero los países de la eurozona no realizan ninguna operación militar especial, y la inflación ha aumentado en ellos, en algunos de ellos, hasta el 20 por ciento. Estados Unidos también tiene una inflación inaceptable, la más alta en 40 años.

Sí, por supuesto, la inflación en Rusia también se encuentra todavía en niveles de dos dígitos. Sin embargo, ya hicimos la indexación de los pagos sociales y las pensiones, subimos el salario mínimo y el salario digno, protegiendo así a los ciudadanos menos favorecidos. Y, a su vez, las altas tasas de interés permitieron mantener los ahorros de la gente en el sistema bancario ruso.

Por supuesto, para los representantes comerciales es comprensible: una tasa clave alta está presionando a la economía, comprensiblemente. Para los ciudadanos, en la mayoría de los casos, esto sigue siendo una ventaja: devolvieron una cantidad significativa de dinero a los bancos a una tasa de interés alta.

Esta es la principal diferencia con los países de la Unión Europea, donde el crecimiento de la inflación conduce directamente a una disminución de los ingresos reales de la población y consume sus ahorros, y la crisis actual es una carga principalmente para los ciudadanos de bajos ingresos.

El aumento de los costes de las empresas europeas y su pérdida del mercado ruso también tienen graves consecuencias a largo plazo. El resultado aquí es obvio: la pérdida de competitividad global y una desaceleración sistémica en el crecimiento de la economía europea y en los años venideros.

Todo ello conduce a un agravamiento de los profundos problemas de las sociedades occidentales. Sí, por supuesto, tenemos suficientes problemas propios, pero tengo que hablar de esto ahora, porque nos señalan con el dedo todo el tiempo, pero ellos mismos tienen suficientes problemas. También hablé de esto en Davos. Una consecuencia directa de las acciones de los políticos europeos y los eventos de este año será un mayor agravamiento de la desigualdad en estos países, lo que, a su vez, dividirá aún más sus sociedades, y el problema no es solo en el nivel de bienestar. , sino también en las orientaciones de valor de varios grupos en esta sociedad.

Sí, ahora estas contradicciones se suprimen, se «barren debajo de la alfombra». Procedimientos democráticos, elecciones en la misma Europa, para ser honesto, a veces miras lo que está sucediendo allí, qué fuerzas están llegando al poder, todo esto parece una pantalla, porque los partidos políticos similares a gemelos se cambian entre sí en el poder. Sin embargo, la esencia de esto no cambia. Los intereses reales de los ciudadanos y las empresas nacionales están siendo empujados cada vez más hacia el patio trasero, hacia la periferia.

Tal separación de la realidad, de las demandas de la sociedad, conducirá inevitablemente a un surgimiento del populismo y al crecimiento de movimientos extremos y radicales, a serios cambios socioeconómicos, a la degradación y, en un futuro cercano, a un cambio de élites. Los juegos tradicionales, como puedes ver, pierden todo el tiempo. Aparecen algunas formaciones nuevas, pero si se diferencian poco de las tradicionales, también tienen pocas posibilidades de supervivencia.

Todos los intentos de poner buena cara a un mal juego, todos los discursos sobre costes supuestamente aceptables en nombre de la pseudounidad no pueden ocultar lo principal: la Unión Europea ha perdido finalmente su soberanía política, y sus élites burocráticas bailan al son de otros. sintonía, aceptando todo lo que les dicen desde arriba, perjudicando a su propia población ya su propia economía, a sus propios negocios.

¿Qué más es de fundamental importancia aquí? El empeoramiento de la situación de la economía mundial no es cosa de los últimos meses, ahora me voy a centrar en cosas que considero sumamente importantes, lo que está pasando no es fruto de los últimos meses, claro que no. Además, no es el resultado de una operación militar especial llevada a cabo por Rusia en el Donbass. Tales declaraciones son una distorsión franca y deliberada de los hechos.

Un fuerte aumento de la inflación en los mercados de productos básicos y materias primas se hizo realidad mucho antes de los acontecimientos de este año. El mundo ha sido constantemente llevado a tal situación por muchos años de políticas macroeconómicas irresponsables de los llamados países del G7, incluyendo la emisión y acumulación incontrolada de deudas no garantizadas. Además, estos procesos solo se aceleraron e intensificaron con el inicio de la pandemia de coronavirus en 2020, cuando tanto la oferta como la demanda de bienes y servicios disminuyeron drásticamente a nivel mundial.

La pregunta es: ¿qué tiene que ver nuestra operación militar en el Donbass? No tiene nada que ver con eso en absoluto.

Sin inventar o sin querer utilizar otras recetas, las autoridades de las principales economías occidentales simplemente lanzaron la imprenta. De una manera tan simple comenzaron a cubrir déficits presupuestarios sin precedentes.

Ya he mencionado esta cifra: en los últimos dos años, la oferta monetaria en los Estados Unidos ha crecido en más del 38 por ciento. Anteriormente, hubo tal aumento durante décadas, pero aquí en dos años el 38 por ciento es 5,9 billones de dólares. En comparación, solo unos pocos países en el mundo tienen un producto interno bruto más grande.

La oferta monetaria de la Unión Europea, a su vez, también aumentó considerablemente durante este período. Su volumen aumentó en un 20 por ciento, o en 2,5 billones de euros.

Últimamente, he estado escuchando más y más sobre los llamados, si me disculpan, no me gusta estudiar aquí, y no me gusta mencionarme de ninguna manera, pero no puedo. no digamos nada: todos oímos hablar de la llamada inflación de Putin en Occidente. Cuando veo esto, siempre pienso: para quién está diseñada esta estupidez, para aquellos que no saben leer ni escribir, eso es todo. Las personas que al menos pueden leer entienden lo que realmente está pasando.

Rusia, nuestras acciones para liberar Donbass no tienen absolutamente nada que ver con eso. El alza de precios de hoy, la inflación, los problemas de alimentos y combustibles, gasolina, en el sector energético en su conjunto son el resultado de errores sistémicos en la política económica de la actual administración estadounidense y la burocracia europea. Aquí están las razones, y solo en esto.

También diré sobre nuestra operación: sí, tuvo algún significado, pero la raíz está precisamente en esto: en su política económica errónea. Para ellos, el comienzo de nuestra operación en el Donbass es un salvavidas que les permite culpar a otros de sus propios errores de cálculo, en este caso, a Rusia. Pero todos los que tienen al menos una educación primaria entienden las verdaderas razones de la situación actual.

Imprimieron dinero en grandes cantidades, ¿y luego qué? ¿Adónde fueron a parar todos estos fondos? Obviamente: incluida la compra de bienes y servicios fuera de los países occidentales: ahí es donde fluían, se imprime este dinero. Literalmente comenzaron a «aspirar», sacar los mercados globales. Por supuesto, nadie pensó en los intereses de otros estados, incluidos los más pobres, y no quiso pensar en eso. Quedaron sólo lo que se llama, como dice nuestra gente, bultos, y hasta a precios astronómicos.

