Entrevista al Director de Dossier Geopolítico Carlos Pereyra Mele en el programa Mesa de Diálogo con los periodistas Ravalli y Fonseca por Canal C: sobre Bolsonaro y sus líneas geopolíticas.

Programa: Mesa de diálogo – Fecha: 31/10/18
Bienvenidos al canal oficial de YouTube de Canal C Córdoba. 
Miranos por la señal 7 de Cablevisión o vía Web: 

La caravana migrante en la filosofía de la historia
Por Norberto Emmerich

Arnold Toynbee, el notable historiador británico, reflexionó en su obra “Estudio de la historia” sobre los problemas centrales de la humanidad y adjudicó un rol central a dos procesos civilizatorios a los que denominó “la embriaguez de la victoria” y la “migración de pueblos”, un doble mecanismo que lleva a la caída de los imperios y de las civilizaciones a partir del estudio del Imperio Romano.
Las civilizaciones atraviesan su mayor momento de peligro en el preciso instante en que experimentan su mejor posición, en el punto más alto de su desarrollo, cuando el mundo parece re-crearse a su imagen y semejanza. En ese momento los imperios se ven sin enemigos a su alrededor, exportan el “american way of life” y dominan sin oprimir. A partir de allí comienza su irrefrenable decadencia, crisis y desaparición, la victoria produce una embriaguez imposible de evadir, cuando los frutos del esfuerzo le son otorgados al vencedor, que se retira a disfrutar del ocio y la riqueza merecidos.
El aspecto característico en el proceso de desintegración de una civilización ocurre en el ámbito social y se manifiesta en una descomposición interna que tiene por protagonista a una minoría dominante creadora de un Estado universal legitimado casi siempre por la fuerza. Desde las primeras experiencias americanas en la guerra contra España por la independencia de Cuba en 1898 hasta el desarrollo obtenido tras la finalización de la Segunda Guerra Mundial, se fue cimentando y construyendo paulatinamente el poderío externo de Estados Unidos.
La acción combinada del proletariado interno (la América profunda) y del proletariado externo (las corrientes migratorias) amenaza desde adentro y desde fuera al Imperio, hasta que llega su extinción. El ciclo vital de una civilización concluye en el momento en el que empieza a nacer el que dará lugar a una nueva civilización. Este proceso genético, alumbrado por la irremediable decadencia de la minoría dominante desde adentro y las sucesivas oleadas migratorias (Volkerwanderungen) desde afuera, da paso a un “interregno”, un tiempo caótico previo a la posterior época estable de formación y desarrollo. Ese “interregno” parece ser la característica dominante del momento actual.
En el Imperio Romano el proletariado externo llegó como una inundación desde más allá de las fronteras de la antigua sociedad: germanos y eslavos de Europa Septentrional, sármatas y hunos de la estepa euroasiática, sarracenos de la península arábiga, bereberes del Atlas y del Sahara se fueron agolpando contra las murallas del Imperio triunfante. Ya no pretendían participar de los beneficios imitando la cultura del vencedor, estaban alistándose para un asalto final a la fortaleza debilitada. Durante largas décadas Estados Unidos fue, y en gran medida sigue siendo, un lugar de inmigración de ciudadanos de todos los países. Pero las oleadas migratorias hispanas, la mexicana en primer lugar, fueron perforando su identidad. Con mucha razón Samuel Huntington se preguntó ¿Quiénes somos?, luego de haber escrito El choque de las civilizaciones.
Cuando la civilización está en crecimiento, el territorio nativo donde se asienta su fuerza está resguardado del impacto de la barbarie externa por un amplio umbral o zona amortiguadora a través de la cual la civilización fluctúa en varias capas de distintos salvajismos. Desde el avanzado norte mexicano hasta la decadencia salvadoreña, la barbarie externa se despedaza en una innumerable cantidad de capas y variantes de pobreza, crimen y corrupción.
Pero cuando una civilización entra en colapso y las hostilidades entre el interior y el exterior van creciendo, esta zona amortiguadora desaparece. El umbral es sustituido por una frontera militar, una línea que no tiene ancho, un muro, una alambrada, una cerca. A lo largo de esa línea, una minoría dominante frustrada y un proletariado externo furioso se miran frente a frente bajo el ojo de las armas. Este frente militar ya no deja irradiar cultura ni imitación, sólo la técnica militar da las respuestas, un artículo de cambio social que trae guerra. Brillantemente Toynbee afirma que “este equilibrio temporal y precario de fuerzas, inevitablemente se inclina con el paso del tiempo, a favor de los bárbaros”.
La carava migratoria centroamericana, sumando simpatías y apoyos a su paso, es el principal dilema global del momento. En medio del último tramo de la larga transición presidencial en México y la cercanía de las elecciones de medio término en Estados Unidos, los “bárbaros” están obligando a la militarización de la frontera americana y a respuestas tan improvisadas como encendidas del presidente Donald Trump.
La guerra comercial con China y la Unión Europea son pálidas escaramuzas frente al dilema civilizatorio que nuevamente se coloca a empujones en el centro de las preocupaciones estratégicas. Ahora no es Medio Oriente, es el “patio trasero” golpeando la puerta.

Dr. Norberto Emmerich

Las Fake News es un término que traducido al español significa Falsas Noticias, más precisamente un producto pseudo periodístico difundido a través de portales de noticias, medios escritos, radio, televisión y principalmente en redes sociales, lugar por donde se canalizan la mayoría de éstas, en tiempos de la nueva era tecnológica y cuyo principal objetivo es la desinformación deliberada o el engaño, armas de destrucción masiva que sirvieron en estos últimos años, a diversos partidos políticos entre otros para llegar al poder y realizar unos de los peores daños que se puede ocasionar a un estados con políticas nefastas, subordinantes y colonialistas.

Las mismas se emiten con la intención y el fin de inducir al error, manipular decisiones personales, desprestigiar o enaltecer una institución, entidad o persona según sea el caso, a los efectos de obtener ganancias económicas o rédito político; que haciendo honor a la verdad, fue utilizado éste último mecanismo mencionado, como prima facie en los países Latinoamericanos, haciendo alusión a la realidad regional, quienes fueron damnificados por políticas netamente contraria a los intereses del conjunto de la sociedad, principalmente los más vulnerables (ancianos, discapacitados y niños), y la clase trabajadora, sumado a lo antes descripto también el rédito económico fue la consecución seguida una vez que los aparatos económicos mundiales utilizaran este modus operandi, para manejar una vez sorteado el acto eleccionario, para ejercer el poder a gusto y piacere ante los ojos de la ciudadanía en general.

Las Fake News tienen relación con la propaganda y la posverdad o mentira emotiva (neologismo que puso de moda el “estilo Trump” en EEUU), de hecho el 2017 fue el año de las Fake News, debido a que estas se extendieron por todo el mundo, provocando no pocas situaciones de riesgo en países y empresas, que difundidas y amplificadas a través de redes sociales principalmente se convirtieron y se convierten en la actualidad a un ritmo vertiginoso, en fenómenos virales, poniendo en riesgo aspectos tan importantes, como la seguridad de la ciudad y ciudadanía sumado a las políticas públicas, y cuestiones de gran escala en el ámbito financiero o de soberanía estatal.

La posverdad termino que se asocia a las Fake News, se utiliza para definir al mundo del revés de la política, y por ende ésta palabra (posverdad) ha sido utilizada para tratar de explicar el instinto y la sensación anti establishmen que catapulto a la presidencia a Donald Trump e hizo triunfar al Brexit en el Reino Unido poniendo en jaque a la Unión Europea.

A continuación una breve reseña de un estudio realizado por la Universidad Complutense de Madrid, donde informa y expone como ejemplo a España y esboza que el 86% de los Españoles, tiene dificultad para distinguir entre noticias reales e informaciones falsas, en tanto que el 60% de ellos aseguraba que era capaz de hacerlo. A raíz de ello se elaboro un decálogo a los efectos de que sirva como herramienta para poder reconocer las noticias autenticas, entre ellas mencionamos: La desconfianza de los títulos cuando son muy llamativos, examinar siempre la URL, investigación de la fuente de la noticia, prestar atención al formato, atención a las fotos, revisar las fechas, verificar hechos, interconsulta de noticias, diferenciar la noticia del humor, y ser netamente critico de ellas.

