El debate no es la corrupción personal del Rey de España que, a decir de sus fieles, “iba de camino hacia su destino de gloria, y se entretuvo con algunos vicios tan humanos como comprensibles”

-o-

¿Acaso se puede considerar particular y privada una cadena de hechos presuntamente delictivos, repetidos incesantemente durante medio siglo? Con el silencio cómplice de la prensa, el guiño de los políticos, la obligatoria  participación del empresariado y la admiración de sus cortesanos.

Lógicamente la responsabilidad del individuo particular en el caso no deja dudas, pero… ¿Adónde está la responsabilidad del impresionante esquema de poder que le sirvió de tapadera? ¿Qué privilegios han recibido en contrapartida los creadores y sostenedores de este entramado tan preciso y efectivo para el privilegio de las elites?

¿No se debería exigir cuentas a los “Padres de la Constitución” española por haber introducido cláusulas arbitrarias y lesivas contra la democracia, como la de prohibir a la justicia el control de personas con tan fabuloso poder absoluto? 

Considerar como una violacion personal, el controlar, investigar y hasta imputar a un jefe de estado, por presuntos actos ilícitos, es algo que escapa a la razón y el sentido común de cualquiera. Tal abyecto delirio jurídico es la base donde asienta la incomprensible INVIOLABILIDAD DEL REY, igual que el resto de impunidades otorgadas.

Desde luego, lo que está en debate NO es la CORRUPCIÓN de un HOMBRE que, a decir de sus fieles “iba de camino hacia su destino de gloria, y se entretuvo con algunos vicios tan humanos como comprensibles” 

Ante semejante terremoto, el poder español ha salido en tromba, desplegando su poderoso armamento, a defender (o al menos a justificar) al Rey Emérito y a montar una cortina de acero alrededor de Felipe VI. 

La urgencia desesperante es salvar a la corona, y a su hermana siamesa, La Transición. Sea como sea y con los medios que sean. De la supervivencia de una, depende la vida de la otra.

Lo que está en juego No es una persona, es el SISTEMA. Por eso la sociedad  está siendo bombardeada con la amenaza clásica y legendaria de las monarquías en peligro: ¡¡Sumisión al Rey o morir bajo el Terror de la Plebe!! 

La primera consigna de guerra establecida es proclamar a viva voz aquello de ¡¡HUIDO EL REY, VIVA EL REY!! 

Subiendo a los cielos, como si fuese una divinidad, a Felipe VI. Afirmando como dogma que es un ejemplo de empatía, vocación de diálogo, olfato político, transparencia, honradez, moralidad, patriotismo, alto sentido de la democracia y mil virtudes más, propias de un cuento de príncipes y princesas.

Y siguiendo en esa ofensiva, usan cualquier argumento a mano, por más ridículos, gastados o vacuos que sean, para callar las voces críticas de  la oposición, partidos nacionalistas y amplios sectores de la población

Así es como el histórico director de ABC, Luís María Ansón, no tardó  en proclamar, nada menos que por el canal oficial del reino, que: ”Todo es culpa de Hugo Chávez”. Y no se le movió un pelo cuando dijo lo que dijo. El personaje es un monárquico plus y franquista reciclado, y uno de los principales artífices en la sombra del acuerdo de Franco con los Borbones, hace cuatro décadas, para que la dinastía y sus cortesanos económicos, heredasen de la dictadura, todo el manejo de España.

También, creyó ser original, cuando aseguró que esta trama que sufre el Rey Emérito la armó Hugo Chávez en 2008 como venganza de la famosa frase: “¡¡PORQUÉ NO TE CALLAS!!” y que, según su versión, desde entonces, la dictadura chavista y su franquicia de España -Podemos-, ha estado preparando lo que él considera ”Un Golpe de Estado de los enemigos de España”.

Y esos mismos argumentos infantiles y repetidos hasta la saciedad, los sostiene todo el mundo mediático, empresarial y financiero, más una impresionante corte de voceros y tertulianos, en sintonía total con las declaraciones del este octogenario periodista, contemporáneo e íntimo amigo de Juan Carlos, furibundo defensor de la Casa Real y muy cercano a los dinosaurios políticos  nostálgicos de la dictadura.

¡¡Los Populistas quieren derrocar a la “democracia en España!!  Es la consigna que domina titulares, noticias y editoriales de la “prensa respetable” del país, tanto de derechas como progres, tanto de monárquicos como de neo republicanos, de políticos de la vieja guardia o de la nueva camada, y multitud de opinólogos rendidos a la obsecuencia.

Entretanto, alejada de las luces, de los poderosos, de los famosos y de los millonarios, anda “LA CHUSMA CIUDADANA” silenciosa, sorprendida y sedienta de noticias menos estrambóticas y más creíbles. 

Nadie se traga el sapo de que Chávez y sus “populistas filo comunistas” sean el origen de los 2.300 millones de euros de la fortuna opaca del monarca. Denunciada y publicada por el The New York Times. ¿Un diario nada chavista populista, filo comunista?

Es que “el populacho” sospecha que la verdad se anida en otros paisajes que huelen más a contratos públicos y a petróleo. Tampoco se creen lo de los regalos de ida y vuelta con su más lujosa y novia, y duda sobre las propiedades en el extranjero, las cuentas en paraísos fiscales, la evasión permanente de impuestos, la red de testaferros, los hijos sin reconocer, los “regalos” de los jeques, los gastos del estado para armar y tapar sus permanentes aventuras amatorias

Y también recela de esa empalagosa red mediática, política, empresarial y de cortesanos que vive feliz y sumisa a la sombra de la corona desde hace medio siglo. Mientras la población, crisis tras crisis, ve como sus condiciones de vida se deterioran.  En resumen: el pueblo no mastica vidrio, y sabe que este bochorno real está lejos de ser una trama maquiavélica de la pérfida Venezuela.

En consecuencia, este escándalo universal pone en la picota un sistema económico, ideológico y de poder que prioriza el dinero sobre los valores humanos y al que no le importa convivir con cualquier clase de inmoralidad repugnante y criminal, con tal de mantener los privilegios que produce ese mismo sistema a base de injusticia, ilegalidad y oprobio.

Eduardo. A Bonugli, Colaborador de Dossier geopolitico en Madrid

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.