Entonces, si a fines de 2019 las importaciones, las importaciones de bienes a los Estados Unidos ascendieron a alrededor de $ 250 mil millones por mes, ahora ha crecido a $ 350 mil millones. Cabe señalar que el crecimiento ascendió al 40 por ciento; en proporción, esto corresponde exactamente al bombeo no garantizado de la oferta monetaria en dólares en los últimos años. Imprimieron, distribuyeron dinero, y por este dinero sacaron todos los bienes de los mercados de terceros países.

Permítanme agregar una cosa más: Estados Unidos ha sido durante mucho tiempo un importante proveedor de alimentos en el mercado mundial, merecidamente, de hecho, merecidamente orgulloso de, y había algo, de su agricultura, tradiciones agrícolas, este es un ejemplo para muchos. y para nosotros, por cierto, también. Pero hoy el papel de Estados Unidos ha cambiado drásticamente. De exportador neto de alimentos, se ha convertido en importador neto. En términos generales, imprimen dinero y atraen flujos de mercancías sobre sí mismos, comprando alimentos en todo el mundo.

En la Unión Europea se observan tasas aún más altas de aumento de las importaciones de bienes. Es claro que un aumento tan fuerte de la demanda, no respaldado por la oferta de productos, desató una ola de escasez e inflación global. De ahí es de donde viene, esta inflación global. En los últimos años, casi todo en el mundo ha subido de precio: materias primas, bienes de consumo y, especialmente, alimentos.

Sí, por supuesto, estos países, incluidos los Estados, siguen importando, pero el balance entre exportaciones e importaciones ya va en la otra dirección: ya hay, en mi opinión, 17 mil millones más de importaciones que exportaciones. Eso es todo lo que es.

Según la ONU, en febrero de este año, el índice mundial de costos de los alimentos fue un 50 % más alto que en mayo de 2020, y el índice compuesto de productos básicos se duplicó durante el mismo período.

En el contexto de una tormenta inflacionaria, muchos países en desarrollo tienen una pregunta razonable: ¿por qué intercambiar bienes por dólares y euros, que están perdiendo peso ante nuestros ojos? La conclusión se sugiere a sí misma: la economía de las entidades imaginarias es reemplazada inevitablemente por la economía de los valores y activos reales.

Según el FMI, ahora hay $ 7,1 billones y € 2,5 billones en reservas mundiales de divisas, y este dinero se está depreciando a una tasa de alrededor del ocho por ciento por año. Pero, además, en cualquier momento también pueden ser confiscados, robados, si a Estados Unidos no le gusta algo en la política de ciertos estados. Bueno, esto, en mi opinión, se ha vuelto absolutamente real para muchos países que mantienen sus reservas de oro y divisas en estas monedas.

Según los expertos, en los próximos años, este es un análisis objetivo, se iniciará el proceso de conversión de las reservas globales, simplemente no tienen adónde ir con tales déficits, de monedas que pierden su valor en recursos reales, otros países, por supuesto, hará esto, – como alimentos, energía y otras materias primas. Obviamente, este proceso estimulará aún más la inflación mundial del dólar.

Por lo que respecta a Europa, la fallida política energética, la apuesta ciega por las fuentes renovables y los suministros spot de gas natural, que provocaron un fuerte incremento del coste de la energía, que se viene observando desde el tercer trimestre del año pasado, también hizo una contribución negativa adicional a la reversión de los precios – repito de nuevo, mucho antes del inicio de nuestra operación en el Donbass. No tenemos absolutamente nada que ver con eso. Ellos mismos han hecho cosas allí, los precios se han disparado y están buscando culpables de nuevo.

Los errores de cálculo de Occidente no solo afectaron el aumento del costo de muchos bienes y servicios, sino que también provocaron una disminución en la producción de fertilizantes, principalmente nitrógeno, producido a partir del gas natural. En general, solo desde mediados del año pasado hasta febrero de este año, los precios mundiales de los fertilizantes aumentaron más del 70 por ciento.

Desafortunadamente, no existen requisitos previos para cambiar tales tendencias de precios en la actualidad. Por el contrario, en este contexto, el trabajo de las empresas y la logística de los suministros de fertilizantes de Rusia y Bielorrusia están bloqueados. Por lo tanto, la situación se conduce aún más a un callejón sin salida.

No es difícil calcular el desarrollo posterior de los eventos. La falta de fertilizantes significa una disminución de los rendimientos, lo que significa que aumentarán los riesgos de escasez de alimentos para el mercado mundial, los precios subirán aún más, lo que amenaza con el hambre principalmente en los países más pobres, y esto será enteramente en la conciencia. de la administración estadounidense y la burocracia europea.

Permítanme enfatizar una vez más: este problema no apareció hoy, no en los últimos tres o cuatro meses, y con toda seguridad no surgió por culpa de Rusia, como dicen ahora algunos demagogos, tratando de desviar la responsabilidad de todo lo que sucede en la economía mundial a nuestro país.

Por supuesto, nos puede complacer saber que somos tan poderosos y omnipotentes: estamos haciendo volar la inflación por los cielos en Occidente, en los EE. UU., en Europa, estamos haciendo algo más allí que pone a todos con fiebre. Tal vez sería bueno para nosotros sentir tal poder, pero esto no es cierto. La situación ha ido madurando a lo largo de los años, espoleada por la miopía de quienes, acostumbrados a resolver sus problemas a costa de otros, confiaron y confían en el mecanismo de la emisión financiera para sobrepujar, frenar los flujos comerciales. y con ello exacerbar los déficits y provocar catástrofes humanitarias en ciertas regiones de paz. Me gustaría agregar: esta es esencialmente la misma política colonial depredadora, pero, por supuesto, en una nueva forma, en una nueva edición, mucho más sutil y sofisticada. No entenderás de inmediato lo que está pasando.

Ahora, la tarea más importante para toda la comunidad mundial es aumentar el suministro de productos alimenticios al mercado global, incluida la satisfacción de las necesidades de los países que tienen una necesidad especial de alimentos.

Rusia, al garantizar su seguridad alimentaria interna, su mercado interno, puede aumentar significativamente la exportación de alimentos y fertilizantes. Por ejemplo, el volumen de nuestras entregas de granos la próxima temporada puede aumentar a 50 millones de toneladas.

De manera prioritaria, enviaremos nuestras entregas a aquellos países donde la necesidad de alimentos es mayor y donde existe el riesgo de un aumento en el número de personas hambrientas. En primer lugar, estamos hablando de los países africanos y de la región de Oriente Medio.