En lo que respecta a este nuevo fenómeno de las Fake News en tiempo de la posverdad en Latinoamérica, actualmente Brasil es el país más afectado por este fenómeno en plena vigencia; y se profundiza con la contienda electoral que está llegando a su definición en el ballotage del próximo domingo 28 de octubre, ante las propuestas o declaraciones inverosímiles de los candidatos a medida que se acerca el final, donde competirán el candidato ultraderechista Bolsonaro y el del Partido de los Trabajadores Hadad.

Sin dejar de desconocer, que las Fake News, pareciera ser una facultad exclusiva y excluyente en estos últimos años de la derecha en nuestra región, como un artilugio que representa la decadencia de los verdaderos valores de la Democracia que deberían imperar, para sacar del letargo y la subordinación en que se hallan subsumidos nuestros países, productos de las Fake News como instrumento utilizados en Argentina, Brasil, Venezuela, Ecuador y Perú entre otros, para llegar y mantenerse en el poder a cualquier costo, siguiendo una nueva doctrina Monroe que atenta ante los intereses de nuestros países hermanos que bregan por una unidad en donde la Patria Grande sea el fin supremo.

Por eso lejos de ser un fenómeno aislado, se ha convertido principalmente en una estrategia política, que va en detrimento de las sociedades, puesto que se han convertido en el pan de cada día  de procesos de justicia y campañas electorales presidenciales que buscan enviar un mensaje sesgado a determinado público y la Argentina no es la excepción. Abogados, asesores políticos, expresidentes, organismos estatales, entre muchos otros han protagonizado escándalos debido al uso de información falsa o fotomontajes con el fin de avergonzar, tergiversar o difamar a la competencia.

Algunos países en América Latina destacados en esta práctica han sido Argentina, Brasil, Venezuela, Honduras, El salvador y Colombia. Sin duda, uno de los protagonistas es el estratega político Juan José Rendón, más conocido como “el rey de la propaganda negra”, quien ha liderado campañas políticas principalmente en países como Honduras, Venezuela, México, República Dominicana y Colombia y en Argentina Jaime Duran Barba, quien además se dio el lujo de definir al elector Argentino como: “Simios con sueños Racionales que se movilizan emocialmente…”, en su obra bibliográfica el arte de ganar.

Otro ejemplo que recorrió el mundo el escándalo de Cambridge analityca descubierto en marzo pasado, también impulso en todo el mundo un fuerte debate sobre la proliferación de noticias falsas en redes sociales, y así las Fake News, los trolls (una de las herramientas preferidas del Gobierno Argentino actual) y los bots, se han convertido en los nuevos protagonistas de la agenda política de las campañas electorales, en tiempo de la posverdad, pero en detrimento de la sociedad y sus ciudadanos.

Ahora bien, en contraposición a esta problemática mundial por supuesto para el principal damnificado que en fin es el Pueblo; en las últimas elecciones llevadas a cabo en México, el Instituto Nacional Electoral, impulso un novedoso programa para combatir la proliferación de desinformación en las redes sociales durante la campaña electoral, también es necesario destacar que el presidente del (INE) paso por Argentina y diserto en la (CNE) Cámara Nacional Electoral, con el objetivo de trasmitir la experiencia en su país, e impulsando el ejercicio del voto libre e informado.

Parte de ese acuerdo en México explico el titular de la (INE) se centro en tres ejes para combatir las Fake news, en redes sociales: convenios con las grandes empresas en la materia Google, Facebook y Twitter, una alianza con medios nativos digitales y la conversión de la oficina electoral en una agencia de información.

Por último es dable destacar que para nuestro país (Argentina), sin dudas lo que ocurra por estos días en Brasil será un espejo para prevenir e ir tomando las recomendaciones del especialista Mexicano, debido a que en 2.019 estaremos eligiendo otra vez, un nuevo jefe de estado, que reencauce, los inmensos errores u horrores llevados adelante al día de hoy, ya sea por negligencia o impericia de la administración actual, que no encontró nunca el rumbo económico, y por ende acelero la inconsistencia social donde millones de Argentinos están librados a su suerte, simplemente porque no se cumplió o no se pudo cumplir lo que se pregono hasta el hartazgo en la campaña presidencial del 2015, a punto tal de destruir la institucionalidad. Bregamos para que las nuevas tecnologías sirvan para consolidar más los derechos sociales, afianzar la Democracia en post del bien común.

 

MARIO RAMON DUARTE

ABOGADO

JUEZ ADM. MUN. FALTAS 

MIEMBRO DOSSIER GEOPOLITICO/CEES

ESPECIALISTA CIBERSEGURIDAD/CIBERDEFENSA

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Fake_news

https://www.alainet.org/es/articulo/195637

https://www.blog.andaluciaesdigital.es/detectar-fake-news-      claves-plataformas/

https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-38594515

https://www.infobae.com/america/america-latina/2018/10/05/la-amenaza-de-las-fake-news-crece-en-brasil-en-visperas-de-las-elecciones/

http://www.ambito.com/933542-campanas-electorales-en-tiempos-de-ifake-newsi-el-caso-mexicano-que-argentina-mira-de-ce

 

Columna tradicional semanal de Análisis Geopolitico y Geoestratégico Mundial, en el Programa del Club de la Pluma, que conduce el Periodista Norberto Ganci, y se transmite por Radio Vía Web y repetidoras de todo el Continente

* Foro de Valdai Declaraciones del Presidente Vladimir Putin
* La Hipocresía de Occidente con el Caso del Asesinato de Jamal Khasoggi – las Varas de los Casos Skripal/khasoggi
* La Caravana de Migrantes Hondureños sus consecuencias NO solo lo humanitarios, sino las responsabilidad de las Bandas Maras, Narcotrafico, Paramilitares y las “Complicidades Estatales”. Y como esta “Caravana” le deja montada un escenario complicado al nuevo Presidente de México AMLO
* Sainete de RRII de Argentina con visita de Evo Morales a Argentina en Visita NO “oficial”
* Argentina una nueva Hipótesis de Conflicto con Chile por los Hielos Continentales según nos llega información desde la Prensa 
* Ofensiva General contra el narcotrafico y el Terrorismo de EEUU: especialmente es en América Latina Anuncio el Fiscal General de EEUU esta semana. Tema Triple Frontera

Audio: https://ar.ivoox.com/es/columna-geopolitica-carlos-pereyra-mele-club-de-audios-mp3_rf_29493397_1.html?fbclid=IwAR13voo1kpbT442g-aORTsFVTUGWcbxqTroJD-eOhOsQuW07agzTeDkm1IU 

EEUU anuncia ofensiva contra crimen organizado transnacional; foco principal en América Latina: https://lta.reuters.com/article/topNews/idLTAKCN1MP26C-OUSLT?fbclid=IwAR2jxo9B42MF_aYfDcYLYTW-BQNn_iOEyRzi3pBxtcmkK4iF1JiDOkg2dcE

Hemos venido sosteniendo que la mal llamada doctrina Monroe– en verdad una declaración unilateral del presidente de los EEUU, James Monroe- ha dado un nuevo giro de tuerca que pone en grave peligro la supervivencia misma de los Estados de Nuestra América, hoy sin un rumbo geopolítico.

La causa central es la lucha por la supremacía mundial en la isla mundial euroasiática-lo que el geopolítico inglés Mackinder denominó el corazón decisivo de la tierra-. Allí como sabemos EEUU, China y Rusia y otras potencias regionales como Turquía, Arabia Saudita e Irán se hallan disputando verdaderas guerras de a trozos en la visión del Papa Francisco. Por citar los ejemplos de Irak, Afganistán, Siria, Yemen, Ucrania, etc. El mar meridional de la China es un epicentro geoeconómico y geopolítico de vital importancia. Y por otro lado, una Conferencia económica de Asia y Europa acuerdan acciones y críticas a la política norteamericana en la región, toda una novedad geopolítica, de la que todavía no tomamos dimensión.

