El director de Dossier Geopolítico, Carlos Pereyra Mele, analiza en la columna del Club de La Pluma, las declaraciones del presidente de Francia, en las que decretó EL FIN DE LA ABUNDANCIA PARA OCCIDENTE, lo que se interpreta como un reconocimiento de las horas dramáticas que vive el imperio, al no recibir -en abundancia y barato- los recursos energéticos de Rusia y cuando ya no puede rapiñarlos por el mundo, tal cual lo hizo durante siglos. También por sus graves errores en política económica y por el castigo de la Naturaleza, con temperaturas extremas y sequías, a tanto abuso climático. Un escenario que puede ser catastrófico y cuya respuesta de Occidente es únicamente seguir apretando su “tuerca bélica”, poniendo en riesgo a la humanidad en su insaciable avaricia por mantener unos privilegios que ya no les corresponden. Siendo la desesperación del régimen británico y sus derivas de amenazas nucleares, un claro ejemplo de semejante peligro. 

Sobre la guerra de Ucrania nos asegura que el conflicto entre atlantistas y continentalistas -con Europa como vasallo- continuará hasta que Rusia alcance sus objetivos. También apela a dejar al margen la gigantesca aparatología mediática y a centrarse en la ciencia geopolítica, tal cual lo ha hecho este espacio durante lustros desde el Club de la Pluma, informando con documentación y con pruebas. Y con “la realidad como única verdad”, demostrando que el cambio sistémico anunciado se está dando a toda velocidad y a nivel global, derrumbando con fuerza a las estructuras ideológicas creadas por el imperialismo norteamericano y sus socios. 

Y tras mencionar a las impresionantes maniobras VOSTOK 22 del ejército ruso y a la rápida evolución y avance de los BRICS, Pereyra Mele aborda la visita a Argentina del canciller de La India. País asiático que con firmeza y un enorme despliegue planetario, está actuando como  una verdadera potencia global, poniendo blanco sobre negro las nuevas realidades a la que debemos empezar a consolidar los americanos del sur. Aprovechando esta posibilidad para lograr la anhelada independencia económica y estableciendo relaciones provechosas con todas las naciones que quieran comerciar y participar en forma positiva y justa de nuestros recursos y compartir experiencias, tecnología, y objetivos de bienestar humano. 

Finalmente Carlos se despide reflexionando sobre que se abren grandes caminos a los latinoamericanos, con inmensas posibilidades para poder desarrollar y tener un destino y un futuro en este siglo 21. Y abandonar así el camino de la separación, del enfrentamiento y de la dominación, a la que hemos estado sometidos en los últimos 150 años. 

Eduardo Bonugli (Madrid, 28/08/22)

Macron: EL FIN DE LA ABUNDANCIA PARA OCCIDENTE
El Gas...
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.