Sin embargo, hay dificultades aquí, que también surgen por causas ajenas a nosotros. Sí, formalmente sobre cereales, alimentos y fertilizantes rusos… Por cierto, los estadounidenses impusieron sanciones a nuestros fertilizantes, seguidos por los europeos. Luego, los estadounidenses lo tomaron y lo cancelaron; se dieron cuenta de dónde estaban. Pero los europeos no lo son. Su burocracia simplemente funciona como ruedas de molino en un molino del siglo XVIII. Por lo tanto, todos entienden que hicieron algo estúpido, pero de alguna manera ya es difícil desatornillarlo por razones burocráticas.

Entonces, repito, Rusia está lista para hacer su contribución para equilibrar los mercados mundiales de productos agrícolas y nosotros, por supuesto, agradecemos la apertura al diálogo sobre este tema por parte de nuestros colegas de la ONU, que comprenden la agudeza de el problema alimentario mundial. El tema de tal conversación puede ser la creación de condiciones normales (logísticas, financieras, de transporte) para aumentar las exportaciones rusas de alimentos y fertilizantes.

En cuanto a, no puedo dejar de mencionar esto también, desafortunadamente, hay muchas especulaciones sobre este asunto, los suministros de alimentos ucranianos a los mercados mundiales: no interferimos. Por el amor de Dios. No explotamos los puertos del Mar Negro de Ucrania. Déjalos míos y sácalos. Velaremos por la seguridad del practicaje de estos buques civiles. No hay duda en absoluto.

¿Pero de qué se trata? USDA estima que se trata de seis millones de toneladas de trigo; según nuestras estimaciones, alrededor de cinco. Y en otro lugar siete millones de toneladas de maíz. Y eso es. Y si tenemos en cuenta que en el mundo se producen 800 millones de toneladas de trigo, entonces cinco millones de toneladas para el mercado mundial, como comprenderán, no hace ningún clima en absoluto.

Sin embargo, existen oportunidades de exportación, y no solo a través de los puertos del Mar Negro. Por favor, exporte a través de Bielorrusia, la forma más barata, por cierto. A través de Polonia, Rumania, todo lo que quieras. Hay cinco o seis opciones de recogida.

No se trata de nosotros, se trata de la idoneidad de las personas que están en el poder en Kyiv. Que ellos decidan qué hacer, y en este caso, por lo menos no busquen a sus amos de fuera, de fuera, de ultramar.

Pero existe otro peligro de que este grano se utilice para pagar las armas suministradas. Será muy triste entonces.

¡Queridos amigos!

Como ya he dicho, el mundo moderno atraviesa una era de cambios cardinales. Las instituciones internacionales se derrumban y fracasan. Las garantías de seguridad se devalúan. Occidente se ha negado fundamentalmente a cumplir con sus obligaciones anteriores. Era simplemente imposible llegar a nuevos acuerdos con él.

En la situación actual, en el contexto de riesgos y amenazas crecientes para nosotros, la decisión de Rusia de llevar a cabo una operación militar especial fue forzada. Difícil, ciertamente, pero forzado y necesario.

Esta es la decisión de un país soberano, que tiene un derecho incondicional, basado, por cierto, en la Carta de la ONU, a defender su seguridad. Una decisión destinada a proteger a nuestros ciudadanos, residentes de las repúblicas populares de Donbass, que durante ocho años fueron objeto de genocidio por parte del régimen de Kyiv y neonazis que recibieron la protección total de Occidente.

Occidente no solo buscó implementar el escenario «anti-Rusia», sino que también lideró un desarrollo militar activo del territorio ucraniano, literalmente bombeando a Ucrania con armas y asesores militares. Continúa haciéndolo incluso ahora. Para ser honesto, nadie presta atención al desarrollo de la economía, el bienestar de las personas que viven allí, simplemente no les importa un carajo, de ninguna manera, pero no hay dinero para crear una OTAN. punto de apoyo en el este, dirigido contra Rusia, para cultivar la agresión, el odio y la rusofobia lamentó y no se arrepiente.

Hoy, nuestros soldados y oficiales, la milicia de Donbass están luchando para proteger a su gente. Defienden el derecho de Rusia al desarrollo libre y seguro como un gran país multinacional que toma decisiones por sí mismo, determina su propio futuro, se apoya en su historia, cultura y tradiciones, y rechaza todo intento de imponer pseudovalores de deshumanización y moral. degradación desde el exterior.

Todas las tareas de la operación militar especial ciertamente se resolverán. Y la clave de esto es el coraje y el heroísmo de nuestros soldados, la consolidación de la sociedad rusa, cuyo apoyo da fuerza y ​​confianza al ejército y la armada rusos, una comprensión profunda de la rectitud y la justicia histórica de nuestra causa: construir y fortalecer una fuerte poder soberano, Rusia.

¿Qué quiero resaltar? La soberanía en el siglo XXI no puede ser parcial ni fragmentaria. Todos sus elementos son igualmente importantes, se refuerzan y complementan.

Por eso, es importante para nosotros no sólo defender nuestra soberanía política e identidad nacional, sino también fortalecer todo lo que determina la independencia económica del país, su independencia financiera, personal, tecnológica e independencia.

La construcción misma de las sanciones occidentales se basó en la tesis falsa de que Rusia no es soberana desde el punto de vista de la economía, es críticamente vulnerable. Estaban tan entusiasmados con la difusión de mitos sobre el atraso de Rusia, sobre la debilidad de su posición en la economía y el comercio mundial, que ellos mismos, aparentemente, lo creyeron.

Al planear su guerra relámpago económica, no se dieron cuenta, simplemente ignoraron los hechos reales, cómo ha cambiado nuestro país en los últimos años.

Y estos cambios son el resultado de nuestro trabajo planificado para crear una estructura macroeconómica sostenible, garantizar la seguridad alimentaria, implementar programas de sustitución de importaciones, formar nuestro propio sistema de pago, etc.

Por supuesto, las restricciones de las sanciones han planteado muchas tareas difíciles para el país. Algunas empresas continúan experimentando problemas con los componentes. Una serie de soluciones tecnológicas se han vuelto inaccesibles para nuestras empresas. Logística rota.

Pero, por otro lado, todo esto nos abre nuevas oportunidades, muchas veces hablamos de eso, pero es cierto. Todo esto es un incentivo para construir una economía con plena, y no parcial, potencia y soberanía tecnológica, industrial, humana, científica.

Por supuesto, un problema tan complejo no se puede resolver, como dicen, en un momento. Necesitamos continuar el trabajo sistemático diseñado para el futuro. Así es exactamente como está actuando Rusia, implementando planes a largo plazo para el desarrollo de los sectores económicos y fortaleciendo la esfera social. Y las pruebas actuales solo hacen ajustes y mejoras a estos planes, pero no cambian su enfoque estratégico.

Y hoy me gustaría detenerme en los principios clave sobre la base de los cuales se desarrollará nuestro país y nuestra economía.