En ese contexto, EEUU viene avisando, lo hizo Trump -y también Obama- una reactualización de la “doctrina Monroe” consistente en crear escenarios de agresión a Nuestra América, porque por necesidad estratégica necesitan que “el patio trasero” no genere ningún tipo de turbulencia. Nos llama la atención, el silencio absoluto de nuestros gobiernos, lo que nos hace pensar que no hay nada de inocencia sino complicidades en este tablero geopolítico peligrosísimo.

EEUU en su doctrina Monroe con nuevo rostro, la asentó en tres pilares:

  • Una guerra comercial con China, con la finalidad de que el gigante asiático no le saque mercados tradicionales, como está ocurriendo.
  • Una guerra judicial extraterritorial direccionada, novedosa, cuyo arquetipo es el juez Moro, del Brasil. Con un currículum frondoso, como lo demostró Luis Alberto Moniz Bandeira formado en el Pentágono a pesar de su juventud. Y que llevó a la prisión a Lula. Esto, no nos habilita, a la negación como hace el progresismo -variante del social-liberalismo- de la epidemia de inseguridad y corrupción que existe en Nuestra América y que debemos enfrentarla, pero desde nosotros, no desde una agenda direccionada. Negarla sería ser lo más funcional al imperialismo.
  • La policialización de las FFAA y la transformación de las policías en guardias nacionales, con la finalidad de enfrentar a los nuevos enemigos: El narcotráfico y el terrorismo, pero cuya finalidad es la apropiación de nuestros recursos naturales. Este escenario lo hemos desarrollado con abultada documentación en el lejano 2008 con el Diccionario Latinoamericano de Seguridad y Geopolítica (Barrios, Miguel Ángel-Director-.Diccionario Latinoamericano de Seguridad y Geopolitica.Biblos.BsAs.2008) y más recientemente en Geopolítica de la Seguridad en América Latina (Barrios, Miguel Ángel -coordinador-; Emmerich, Norberto; Torres, Yesenia. Geopolítica de la Seguridad en América Latina.Biblos.BsAs.2017).

Ahora, el fiscal general de EEUU, Jef Sessions, acaba de anunciar que designaron a cinco grupos, cuatro de ellos latinoamericanos, como organizaciones criminales transnacionales que serán objeto de investigaciones y procesamientos más duros. Entre las organizaciones que serán objetivo de la ofensiva puesta en marcha por una disposición especial destacan la Mara Salvatrucha (MS-13), el cartel de Sinaloa y el cartel de Jalisco Nueva Generación, ambas mejicanas y el clan de Golfo (colombiana). Además de estos grupos con lazos en Latinoamérica, la lista del Fiscal general destaca a Hezbolá, cuya actividad está centrada en el Líbano.

El “equipo de experimentados fiscales contra el tráfico internacional de narcóticos, terrorismo, crimen organizado y lavado de dinero (Reuters, 15 de octubre de 2018)”, investigará los individuos y redes que prestan apoyo “al grupo chií libanés” (Reuters, 15 de octubre de 2018), dijo Sessions. En 90 días tendrán los integrantes de este grupo las directivas específicas para “perseguir a estos grupos, con el objetivo final de sacarlo de las calles”. (Reuters, 15 de octubre de 2018).

Esta directiva, en nuestra opinión se torna muy peligrosa principalmente por tres puntos:

  • No se define con precisión el concepto estratégico de terrorismo. Y está indefinición terminológica puede llevar a confusiones peligrosas, porque todo puede ser “terrorismo”. Para nosotros, terrorismo es una táctica de la violencia con fines políticos, que lo puede realizar desde un actor individual, una organización de cualquier índole o un Estado.

Más aún, desde este punto de vista EEUU ha sido el Estado más terrorista del mundo con su doctrina de la guerra preventiva. Como así también, como lo dijo el Papa Francisco, debemos tener la prudencia de no asociar automáticamente terrorismo con islamismo.

  • El crimen organizado es un actor político territorial que a partir del núcleo de narcotráfico contiene más de 23 tipos de delitos y tiene como finalidad la fragmentación de los Estados. Esto es así, porque el narcotráfico tiene los mismos atributos del Estado: territorialidad, monopolio de la fuerza, regulación y sustentabilidad. Y por eso, por primera vez en la historia en América Latina se puede volver peligroso el nacimiento de Estados criminales o narco-democráticos. Porque EEUU no dice una obviedad: no existe crimen organizado sin connivencia de sectores de la política, de la justicia, de la policía y del “empresariado”. Pero sobre todo solo funciona con  la complicidad en el lavado de activos de las “guaridas fiscales” y en los grandes bancos del sistema financiero global, que forman parte de su territorio. Con el agravante de ser los EEUU el principal mercado consumidor del mundo.

En este punto, consideramos demasiado simple la definición que realizó la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional en Palermo (Italia) en el 2000, al definirla en su Artículo 2: “Se entenderá por un Grupo Delictivo Organizado, un grupo estructurado de tres o más personas que existe durante un cierto tiempo y que actúe concertadamente con el propósito de cometer uno o más delitos graves o delitos tipificados con arreglo a la presente Convención con miras a obtener, directa o indirectamente, un beneficio económico u otro beneficio de orden material”. En este punto, la omisión es grave porque no se logra identificar el identikit, del crimen organizado, porque se lo caracteriza en el nivel delictual micro o macro pero se omite detectarlo como un actor político económico que no funcionaría sin la alianza mafiosa del casino financiero global conformado repetimos, por los grandes bancos y los paraísos fiscales.

  • El último punto, se refiere al terrorismo islámico y al concepto geopolítico de Triple Frontera -categoría geopolítica nacida en la CIA, como fuente del financiamiento de los atentados a la Embajada y AMIA-. En verdad siempre fue el hito de las tres fronteras que unen Iguazú (Argentina), Foz de Iguazú (Brasil) y Ciudad del Este (Paraguay).

Son verdaderos puntos de integración con las cataratas, Itaipú, la Universidad Latinoamérica de Integración-UNILA- (casa de altos estudios con alumnos de toda América del sur, fundada por Lula en su último acto de gobierno) y la Universidad Internacional Tres Fronteras UNINTER, en ciudad del Este, modelo de universidad integracionista, de la cuál tengo el honor de ser Profesor.

La realidad supera a todas las difamaciones que allí actúan células terroristas, nunca se comprobó nada, a pesar de los infinitos informes de Israel y EEUU. El récord de turismo es incesante año a año, para tomar un mero dato. Lo que ocurre en la mal llamada triple frontera, es el problema del contrabando, y así como cayó un miembro de la familia Barakat, también el ex-presidente del Paraguay Horacio Cartes, ha sido acusado de falsificación de cigarrillos, al ser propietario de la mayor fábrica. Esto, no quiere decir, que se descarte de antemano, pero advertimos que cuando EEUU invadió Afganistán en el 2001, el subsecretario de Defensa de EEUU, Douglas Feith propuso invadir la mal llamada triple frontera y fue rechazada en la comisión de Relaciones Exteriores del Senado norteamericano.

No nos olvidemos, que las futuras guerras -que ya están- son las guerras cibernéticas y la guerra por los recursos -y allí se encuentran un verdadero océano de agua potable, que es el acuífero guaraní-. Nuevamente estamos, en una nueva fase de la guerra de la independencia y la lucha no pasa por “la derecha o el progresismo”, nada más afín al imperialismo, sino por Estado Continental o Narco-democráticos, y si queremos ser Patria el ovillo es únicamente volver a San Martín, Bolívar y Perón -el verdadero, no los que quieren hacer una caricatura del conductor-. Y si no lo logramos por no distinguir el camino principal del secundario, tendrá razón Jaguaribe, cuando dijo “nos merecíamos ser el cementerio de la historia”, si no tenemos el coraje de SER.

Miguel Ángel Barrios-Argentina
Doctor en Educación
Doctor en Ciencia Política

 

 

El ciberataque es definido como cualquier tipo de manera ofensiva hecha por individuos u organizaciones, que atacan a sistemas de información como los son infraestructuras, redes computacionales, base de datos que están albergados en servidores remotos, por medio de actos maliciosos usualmente originados de fuentes anónimas que también roban, alteran o destruyen un blanco especifico mediante hackeo o un sistema vulnerable.

También se la describe como la acción producida en el ciberespacio que compromete la disponibilidad, integridad y confidencialidad de la información mediante el acceso no autorizado, la modificación, degradación o destrucción de los sistemas de información y telecomunicaciones o las infraestructuras que la soportan.

El uso del ciberespacio es definitivamente para atacar a los sistemas y servicios presentes en el mismo o alcanzable a través suyo, buscando el atacante acceder sin autorización a información o alterar o impedir el funcionamiento de los mismos.

Según la NATO los ciberataques aumentan la posibilidad de divulgación de datos, la perdida y manipulación de ellos y sabotaje de sistemas. Si bien en un momento esta problemática se asemejaba más a una cuestión de ciencia ficción, la realidad es que hoy son uno de los riesgos más altos dentro de la economía y el ámbito gubernamental-militar.

Según la World Economic Forum, los ataques cibernéticos, junto con el robo de datos, están dentro de los cinco riesgos más importantes del planeta. Si bien un golpe informático de una organización criminal puede pasar de forma inadvertida durante mucho tiempo, otros ataques irrumpen de forma imprevista y generan crisis no solo en el departamento de tecnología e informática, sino que se extiende a toda organización.

Hoy día los ciberataques son la nueva línea del crimen organizado, si bien los ataques son sofisticados buscan cosas simples, por ello lo primero que hay que reconocer es que cualquier herramienta de seguridad que no está actualizada, está obsoleta.

Un ejemplo concreto en Latinoamérica es el de Brasil, donde se gastan U$S1,6 millones de dólares anuales en seguridad contra los ciberataques en el ámbito privado, pero lo más sorprendente aun es que un hackeo a una empresa puede durar 240 días sin ser detectados, y no obstante a ello se le debe sumar 100 días más para la solución del mismo una vez detectado, dejando todo tipo de información confidencial a merced del atacante.

En lo que va del 2018, en Latinoamérica se ha incrementado en un 60% los ciberataques, Venezuela lidera la lista con el 70.4%, Bolivia con el 66,3 y Brasil con el 64,4. En tanto que los ataques de phishing Argentina está en el podio de los principales afectado, en lo que va de 2018 se registraron 746.000 ataques, es decir un promedio de un ataque cada 9 segundos.

Para el 2021 se cree que los ataques cibernéticos tendrán un costo de U$S2 trillones de dólares en pérdidas en el ámbito privado y estas tendencias pueden abarcar a cualquier rubro, con el fin de solicitar rescate, como ya ocurrió en 2017, con ataques ransomware o malware. Sin dudas que el futuro del crimen organizado está detrás de los teclados, y en el presente hay que estar preparados para combatirlos, o en último caso estar alerta y preparado para reaccionar en el momento justo de forma concreta y rápida ante una eventual crisis.

Otro ejemplo es el ciberataque que ha recibido Holanda y el Reino Unido, quienes denunciaron como supuestos autores de los ciberataques perpetrados por la OPAQ (Organización para la Prevención de Armas Quimicas), a hackers rusos, donde los supuestos ataques tuvieron impacto a nivel global.

En cuanto a los ciberataques y las Faks News (falsas noticias), consideradas las nuevas amenazas a la seguridad nacional, en el ámbito gubernamental, los estados ponen al ciudadano común como un factor estratégico de la seguridad nacional.

En esta ocasión incluirá novedades relativas a la llamada guerra híbrida, que combina ciberataques y operaciones de manipulación e injerencia para influir en procesos electorales. Se trata del documento político-estratégico de referencia en materia de Seguridad Nacional, un plan a largo plazo que permite que en el caso de España siga a la vanguardia en seguridad y esté preparada para hacer frente a las nuevas amenazas y desafíos a la que están expuestos la mayoría de los países del planeta con ésta problemática.

Es por ello que una inmediata regulación del ciberespacio por parte de los estados, es una necesidad imperiosa, a la que en forma continua hacemos remisión, como una medida drástica, legal y concreta para la solución de los mismos a mediano y largo plazo.-

Dr. Mario Ramón Duarte

Abogado – Investigador/Consultor Seguridad –Integrante Equipo Dossier Geopolítico/Cees-Experto en Ciberseguridad/ciberdefensa

 

Glosario y abreviaturas de Seguridad. (España)

https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Ciberataques

https://www.lanacion.com.ar/2179724-como-es-simulacro-tiempo-real-ataque-informatico

https://www.eitb.eus/es/tag/ciberataques/

https://www.perfil.com/noticias/ideas/ciberataques-en-latinoamerica-argentina-en-el-podio-de-victimas-de-phishing.phtml

https://www.20minutos.es/noticia/3202153/0/gobierno-aprueba-nueva-estrategia-seguridad-nacional/

 

Todos los medios masivos de comunicación, sin excepción, han clasificado y clasifican a Bolsonaro como un hombre de extrema derecha y su triunfo lo explican por el apoyo que recibió de los grandes medios masivos de comunicación. Esto es, una contradicción en sí misma.

Primera cuestión: si Bolsonaro es de ultra derecha dónde se ubican, entonces, los candidatos neo nazis o filo fascistas que están surgiendo por todos lados? En la estratósfera, fuera del mundo?.

Esto muestra, una vez más, que el esquema izquierda-derecha para analizar los fenómenos políticos es insuficiente, cuando no falso. Este esquema viene siendo denunciado desde la época de Ortega y Gasset, de Perón, de de Gaulle y de cientos de pensadores y analistas políticos. Pero, los satisfechos del sistema, esto es, “el progresismo” es ciego para comprenderlo. O, a lo mejor, se hace el ciego porque le conviene.

Segunda cuestión: Bolsonaro debe ser calificado como un conservador en política y un liberal en economía. En este campo tiene a Paulo Guedes, un Chicago boy, como su mano derecha. Si esto es así, su nacionalismo brasileño será algo larvado y no sustantivo.

Tercera cuestión: Bolsonaro, como Macri y Macrón no son hombres de un partido político sino que provienen de una coalición o alianza que se termina el día que asumen. Así lo hizo Macrón de inmediato con En marche; Macri no escucha a sus aliados, y seguramente Bolsonaro hará lo mismo. Al no ser hombre de un partido y carecer de formación política lo más que puede esperarse de él, es que administre la cosa pública.

Cuarta cuestión: Bolsonaro, como Macri y Macrón ganó por el hartazgo del pueblo ante la corrupción explícita del gobierno que lo precedió, pero al ceder el manejo de la economía a un Chicago boy, será preso del imperialismo internacional del dinero como lo están hoy Macrón y Macri.  

Quinta y última cuestión: Bolsonaro afirmó: “voy a gobernar para las mayorías y no para las minorías”. Este ha sido su mayor atrevimiento, pero no pasa de un flatus voci, pues poderoso caballero es don dinero. Y aquellos que lo manejan no tienen piedad con las mayorías populares.

Como provisoria conclusión, vemos que Bolsonaro es un conservador liberal, autor de múltiples frases políticamente incorrectas que han espantado a los analistas políticos superficiales, pero que al no tener el manejo de la economía quedará limitado a administrar los conflictos y no a resolverlos. Tarea, esta última, estrictamente política, pues aquel que resuelve los conflictos construye la concordia interior en las naciones-estados. Objetivo primero del buen gobierno.

Sobre este tema viene como anillo al dedo contar una anécdota de Perón que siendo presidente convocó a los concejales peronistas de la Capital Federal porque sacaron un comunicado criticando el golpe de Estado de Pinochet, y le dijo: “Señores, yo como jefe del Estado tengo dos funciones, tareas y objetivos: la representación exterior y la concordia interior. En cambio Uds. tienen tres: ABL (alumbrado, barrido y limpieza), vayan y hagan su tarea y déjeme a mi la mía”.