El primero es la apertura. Los estados verdaderamente soberanos siempre están comprometidos con una asociación igualitaria, para hacer su contribución al desarrollo global. Y, por el contrario, los débiles y dependientes, por regla general, se dedican a buscar enemigos, a sembrar xenofobia o, finalmente, a perder la originalidad, la independencia, siguiendo ciegamente al amo.

Rusia, a pesar de que nuestros amigos occidentales, por así decirlo, literalmente sueñan con eso, nunca seguirá el camino del autoaislamiento y la autarquía. Además, estamos ampliando y seguiremos ampliando la interacción con todos los que estén interesados ​​en esto, que quieran trabajar con nosotros. Hay muchos, no los enumeraré. Esta es la gran mayoría de la gente en la tierra. Ahora no enumeraré todos estos países, todos lo saben. 

No diré nada nuevo si les recuerdo que todos los que quieren seguir trabajando y trabajando con Rusia están sujetos a presiones abiertas de Estados Unidos y Europa, llegando a veces incluso a amenazas directas. Sin embargo, tal chantaje significa poco cuando se trata de países encabezados por verdaderos líderes que entienden claramente dónde están los demás y dónde están los nacionales, sus propios intereses, los intereses de sus pueblos.

Rusia fortalecerá la cooperación económica con tales estados y promoverá proyectos conjuntos. Al mismo tiempo, por supuesto, también interactuaremos con empresas occidentales que, a pesar de la «torsión de brazos» sin precedentes, continúan operando con éxito en el mercado ruso, también existen empresas de este tipo.

Vemos el desarrollo de una infraestructura de pago conveniente e independiente en monedas nacionales como una base sólida y predecible para profundizar la cooperación internacional. Y para ayudar a las empresas de nuestros países a establecer lazos logísticos y de cooperación, estamos dando forma al desarrollo de corredores de transporte, aumentando la capacidad de los ferrocarriles, las capacidades de transbordo de los puertos en el Ártico, en las direcciones este, sur y otras. Incluyendo las cuencas de Azov-Mar Negro y Caspio, se convertirán en la sección más importante del corredor Norte-Sur, que proporcionará canales de comunicación estables con el Medio Oriente y el sur de Asia. Esperamos que el tráfico de carga a lo largo de esta ruta comience a crecer de manera constante en el futuro cercano.

Pero el comercio internacional no es lo único que importa. Rusia tiene la intención de desarrollar la cooperación científica, tecnológica, cultural, humanitaria y deportiva sobre los principios de igualdad y respeto por los socios. Al mismo tiempo, nuestro país buscará un liderazgo responsable en todas estas áreas.

El segundo principio de nuestro desarrollo a largo plazo es la confianza en las libertades empresariales. Cada iniciativa privada dirigida al beneficio de Rusia debe recibir el máximo apoyo y espacio para su implementación.

La pandemia y los acontecimientos actuales han confirmado la importancia de la flexibilidad y la libertad en una economía. Es la empresa privada la que, en duras condiciones, en el contexto de los intentos de frenar nuestro desarrollo por cualquier medio, ha demostrado que es capaz de competir en los mercados globales. La adaptación a las condiciones externas que cambian rápidamente también se produce a expensas de las empresas privadas. Es necesario garantizar el desarrollo dinámico de la economía, por supuesto, apoyándose en la empresa privada.

Continuaremos reduciendo la carga administrativa. Entonces, de 2016 a 2018, tuvimos una moratoria en las inspecciones programadas de pequeñas empresas. Posteriormente se amplió, en total hasta finales de 2022. En 2020, esta moratoria también abarcó a las medianas empresas. Además, el número de inspecciones no programadas se ha reducido casi cuatro veces.

Pero fuimos más allá y en marzo de este año abandonamos las inspecciones programadas a todos los empresarios, independientemente del tamaño de la empresa, con una condición: si sus actividades no están asociadas a un alto riesgo de daño a los ciudadanos y al medio ambiente. . Como resultado, ahora el número de inspecciones programadas se ha reducido seis veces en comparación con el año pasado.

¿Por qué estoy hablando de esto con tanto detalle ahora? El hecho es que después de la introducción de moratorias en las inspecciones, el número de infracciones por parte de los empresarios, tal resultado, no aumentó, sino que disminuyó, el número de infracciones disminuyó. Esto habla de la madurez y responsabilidad de los negocios rusos. Necesita estar motivado y, por supuesto, no obligado a cumplir con las normas y requisitos.

Esto significa que hay muchas razones para dar otro paso cardinal hacia adelante: para siempre, de manera continua, negarse a realizar la mayoría de las inspecciones de todas las empresas rusas, cuyas actividades no están asociadas con un alto riesgo de daño. Ha sido claro para todos durante mucho tiempo: no hay necesidad de ir y revisar a todos seguidos. Un enfoque basado en el riesgo debería funcionar. Pido al Gobierno que determine los parámetros específicos de dicha reforma en los próximos meses.

Y aquí hay otro tema muy sensible para los negocios, y hoy también es un tema de nuestra seguridad nacional y sustentabilidad económica. Con el fin de reducir y minimizar todo tipo de abusos, lagunas para presionar a los empresarios, constantemente estamos eliminando las vagas normas del derecho penal en términos de los llamados delitos económicos.

En marzo, se firmó una ley según la cual los procesos penales contra los empresarios por composición de impuestos solo pueden iniciarse con la presentación del servicio de impuestos, y nada más. En un futuro próximo, se debería adoptar un proyecto de ley para reducir el plazo de prescripción de los delitos fiscales, así como para negarse a iniciar procesos penales después de la devolución total de los impuestos atrasados.

En general, es necesario abordar con cuidado, pero al mismo tiempo a fondo, la despenalización de una serie de las llamadas estructuras económicas. Por ejemplo, los relacionados con el trabajo sin licencia o acreditación. Ahora bien, este es un tema muy delicado debido al comportamiento ilegítimo de nuestros socios occidentales, por ejemplo, que se niegan a proporcionar tales licencias.

En tales casos, nuestros organismos estatales no deberían, como dicen, traer negocios rusos bajo el artículo con sus propias manos, a pesar de que no hay culpa real de nuestros empresarios. Entiendes de qué se trata. Los que trabajan en pequeñas empresas también lo entienden muy bien. La licencia ha caducado, los socios occidentales no renuevan, bueno, ¿qué deberían hacer? Cierra el negocio, ¿verdad? Sea lo que sea, el camino está funcionando. Es necesario, por supuesto, mantener todo bajo el control del estado, pero no interferir con su trabajo.

También debe pensar en elevar el umbral de responsabilidad por la falta de pago de aduanas y otros pagos obligatorios. Además, no hemos cambiado los parámetros para determinar daños grandes y especialmente grandes durante mucho tiempo, a pesar de la inflación acumulada. Tal discrepancia entre la norma de la ley y las realidades de la vida, por supuesto, necesita ser corregida. Desde 2016 hasta hoy, la inflación se ha acumulado en alrededor del 50 por ciento, y estos parámetros no han cambiado; es necesario cambiarlos, por supuesto.