Alberto Buela: Dr. en Filosofía Universidad de la Sorbona, París;  Lic en Filosofía Universidad de Buenos Aires, filósofo argentino que ha trabajado sobre tres temas específicos: metapolítica, teoría del disenso y teoría de la virtud. Tiene una veintena de libros, tanto sobre filosofía clásica y contemporánea, como sobre política, geopolítica y metapolítica.

PD.: Bolsonaro elogió públicamente a Mauricio Macri

https://notienred.press/2018/10/11/bolsonaro-elogio-publicamente-a-mauricio-macri/

Militares y Sociedad

Para empezar: Digamos que la forma en que las distintas culturas a lo largo de la historia se han preparado para la guerra. Ha producido profundas transformaciones políticas en sus sociedades. Se puede afirmar con absoluto rigor histórico, sólo por citar un ejemplo, que la democracia que practicaban las ciudades-estado griegas le debe más a la organización de sus falanges que a los discursos pronunciados en sus respectivas ágoras.

No en vano el origen etimológico más primigenio de la voz exercitus, es “asamblea”. De hecho, no había distinción alguna entre su significado y la palabra “pueblo”. Para ser un ciudadano, hecho y derecho, primero, había que ser soldado, por el simple y vital hecho, de poder ser considerado como un ciudadano respetable.

Mutatis mutandis, las cosas evolucionaron mucho hasta nuestros días. Para hacer corta una historia larga. Sinteticemos, diciendo que la profesión militar se fue, valga la redundancia, profesionalizando.  De hecho, fue sólo fue a fines de la Edad Media y principios del Renacimiento en que este proceso de hizo posible. Cuando el absolutismo de los reyes del siglo XVII y XVIII le puso fin a este sistema descentralizado de los señores feudales para algo tan delicado como la administración de la violencia. La que reclamaron, como era lógico, para su uso exclusivo.

Con el tiempo fueron surgiendo las academias militares, las jerarquías y el código de honor que regulaban su conducta. Todo casi como los conocemos hoy. Pero habría que esperar la llegada del siglo XIX y esa famosa Revolución llamada francesa, con la leva en masa. Para que el sistema se popularizara y llegara a su máxima expresión.

Finalmente, después de las dos guerras mundiales, esta forma de reclutar y combatir cayó en desuso. Especialmente, en los países más desarrollados de Occidente. Cansados de ver partir a sus hijos en guerra lejanas. Estas sociedades opulentas optaron por el denominado “soldado profesional”. El que ya no se reclutaría entre las clases enteras de conscriptos. Sino entre aquellos deseosos de hacerlo. Mayormente, desempleados. Y a quienes no les daba el caletre o el presupuesto para costearse alguna forma de estudio formal. También, se unieron a estos ejércitos de necesidad, los descastados: residentes extranjeros indocumentados y los amantes de la aventura barata, que es toda fuerza armada.

Pero, más allá de las sucesivas formas que fue adquiriendo lo militar, la influencia política de los cuerpos militares en sus respectivas sociedades fue un hecho evidente, pero variable, en cada una de ellas. Que iba desde la figura del rey como supremo comandante de sus fuerza militares a los toscos y repetidos golpes de Estado en repúblicas asiáticas, africanas y sudamericanas. Como trataremos de explicar más adelante.

Por ejemplo, fue raro en algunas sociedades desconfiar del poder militar. Se decía que bendecidos por las ventajas del comando centralizado, la jerarquía, la disciplina, la cohesión y las virtudes propias de su profesión le era difícil a una sociedad civil controlarlos. Como lo puso un parlamentario británico del siglo XVIII: “[los soldados] son un cuerpo de hombres distinto de otros grupos de personas por principio propio; gobernados por leyes diferentes, de una obediencia ciega, totalmente devotos a las órdenes de sus jefes… de hecho es imposible que las libertades de los habitantes de cualquier país puedan ser preservadas cuando se mantiene un ejército permanente numeroso.”

Pero, la mayoría de las opiniones no era tan negativa y sí mucho más matizada. El politólogo norteamericano, Samuel P. Huntington, creía que los militares, no solo podían y debían ser controlados por las autoridades civiles. Consideraba que ellos eran un componente importante de toda sociedad. Comienza su análisis, comparando a la militar con dos profesiones que considera muy parecidas:  la del médico y la del abogado. Como esas vocaciones, escribe, la militar se distingue por el conocimiento práctico de un área particular de los asuntos humanos, un sentido de responsabilidad que tiene una importancia que trasciende las recompensas monetarias y un sentido corporativo o sentido de comunidad y compromiso de sus miembros para con el grupo. Para Huntington, la destreza principal de un soldado es el “manejo de la violencia,” también, el arte del planeamiento, la organización y el empleo de la fuerza militar, pero no la decisión de usarla.

Huntington cree en el carácter distintivo de la mente militar. Dice en un pasaje notable sobre su visión de la misma que ésta es “pesimista, colectivista, historicista, orientada por el poder, nacionalista, militarista, pacifista e instrumentalista. En breve, es realista y conservadora.” Es una caracterización ideal; pero sostiene que mantiene su poder pese a todo y que este ethos militar es una fuente de gran fortaleza, no sólo para los militares, sino para toda la sociedad.


Los casos sudamericanos:  y, especialmente, el argentino son interesantes por las fluctuaciones sufridas. En cuanto a los modelos y a las formas de hacer la guerra, se puede afirmar -en términos- generales que los países sudamericanos, incluido el nuestro, siguieron los patrones, primero europeos y luego norteamericanos relacionados con las doctrina preferidas del arte de la guerra. Casi todos ellos modelaron, primero, sus ejércitos independentistas, (a principios del siglo XIX) en el exitoso molde establecido por Napoleón Bonaparte. Para, luego, pasar por diferentes etapas de influencia externa. La que primero siguió siendo francesa hasta la Guerra Franco-Prusiana (1870) para pasar, posteriormente, a ser prusiana y, finalmente, norteamericana. Una evolución que estuvo acompañada, como era lógico,  por los niveles de éxitos, en ambas conflagraciones mundiales, de cada una de ellas.

Donde sí nos diferenciamos los sudamericanos, fue en el rol que jugaron a lo largo de su historia, nuestras sucesivas elites militares. A diferencia de lo ocurrido en Occidente, no fueron pocas las ocasiones para que se diera su abierta participación política. Tomando el caso argentino como ejemplo, éstas fueron desde incumbencias meramente técnicas como la de los generales -ingenieros militares ambos-  Mosconi y Mosconi. Hasta groseras interrupciones del orden constitucional, siendo la más grave de todas la del denominado Proceso de Reorganización MIlitar (1976/1983). Y que dispuso del agravante -que la separaba de las otras dictaduras sudamericanas- de haber tenido la gloria y el infortunio de haber iniciado y perdido una guerra por la recuperación de un territorio colonial en poder de una potencia extracontinental (Malvinas, 1982).

Una vez restablecida la democracia, en la mayor parte de los países sudamericanos, y con la profesión militar denostada por sus -en mayor parte- fracasadas participaciones políticas, se dio un fenómeno concomitante que reforzó esta creencia. Cuál fue la vigencia, desde lo internacional, de un nuevo contenido cultural conocido,  genéricamente, como “Multiculturalismo” bajo la forma de una abierta crítica a todo sistema de autoridad tradicional y que traía aparejado diversos contenidos ideológicos, tales como: un marcado antimilitarismo, un feminismo extremo, una ideología de género, entre otros.

Como era de esperarse la profesión militar, por sus propias características, se vio atacada, tanto desde el punto de vista de los que querían su reforma hasta por quienes buscaban su desaparición lisa y llana por considerarla el origen de todo autoritarismo. En otras palabras, de la doctrina del control civil objetivo se pasó a las del control subjetivo que buscaba domar a los militares, civilizándolos, haciéndolos políticamente aceptables o controlándolos mediante elites civiles trasplantadas.