Finalmente, es necesario reconsiderar las causales de detención de empresarios y de ampliación de la averiguación previa. No es ningún secreto que muy a menudo estas normas se aplican donde no existe una necesidad objetiva.

Como resultado, incluso en la etapa de investigación, las empresas se ven obligadas a suspender sus actividades oa cerrar por completo. En este caso, además de las pérdidas directas y la pérdida de posiciones de mercado y empleos, la reputación de las empresas y sus líderes está bajo ataque.

Llamo la atención de las estructuras de aplicación de la ley: es necesario poner fin a esta práctica. Y pido al Gobierno, junto con el Tribunal Supremo, que prepare las modificaciones oportunas a la ley. Le pido que complete este trabajo antes del 1 de octubre de este año.

Además, se ha dado una instrucción especial a través del Consejo de Seguridad para analizar situaciones en las que se inicien causas penales pero no se lleven a juicio. El número de estos casos ha aumentado significativamente en los últimos años. Lo que hay detrás de esto está claro para todos. A menudo, se abre un caso sin motivos suficientes o se utiliza para presionar a empresas o personas específicas. En el otoño, discutiremos este tema por separado y tomaremos decisiones adicionales con respecto a la legislación y la organización del trabajo de los organismos encargados de hacer cumplir la ley.

Por supuesto, los equipos de gestión regionales juegan un papel importante en la creación de un entorno empresarial moderno. En el sitio del Foro de San Petersburgo, tradicionalmente noto aquellos sujetos de la Federación que han logrado un progreso significativo en la Calificación Nacional del Clima de Inversión, que mantiene la Agencia de Iniciativas Estratégicas.

Aquí tenemos cambios en los tres primeros. A Moscú y a Tartaristán, que continúan a la cabeza, se unió este año la Región de Moscú. Durante el año, subió del octavo lugar a los líderes, a los tres primeros. Los líderes de la clasificación también son Tula, Nizhny Novgorod, Tyumen, Novgorod, las regiones de Sakhalin, San Petersburgo y Bashkortostán.

Por separado, me gustaría señalar las regiones con el mayor progreso: estas son la región de Kurgan – un aumento de 36 posiciones, los Territorios de Perm y Altai – un aumento de 26 posiciones, Ingushetia – de 24 posiciones, y la región de Ivanovo, que subió 17 posiciones.

Quiero agradecer y felicitar a nuestros colegas de las regiones por este trabajo.

Y, por supuesto, el enfoque del gobierno federal, los equipos regionales y municipales debe estar en apoyar las iniciativas comerciales de los ciudadanos en pueblos pequeños y asentamientos individuales y áreas remotas. También tenemos tales ejemplos de éxito. Esto incluye la creación de software popular, la venta de productos ecológicos, bienes de producción propia en todo el país a través de sitios de Internet nacionales.

Es importante crear nuevas oportunidades aquí, introducir formatos comerciales modernos, incluidas plataformas electrónicas, como ya he dicho, para reducir la logística, el transporte y otros costos, incluido el uso de las sucursales modernizadas del Correo Ruso.

También es necesario ayudar a los empleados de pequeñas empresas, ciudadanos autónomos, empresarios de nueva creación a obtener habilidades y competencias adicionales. Las medidas adecuadas dirigidas específicamente a las pequeñas localidades, zonas rurales, zonas remotas y territorios, les pido que se incluyan en una línea especial en el proyecto nacional para el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas.

Hoy me gustaría dirigirme a nuestros líderes, los dueños de grandes empresas, nuestros principales empresarios y gerentes.

Estimados colegas, amigos!

El éxito real y duradero, el sentido de la dignidad y el respeto por uno mismo sólo se obtienen cuando vinculas tu futuro, el futuro de tus hijos con tu patria. Muchos de nosotros hemos estado en una relación durante mucho tiempo y conozco los sentimientos de muchos de los ejecutivos y propietarios de nuestra empresa. Escuché de usted muchas veces que los negocios son mucho más que obtener ganancias, tal como son, y cambiar la vida, contribuir al desarrollo de su ciudad natal, región, país en su conjunto es algo extremadamente importante para la autorrealización. , servir a las personas y a la sociedad no es nada que no puedas reemplazar. Este es todo el sentido de la vida, todo el sentido del trabajo.

Los acontecimientos recientes solo han confirmado lo que decía constantemente antes: las casas son más seguras. Aquellos que no querían escuchar este mensaje obvio perdieron cientos de millones, si no miles de millones de dólares en Occidente: tal era el refugio supuestamente tranquilo para el capital.

Una vez más, quiero decir a mis colegas, incluidos los que están en la sala y los que no están aquí hoy: por favor, no pisen el viejo rastrillo. Nuestro país tiene un potencial gigantesco, y las tareas que requieren la aplicación de fuerzas no tienen fin. Invierta aquí, invierta en la creación de nuevos negocios y empleos, en el desarrollo de infraestructura turística, apoye escuelas, universidades, servicios sociales y de salud, cultura y deportes. Sé que mucha gente hace eso, lo sé, solo quiero volver a enfatizarlo.

Así entendían su misión los Bakhrushin y Morozov, los Shchukin y Ryabushinsky, los Akchurin y Galeev, los Apanaev y Matsiev, Mamontov, Tretyakov, Arsanov, Dadashev y Gadzhiev. Muchas familias de comerciantes y empresarios rusos, tártaros, buriatos, chechenos, daguestaníes, yakutos, osetios, judíos, armenios y otros, que no ofendieron a sus herederos directos, inscribieron para siempre su nombre en la historia de nuestro país.

Por cierto, me gustaría enfatizar algo más. Para los herederos, posibles herederos del capital, aún se desconoce qué es más importante: el dinero, la propiedad o el buen nombre que heredaron y los méritos de sus antepasados ​​a la patria. Esto definitivamente nadie lo desperdiciará, perdón por los malos modales, nadie lo beberá.

Y lo que quedará con las futuras generaciones de herederos: un buen nombre permanecerá con ellos para siempre. Y esto definitivamente los acompañará a lo largo de la vida, de generación en generación, los ayudará, los apoyará a lo largo de la vida, los hará más fuertes incluso que el dinero que pueden heredar o poseer.

¡Estimados colegas!

El tercer principio de nuestro desarrollo a largo plazo es una política macroeconómica responsable y equilibrada. En muchos aspectos, fue esta línea la que nos permitió resistir la presión de las sanciones sin precedentes. Pero repito, para nosotros esta política es importante no solo para responder a los desafíos actuales, sino también a largo plazo. No repetiremos la triste experiencia de nuestros colegas occidentales, que desencadenaron una espiral inflacionaria y desequilibraron sus finanzas.

Nuestro objetivo es el desarrollo sostenido de la economía en los próximos años, reduciendo la carga inflacionaria sobre los ciudadanos y las empresas, y logrando la tasa de inflación objetivo del cuatro por ciento en el mediano y largo plazo. Casi comencé con la inflación y ahora me gustaría decir al respecto: cuatro por ciento, todavía tenemos esa meta.

Ya he dado instrucciones al Gobierno para que elabore propuestas de nuevas reglas presupuestarias. Deben garantizar la previsibilidad de la política presupuestaria y crear las condiciones para aprovechar al máximo la situación económica exterior. Todo esto es necesario para fortalecer las bases del crecimiento económico, resolver problemas de infraestructura y tecnológicos, que es la base para mejorar el bienestar de los ciudadanos.

Sí, algunas de las monedas de reserva del mundo ahora son suicidas, es obvio, en cualquier caso, tienen tendencias suicidas. Por supuesto, no tiene sentido «esterilizar» nuestra oferta monetaria con su ayuda hoy. Pero el principio principal: gastar, en función de la comprensión de cuánto ha ganado, permanece y nadie lo ha cancelado. Entendemos esto.

El cuarto principio de nuestro desarrollo es la justicia social. El crecimiento de la economía y la iniciativa empresarial, las oportunidades industriales y el potencial científico y tecnológico del país deben tener una poderosa materialización social. Tal desarrollo debería conducir a una reducción de la desigualdad, y no a su exacerbación, como está sucediendo en algunos otros países. Y, para ser honesto, tampoco somos campeones en resolver estos problemas, todavía tenemos muchas preguntas y problemas aquí.

La reducción de la pobreza y la desigualdad es la demanda de productos nacionales, y en todo el país, y por ende la reducción de la brecha en el potencial de las regiones, la creación de nuevos puestos de trabajo exactamente donde más se necesitan, en general, una condición determinante para un mayor desarrollo económico.

Permítanme enfatizar que la dinámica positiva de los ingresos reales de los ciudadanos, la reducción de la pobreza es el principal indicador de la eficacia del trabajo de los órganos de gobierno y el estado en su conjunto. Además, los resultados tangibles aquí, a pesar de todas las dificultades objetivas, deben lograrse ya este año, y esa tarea se le ha encomendado al Gobierno.

Repito, brindamos apoyo específico a los grupos de ciudadanos más vulnerables: jubilados, familias con niños, así como a aquellos que se encuentran en una situación de vida difícil.

Las pensiones aumentan anualmente a un ritmo superior a la inflación. Este año se aumentaron dos veces, incluso desde el 1 de junio en un diez por ciento adicional.

Simultáneamente con las pensiones, el salario mínimo se ha incrementado en un diez por ciento, así como el salario digno, que está vinculado a muchos otros beneficios y pagos sociales, también deberían aumentar, respectivamente, lo que afecta directamente los ingresos de unos 15 millones de personas. .

En los últimos años, hemos construido un sistema integrado de apoyo para familias necesitadas con niños. La mujer puede recibir asistencia del estado desde las primeras etapas del embarazo hasta que el niño cumpla 17 años.

El bienestar de las personas, su prosperidad es el factor más importante en el desarrollo demográfico, y aquí, teniendo en cuenta las ondas demográficas negativas superpuestas, la situación es extremadamente difícil. En abril nacieron en Rusia menos de cien mil niños, casi un 13 por ciento menos que en abril de 2020.

Pido al Gobierno que mantenga bajo control el desarrollo de medidas adicionales para apoyar a las familias con niños. Deben ser de carácter cardinal, acordes con la escala del extraordinario desafío demográfico al que nos enfrentamos.

El futuro de Rusia es una familia con dos, tres y más hijos. Por lo tanto, deberíamos estar hablando no solo de apoyo financiero directo: debemos enfocarnos, ajustar el sistema de atención médica, la educación y todas las áreas que determinan la calidad de vida de las personas a las necesidades de las familias con niños.

La iniciativa social nacional, que los equipos regionales y ASI están implementando juntos, tiene como objetivo resolver este problema. En el otoño, evaluaremos los resultados de este trabajo y resumiremos los resultados de la calificación de la calidad de vida en las regiones para utilizar las mejores experiencias y prácticas de la manera más amplia posible en todo el país.

Otro quinto principio sobre el que Rusia construye su política económica es el desarrollo prioritario de la infraestructura.

Ya hemos incrementado el gasto presupuestario directo en el fortalecimiento de las arterias de transporte. El próximo año se iniciará un plan de gran envergadura para la construcción y reparación de la red troncal de carreteras federales y regionales. En cinco años, al menos el 85 por ciento de su longitud debe llevarse a un estado estándar.

Se utiliza activamente una herramienta tan nueva como los préstamos presupuestarios de infraestructura. Se emiten a 15 años a una tasa del tres por ciento. Ya he dicho que la demanda de ellos resultó ser mucho más alta de lo que habíamos planeado originalmente. Las regiones tienen muchos proyectos prometedores bien desarrollados: no podemos posponer su lanzamiento. Todavía estamos considerando qué hacer con esta medida de apoyo. Hubo una discusión sobre esto anoche. En cualquier caso, ahora solo puedo afirmar que esta herramienta funciona de manera confiable.

Un tema aparte es la modernización de la vivienda y los servicios comunales. Hay muchos problemas aquí. La industria está crónicamente sub invertida, estimada en 4,5 billones de rublos. Se reemplazará más del 40 por ciento de las redes. De ahí la baja eficiencia y las altas pérdidas. Al mismo tiempo, alrededor del tres por ciento de las redes se deterioran y se vuelven inutilizables cada año, y no más del dos por ciento se reemplazan por otras nuevas, es decir, el problema empeora año tras año.

Propongo consolidar recursos y poner en marcha un programa integral de modernización de viviendas y servicios comunales, sincronizandolo con otros planes de desarrollo de infraestructura, así como con reparaciones capitales del parque habitacional. La tarea es cambiar radicalmente la situación, para reducir consistentemente la proporción de redes obsoletas, tal como lo estamos haciendo rehabilitando viviendas de emergencia y reparando caminos. Discutiremos en detalle los temas de vivienda y servicios comunales y el desarrollo del complejo de construcción con los gobernadores en una reunión del Presidium del Consejo de Estado la próxima semana.

Además, propongo por separado aumentar la cantidad de recursos para proyectos para crear un entorno urbano cómodo en pueblos pequeños y asentamientos históricos. Este programa funciona bien para nosotros. Propongo asignar otros diez mil millones de rublos anualmente para estos fines en 2023-2024.

Asignaremos fondos adicionales para la renovación de ciudades en el Lejano Oriente. Solicito al Gobierno que establezca límites especiales para estos fines en el marco de los programas de créditos presupuestarios de infraestructura y de modernización de viviendas y servicios comunales, así como otros programas de desarrollo.