El colapso del sistema: Sin embargo, luego de varias décadas de reinado democrático, las limitaciones del todo el sistema político comenzaron a hacerse evidentes. Principalmente, su creciente incapacidad de garantizar, por parte del Estado,  el bienestar que había prometido y que está haciendo que éste se contraiga, entregando funciones que antes controlaba a otros actores no estatales. En ocasiones, esta contracción tuvo un carácter voluntario, por ejemplo, en el plano interno, cuando aceptó que los particulares se provean su propia salud o su propia educación. O cuando en el plano externo, se unió a organización regionales y/o globales, aceptando someterse a sus regulaciones. Pero, en no pocas oportunidades, estas cesiones de soberanía no fueron el fruto de su libre elección. Y tal como afirma el profesor de la Universidad Hebrea de Jerusalén, Martin van Creveld, estas se dieron, especialmente, cuando su monopolio del uso legítimo de la fuerza fue desafiado por organizaciones criminales como el narcotráfico.

Esta combinación de imcumplimiento de las promesas de la política de progreso social con una creciente inseguridad personal y comunitaria fue produciendo una progresiva erosión en la credibilidad de los partidos políticos tradicionales, que se tradujo en una decepción y en un desencanto generalizado en amplias capas de la sociedad.

Para colmo de males, la negra sombra de una corrupción generalizada comenzó a expandirse, no solo sobre los administradores políticos del sistema. También, sobre las clases dirigentes en general, especialmente, la de los grandes empresarios vinculados con la obra pública estatal. De tal forma que periodistas de investigación, como el argentino Hugo Alconada Mon, no dudan en calificar a este fenómeno como la raíz de todos los males político-sociales actuales, pues consideran que el poder ha montado un sistema para su propio beneficio basado en la impunidad y que impide un verdadero progreso.

Lo que ha llevado a inusitados procesos judiciales en varios países de la región, como el Lava Jato en Brasil o el caso de los Cuadernos en la Argentina. Algunos de los cuales han conducido a graves consecuencias políticas, tales como: juicios políticos,  renuncias y hasta la condena y la prisión de prominentes políticos -incluidos expresidentes- y empresarios destacados.

Otro factor que está influyendo y, cada vez con mayor fuerza, es el rechazo de crecientes sectores de la sociedad a las políticas destinadas a apoyar ciertas a minorías -principalmente vinculadas con la diversidad sexual-  propuestas en el marco de lo conocido, genéricamente, como lo “Multiculturalismo” o lo “Políticamente correcto”.

La difusión de esto último ha venido a caballo y como un corolario necesario de las medidas macroeconómicas tendientes a impulsar una economía de mercado global. La denominada cultura occidental es la que viene proponiendo una visión común secularizada que busca la emancipación de todas las actividades exteriores del individuo respecto de la religión. Una postura antigua,  que si bien comenzó a surgir con el Iluminismo, alcanzó ribetes dramáticos con la invención del cine, la TV y la Internet, en tiempos más recientes, tal como lo señalan, entre otros, el politólogo italiano Giovanni Sartori.

Como resultado: de todo lo expresado, es que han comenzado a surgir expresiones políticas que no responden estrictamente o que se oponen abiertamente a las denominadas reglas del sistema democrático de partidos.

Los ejemplos más palpables de lo sostenido son los de Donald Trump en los EEUU y el más reciente, el de Jair Bolsonaro en Brasil. Aunque no pueden descartarse antecedentes importantes como los fueron los de Hugo Chávez y su Revolución Bolivariana o, aún, más antiguos, como los de Juan Domingo Perón con su Doctrina Justicialista y solo para mencionar a los más conocidos entre otros que podrían mencionarse.

Dispares como son todos los casos nombrados, todos presentan características comunes. A saber:

1ro Reivindican un destino nacional peraltado, sostenido en una creciente inclusión social y basado en los valores tradicionales de sus respectivas sociedades.

2do Rechazan toda forma de injerencia internacional que pudiera coartar o limitar su libertad de acción nacional.

3ro Convocan, en forma personal,  al grueso de la ciudadanía a apoyarlos en sus proyectos, a la par que se niegan a someterse a los dictados de los medios masivos de comunicación.

También, todos ellos tienen el rasgo común de haber profesado la profesión militar (Perón, Chávez, Bolsonaro) o tener un simpatía manifiesta por ella (Trump). Por lo que en sus discursos y conductas es común encontrar reivindicaciones expresas de lo que Huntington caracterizaba como el ethos militar y los valores tradicionales. A la par, de otras de profundo desprecio por lo multicultural y lo global. 

Como sigue: Ya lo hemos dicho y lo repetimos. El futuro no existe y ergo, no puede ser conocido con exactitud. Lo que no implica que no podamos intentar deducirlo a partir de tendencias que vienen del pasado y que subyacen en el presente.

Lo dicho no implica querer simplificar la actual coyuntura. Una, precisamente, caracterizada por el cambio de paradigmas y por su volatilidad. Sin embargo, no pueden pasarse por alto tendencias importantes. A saber:

1ro Que tal como ya lo expresamos los EEUU ha elegido a China como su principal contendiente geopolítico global, en el marco de una reedición de su Doctrina Monroe. Y que, en consecuencia, la América de Sur será el escenario de ese enfrentamiento. Especialmente, vinculado con los principales proveedores chinos de alimentos como lo son la Argentina y el Brasil.

2do Que la propia naturaleza de ese enfrentamiento hace necesario para quienes la dirigen desde Washington DC, la disposición de aliados confiables, especialmente, desde el punto de vista de las Relaciones Internacionales y de la Defensa y la Seguridad.

Llegado a este punto, no podemos menos que concluir que estábamos en lo cierto cuando describimos este escenario. Y que, por lo tanto, podemos repetir lo que decíamos en aquella oportunidad respecto de que este nuevo protagonismo de nuestro subcontinente no hace otra cosa que reactualizar  los programas integracionista de los libertadores José de San Martín y Simón Bolívar. El de conformar una “Nación de Repúblicas” de la Patria Grande de Manuel Ugarte, y el primer ABC del Barón de Rio Branco, del segundo ABC planteado por Perón, Vargas e Ibáñez, del Mercosur y UNASUR.

Para ello, se hace imprescindible, hoy: “fortalecer a nuestra Cancillería y a nuestras FFAA como el soporte de nuestra política exterior”. “Por un lado, nuestra red de embajadores coordinados por nuestra Cancillería; y por el otro, a nuestra fuerzas armadas en capacidad, tanto de disuadir a las potenciales amenazas como de colaborar en la estabilidad y la paz mundial mediante las operaciones de paz y de asistencia humanitaria.”

por Carlos A. PISSOLITO y Miguel BARRIOS

Carlos Pissolito: Coronel (R) Ejército Argentino: Lic. en Estrategia y Organización y Postgrado en Defensa en el Institute of World Politics de los EEUU. Fue agregado militar adjunto en los EEUU y director del Centro Argentino para el Entrenamiento de Operaciones de Paz. Dicta conferencias internacionales en manejo de crisis complejas y de reforma del sector Defensa y Seguridad. Es autor de varios libros y de numerosos artículos sobre estos temas.

Miguel A. Barrios: Doctor en Ciencia Política de la Universidad del Salvador, Buenos Aires, Argentina, Doctor en Ciencias de la Educación por la Universidad Tecnológica Intercontinental de Asunción del Paraguay y Director Académico del Diplomado Internacional “Experto en Política y Gestión de la Seguridad” del Instituto Universitario Sudamericano en Montevideo, Uruguay. Es autor de libros reconocidos de Defensa y Seguridad.Ha dictado y dicta seminarios,cursos y conferencias en academias militares y policiales de América del Sur.

 

FINER, S. E. The Man on Horseback. The Role of the Military in Politics (New York: Praeger, 1962), pp. 7- 10.

Citado por “Brutus”, uno de los líderes anti-Federalistas, en “On the Calamity of a National Debt that cannot be repaid, and on Standing Armies,” New York Journal, 10 January 1788, reproducido por Bernard Bailyn, Ed., The debate on the Constitution (New York: Library of America, 1993), p. 734

HUNTINGTON, Samuel P. “Power, Expertise, and the Military Profession,” Daedalus (Fall 1963): 785-86.