Una prioridad absoluta para nosotros es la ordenación y el desarrollo integral de las zonas rurales. Las personas que trabajan en el campo, alimentan al país y, como ya está claro, a una parte importante del mundo, deben vivir en condiciones cómodas y dignas. En este sentido, solicito al Gobierno que asigne fondos adicionales para el programa de perfil. Los derechos de exportación por la venta de productos agrícolas pueden convertirse aquí en una fuente financiera. Esta es una fuente permanente. Por supuesto, puede fluctuar, pero será permanente.

Al mismo tiempo, propongo por separado ampliar los programas para la reconstrucción y modernización de las casas de cultura rurales, así como los teatros y museos regionales y municipales, asignando seis mil millones de rublos para estos fines en 2023 y 2024.

Una tarea excepcionalmente demandada e importante para las personas es lo que acabo de decir en el campo de la cultura. Permítanme darles un ejemplo muy reciente: durante la entrega de las medallas Héroe del Trabajo, uno de los destinatarios de Yakutia, Vladimir Afrikanovich Mikhailov, en una parte cerrada pidió ayuda directamente para la construcción de un centro cultural en su pueblo natal. Por supuesto, definitivamente lo haremos. Pero el hecho de que la gente esté hablando de él en todos los niveles muestra que tiene una gran demanda.

También haré una pequeña digresión, que es apropiada ahora, con el comienzo del verano, el tiempo tradicional de vacaciones aquí en Rusia.

Cada año más y más turistas buscan visitar los lugares naturales más hermosos de nuestro país: parques nacionales, santuarios de vida silvestre, reservas naturales. Según estimaciones, este año el flujo turístico superará los 12 millones de personas. Es importante que las agencias gubernamentales, las empresas y los turistas sepan qué está permitido y qué no se puede hacer en estos territorios, donde es posible construir instalaciones turísticas y dónde está estrictamente prohibido, donde crea riesgos para ecosistemas únicos y vulnerables.

La Duma del Estado ya está considerando un proyecto de ley diseñado para regular la organización del turismo en áreas especialmente protegidas, para crear una base civilizada para tales actividades.

En este sentido, me gustaría llamar la atención sobre lo siguiente: todas las decisiones que se tomen aquí deben ser calculadas y equilibradas, y debemos tomar esto en serio.

Destacaré especialmente la tarea de salvar y preservar Baikal. En particular, este es el objetivo de un proyecto único para el desarrollo integrado de la ciudad de Baikalsk, que debe convertirse en el estándar de gestión prudente y orientada al medio ambiente.

La tarea no es solo eliminar el daño acumulado a la naturaleza de las actividades de la fábrica de pulpa y papel de Baikal, sino también llevar a la ciudad a un nivel de vida fundamentalmente diferente, para que sea el sello distintivo del ecoturismo ruso. El proyecto debe implementarse utilizando las tecnologías más avanzadas, fuentes de energía respetuosas con el medio ambiente.

En general, desarrollaremos tecnologías limpias con el fin de alcanzar las metas establecidas para la modernización ambiental de las empresas, para reducir las emisiones nocivas a la atmósfera, especialmente en los grandes centros industriales. También seguiremos trabajando en el marco de proyectos de economía circular, proyectos verdes y protección del clima, de los que hablamos en detalle aquí en el foro el año pasado.

En este sentido, el sexto principio, en mi opinión, transversal del desarrollo que une nuestro trabajo es el logro de una verdadera soberanía tecnológica, la creación de un sistema integral de desarrollo económico, que, en términos de componentes críticamente importantes, no depender de instituciones extranjeras. Necesitamos construir todas las esferas de la vida a un nivel tecnológico cualitativamente nuevo y, al mismo tiempo, no ser solo usuarios de las soluciones de otras personas, sino tener las claves tecnológicas para crear bienes y servicios para las próximas generaciones.

En los últimos años, hemos prestado mucha atención a la sustitución de importaciones y hemos tenido éxito en varias áreas: en el complejo agroindustrial, en la producción de medicamentos, equipos médicos, en el complejo militar-industrial y en varios de otras áreas.

Pero, y me gustaría enfatizar esto, tenemos muchas discusiones en la sociedad sobre este tema, la sustitución de importaciones no es una panacea, no es una solución cardinal. Si solo repetimos a otros, tratamos de reemplazar, incluso con copias de la más alta calidad, los bienes de otras personas, entonces corremos el riesgo de estar en la posición de ponernos constantemente al día, pero necesitamos estar un paso adelante, crear nuestras propias tecnologías competitivas. , productos y servicios que pueden convertirse en nuevos estándares mundiales.

Permítanme recordarles a este respecto que Sergei Pavlovich Korolev no siguió el camino de copiar y mejorar parcialmente la tecnología de cohetes capturados, sino que miró hacia el futuro y propuso un esquema de lotes único para crear el cohete R-7, abrió el camino para la humanidad en espacio, y de hecho estableció el estándar para todo el mundo y para las próximas décadas.

Así es exactamente como los fundadores de muchos programas científicos soviéticos trabajaron a la vanguardia, y ahora, confiando en ese trabajo preliminar, nuestros diseñadores avanzan con dignidad. Gracias a ellos, Rusia dispone de armas hipersónicas, que aún no tienen parangón en ningún país del mundo. Rosatom mantiene una posición de liderazgo en tecnología nuclear y desarrolla una flota de rompehielos nucleares. Muchas soluciones rusas para inteligencia artificial y procesamiento de big data son las mejores del mundo.

Repito, el desarrollo tecnológico es una dirección transversal que marcará no solo la década actual, sino todo el siglo XXI. Discutiremos en detalle el tema de la construcción de una nueva economía tecnológica, la tecnoeconomía, en el próximo Consejo de Desarrollo Estratégico. Hay muchos temas de discusión y, lo que es más importante, para tomar decisiones gerenciales. Me refiero al desarrollo de la educación en ingeniería y la transferencia de desarrollos científicos a la economía real, la provisión de recursos financieros para empresas de alta tecnología de rápido crecimiento. También discutiremos el desarrollo de tecnologías de extremo a extremo y el progreso de los proyectos de transformación digital en industrias individuales.

Hago hincapié en que es, por supuesto, imposible producir todo y todo, y no es necesario. Sin embargo, necesitamos tener todas las tecnologías críticas para, si es necesario, establecer rápidamente nuestra propia producción de cualquier producto. Esto es exactamente lo que hicimos cuando rápidamente proporcionamos la producción de vacunas contra el coronavirus y ahora lanzamos la producción de muchos otros tipos de productos y servicios.