HUNTINGTON, Samuel P. “Soldier and the State, The Theory and Politics of Civil-Military Relations”. Ed. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1959, p.68.

 

Enrique Carlos Alberto Mosconi (1877/1940) fue un militar e ingeniero civil argentino, conocido principalmente por haber sido pionero en la organización de la exploración y explotación de petróleo en Argentina. Ideólogo y primer presidente de la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales. Manuel Nicolás Aristóbulo Savio (1892/1948) fue un militar e ingeniero argentino que se destacó por su acción para desarrollar la industria siderúrgica en el país desde la dirección de Fabricaciones Militares y SoMiSA.

Para el profesor de Historia y reconocido experto militar norteamericano, William S. Lind, lo políticamente correcto es, básicamente, Marxismo cultural, entendido como: “…una rama del Marxismo occidental, diferente del Marxismo-Leninismo de la vieja Unión Soviética. Se lo conoce comúnmente como “Multiculturalismo” o, menos formalmente, como lo “políticamente correcto”. Desde sus inicios, los impulsores del Marxismo cultural sabían que podían llegar a ser más efectivos si disimulaban el origen marxista de sus ideas, de allí el uso del término “Multiculturalismo”. (The Origins of Political Correctness, https://www.academia.org/the-origins-of-political-correctness/)

COHEN, Eliot S. “Las Teorías sobre el Control Civil”. Anexo extraído del libro de Eliot A. Cohen, “Supreme Command: Soldiers, Statesmen and Leadership in Wartime.” Ed. The Free Press, Nueva York, 2002. Trad. Carlos Pissolito.

VAN CREVELD, Martin. “The Rise and Decline of the State”. Ed. Cambridge University Press, Edimburgo, 1999.

NON, Hugo Alconada. “La Raíz de Todos los Males”. Ed. Planeta, Buenos Aires, 2018.

Es una investigación de corrupción llevada a cabo por la Policía Federal de Brasil. La misma se hizo pública en marzo de 2014 y busca investigar un esquema de lavado de dinero entre empresas contratistas del Estado brasileño y el financiamiento de las campañas de los partidos políticos.

Inicialmente, fue una derivación de una causa por irregularidades en la compras de Gas Natural Licuado, a cargo del juez Claudio Bonadío, sustanciadas contra la expresidente Cristina Fernández de Kirchner, a partir de las fotocopias de anotaciones en cuadernos vinculadas a presuntos sobornos, hechas por un chofer de un funcionario público. Pero, pronto la causa escaló hasta involucrar a numerosos empresarios de primera línea, algunos de ellos vinculados con la familia del Presidente Mauricio Macri.

“Homo Videns. La Sociedad Teledirigida”. Varias editoriales, 1997.

Se sabe que general de reserva Hamilton Mourao es su compañero de fórmula y que no menos de otros 50 militares lo acompañan en distintos puestos. Lo que ha llevado a especular sobre las estrechas relaciones entre Bolsonaro y de un proyecto común con las FFAA brasileñas. https://www.letrap.com.ar/nota/2018-10-5-20-42-0-bolsonaro-presidente-el-proyecto-secreto-de-la-cupula-militar

PISSOLITO, Carlos y BARRIOS, Miguel. “EEUU: de Truman a Monroe”. https://www.geopolitica.ru/es/article/estados-unidos-de-truman-monroe

Barrios, M.A El latinoamericanismo en el pensamiento de Manuel Ugarte Edit. Biblos. Bs.As. 2007. Barrios, M.A Perón y el peronismo en el sistema – mundo del siglo XXI. Edit. Biblos. Bs.As. 2018.

PISSOLITO, Carlos y BARRIOS, Miguel. “Políticas de Estado para la Defensa y la Seguridad.” https://www.geopolitica.ru/es/article/politicas-de-estado-para-la-defensa-y-la-seguridad

 

 

En Aportes al Pensamiento Nacional I, Methol Ferré reflexionaba sobre que la autonomía intelectual de nuestros políticos y dirigentes es una conquista lenta y trabajosa , y que en general son absorbidos por categorías del pensamiento europeo o estadounidense, fascinados por las luces del centro. Copian mirando un espejo opaco que les devuelve una imagen distorsionada. Nuestras élites políticas e intelectuales  parecen incapaces de pensarse a si mismos como hombres y mujeres americanos, y desde un arraigo a la ecumene latinoamericana ( que no sienten) se muestran estériles para producir pensamiento propio, original que ayude a consolidar y proyectar una cultura nacional al mundo. Por eso el tema de hoy es la cultura nacional.

La cultura nacional
Si nuestra sociedad desea preservar su identidad en la etapa universalista que se avecina, deberá conformar y consolidar una arraigada cultura nacional. Resulta sumamente compleja la explicitacion de las características que tal cultura debe atesorar; es evidente que no basta con proclamar la necesidad de algo para que sea inteligible y realizable. Mucho se ha dicho sobre la cultura nacional, pero poco se ha especificado sobre su contenido.
Esta claro que cuando se plantea la posibilidad de una cultura propia surge de inmediato la forzosa referencia a fuentes culturales exteriores.Ya he discutido la posibilidad de que la ideología y valores culturales de las grandes potencias puedan constituir un abrevadero fértil para nuestra patria.
En la gestación histórica del hombre argentino confluyen distintas raíces, la europea por un lado y los diferentes grupos etnicos americanos por el otro. Esto es trivial por lo evidente, pero no son tan claras sus consecuencias. Creo haberme referido con suficiente extencion a la indudable especificidad del hombre argentino que no consiste en una síntesis opaca sino en una nítida identidad que resulta de su peculiar situación histórica y su adherencia al destino de su tierra.¿Sucede lo mismo con su cultura? ¿O acaso la herencia europea ha sellado definitivamente la cultura argentina?
Pienso que en este caso es artificial establecer una distinción entre el hombre y la cultura que de el emana, pues la misma historicidad del hombre argentino impone una particular esencia a su cultura. Pero ese carácter de “propia” de la cultura argentina se ha evidenciado mas en la cultura popular que en la cultura académica, tal vez porque un intelectual puede separarse de su destino histórico por un esfuerzo de abstracción, pero el resto del pueblo no puede, ni quiere , renunciar a la historia y a los valores y principios que el mismo ha hecho germinar en su transcurso.
La cultura académica ha avanzado por senderos no claros. A la mencionada influencia de las grandes potencias debemos agregar el aporte poderoso de la herencia cultural europea. No tiene sentido negar este aporte en la gestación de nuestra cultura, pero tampoco tiene sentido cristalizarse en él.
La historia grande de Latinoamerica, de la que formamos parte, exige a los argentinos que vuelvan ya los ojos a su patria, que dejen de solicitar servilmente la aprobación del europeo cada vez cada ve que se crea una obra de arte o una teoría. La prudencia debe guiar a nuestra cultura en este caso; se trata de guardar una inteligente distancia respecto de los dos extremos peligrosos en lo que se refiere a la conexión con la cultura europea: caer en un europeismo libresco o en chauvinismo ingenuo que elimina por “decreto” todo lo que venga de Europa en el terreno cultural.
Creo haber sido claro al rechazar de plano la primera posibilidad; respecto de la segundo, es necesario comprender que la cultura europea ha fundado principios y valores de real resonancia espiritual a través de la ciencia, la filosofía y el arte. No podemos negar la riqueza de algunos de estos valores frente al materialismo de las grandes potencias, ni podemos dejar de admitir que, en alguna medida, han contribuido, en tanto perfilen principios universales, a definir nuestros valores nacionales. Pero es hora de comprender que ya ha pasado el momento de la síntesis y debemos, sin cercenar nuestra herencia, consolidar una cultura nacional firme y proyectada al porvenir. Europa insinúa ya, en su cultura, las evidencias del crepúsculo de su proyecto histórico. Argentina comienza, por fin, a transitar el suyo.
La gestación de nuestra cultura nacional resultará de una herencia tanto europea como específicamente americana, pues no hay cultura que se constituya de la nada, pero deberá tomar centralmente en cuenta los valores que emanan de la historia especifica e irreductible de nuestra patria. Muchos de tales valores se han concretado en la cultura popular, que, como todo lo que proviene de la libre creación del pueblo no puede menos que ser verdadero.
Dirigir nuestra mirada a esos valores, intrínsecamente autóctonos, no significa precipitarnos en un folklorismo chabacano, que nuestro pueblo no merece, sino lograr una integración creativa entre la mal llamada cultura “superior” y los principios mas auténticos y profundos de esa vertiente creativa que es la cultura de un pueblo en búsqueda de su identidad y su doctrina…..Modelo Argentino para el Proyecto Nacional. J.D.

Peron. 1974

Juan D. Peron

Exposición en la Universidad de Brasilia, miembro de Dossier Geopolitico MIGUEL BARRIOS, en el Instituto de Estudios Latinoamericano, donde dicto un Seminario  de Geopolitica de América del sur , junto al Embajador Samuel Pinheiro Guimaraes.  Allí alerto sobre lo que representa las próximas elecciones en el gigante brasilero, que es una batalla geopolítica de dimensiones continentales, más importante aún que las elecciones mexicanas del pasado 1º de julio. 

El día 27 de septiembre en el Instituto Latinoamericano de la Universidad de Brasilia hemos dictado un conversatorio en el ciclo de Palestras de la citada alta casa de estudios, con el Embajador Samuel Pinheiro Guimaraes. Coincidíamos en líneas generales y con matices por supuesto con Pinheiro Guimaraes, que el día 7 de octubre se define el destino del Brasil y sin ninguna dudas, por su carácter de Estado semicontinental sudamericano(limita con todos los países de América del sur excepto con Chile y Ecuador),el resultado impactará en América del sur y América Latina.

Miguel Barrios con el Embajador Samuel Pinheiro Guimaraes entregándole su libro “Perón y el peronismo en el sistema mundo del siglo XXI’

Siempre reiteramos en numerosas oportunidades, siguiendo las enseñanzas del filósofo y político mexicano que la historia de América Latina es la tensión permanente de avances y retrocesos del bolivarismo vs monroismo. Como bien sabemos, el bolivarismo es entender que la única política estratégica posible es el continentalismo sudamericano (en mi libro “El Latinoamericanismo en el pensamiento político de Manuel Ugarte”.Biblos.BsAs.2007 desarrollo el itinerario geopolítico de la Patria Grande).

Por otro lado, la doctrina Monroe no es una doctrina, es una declaración unilateral que lo hizo Monroe en 1817 y luego lo pronunció en 1823 en el discurso de la Unión siendo presidente. Por supuesto la “doctrina” Monroe estaba dirigida a Inglaterra, para luego convertirse en la “doctrina” que considera geopolíticamente a América Latina en el patio trasero de la República Imperial. Por eso, el gran historiador mexicano Carlos Pereyra escribe su famoso libro “El Mito Monroe”.

Tiene mucho simbolismo puntualizar, que la primera vez donde EEUU viola su propia “doctrina” de “América para los americanos ” fue bombardeando las islas Malvinas en 1831 con la fragata Lexington y posteriormente en 1982 ,el Imperio entierra para siempre la “doctrina” Monroe en el Atlántico Sur aliándose a los ingleses en la Guerra de Malvinas.

En su último discurso en las Naciones Unidas, el presidente Donald Trump (en su lucha de patriotismo VS globalismo, y aquí no debemos confundir patriotismo de expansión con patriotismo de liberación, porque muchos se confunden) levantó como debe ser un patriota pero de los EEUU, la “doctrina” Monroe manifestando “América para los americanos” agregando  que rechazará “la interferencia de naciones extranjeras en este hemisferio y en nuestros asuntos.” Fuente: www.infobae.com/

EEUU en nuestra opinión reactualiza la “doctrina” Monroe en la necesidad de mantener “tranquilo” el patio trasero en la visión de la Geopolítica de Mackinder de concentrarse en la lucha contra China y Rusia en la isla mundial o sea Eurasia, donde se juega el poder mundial. Pero esto vuelve más peligroso a EEUU en América Latina y la reactualización de la “doctrina” Monroe tiene tres pilares:

  • Militarización de América del sur en función del nuevo “enemigo”: El terrorismo y el crimen organizado, que tiene como finalidad la policialización de las FFAA
     
  • La guerra judicial direccionada ante todo estorbo que alterara sus planes de control hemisférico
     
  • La lucha comercial contra China en virtud de no perder el espacio geoeconómico y geopolítico que le corresponde por el “destino manifiesto”.

América del sur había tenido en la primera década del siglo XXI una profundización del bolivarismo que se materializó con UNASUR -primer órgano de cooperación política sin injerencia de los EEUU- fuera de la OEA. Estos gobiernos son definidos o autodefinidos como de “centro izquierda” o de “izquierda”, por lo que caracterizan a esta época, como un avance de la “derecha”. Nada más alejado de la realidad, nunca sirvieron para nada sino para confundir las categorías de “izquierda’ o de “derecha”, ambas coloniales.

La lucha central es Liberación o Dependencia, Patria o Colonia, Estado Continental o la Nada, Estado Continental o Narco-democracias. La lucha por lo tanto es como lo dijo José Martí por la segunda independencia o independencia definitiva. Se trata de la liberación social y nacional por y para la Patria Grande y de ninguna manera la lucha por la reivindicación de minorías como el social-liberalismo europeo.

Los gobiernos de Unasur se destacaron, por supuestos algunos más, otros menos, por tres puntos:

  • Defensa de la soberanía estatal.
     
  • Defensa de los sectores sociales más postergados.
     
  • Política de integración.

Ratificamos una vez más, que nos quedamos a mitad de camino. Y posteriormente, errores propios, personalismos, y tareas pendientes empezaron a generar un retroceso de estos gobiernos en Nuestra América. El triunfo de Macri en la Argentina fue un laboratorio geopolítico para los EEUU y no dudamos que el golpe de estado en Brasil era imposible sin Macri en Argentina. Hoy, desapareció UNASUR.

Y por lo tanto, ¿que se juega en Brasil en las elecciones? Un triunfo de Bolsonaro pone nockaut a Nuestra América. Porque Bolsonaro representa el patrioterismo lacayo hacia EEUU.Y con una Argentina gobernada por el FMI. Sin embargo, un triunfo del PT es el triunfo de UNASUR, del Mercosur, de los BRICS, del Consejo Sudamericano de Defensa, de la defensa de la Amazonía, etc. Es decir, sería una oxigenación que nos pone en pie, lo otro es un nockaut.

Y más allá de toda la complejidad de la política brasileña, de la prisión a Lula, del papel dudoso del juez Moro-por decir algo leve-, de lo que se trata es, que se logra oxigenar el bolivarismo, porque más allá de todo LULA es un mito político verdadero. El lulismo es más grande que el PT.Y por lo tanto, en ningún lugar hay una figura como Lula (puede ser Mujica, desde otro contexto y cultura política) y nadie más, o sea a no confundir. No es hora de repetir errores.

Estos movimientos nacionales post-consenso de Washington deben, para nosotros tener tres prioridades:

  • La única política estratégica es la integración, por supuesto gradual. De la cooperación a la integración. No será fácil, por la agresividad norteamericana.
     
  • Reconocer y generar una política integral de seguridad.
     
  • Recuperar como sostiene la Doctrina Social de la Iglesia una “dimensión ética de la política”.

Mientras tanto, el gran tornero en un aporte inconmensurable para la historia grande de Nuestra América Latina nos pone en pie cuando estábamos nockaut. La historia siempre nos brinda lindas sorpresas.

Miguel Ángel Barrios -Argentina-
Dr. en Educación
Dr. en Ciencia Política

Académico de Dossier Geopolitico
Autor de más de quince obras de Política Latinoamericana 

Participacion del Dr, Barrios en los Cursos de capacitación de la escuela superior de Guerra de Brasil