Por ejemplo, después de que los socios sin escrúpulos de KamAZ abandonaran el mercado ruso, su nicho ahora está ocupado por empresas nacionales. Además, estamos hablando del suministro de componentes no solo para los modelos tradicionales de la planta, sino también para series prometedoras: vehículos principales, de transporte y pesados.

También me gustaría mencionar el sistema de pago con tarjeta Mir, que ha reemplazado exitosamente a Visa y MasterCard en el mercado nacional, y ahora está expandiendo su geografía y ganando reconocimiento internacional paso a paso.

Otro ejemplo es la Planta de Tractores de Petersburgo. Su ex socio extranjero se negó a vender motores y realizar su servicio de garantía. ¿Quién rescató? Constructores de motores de Yaroslavl y Tutaev: organizaron el suministro de sus motores. Como resultado, la producción de maquinaria agrícola en la Planta de Tractores de San Petersburgo en marzo-abril de este año fue un récord para la empresa: no disminuyó, sino que se convirtió en un récord, aumentó.

Estoy seguro de que habrá más y más prácticas positivas e historias de éxito.

Repito, Rusia tiene las reservas de personal, científicas y tecnológicas para desarrollar productos que ahora tienen una gran demanda, incluidos equipos domésticos y de construcción, equipos industriales y de servicios.

La tarea de hoy es desarrollar capacidades y establecer las líneas necesarias en poco tiempo. Y uno de los temas clave son las condiciones cómodas para el trabajo de las empresas, así como la disponibilidad de sitios de producción preparados.

Pido al Gobierno que presente los parámetros clave del nuevo modo de funcionamiento de los clústeres industriales para otoño. ¿Qué es importante aquí?

El primero es la financiación. Los proyectos lanzados en dichos grupos deben recibir un recurso de préstamo asequible a largo plazo por hasta diez años y a una tasa de no más del siete por ciento anual en rublos. Discutimos todos estos temas, incluso con nuestro bloque económico. Todos estamos de acuerdo, hagámoslo.

La segunda es la fiscalidad. En los clústeres, es necesario garantizar un bajo nivel de impuestos condicionalmente constantes, incluidas las primas de seguros.

El tercero es el apoyo a la producción en la etapa inicial, inicial, la formación de un paquete de pedidos, incluida la provisión de subsidios para la compra de productos terminados de tales empresas. La pregunta no es fácil, pero creo que se requerirán subsidios. Son necesarios para abastecer el mercado. Solo tienes que resolverlo con calma.

En cuarto lugar, la simplificación de la administración, incluyendo la mínima o total ausencia de inspecciones, así como la operación de las empresas en un cómodo y fácil control tributario y aduanero.

Quinto, y quizás más importante, es necesario crear mecanismos para garantizar la demanda a largo plazo de nuevos productos innovadores que recién ingresan al mercado. Me gustaría llamar la atención del Gobierno: dicho trato preferencial y los clústeres industriales correspondientes deben comenzar a funcionar a partir del 1 de enero de 2023.

Lo que quiero decir al respecto. Los puntos de crecimiento industrial tanto nuevos como ya operativos deben atraer a las pequeñas empresas, involucrarlas en su órbita. Al mismo tiempo, para un emprendedor, para pequeñas organizaciones, es importante ver el horizonte, comprender las perspectivas.

En ese sentido, por supuesto, solicito al Gobierno, en conjunto con la Corporación PyME [Corporación Federal para el Desarrollo de la Pequeña y Mediana Empresa] y nuestras empresas más grandes, lanzar un instrumento de convenios de largo plazo entre empresas con participación estatal y pequeñas y medianas empresas. Por lo tanto, la demanda de los productos de dichas empresas estará garantizada en los próximos años, mientras que los proveedores podrán asumir con confianza la obligación de crear una nueva producción o ampliar la existente para este pedido.

Permítanme agregar que ya hemos reducido significativamente el tiempo de construcción de las instalaciones industriales y eliminado procedimientos engorrosos innecesarios, pero todavía hay grandes reservas, hay trabajo por hacer, hay espacio para avanzar. Por lo tanto, la creación de edificios de producción desde cero todavía requiere de uno y medio a tres años, mientras que la adquisición de locales listos para usar se ve limitada por las tasas de interés aún altas de los préstamos.

En este sentido, para que la empresa nacional pueda expandir rápidamente la producción de los productos necesarios, propongo lanzar una herramienta fundamentalmente nueva: la hipoteca industrial. Estamos hablando de préstamos preferenciales a largo plazo a una tasa del cinco por ciento anual. Las empresas que planeen comprar áreas preparadas para la producción serán elegibles para tales préstamos. Pido al Gobierno que arregle todos los detalles con el sector bancario ruso sin demora, para que las hipotecas industriales empiecen a funcionar plenamente en un futuro próximo.

¡Queridos amigos!

La velocidad y la escala de los cambios en la economía global, las finanzas y las relaciones internacionales están aumentando. El paso de la globalización a un modelo de crecimiento multipolar es cada vez más claro. Sin duda, la formación y nacimiento de un nuevo orden mundial es un proceso difícil. Todavía enfrentaremos muchos desafíos, riesgos y factores que son incluso difíciles de predecir y predecir hoy.

Pero es obvio que las reglas para el mantenimiento del nuevo orden mundial serán establecidas por estados fuertes y soberanos, aquellos que no se mueven a lo largo de la trayectoria ya delineada por alguien. Solo los estados fuertes y los soberanos pueden tener voz en este orden mundial que está naciendo de nuevo, o que están condenados a convertirse o seguir siendo una colonia privada de derechos.

Es necesario esforzarse por avanzar, cambiar, sentir el aliento de los tiempos y mostrar voluntad y determinación nacional para ello. Rusia está entrando en la era venidera como un poderoso país soberano. Definitivamente aprovecharemos las nuevas oportunidades colosales que el tiempo abre para nosotros, y seremos aún más fuertes.

Gracias por su atención.

Mikhail Simonyan: ¡Gracias, Vladimir Vladimirovich!

Realmente quiero decir que en un discurso tan exhaustivo, un análisis tan exhaustivo, no tenemos nada más que hablar, porque respondiste todas las preguntas. Pero aún quedan preguntas, y definitivamente nos ocuparemos de ellas.

Y ahora le pediré a Kassym-Jomart Kemelevich [Tokayev] que venga a este atril y comparta con nosotros su visión de los procesos que están teniendo lugar en su país, en nuestro país, en las relaciones de nuestros países y en el mundo.

Gracias.

K.-Zh.Tokayev: ¡  Estimado Vladimir Vladimirovich!

Estimados participantes del foro!

Felicito a todos por un evento tan significativo: la celebración del aniversario, el 25º Foro Económico Internacional de San Petersburgo. Agradezco a Vladimir Vladimirovich por la invitación y por la cálida y cordial bienvenida en la capital cultural de Rusia.

FUENTE PRESIDENCIA DE RUSIA http://kremlin.ru/events/president/news/68669